Step­ha­nie Ga­lliaz­zi

El Observador Fin de Semana - Luces - - Fin De Año -

¿Qué pa­sa­ría si pu­dié­ra­mos en­ve­je­cer a si­glos de dis­tan­cia del res­to de las per­so­nas? ¿Qué ha­ría­mos con nues­tro tiem­po si fué­ra­mos (ca­si) in­mor­ta­les? How to Stop ti­me es la no­ve­la de Matt Haig que me de­jó esas pre­gun­tas –en­tre otras tan­tas– ape­nas em­pe­zó es­te año, que aho­ra mi­ro des­de le­jos. En un con­tex­to cul­tu­ral in­fi­ni­to y en cons­tan­te mo­vi­mien­to, re­te­ner y pro­ce­sar se ha­ce más com­ple­jo. La an­sie­dad de ver y leer lo úl­ti­mo, pa­ra lue­go bus­car qué es lo que si­gue, me in­co­mo­da y desafía a la vez. Por eso, cuan­do cier­tos es­tí­mu­los me ge­ne­ran sen­sa­cio­nes que pa­san a mar­car un mo­men­to o que me re­mi­ten a otros que ya vi­ví y a un re­cuer­do es cuan­do pien­so que, por ahí, de­be ir lo más me­mo­ra­ble del año pa­ra mí. Más allá del re­cuer­do, me que­do con los he­chos ar­tís­ti­cos que evo­can esa par­te de mí que quie­ro man­te­ner vi­va.

Si mis ojos fue­ran una cá­ma­ra y el 2018 una pe­lí­cu­la, las es­ce­nas más re­mo­ve­do­ras es­ta­rían mar­ca­das por un pu­ña­do de pla­nos de­ta­lle: las ma­nos a pun­to del re­vien­te gol­pean­do las lon­jas en fe­bre­ro, la ter­mi­na­ción de ca­da mo­vi­mien­to de la bai­la­ri­na Arie­le Go­mes en el Au­di­to­rio Na­cio­nal So­dre, ca­da tex­tu­ra que pro­yec­tó Hu­go Mi­llán so­bre los es­pec­tácu­los del Ba­llet Na­cio­nal del So­dre y Las lu­nas de Cú­neo al­bo­ro­ta­das co­mo nun­ca en la úl­ti­ma mues­tra del Mu­seo Na­cio­nal de Ar­tes Vi­sua­les. Dirk Gently´s Ho­lis­tic De­tec­ti­ve Agency y The end of the fuc­king world fue­ron se­ries que pre­ten­dí co­no­cer co­mo me­ro en­tre­te­ni­mien­to y ter­mi­na­ron re­vol­cán­do­me por el pi­so del des­co­lo­que men­tal. Y aun­que lle­gué tar­de, Un ga­llo pa­ra es­cu­la­pio me des­per­tó más ad­mi­ra­ción de la que ya te­nía por Sebastián Or­te­ga. Co­co fue, sin du­da, la pe­lí­cu­la que más dis­fru­té com­par­tir. Pe­ro las sen­sa­cio­nes más fuer­tes en ma­te­ria au­dio­vi­sual me las tra­jo La no­che de 12 años, que me re­mo­vió has­ta la mé­du­la.

Lo un­der se ga­nó el po­dio en mis ex­pe­rien­cias tea­tra­les. Pri­me­ro, la obra ar­gen­ti­na Nin­gún Pi­be Na­ce Che­to. Des­pués, Eje­cu­ción Pú­bli­ca, to­car o mo­rir , de Lu­cía Tren­ti­ni. Es­cu­char a Fi­to Páez por pri­me­ra vez en vi­vo fue un via­je di­rec­to ha­cia mi in­fan­cia cuan­do, a es­con­di­das, le sa­ca­ba el dis­co de El amor des­pués del amor a mi pa­dre pa­ra es­cu­char­lo en loop. Cru­zar la no­che del Astillero y la ver­sión de Asi­lo que Jor­ge Drex­ler gra­bó con Mon La­fer­te son de los te­mas que más dis­fru­té en un loop cons­tan­te que ge­ne­ra­ba en mi men­te sin abu­rrir­me nun­ca. Si bien el dis­co Tran­qui­lity Ba­se Ho­tel & Ca­sino de Ar­ctic Mon­keys no su­peró lo que me des­pier­ta AM, me hi­zo va­lo­rar la no re­pe­ti­ción de una fór­mu­la que se sa­be exi­to­sa. Ade­más, la can­ción y vi­deo de Four Out of Fi­ve me en­can­tó. La poe­sía (jo­ven) fue el gé­ne­ro li­te­ra­rio que más me sor­pren­dió; De­cir no no bas­ta de Nao­mi Klein me atra­ve­só en el mo­men­to “opor­tuno y ne­ce­sa­rio” –co­mo lo de­fi­nió Noam Chomsky en su crí­ti­ca–; No­so­tras de Ro­sa Montero me co­nec­tó con bio­gra­fías de mu­je­res que prio­ri­za­ron la li­ber­tad de ser más allá de los es­te­reo­ti­pos; y a se­ma­nas de ter­mi­nar el año me en­con­tré y que­dé con Pan­fle­to: Eró­ti­ca y fe­mi­nis­mo de la pe­rio­dis­ta ar­gen­ti­na Ma­ría Mo­reno que es de to­do lo nom­bra­do an­te­rior­men­te, lo que más me in­vi­tó a pen­sar, re­leer y bus­car in­for­ma­ción ad­ya­cen­te. Y, al fi­nal, vuel­vo a con­fir­mar que el mas­ti­car len­to ali­men­ta una par­te de mí que quie­ro que crez­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.