Las ter­mas de Moi­sés

Un re­man­so sa­gra­do en Egip­to, de sie­te fuen­tes con aguas con efec­tos te­ra­péu­ti­cos, em­pe­zó su reha­bi­li­ta­ción pa­ra atraer más vi­si­tan­tes

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - ISAAC J. MAR­TÍN

Re­la­ta el An­ti­guo Tes­ta­men­to que Moi­sés, en su éxo­do ha­cia la tie­rra pro­me­ti­da, en­con­tró un ma­nan­tial sa­la­do en el de­sier­to del no­res­te de Egip­to cu­ya agua con­vir­tió en dul­ce pa­ra be­ber­la, el lu­gar aho­ra vi­ve una reha­bi­li­ta­ción pa­ra atraer a pe­re­gri­nos.

Con­tem­plan­do un tra­sie­go de per­so­nas que ha­ce tiem­po no veía, mo­ti­va­do por la vi­si­ta de un ministro a las lla­ma­das ter­mas de Moi­sés, la be­dui­na So­ra­ya Ah­med, de 69 años, po­ne a pun­to to­da su ar­te­sa­nía en una pe­que­ña tien­da de ma­de­ra y pal­ma se­ca.

Ella ha si­do una de las mu­je­res que ha pe­di­do al ti­tu­lar de An­ti­güe­da­des, Ja­led al Ana­ni, mien­tras rea­li­za­ba una ins­pec­ción del lu­gar si­tua­do en la lo­ca­li­dad de Ras Sadr, en el sur de la pe­nín­su­la del Si­naí, que “por fa­vor” no le echen de su tie­rra por la re­no­va­ción del si­tio.

Las ter­mas de Moi­sés, com­pues­tas por sie­te fuen­tes don­de el agua se di­ce que tie­ne efec­tos te­ra­péu­ti­cos, es uno de los pun­tos que el Mi­nis­te­rio de An­ti­güe­da­des y de Tu­ris­mo quie­re con­ver­tir en un nuevo des­tino pa­ra los vi­si­tan­tes.

El re­cin­to, que da­ta de la era bi­zan­ti­na y que fue cons­trui­do so­bre los ma­nan­tia­les que se creen que son los ci­ta­dos en la Bi­blia, era lu­gar de des­can­so pa­ra los di­plo­má­ti­cos ex­tran­je­ros has­ta co­mien­zos del si­glo XX.

Se­gún re­la­tó a los pe­rio­dis­tas el secretario ge­ne­ral del Con­se­jo de An­ti­güe­da­des, Mus­ta­fa Wa­zi­ri, por fal­ta de man­te­ni­mien­to, las ter­mas, cu­yas pro­fun­di­da­des os­ci­lan en­tre los seis y ocho me­tros, aca­ba­ron aban­do­na­das y cu­bier­tas de are­na.

A pe­sar del aban­dono, al­gu­nos pe­re­gri­nos con­ti­nua­ron vi­si­tan­do los ma­nan­tia­les, pe­ro en los úl­ti­mos años “ya no hay ape­nas tu­ris­tas”, se­gún ase­gu­ran a Efe So­ra­ya Ah­med y su com­pa­ñe­ra de fa­ti­gas dia­rias en las tien­das, Um Zi­ri, de 53 años.

Am­bas mi­ran con es­pe­ran­za los pró­xi­mos años, una vez que ter­mi­nen las obras de re­no­va­ción, pa­ra que las per­so­nas ca­mi­nen de nuevo so­bre es­ta are­na sa­gra­da.

La pri­me­ra fa­se del pro­yec­to de reha­bi­li­ta­ción co­men­zó a fi­na­les de 2015 y ter­mi­nó re­la­ti­va­men­te ha­ce po­co, sin te­ner aún una fe­cha de ini­cio pa­ra la se­gun­da eta­pa.

Aún fal­ta por pa­vi­men­tar los ca­mi­nos, re­mo­de­lar las tien­das de So­ra­ya, Zi­ri y de sus co­le­gas, así co­mo ins­ta­lar ba­za­res, ca­fe­te­rías, res­tau­ran­tes, en el mar­co de esa se­gun­da fa­se de un pro­yec­to cu­yo pre­su­pues­to to­tal ron­da los ocho mi­llo­nes de li­bras egip­cias, unos US$ 450 mil.

El tu­ris­mo en Egip­to ca­yó con fuer­za por la ines­ta­bi­li­dad pos­te­rior a la re­vo­lu­ción de 2011 y to­da­vía no se ha re­cu­pe­ra­do de­bi­do a los re­cien­tes aten­ta­dos te­rro­ris­tas.

En es­tos mo­men­tos, el Ejér­ci­to desa­rro­lla una gran cam­pa­ña mi­li­tar con­tra los ex­tre­mis­tas que es­tán pre­sen­tes en el cen­tro y nor­te de la pe­nín­su­la del Si­naí, don­de ope­ra una fi­lial del gru­po yiha­dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI).

Pese a que las ter­mas se en­cuen­tren a unos 200 ki­ló­me­tros apro­xi­ma­da­men­te de las áreas afec­ta­das, las mu­je­res be­dui­nas reite­ran que “la gue­rra es­tá le­jos” del sur del Si- naí y que “aquí se vi­ve muy bien”.

“Te­ne­mos elec­tro­do­més­ti­cos, ai­re acon­di­cio­na­do en nuestras ca­sas. No vi­vi­mos co­mo en el de­sier­to”, bro­mean.

El ti­tu­lar de An­ti­güe­da­des egip­cio tam­bién qui­so des­ta­car es­te as­pec­to y di­jo que la ofen­si­va lan­za­da el pa­sa­do vier­nes y es­te ti­po de pro­yec­tos tu­rís­ti­cos tam­bién son “un men­sa­je en la lu­cha con­tra los te­rro­ris­tas” en Egip­to.

Al Ana­ni, acom­pa­ña­do de va­rios em­ba­ja­do­res, ase­ve­ró que en el lu­gar con­flu­yen las tres re­li­gio­nes del Li­bro -el cris­tia­nis­mo, el ju­daís­mo y el is­lam.

Ade­más, ex­pli­có que por es­te lu­gar tran­si­tó la Sa­gra­da Fa­mi­lia, pues por aquí pa­sa la ru­ta que, se­gún la tra­di­ción, to­ma­ron Ma­ría y Jo­sé al huir con Je­sús a Egip­to pa­ra es­ca­par del rey He­ro­des.

Se­gún el re­la­to del se­gun­do li­bro de la Bi­blia, dios le di­jo a Moi­sés que cor­ta­ra una ra­ma del de­no­mi­na­do “ár­bol sa­gra­do” -en cu­yos ro­bus­tos ta­llos los ni­ños ju­gue­tean aho­ra­pa­ra me­ter­la en ese ma­nan­tial y con­ver­tir el agua en dul­ce y po­der be­ber­la, tras ha­ber es­ta­do tres días sin ca­tar go­ta en el de­sier­to.

De acuer­do con el re­la­to, los is­rae­li­tas que hu­ye­ron con Moi­sés co­men­za­ron a mal­de­cir­le por ha­ber­les sa­ca­do de Egip­to, aun­que gra­cias a la obra de dios pu­do con­ti­nuar. Hoy es la po­bla­ción lo­cal quien es­pe­ra un mi­la­gro pa­ra que su vi­da se re­cons­tru­ya en pa­ra­le­lo con el lu­gar sa­gra­do.

KENNY STOLTZ - FLICKR

De­por­tes acuá­ti­cos en Ras Sidr.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.