¿Real de Azúa, es­pía che­co?

La StB, el bra­zo de la KGB en Uru­guay, de Vla­di­mir Pe­tri­lák y Mau­ro Kraens­ki, re­ve­la que una red de espionaje pre­ten­dió a in­te­lec­tua­les re­le­van­tes del país

El Observador Fin de Semana - Luces - - Columna -

Ha­ce 15 días es­cri­bí en es­te mis­mo es­pa­cio so­bre la mul­ti­pli­ca­ción de da­tos, al­gu­nos re­le­van­tes y otros su­per­fi­cia­les, que se ge­ne­ran des­de las re­des so­cia­les, y su po­si­ble uso en fu­tu­ras in­ves­ti­ga­cio­nes con fi­nes bio­grá­fi­cos. En­ton­ces ig­no­ra­ba ab­so­lu­ta­men­te que la lec­tu­ra del li­bro La STB, el bra­zo de la KGB en Uru­guay, del che­co Vla­di­mir Pe­tri­lák y el bra­si­le­ño Mau­ro Kraens­ki, edi­ta­do ha­ce un par de se­ma­nas por Pla­ne­ta, apor­ta­ría da­tos im­por­tan­tes y des­co­no­ci­dos pa­ra mí so­bre un per­so­na­je del que creo co­no­cer bue­na par­te de su vi­da: el in­te­lec­tual Car­los Real de Azúa.

El li­bro ci­ta­do, que ver­sa so­bre las ac­ti­vi­da­des del ser­vi­cio se­cre­to de Che­cos­lo­va­quia y se cen­tra en la par­ti­ci­pa­ción de Vi­vián Trías co­mo es­pía al ser­vi­cio de ese país en­ton­ces ba­jo la égi­da co­mu­nis­ta, le de­di­ca 15 pá­gi­nas al ca­so de Real de Azúa. La in­ves­ti­ga­ción de Pe­tri­lák y Kraens­ki de­mues­tra que Trías tra­ba­jó co­mo agen­te pa­ra los che­cos du­ran­te 13 años, ba­jo el nom­bre cla­ve “Ríos”.

En mi in­ves­ti­ga­ción pa­ra la bio­gra­fía de Real pu­de ave­ri­guar sus asi­duos con­tac­tos con Trías y con otros in­te­lec­tua­les, po­lí­ti­cos y ac­to­res del mun­do aca­dé­mi­co. Por ejem­plo, en 1962, Real se ha­bía in­te­gra­do a la aven­tu­ra elec­to­ral de la lla­ma­da Unión Po­pu­lar, una ex­tra­ña mez­cla de so­cia­lis­tas es­cin­di­dos de la lí­nea his­tó­ri­ca de Emi­lio Fru­go­ni con blan­cos es­cin­di­dos li­de­ra­dos por En­ri­que Erro. Am­bos hi­cie­ron cam­pa­ña por un le­ma cu­ya res­pues­ta en las ur­nas fue más que ma­gra, tan­to que Trías no re­no­vó su ban­ca de dipu­tado. Un par de años des­pués, con Trías ya sien­do un en­sa­yis­ta de tra­yec­to­ria, Real lo ha­bía in­clui­do en su cé­le­bre tra­ba­jo An­to­lo­gía del en­sa­yo uru­gua­yo con­tem­po­rá­neo, de 1964. Allí Real des­ta­ca­ba la pos­tu­ra an­ti­im­pe­ris­lis­ta y ame­ri­ca­nis­ta de Trías, fren­te al so­cia­lis­mo me­nos fo­go­so de Fru­go­ni. Ade­mas, ha­bían coin­ci­di­do es­cri­bien­do en el dia­rio Épo­ca, a par­tir de 1966, y tam­bién ha­cia fi­nes de la dé­ca­da, en las me­sas del Bar Pa­la­ce en la rin­co­na­da de la Pla­za in­de­pen­den­cia don­de se jun­ta­ban con Al­ber­to Cou­riel, el “flaco” Añón y Al­ber­to Met­hol Ferré. ••• •••

Apar­te de la cer­ca­nía, Trías ad­mi­ra­ba la vi­sión de Real de Azúa so­bre el país, sus pro­ble­mas y sus desafíos. Por eso, se­gún el li­bro La StB, a me­dia­dos de la dé­ca­da 1960 ini­cia ac­cio­nes pa­ra cap­tar a Real de Azúa co­mo po­si­ble in­for­man­te del ser­vi­cio se­cre­to che­co. A fi­na­les de 1969, Trías usó a Real co­mo in­for­man­te pa­ra ob­te­ner da­tos de la can­ci­lle­ría. Otro fun­cio­na­rio de la em­ba­ja­da, de nom­bre cla­ve “Ne­klan”, lle­vó a Pra­ga in­for­ma­ción so­bre Real, y ex­pli­có que Ríos es­ta­ba son­deán­do­lo. Los che­cos de­ci­die­ron que Real po­día ser im­por­tan­te, de­ja­ron a un la­do las ta­reas de Trías y man­da­ron a “Ne­klan” pa­ra abor­dar­lo y con­ven­cer­lo de vol­ver­se es­pía.

El pri­mer en­cuen­tro fue en no­viem­bre de 1971, en el apar­ta­men­to de Real en la ca­lle Mer­ce­des. En las no­tas de “Ne­klan” so­bre Real apun­ta el in­te­rés por al­guien que tie­ne una am­plia ba­se de da­tos del país y sa­ber quién es quién en to­dos los ám­bi­tos de la reali­dad uru­gua­ya. El che­co de­mos­tró in­te­rés y lo ci­tó pa­ra di­ciem­bre, pe­ro en la se­gun­da reunión, en el res­to­rán El Águi­la, des­cu­brió con ho­rror que Real ya ha­bía co­men­ta­do con va­rias per­so­nas su en­cuen­tro an­te­rior. Ade­más, su vi­sión crí­ti­ca de los paí­ses co­mu­nis­tas a pe­sar de su apo­yo al Fren­te Am­plio, su cri­te­rio “li­bre” fren­te a los dog­mas po­lí­ti­cos, des­co­lo­có a “Ne­klan”. El che­co en­ten­dió que Real era un gran in­te­lec­tual de ele­gan­te es­ti­lo do­cen­te, pe­ro no era con­fia­ble co­mo po­si­ble agen­te se­cre­to.

Y por si fue­ra po­co, le re­tru­có con pre­gun­tas in­ci­si­vas. Le pre­gun­tó cuál era el in­te­rés con­cre­to del che­co en el em­ba­ja­dor uru­gua­yo en Pra­ga, Ós­car In­fan­toz­zi. Real no tu­vo em­pa­cho en des­cri­bir­le a “Ne­klan” la vi­da de quien des­cri­bió co­mo “pé­si­mo di­plo­má­ti­co y ho­mo­se­xual per­ver­ti­do”. An­tes de que el agen­te pu­die­ra reac­cio­nar, Real avan­zó: “¿El se­ñor en­vía re­gu­lar­men­te in­for­mes a Pra­ga so­bre la si­tua­ción en Uru­guay?”

El agen­te che­co que­dó pas­ma­do. En su in­for­me es­tam­pó: “Hoy exis­te la cer­te­za de que Real de Azúa de nin­gu­na ma­ne­ra es un se­gun­do Ríos”.

Hu­bo un ter­cer in­ten­to, en el que Real se ne­gó a dar ma­yor in­for­ma­ción, aun­que acep­tó con gus­to el re­ga­lo del agen­te che­co: ci­ga­rri­llos y bo­te­llas de whisky. So­lo has­ta allí ce­dió el pa­trio­tis­mo de Real de Azúa. •

Se­gún el li­bro La StB, a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1960 Vi­vián Trías ini­cia ac­cio­nes pa­ra cap­tar a Real de Azúa co­mo po­si­ble in­for­man­te del ser­vi­cio se­cre­to che­co. A fi­na­les de 1969, Trías usó a Real co­mo in­for­man­te pa­ra ob­te­ner da­tos de la can­ci­lle­ría

FA­CE­BOOK: STB NO BRA­SIL - ARQUIVOS DO BLOCO SO­VIÉ­TI­CO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.