La otra ca­ra de Ibi­za

Epi­cen­tro mun­dial de la di­ver­sión, en la más fa­mo­sa de las is­las Ba­lea­res es tan po­si­ble te­ner unas va­ca­cio­nes tran­qui­las y de dis­fru­te de la na­tu­ra­le­za co­mo unas cien por cien­to alo­ca­das

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Ibi­za es uno de esos lu­ga­res en el mun­do a los que uno de­be­ría ir al me­nos una vez en la vi­da. Des­de el Neo­lí­ti­co que Ibi­za fue lu­gar de pa­so pa­ra ru­tas co­mer­cia­les ma­rí­ti­mas. Fe­ni­cios, grie­gos, ro­ma­nos, ára­bes y oto­ma­nos han tran­si­ta­do y ocu­pa­do es­te te­rri­to­rio. Pe­ro fue en el si­glo XX, a par­tir de 1960, que la is­la (las Ba­lea­res en ge­ne­ral, el ar­chi­pié­la­go for­ma­do tam­bién por Ma­llor­ca, Me­nor­ca, For­men­te­ra y otras is­las me­no­res) co­men­zó a con­ver­tir­se en cen­tro de atrac­ción tu­rís­ti­ca, en el mo­do hippie de la épo­ca. En los años de 1970 el hip­pis­mo co­men­zó a dar un gi­ro con el sur­gi­mien­to de Pa­chá, esa dis­co­te­ca que im­pu­so el con­cep­to de música hou­se y lue­go se re­pro­du­jo por to­das par­tes co­mo un ba­luar­te de la música elec­tró­ni­ca. En la mis­ma dé­ca­da apa­re­ció Am­ne­sia, que tam­bién si­gue con sus puer­tas abier­tas en la ac­tua­li­dad. En los 80 se inau­gu­ró el em­ble­má­ti­co Ca­fé del Mar, un lu­gar que se creó pa­ra po­der to­mar un tra­go mi­ran­do el atar­de­cer en la pla­ya, es­cu­chan­do un es­ti­lo de música que has­ta el mo­men­to no se co­no­cía (al me­nos de ma­ne­ra po­pu­lar): el chill out. Tal fue el fu­ror de es­te con­cep­to, y tan de­man­da­da su música elec­tro re­la­ja­da que lle­ga has­ta hoy. Tam­bién dio fa­ma a la is­la la mí­ti­ca dis­co­te­ca KU (ac­tual Pri­vi­le­ge), con sus me­ga­fies­tas te­má­ti­cas. Pe­ro en el si­glo XXI la is­la co­men­zó su trans­for­ma­ción ha­cia la bús­que­da de di­ver­si­fi­car la ofer­ta pa­ra lle­gar más allá de la di­ver­sión noc­tur­na; ca­li­dad en los ser­vi­cios, au­men­to en la in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca, y nom­bres fa­mo­sos de la gas­tro­no­mía, co­mo Fe­rrán y Al­bert Adriá, im­pri­men ni­vel y po­si­bi­li­da­des pa­ra un pú­bli­co mu­cho más am­plio. Es­ta is­la don­de vi­ven unas 150 mil per­so­nas, pe­ro que re­ci­be a unos 3 mi­llo­nes de tu­ris­tas ca­da año, po­see un mag­ne­tis­mo muy es­pe­cial, pro­ve­nien­te de su ge­ne­ro­so cli­ma du­ran­te la ma­yor par­te del año, sus ma­ra­vi­llo­sos pai­sa­jes y

atar­de­ce­res, y sus in­fi­ni­tas ex­pe­rien­cias de ocio.

En mo­do off

Si la idea es dis­fru­tar de ma­ra­vi­llo­sas pla­yas y ca­las, ha­cer un po­co de tu­ris­mo his­tó­ri­co, enamo­rar­se de do­ra­dos atar­de­ce­res, ir de com­pras y pro­bar de­li­cias de mar, Ibi­za tam­bién es una gran op­ción. Es vi­si­ta­ble to­do el año, in­clu­so en el in­vierno del he­mis­fe­rio nor­te, en que las tem­pe­ra­tu­ras sue­len ser agra­da­bles, y mu­chos la vi­si­tan pa­ra rea­li­zar deportes al ai­re li­bre y co­no­cer su ca­ra más tran­qui­la de di­ciem­bre, enero y fe­bre­ro.

To­dos coin­ci­den en que los me­ses de ju­nio y se­tiem­bre son los me­jo­res pa­ra go­zar de cli­ma de pla­ya y evi­tar la al­ta tem­po­ra­da, tan­to por el au­men­to enor­me del flu­jo de tu­ris­tas (ju­lio y so­bre to­do agos­to son los me­ses de gran ocu­pa­ción) co­mo de pre­cios. De to­das ma­ne­ras, si to­ca via­jar en los me­ses más al­tos, hay al­ter­na­ti­vas pa­ra quie­nes desean tran­qui­li­dad. Pa­ra eso es im­por­tan­te te­ner cla­ro que los mu­ni­ci­pios más po­pu­la­res, don­de se en­cuen­tran las dis­co­te­cas (por en­de las mul­ti­tu­des), son San An­to­nio Abad e Ibi­za (mu­ni­ci­pio de mis­mo nom­bre que la is­la); mien­tras que dos de los mu­ni­ci­pios don­de en­con­trar me­nor mo­vi­mien­to (so­bre to­do noc­turno) son San­ta Eu­la­lia del Río, y San Juan Bau­tis­ta.

En una dis­tan­cia má­xi­ma de 41 ki­ló­me­tros en­tre el nor­te y el sur de la is­la, es po­si­ble re­co­rrer­la, ca­mi­nar­la y dis­fru­tar de to­das las pla­yas y ca­las po­si­bles de acuer­do al tiem­po que se dis­pon­ga, y las hay her­mo­sas y pa­ra to­dos los gus­tos, pe­ro aquí ve­re­mos qué otros pla­nes se pue­den dis­fru­tar, al­ter­na­ti­vos a las pla­yas.

Las mu­ra­llas de Dalt Vi­la

La Vie­ja Ibi­za es un lu­gar que hay que co­no­cer. De­cla­ra­da Pa­tri­mo- nio Mun­dial por la Unes­co, sus im­pre­sio­nan­tes mu­ra­llas fe­ni­cias y ca­lles em­pe­dra­das mues­tran una fa­ce­ta com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te de la is­la. Vi­si­tar el mi­ra­dor de la ca­te­dral de San­ta Ma­ría y los di­fe­ren­tes edi­fi­cios que fun­cio­na­ron co­mo go­bierno, en per­fec­to es­ti­lo me­die­val, es un re­co­rri­do muy in­tere­san­te.

Tam­bién lo son las es­pec­ta­cu­la­res vis­tas pa­no­rá­mi­cas de la ciu­dad. Es un pa­seo pa­ra ha­cer du­ran­te el día (tal vez al atar­de­cer si ha­ce mu­cho ca­lor), y tam­bién en la no­che, cuando las lu­ces se en­cien­den y la pla­za prin­ci­pal se lle­na de gen­te, shows y fies­ta en los me­ses de ve­rano.

Es Ve­drà

Un is­lo­te de ca­si 400 me­tros de al­tu­ra que se le­van­ta en for­ma vertical des­de el mar es uno de los lu­ga­res obli­ga­to­rios a vi­si­tar; no so­lo por su be­lle­za na­tu­ral, sino por­que des­de ha­ce ya mu­chos años se ha­bla de una es­pe­cial ener­gía que ro­dea el lu­gar, in­clu­so de avis­ta­je de ov­nis. El lu­gar más sen­ci­llo des­de don­de ver Es Ve­drà es la pla­ya de Ca­la d’Hort; pe­ro sin du­da, la vis­ta más im­pre­sio­nan­te es des­de el mi­ra­dor de la to­rre Es Sa­vi­nar, o in­clu­so ca­mino a ella (pa­ra no te­ner que su­bir tan­to) exis­ten va­rios pun­tos en que se ve la for­ma­ción ro­co­sa muy bien. Pa­ra los más in­tere­sa­dos en es­te lu­gar, la for­ma de acer­car­se más es ro­deán­do­la en al­gún ti­po de em­bar­ca­ción, ya que es pri­va­da y no se pue­de vi­si­tar.

Com­pras en fe­rias

Siem­pre hay que com­prar al­gún su­ve­nir, o sim­ple­men­te por cu­rio­sear, las fe­rias hip­pies (mer­ca­di­llos hip­pies co­mo les lla­man los lu­ga­re­ños) de Ibi­za son un clá­si­co don­de tam­bién dis­fru­tar de un buen to­que de tam­bo­res, una ri­ca co­mi­da y de una at­mós­fe­ra ami­ga­ble y re­la­ja­da de com­pras. Es Ca­nar, co­no­ci­do co­mo Hippy Mar­ket, es el ori­gi­nal, don­de los hip­pies se ins­ta­la­ron cuando lle­ga­ron a la is­la y co­men­za­ron a ven­der sus ar­te­sa­nías. El mer­ca­di­llo con­ser­va su esen­cia y real­men­te va­le vi­si­tar­lo y per­der­se en­tre sus pues­tos de ro­pa y de­co­ra­ción boho, to­dos los miér­co­les en­tre abril y oc­tu­bre. Otra re­co­men­da­ción es vi­si­tar la fe­ria Las Da­lias, en Sant Car­les, pue­blo don­de se en­cuen­tra un clá­si­co: el bar Ani­ta. Es­te era el epi­cen­tro de la Ibi­za hippie, y hoy la gen­te acu­de a ro­dear­se de at­mós­fe­ra se­sen­to­sa y, por su­pues­to, pro­bar su fa­mo­so li­cor de hier­bas.

La pues­ta del sol

La pues­ta del sol es un gran va­luar­te de Ibi­za, de he­cho el mí­ti­co Ca­fé del Mar se cons­tru­yó so­bre la ba­se de es­te de­ta­lle de la na­tu­ra­le­za. Lo cier­to es que to­man­do un tra­go en una te­rra­za, o en la pla­ya don­de se es­té, los atar­de­ce­res en Ibi­za son inol­vi­da­bles. Pe­ro el lu­gar ideal don­de apre­ciar­lo es Be­ni­rràs, que tam­bién es­tá li­ga­do al pa­sa­do hippie de Ibi­za. Cuen­tan que de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, y al ver la luz do­ra­da que se pro­yec­ta­ba des­de el mar, se co­men­zó a tam­bo­ri­lear. El ri­tual se re­pi­te en la ac­tua­li­dad to­dos los do­min­gos de ve­rano, el res­to de los días igual va­le emo­cio­nar­se con el atar­de­cer más do­ra­do en es­ta pla­ya.

La Vie­ja Ibi­za, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unes­co, se des­ta­ca por sus im­pre­sio­nan­tes mu­ra­llas fe­ni­cias y ca­lles em­pe­dra­das

San­ta Eu­la­lia del Río, en el es­te de Ibi­za

El is­lo­te Es Ve­drà

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.