La is­la de mi pro­pio amor

Con­fron­ta­da a una reali­dad de po­si­bles pér­di­das y en­fer­me­da­des, de­ci­dió su­mir­se en una vi­da al­ter­na. Pu­do atra­car­se a una fan­ta­sía... por un tiem­po

El Observador Fin de Semana - Luces - - Vida Privada Pareja -

“Un mes es tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que cam­bie tu vi­da. Un día bas­ta. Diez mi­nu­tos”

ca­si dis­tó­pi­co.

No me per­dí un so­lo epi­so­dio el año pa­sa­do, du­ran­te una ola de ca­lor del ve­rano bri­tá­ni­co que pu­so mi vi­da pa­tas arri­ba. No im­por­ta­ba qué tan tar­de lle­ga­ba a ca­sa o qué tan mal me sen­tía. Si es­ta­ba par­ti­cu­lar­men­te tris­te o me sen­tía muy so­la, me que­da­ba dor­mi­da mien­tras veía Lo­ve Is­land y, al des­per­tar, pren­día mi compu­tado­ra pa­ra ver de qué me per­dí: era una tran­si­ción sen­ci­lla de un día al otro pa­ra lle­nar los mo­men­tos en los que an­tes ha­bría es­ta­do ha­blan­do con mi pa­re­ja, Ch­ris. Ese ve­rano la al­moha­da que él ocu­pa­ba lu­cía va­cía.

Ape­nas una se­ma­na des­pués de que vi el pri­mer epi­so­dio ya ha­bía pe­di­do en lí­nea una bo- te­lla de agua per­so­na­li­za­da con el tí­tu­lo del pro­gra­ma; re­ci­bí va­rias mi­ra­das en el me­tro o el au­to­bús de gen­te que en­ten­día mi afán ca­da vez que to­ma­ba de la bo­te­lla. Eran mi­ra­das ca­si de co­mu­nión.

Los me­dios re­por­ta­ron que la can­ti­dad de per­so­nas que pe­día co­ti­za­cio­nes pa­ra ci­ru­gía plás­ti­ca se dis­pa­ró des­de que em­pe­zó la se­rie, y yo no fui in­mu­ne. Con la ne­ce­si­dad de dis­traer­me, vi­si­té las pá­gi­nas web de va­rias clí­ni­cas y me ge­ne­ré nue­vas an­sie­da­des, por­que pen­sar en lo im­per­fec­ta que es mi na­riz sig­ni­fi­ca­ba que no te­nía que pen­sar en que la per­so­na que ama­ba es­ta­ba en el hospital y po­dría mo­rir a sus 33 años.

us sín­to­mas em­pe­za­ron ha­cia el oto­ño an­te­rior, pe­ro los ig­no­ra­mos. Co­men- za­mos a co­mer más en­sa­la­das y a que­dar­nos en ca­sa, en par­te por­que es­ta­ba cons­tan­te­men­te can­sa­do de ma­ne­ra mis­te­rio­sa. Pen­sán­do­lo aho­ra, es fá­cil ver las se­ña­les, aque­llos mo­men­tos que te aga­rran des­pre­ve­ni­do.

Ch­ris no acu­dió con un doc­tor sino has­ta la pri­ma­ve­ra. To­má­ba­mos por sen­ta­da nues­tra sa­lud; pen­sá­ba­mos que éra­mos re­sis­ten­tes. El doc­tor le su­gi­rió ha­cer­se una co­lo­nos­co­pía, que mos­tró al­go, pe­ro na­die pa­re­cía es­tar preo­cu­pa­do. Bus­qué in­for­ma­ción so­bre pó­li­pos y leí lo que me con­for­ta­ba: pue­den ser re­ti­ra­dos, tar­dan un año en que se vuel­van can­ce­rí­ge­nos.

Cla­ro que ha­bía in­for­ma­ción dis­po­ni­ble que era más preo­cu­pan­he­te­ro­nor­ma­ti­vo,

“Te­nía fe en la po­si­bi­li­dad ra­di­cal del amor, en la es­tu­pi­dez ra­di­cal que im­pli­ca, en de­jar­se caer”

BRIAN REA FOR - THE NEW YORK TI­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.