Los úl­ti­mos Je­di

Los es­ce­na­rios que el di­rec­tor Geor­ge Lu­cas cons­tru­yó en 1976 pa­ra la sa­ga Star Wars re­lan­zan el tu­ris­mo en el sur de Tú­nez

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - JA­VIER MAR­TÍN Y NATALAIA RO­MÁN

El es­treno en di­ciem­bre de Los úl­ti­mos Je­di, su­ma­do a la sen­sa­ción de ma­yor se­gu­ri­dad, han ser­vi­do pa­ra re­lan­zar el tu­ris­mo en el sur de Tú­nez, don­de aún que­dan en pie al­gu­nos de los es­ce­na­rios que Geor­ge Lu­cas cons­tru­yó en 1976 pa­ra el pri­mer tí­tu­lo de la sa­ga Star Wars: la nue­va es­pe­ran­za.

Ena­mo­ra­do de sus im­pre­sio­nan­tes de­sier­tos, pe­ro so­bre to­do de los res­tos de la lla­ma­da cul­tu­ra tro­glo­di­ta, Lu­cas y su equi­po se pren­da­ron de lla­nu­ras y ca­ver­nas, de edi­fi­cios ex­ca­va­dos en la ro­ca y atar­de­ce­res de en­sue­ño.

Y así, “ha­ce mu­cho tiem­po, en una ga­la­xia muy, muy le­ja­na...” con ape­nas al­gu­nos to­ques mí­ni­mos de atre­zo la re­gión tu­ne­ci­na de Ta­taoui­ne se con­ver­ti­ría en el pla­ne­ta ho­mó­ni­mo Ta­toui­ne, lu­gar na­tal de Lu­ke Sky­wal­ker.

Cier­to es que la de­sidia, el tiem­po y la au­sen­cia de vi­sión co­mer­cial de las au­to­ri­da­des tu­ne­ci­nas han hecho que es­te le­ga­do ci­ne­ma­to­grá­fi­co se haya de­te­rio­ra­do, que­dan­do res­trin­gi­do du­ran­te años al ojo fa­ná­ti­co de los fri­kis y al ob­je­ti­vo de ci­neas­tas pro­fe­sio­na­les y ama­teurs que imi­tan u ho­me­na­jean al maes­tro Lu­cas.

Pe­ro en los úl­ti­mos me­ses se han aco­me­ti­do una se­rie de re­for­mas que per­mi­ten que en el ho­tel Si­di Driss, en la ciu­dad de Mat­ma­ta, uno pue­da sen­tar­se a la mis­ma me­sa en la que co­mió el jo­ven Ana­kin Sky­wal­ker, aun­que en es­ta oca­sión pa­ra de­gus­tar la gas­tro­no­mía lo­cal tu­ne­ci­na.

Si­glos atrás, los pri­me­ros po­bla­do­res be­re­be­res cons­tru­ye­ron allí ca­sas sub­te­rrá­neas, ex­ca­va­das en el sue­lo, pa­ra res­guar­dar­se de las so­fo­can­tes tem­pe­ra­tu­ras: aún per­cep­ti­bles en to­da la lo­ca­li­dad, las cons­truc­cio­nes si­mi­la­res “la gran­ja Lars” en la que cre­ció el fu­tu­ro Je­di sir­ven hoy en su ma­yo­ría de apris­co pa­ra ca­bras.

Más al es­te, la pri­me­ra re­crea­ción del puer­to de Mos Es­pa es sin du­da el lu­gar más sim­bó­li­co y fo­to­gé­ni­co, un pe­da­zo de car­tón­pie­dra si­tua­do en mi­tad del de­sier­to, al que se ac­ce­de tras una ho­ra de via­je por du­nas y lla­nu­ras so­li­ta­rias.

Tras la gra­ba­ción, la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo tu­ne­ci­na pi­dió en­ton­ces que no se des­mon­ta­ran los de­co­ra­dos pa­ra po­der atraer el tu­ris­mo a la zo­na: aho­ra, be­dui­nos del lu­gar ven­den re­cuer­dos en­tre sus ca­lles, ofre­cen pa­seos a ca­me­llo y po­co más. Una vez al año, aco­ge un fes­ti­val de mú­si­ca elec­tró­ni­ca.

Me­nos vi­si­ta­do por es­tar más al es­te, apar­ta­do de la re­gión de Ta­taoui­ne y las ru­tas tu­rís­ti­cas de la zo­na, se ha­lla el ho­gar de Lu­ke en for­ma de iglú, des­de el que el jo­ven so­ña­dor con­tem­pla el ho­ri­zon­te en la fa­mo­sa es­ce­na de las dos lu­nas.

Si­tua­do 20 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Nef­ta, muy cer­ca ya de la fron­te­ra con Ar­ge­lia, el iglú, le­van­ta­do en una pla­ni­cie in­fi­ni­ta, ha si­do res­tau­ra­do en los úl­ti­mos me­ses y es­tá prác­ti­ca­men­te igual que du­ran­te el pri­mer ro­da­je.

Des­trui­do tras aque­lla his­tó­ri­ca se­cuen­cia, los car­pin­te­ros de la sa­ga lo re­pli­ca­ron en el año 2000 pa­ra una nue­va es­ce­na del Epi­so­dio II: el ata­que de los dro­nes. En 2012 fue res­tau­ra­do de nuevo gra­cias a un gru­po de fans que lan­zó la cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal “Sa­ve Lars Ho­mes­tead” y que reunió más de US$ 10 mil en do­na­cio­nes. Lle­gar en quad y lla­mar a su puer­ta es hoy uno de los atrac­ti­vos de es­te lu­gar.

Ade­más, ofre­ce al tu­ris­ta una re­com­pen­sa aña­di­da: pa­ra lle­gar a él una de las ru­tas cru­za el de­sier­to de Chott El Je­rid, la ma­yor ex­ten­sión sa­la­da se­ca de Áfri­ca, un pai­sa­je en el que en el ve­rano las tem­pe­ra­tu­ras pue­den al­can- zar los 50 gra­dos en pleno día.

De re­gre­so a la ciu­dad de Ta­taoui­ne, don­de cu­rio­sa­men­te nunca se gra­bó nin­gu­na es­ce­na, se en­cuen­tran Ksar Me­de­ni­ne y Ksar Ou­led Sol­tan, es­ce­na­rios na­tu­ra­les del ba­rrio de es­cla­vos que se en­cuen­tran to­da­vía en buen es­ta­do y que hoy en día se han con­ver­ti­do en un ho­tel-res­tau­ran­te.

Allí ape­nas se cons­tru­yó na­da, se apro­ve­cha­ron es­tas pe­cu­lia­res edi­fi­ca­cio­nes tro­glo­di­tas pro­pias del de­sier­to tu­ne­cino, idea­da mi­les de años atrás co­mo una “Nue­va York” an­ti­gua, pa­ra aco­ger a las fa­mi­lias y pro­te­ger una so­cie­dad que ya pre­fe­ría api­lar­se en edi­fi­cios pe­ga­dos y com­par­ti­men­ta­dos. Es un en­torno que Los úl­ti­mos Je­di, la pe­lí­cu­la más ta­qui­lle­ra de 2017 y uno de los 10 fil­mes con ma­yor re­cau­da­ción de la his­to­ria del ci­ne con más de US$ 1.265 mi­llo­nes, ha vuel­to a des­per­tar pa­ra fe­li­ci­dad de los ha­bi­tan­tes del sur de Tú­nez. Es­tos en su ma­yo­ría ad­mi­ten no ha­ber vis­to la pe­lí­cu­la y ape­nas co­no­cen sus sím­bo­los, pe­ro es­pe­ran que esos lu­ga­res, que mi­les de per­so­nas mi­ran con fas­ci­na­ción pro­ce­den­tes de los cua­tro pun­tos car­di­na­les, vuel­van a lan­zar su pre­ca­ria eco­no­mía.

FLICKR

Lo­ca­cio­nes de Star Wars en Tú­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.