Con de­re­cho de ad­mi­sión

Las is­las Ga­lá­pa­gos en 2017 vol­vie­ron a ba­tir ré­cords de vi­si­tan­tes, con 7% más de via­je­ros, lo que ejer­ce una cre­cien­te pre­sión sobre es­te te­so­ro eco­ló­gi­co

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - JOR­DI MI­RO

Un pa­raí­so que evo­ca el ini­cio de los tiem­pos. Un te­so­ro eco­ló­gi­co que mu­chos quie­ren des­cu­brir. Pe­ro, pa­ra so­bre­vi­vir, las is­las Ga­lá­pa­gos de­ben desai­rar a mi­les, qui­zá mi­llo­nes, de tu­ris­tas.

En las are­nas blan­cas de Tor­tu­ga Bay, en la is­la San­ta Cruz, las igua­nas de cres­ta prehis­tó­ri­ca se tues­tan al sol en­tre los tu­ris­tas.

Los sur­fis­tas co­rren olas en­tre tor­tu­gas ma­ri­nas. Otros ba­ñis­tas con más­ca­ras y es­nór­quel ob­ser­van man­ta­rra­yas, ti­bu­ro­nes pun­ta blan­ca y pe­ces de co­lo­res.

Así, en­tre es­pe­cies ame­na­za­das y vi­si­tan­tes que no lle­gan a ser mul­ti­tud ha so­bre­vi­vi­do es­te ar­chi­pié­la­go vol­cá­ni­co con­for­ma­do por 19 gran­des is­las y de­ce­nas de is­lo­tes y ro­cas a 1.000 ki­ló­me­tros del con­ti­nen­te.

Pe­ro Ecua­dor sa­be que la ex­plo­sión del tu­ris­mo mun­dial, que en 2017 volvió a ba­tir ré­cords con 7% más de via­je­ros, ejer­ce una cre­cien­te pre­sión sobre es­tos frá­gi­les pa­raí­sos.

“Ga­lá­pa­gos es la jo­ya de la co­ro­na, y co­mo tal te­ne­mos que cui­dar­la. No po­de­mos ma­si­fi­car­la”, ex­pli­ca a la AFP el mi­nis­tro de Tu­ris­mo, En­ri­que Pon­ce de León. “Te­ne­mos que ser muy drás­ti­cos en el cui­da­do del me­dioam­bien­te”.

¿Bien­ve­ni­dos?

Con una red de pe­que­ños ho­te­les y una ofer­ta de cru­ce­ros en­tre is­las, Ga­lá­pa­gos es un des­tino eco­tu­rís­ti­co que fi­gu­ra en­tre los más ex­clu­si­vos del Pa­cí­fi­co.

Los vue­los des­de Qui­to y Gua­ya­quil ron­dan los US$ 400 y una es­tan­cia de una se­ma­na os­ci­la en­tre los US$ 2.000 y los US$ 7.000.

La afluen­cia ha ido cre­cien­do, has­ta al­can­zar unos 245 mil vi­si­tan­tes por año. Esa ci­fra, que se­gún las au­to­ri­da­des es el má­xi­mo que las is­las pue­den so­por­tar sin da­ñar sus eco­sis­te­mas, po­dría con­ver­tir­se en nor­ma.

“Las par­ti­cu­la­ri­da­des am­bien­ta­les, so­cia­les y bio­ló­gi­cas de es­te lu­gar úni­co nos obli­gan a es­ta­ble­cer un to­pe, a ges­tio­nar el tu­ris­mo des­de la ofer­ta y no des­de la de­man­da”, se­ña­la Wal­ter Bus­tos, di­rec­tor del Par­que Na­cio­nal Ga­lá­pa­gos.

“Ga­lá­pa­gos es la jo­ya de la co­ro­na, y co­mo tal te­ne­mos que cui­dar­la”, di­jo el mi­nis­tro de Tu­ris­mo, En­ri­que Pon­ce de León

Res­tric­cio­nes

Gol­pea­do en el pa­sa­do por pi­ra­tas y ba­lle­ne­ros, el ar­chi­pié­la­go que ins­pi­ró a Char­les Dar­win su teo­ría de la evo­lu­ción lu­cha contra la pes­ca ile­gal, el ca­len­ta­mien­to glo­bal e “in­va­so­res”, co­mo pe­rros, ga­tos y ra­tas.

En 1959 se creó el Par­que Na­cio­nal pa­ra pre­ser­var 97% de su su­per­fi­cie te­rres­tre, y en 1978 la Unes­co de­cla­ró al ar­chi­pié­la­go pa­tri­mo­nio na­tu­ral de la hu­ma­ni­dad.

Tam­bién se de­li­mi­tó una re­ser­va ma­ri­na de 138.000 km2, y se ca­ta­lo­gó co­mo san­tua­rio ma­rino –con ve­da to­tal de pes­ca– a un área de 38.000 km2, en­tre las is­las Dar­win y Wolf, la zo­na con ma­yor bio­ma­sa de ti­bu­ro­nes del mun­do.

De­pen­dien­te de las im­por­ta­cio­nes del con­ti­nen­te y con fuen­tes li­mi­ta­das de agua, es­te ar­chi­pié­la­go col­ga­do en el Pa­cí­fi­co ha li­mi­ta­do el cre­ci­mien­to de su po­bla­ción: hoy so­lo vi­ven 26 mil per­so­nas en las cua­tro is­las ha­bi­ta­das.

La ley de Ré­gi­men Es­pe­cial tra­ta co­mo ex­tran­je­ros a los ecua­to­ria­nos “con­ti­nen­ta­les”. Pa­ra ob­te­ner la re­si­den­cia per­ma­nen­te, por ejem­plo, de­ben ha­ber es­ta­do ca­sa­dos con un ga­la­pa­gue­ño un mí­ni­mo de 10 años.

Las au­to­ri­da­des lle­van años res­trin­gien­do ade­más la cons­truc­ción y pro­mo­vien­do el uso de ener­gías re­no­va­bles y del co­che eléc­tri­co. In­clu­so, las bol­sas plás­ti­cas es­tán pros­cri­tas.

En la is­la Bal­tra, la prin­ci­pal puer­ta de en­tra­da a Ga­lá­pa­gos, ope­ra un ae­ro­puer­to eco­ló­gi­co, mo­vi­do por ener­gía so­lar y eó­li­ca.

Pe­ro “el re­to es ges­tio­nar el tu­ris­mo de ma­ne­ra sos­te­ni­ble, que con­ser­ve los eco­sis­te­mas y ge­ne­re be­ne­fi­cios. No hay que ver al tu­ris­ta co­mo el dia­blo”, ex­pli­ca Juan Car­los García, di­rec­tor de con­ser­va­ción de la ONG WWF en Ecua­dor.

Cie­los abier­tos

Pe­ro po­ner lí­mi­tes al tu­ris­mo en Ga­lá­pa­gos cas­ti­ga a la eco­no­mía do­la­ri­za­da.

Y es­tos han si­do años de es­ca­sez de di­vi­sas por cuen­ta de los pre­cios ba­jos del pe­tró­leo y un agre­si­vo en­deu­da­mien­to. El tu­ris­mo y la mi­ne­ría aso­man co­mo salvavidas.

En 2017, el nú­me­ro de vi­si­tan­tes a es­te país me­ga­di­ver­so, con vol­ca­nes y sel­vas ama­zó­ni­cas, creció 14% con re­la­ción a 2016, has­ta los 1,6 mi­llo­nes, una ci­fra muy mo­des­ta com­pa­ra­da con la de otros paí­ses de la re­gión.

La idea del pre­si­den­te Lenín Moreno es que el tu­ris­mo ja­lo­ne la eco­no­mía, por en­ci­ma del cru­do.

Por ello de­cre­tó ha­ce me­ses la po­lí­ti­ca de “cie­los abier­tos”, que li­be­ra­li­za el trá­fi­co aé­reo pa­ra que más tu­ris­tas ate­rri­cen en Qui­to y Gua­ya­quil.

Y mu­chos de es­tos nue­vos vi­si­tan­tes que­rrán vi­si­tar el ar­chi­pié­la­go. La aerolínea es­ta­tal TAME ya ha anun­cia­do nue­vas fre­cuen­cias a las is­las.

¿Po­drán sus au­to­ri­da­des re­sis­tir la pre­sión?

“Hay que apos­tar más por la ca­li­dad y por alar­gar las es­tan­cias de los tu­ris­tas que aho­ra lle­gan. Y que lue­go via­jen por el res­to del país, ofre­cién­do­les pa­que­tes”, res­pon­de el mi­nis­tro.

Me­tro­po­li­tan Tou­ring, un ope­ra­dor con me­dio si­glo de pre­sen­cia en Ga­lá­pa­gos y que mue­ve unos 12 mil tu­ris­tas al año, ad­vier­te que la fi­ja­ción de “un cu­po” de tu­ris­tas ele­va­rá los pre­cios, “co­mo to­do bien es­ca­so”.

“Aun­que es con­tra­ria a los in­tere­ses em­pre­sa­ria­les, es una me­di­da ra­zo­na­ble pa­ra no ter­mi­nar co­mo Ma­chu Pic­chu”, la so­bre­vi­si­ta­da ciu­da­de­la in­ca de Pe­rú, sos­tie­ne Ro­que Se­vi­lla, di­rec­tor de la em­pre­sa.

GEIR K EDLAND - FLICKR

La vi­da ani­mal es uno de los atrac­ti­vos de las is­las Ga­lá­pa­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.