El for­ma­to es to­do

El Observador Fin de Semana - Luces - - Recomendados -

ue­na el te­ma prin­ci­pal de Ves­ti­da pa­ra ma­tar (Brian De Pal­ma, 1980). Cré­di­tos de ini­cio so­bre pla­ca ne­gra. La pri­me­ra ima­gen es una pi­ña. La cá­ma­ra se ale­ja y ve­mos un pez na­ran­ja que na­da rá­pi­da­men­te por de­lan­te de la pal­me­ra. Otro pez se cru­za. Ho­me­co­ming. El tí­tu­lo es­cri­to grande que abar­ca to­da la pan­ta­lla in­di­ca que em­pe­zó la nue­va se­rie di­ri­gi­da por Sam Es­mail (Mr. Ro­bot).

Mis­te­rio. To­do es­tá te­ñi­do de mis­te­rio. Y así se man­ten­drá has­ta el fi­nal plan­tean­do mu­chas pre­gun­tas a un es­pec­ta­dor que ten­drá que estar aten­to a ca­da de­ta­lle.

El plano se abre y re­ve­la una pe­ce­ra. El pa­neo si­gue ha­cia un es­cri­to­rio. Allí es­tá ella, Hei­di Berg­man. Son­rien­te, an­sio­sa, ner­vio­sa. Aco­mo­da la la­pi­ce­ra. Es­tá lis­ta.

Lla­man a la puer­ta. Él es Wal­ter Cruz. Ese es su pri­mer en­cuen­tro. To­do es cor­dial, cal­mo y ar­mo­nio­so. Co­mien­za una char­la ame­na, tri­vial. Pa­ra los dos es el co­mien­zo de una nue­va eta­pa.

Hei­di es una te­ra­peu­ta que da sus pri­me­ros pa­sos co­mo pro­fe­sio­nal en el Cen­tro de Apo­yo Tran­si­cio­nal Ho­me­co­ming, el pro­gra­ma so­cial del go­bierno que aco­ge a sol­da­dos de gue­rra y les brin­da aten­ción psi­co­ló­gi­ca con el fin de tra­tar los tras­tor­nos de es­trés pos­trau­má­ti­co. De esa ma­ne­ra bus­can, y pro­me­ten, que su tran­si­ción a la vi­da ci­vil sea más natural.

Wal­ter es uno de los sol­da­dos que, por vo­lun­tad pro­pia, se su­mó al pro­gra­ma.

De la se­sión la na­rra­ción pa­sa a las afue­ras del cen­tro. Con­ti­nua la música calma. Apa­re­ce un pe­lí­cano, que lue­go se­rá pro­ta­go­nis­ta de una es­ce­na cru­cial. Y en me­dio de tan­ta tran­qui­li­dad y re­po­so irrumpe un so­ni­do dis­cor­dan­te, molesto.

El as­pect ra­dio (la pro­por­ción de la pan­ta­lla) cam­bia. La ima­gen aho­ra es ver­ti­cal y se ubi­ca en una mo­des­ta ca­fe­te­ría en un puer­to. Apa­re­ce Hei­di, con otro pei­na­do; es una de las ca­ma­re­ras.

Un em­plea­do del De­par­ta­men­to de De­fen­sa la sor­pren­de. Lle­ga pa­ra cues­tio­nar­la por una in­ves­ti­ga­ción de­bi­da a una que­ja so­bre el pro­gra­ma. Hei­di con­fu­sa y ner­vio­sa afir­ma no re­cor­dar mu­cho. Pe­ro la vi­si­ta la de­ja in­quie­ta y pen­sa­ti­va.

¿Hei­di aho­ra es mo­za?, ¿o lo era an­tes?, ¿qué pa­só con el Cen­tro?, ¿dón­de es­tá Wal­ter Cruz?

Mu­chas pre­gun­tas. Dos lí­neas tem­po­ra­les. Las pis­tas se va mos­tran­do po­co a po­co, ca­da tiem­po ayu­da, en­ton­ces, a des­tra­mar mis­te­rios. En es­te th­ri­ller cons­pi­ra­ti­vo el pa­sa­do cuen­ta cómo se desa­rro­lla­ba el pro­gra­ma, el fu­tu­ro va des­cu­brien­do los ver­da­de­ros ob­je­ti­vos. En los 10 ca­pí­tu­los, de ape­nas 30 mi­nu­tos, se re­ve­la­rá la ver­da­de­ra mi­sión de Hei­di y cuál es el pro­pó­si­to de Ho­me­co­ming.

Un gran sal­to

Era do­ra­da o no, la te­le­vi­sión de hoy brin­da opor­tu­ni­da­des pa­ra desa­rro­llar pa­pe­les más in­tere­san­tes y apues­ta a for­ma­tos más ori­gi­na­les y ju­ga­dos. Des­pués de que tan­tas estrellas de la in­dus­tria del cine sal­ta­ran a la pan­ta­lla chi­ca (Amy Adams en Sharp Ob­jects; Ni­co­le Kid­man y Ree­se Wit­hers­poon en

Big Little Lies; Pe­né­lo­pe Cruz en

Ame­ri­can Cri­me Story), fal­ta­ba que la son­ri­sa de Holly­wood die­ra ese pa­so. De to­dos mo­dos, no hay que ol­vi­dar que Ju­lia Ro­berts ha te­ni­do al­gu­nas par­ti­ci­pa­cio­nes en la pan­ta­lla pe­que­ña co­mo la re­cor­da­da apa­ri­ción en Friends y su rol en la tv mo­vie The Nor­mal Heart, Pe­ro Hei­di Berg­man es su de­but pro­ta­gó­ni­co. Y pa­ra no ser me­nos tam­bién se pu­so de­trás de cá­ma­ra co­mo pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va.

¿Qué fue lo que la hi­zo acep­tar el pro­yec­to? El hom­bre de­trás de cá­ma­ra. “Sam su­po qué de­cir­me so­bre el pro­yec­to y acep­té. Co­nec­ta­mos des­de el prin­ci­pio de es­te pro­yec­to; pen­sa­mos en cómo desa­rro­llar­lo, el estilo y te­ne­mos gus­tos si­mi­la­res en cuan­to a pe­lí­cu­las. Nos gus­ta mu­cho el con­cep­to y estilo de pro­duc­ción de los ‘70, y el estilo de sus­pen­so fue lo que me lla­mó la aten­ción”, di­jo Ro­berts en una en­tre­vis­ta a CNN en Es­pa­ñol.

Las ex­pec­ta­ti­vas eran al­tas pa­ra el de­but de la ac­triz. No so­lo es la pri­me­ra se­rie que pro­ta­go­ni- za Ro­berts, ade­más es la se­gun­da pro­pues­ta de Sam Es­mail y es el pri­mer pod­cast –la rea­li­za­ción ho­mó­ni­ma de Eli Ho­ro­witz y Mi­cah Bloom­berg (Gim­let Me­dia)– que se adap­ta a un for­ma­to au­dio­vi­sual.

¿El éxi­to? El se­llo de Es­mail se di­bu­ja en ca­da de­ta­lle; en la fo­to­gra­fía, la música, los cré­di­tos. Y Ro­berts, cla­ro.

Es­mail po­ne to­da la car­ne al asa­dor. Se vi­bra pa­ra­noia in­quie­tan­te gra­cias a los jue­gos de los zooms, los pa­neos, los pla­nos se­cuen­cia, los en­cua­dres si­mé­tri­cos y la pan­ta­lla par­ti­da. Los gran­des pla­nos es­tán a mer­ced de la in­tri­ga que se ges­ta des­de el ini­cio.

Le agre­ga gran­des cré­di­tos que cu­bren to­da la pan­ta­lla y eli­ge cui­da­do­sa­men­te la música (com­po­si­cio­nes clá­si­cas, ban­das so­no­ras de pe­lí­cu­las de sus­pen­so muy po­pu­la­res) pa­ra ter­mi­nar de crear una at­mós­fe­ra claus­tro­fó­bi­ca. Ese mis­mo sen­ti­mien­to de en­cie­rro es el que vi­ven los sol­da­dos en el cen­tro y Hei­di en el fu­tu­ro, cuando es no­ti­fi­ca­da por la in­ves­ti­ga­ción y com­pren­de que sus me­mo­ria tie­ne al­gu­nos agu­je­ros.

Los amantes del cine de la dé­ca­da de 1970 ve­rán gran­des re­fe­ren­cias a los th­ri­llers de esa épo­ca y mu­chas re­fe­ren­cias es­té­ti­cas al pa­dre del cine de sus­pen­so: Al­fred Hitch­cock.

Ho­me­co­ming es, en­ton­ces, la jus­ta y per­fec­ta mez­cla del cine clá­si­co con el mo­derno. Des­de el co­mien­zo de­mues­tra que es una pro­duc­ción dis­tin­ta pa­ra es­tos tiem­pos de tan­tas series.

Otro de los fuer­tes de Ho­me­co­ming es su va­ria­do elen­co. Ade­más de Ju­lia Ro­berts en es­te pa­pel más os­cu­ro, la pro­duc­ción no es­ca­ti­mó en gran­des ac­to­res que se ro­ban es­ce­nas. Se des­ta­can el siem­pre bien pa­ra­do Bobby Can­na­va­le, en el pa­pel de Co­lin Bel­fast, su je­fe di­rec­to; Sis­si Spa­cek, que in­ter­pre­ta a su ma­dre; el jo­ven Step­han Ja­mes co­mo Wal­ter Cruz, (que pro­ta­go­ni­za If Bea­le Street Could Talk, la nue­va pe­lí­cu­la de Barry Jen­kins) y Shea Whig­ham co­mo Thomas Ca­rras­co, el in­ves­ti­ga­dor.

Ca­da uno de ellos apor­ta al­go dis­tin­to: pa­ra­noia, inocen­cia, cruel­dad, per­se­ve­ran­cia. To­dos cons­tru­yen es­tos personajes con mu­cha na­tu­ra­li­dad y es­to se re­fle­ja en los diá­lo­gos que son una par­te pri­mor­dial del re­la­to. A su vez, se le pres­ta mu­cha aten­ción a los si­len­cios y los so­ni­dos que ayu­dan a cons­truir es­ta am­bien­te abru­ma­dor que in­quie­ta tan­to al es­pec­ta­dor. Es­mail am­bien­ta la se­rie en dos lí­neas de tiem­po di­fe­ren­tes: 2018 y 2022. Gra­cias al for­ma­to de pan­ta­lla el es­pec­ta­dor se po­drá dar cuen­ta en qué año se si­túa la ac­ción. Pa­ra el 2018 eli­gió el for­ma­to es­tán­dar ac­tual que es 16:9, la ima­gen ocupa to­da la pan­ta­lla. Mien­tras que pa­ra re­tra­tar el año 2022 pre­fi­rió en­cua­drar en un for­ma­to ver­ti­cal. Sin em­bar­go, na­da se pier­de en la ima­gen. Es­tá to­do si­mé­tri­ca­men­te pen­sa­do, lo que le apor­ta una ma­gia par­ti­cu­lar y la adic­ción de que­rer ver otro ca­pí­tu­lo y otro y otro más.

Mis­te­rio­sa, pa­ra­noi­ca, hitch­coc­kia­na. Ten­sa. Así es Ho­me­co­ming, el nue­vo th­ri­ller psi­co­ló­gi­co que de­mues­tra que no im­por­ta que to­das las his­to­rias es­tén con­ta­das, sino cómo se na­rran. • El pe­lí­cano que se uti­li­zó pa­ra una es­ce­na de dos mi­nu­tos tu­vo un cos­to de 25.000 dó­la­res. La can­ción Ca­rrie –com­pues­ta pa­ra la pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma de sus­pen­so– se es­cu­cha en el ca­pí­tu­lo 4, Red­wood. Cu­rio­sa­men­te Sissy Spa­cek, ma­dre de Hei­di, es la pro­ta­go­nis­ta de Ca­rrie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.