Los re­cuer­dos del tío.

El Observador Fin de Semana - Luces - - Perfil -

de Acho, co­lo­so de Li­ma. Las an­dan­zas de los her­ma­nos, don­de cla­ra­men­te des­ta­ca­ba Eduar­do, con­ti­nua­ron por va­rios años. En 1946, en la ciu­dad de Guayaquil, Eduar­do “to­mó la al­ter­na­ti­va” (ca­si una for­ma de tí­tu­lo de egre­so pro­fe­sio­nal en el mun­do tau­rino), con el to­re­ro Jo­sé Pas­tor co­mo pa­drino.

La no­ti­cia de la muer­te del pa­dre de los her­ma­nos y la no­to­rie­dad de Eduar­do de­ter­mi­na­ron que Eze­quiel vol­vie­ra a Uru­guay a ocu­par­se del ne­go­cio fa­mi­liar, mien­tras el to­re­ro par­tía a pro­bar suer­tes rum­bo a la Me­ca, Es­pa­ña, a don­de arri­bó en 1947, y co­men­zó a to­rear va­qui­llas.

Rá­pi­da­men­te se vin­cu­ló con los prin­ci­pa­les ma­ta­do­res del mo­men­to, que le acon­se­ja­ron to­mar la al­ter­na­ti­va en sue­lo es­pa­ñol, al­go así co­mo re­va­li­dar su tí­tu­lo y mos­trar su vi­gen­cia fren­te a un pú­bli­co muy exi­gen­te. El 25 de ma­yo de 1947, en la co­que­ta pla­za de Bar­ce­lo­na fren­te a un pal­co don­de des­ta­ca­ba la pre­sen­cia de Carmen Fran­co, hi­ja de dic­ta­dor –“ob­je­to de una ca­lu­ro­sa ova­ción al apa­re­cer en el pal­co y cuando los ma­ta­do­res le ofre­cie­ron su pri­mer to­ro”, se­gún ABC–, y con Jua­ni­to Belmonte, hi­jo del mí­ti­co Juan Belmonte, co­mo su pa­drino, Eduar­do Pog­gio hi­zo his­to­ria co­mo el pri­mer to­re­ro pro­fe­sio­nal na­ci­do en es­tas tie­rras. “El uruguayo Eduar­do Pog­gio, que to­ma­ba la al­ter­na­ti­va, cum­plió en el pri­mer to­ro y es­tu­vo va­lien­te en el sex­to, que le dio un pun­ta­zo en la ca­ra. Se le des­pi­dió con pal­mas”, pu­so la cró­ni­ca del dia­rio ABC del 27 de ma­yo de 1947. Su gira to­có ca­si to­das las pla­zas de Es­pa­ña y tam­bién de Por­tu­gal.

Al igual que tan­tos to­re­ros de la épo­ca, co­mo Luis Do­min­guín o Ma­no­le­te (muer­to en ese mis­mo año 1947), Eduar­do Pog­gio se trans­for­mó en un play­boy y se mez­cló con mu­je­res del am­bien­te tau­rino, tan po­pu­lar por un la­do, pe­ro tan cer­cano a la aris­to­cra­cia

Hu­go Pog­gio, so­brino de Eduar­do, guar­da con cui­da­do de­ce­nas de fo­to­gra­fías y re­cuer­dos del úni­co to­re­ro uruguayo. Hay pos­ta­les que lle­ga­ron des­de Ar­lés, en­tra­das de al­gu­na co­rri­da y mu­chas imá­ge­nes de Eduar­do Pog­gio desafian­do al to­ro. no­bi­lia­ria es­pa­ño­la por otro. Se­gún Hu­go, es­tu­vo de no­vio con una con­de­sa “co­mo si fue­ra Lae­ti­tia D’Aren­berg”. En 1948, un to­ro des­con­fia­do en Vi­go le atra­ve­só el hí­ga­do de una cor­na­da y Eduar­do de­bió re­ti­rar­se de las pla­zas por un tiem­po.

Lue­go de la re­cu­pe­ra­ción, du­ran­te la dé­ca­da de 1950, ten­tó al des­tino to­rean­do en pla­zas del sur de Fran­cia, co­mo Per­pi­ñán y Mar­se­lla, y ter­mi­nó afin­cán­do­se en Ar­lés, cé­le­bre ca­pi­tal de la tau­ro­ma­quia fran­ce­sa, don­de for­mó car­tel con dos gran­des dies­tros es­pa­ño­les: Ra­món Cer­ve­ra y Jo­sé Ro­me­ro. Ade­más de la fae­na con es­pa­da, hi­zo de ban­de­ri­lle­ri y tam­bién de pi­ca­dor o re­jo­nea­dor (ji­ne­te que con un pi­ca hie­re al to­ro en la cer­viz, con el fin de pro­vo­car­le san­gra­do y evi­tar el in­far­to an­te el es­fuer­zo de la co­rri­da). Tam­bién tu­vo un ha­ras, se vin­cu­ló al cine y por sus acro­ba­cias fue do­ble de cuer­po del ac­tor Jean Ga­bin. Des­bra­vó ca­ba­llos, vol­vió a he­rir­se, di­jo bas­ta y pu­so un bar fren­te a la pla­za de to­ros de Ar­lés.

Con su fa­mi­lia se man­dó car­tas y pos­ta­les, que con­ser­va el so- brino Hu­go, y mu­chas lla­ma­das de te­lé­fono a su her­mano de co­rre­rías. Los do­ble­ces de la dis­tan­cia le die­ron a su fi­gu­ra un ha­lo de mis­te­rio: que ha­bla­ba nue­ve idio­mas, que por es­to hi­zo tra­ba­jos de es­pio­na­je (pa­ra quién, nun­ca se su­po), que es­tu­vo pre­so en Eu­ro­pa dos me­ses (mo­ti­vo tam­bién ignorado). Co­mo res­pues­ta a un ADN tan fa­mi­liar co­mo en­gar­za­do en la his­to­ria na­cio­nal, en Eduar­do Pog­gio aflo­ró un to­re­ro so­li­ta­rio, erra­bun­do, en una tie­rra que de­cla­ró de­li­to a la tau­ro­ma­quia co­mo for­ma de mal­tra­to ani­mal, y en que el to­ro so­lo era fa­bri­can­te de buen se­men o iba di­rec­to al fri­go­rí­fi­co. Por eso emi­gró y nun­ca re­gre­só a su pa­tria. Mu­rió a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1990, en Fran­cia. Tu­vo una hi­ja que no tie­ne ma­yor con­tac­to con su fa­mi­lia uru­gua­ya. Ca­si nadie se acuer­da de él ni de sus proezas tau­ri­nas, sal­vo un hom­bre que man­tie­ne un le­jano legado, cría ca­ba­llos y los ha­ce pas­tar en una cu­ne­ta se­ca so­bre la vie­ja ru­ta 1, y man­tie­ne con ce­lo unos pa­pe­les ya ama­ri­llen­tos, en una ha­bi­ta­ción des­or­de­na­da de Rin­cón de la Bol­sa. •

L. CA­RRE­ÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.