El país de las mil co­li­nas

De pa­sa­do san­grien­to, pre­sen­te pro­lí­fi­co y un gran fu­tu­ro, Ruan­da, uno de los paí­ses más se­gu­ros, be­llos y atrac­ti­vos del con­ti­nen­te afri­cano, es una tierra que tie­ne mu­cho pa­ra ofre­cer y en­se­ñar

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Ruan­da es lla­ma­da la “Tierra de las mil co­li­nas” gra­cias a su enig­má­ti­co pai­sa­je mon­ta­ño­so. La si­nuo­sa be­lle­za se com­ple­ta con las cos­tas del enor­me Lago Ki­vu, la in­ter­mi­na­ble ve­ge­ta­ción tro­pi­cal y la pre­sen­cia de los ani­ma­les que úni­ca­men­te pu­di­mos ver al­gu­na vez a tra­vés de la pan­ta­lla. Uno de mo­ti­vos que hi­cie­ron fa­mo­so a es­te país son sus go­ri­las de mon­ta­ña. De he­cho fue aquí don­de reali­zó gran par­te de su tra­ba­jo de 22 años la cien­tí­fi­ca Dian Fos­sey, cu­ya pro­fun­da in­ves­ti­ga­ción se con­vir­tió en li­bro, y lue­go en la fa­mo­sí­si­ma e icó­ni­ca pe­lí­cu­la Go­ri­las en la nie­bla, con Si­gour­ney Wea­ver co­mo pro­ta­go­nis­ta.

La pe­que­ña –pe­ro de es­pí­ri­tu enor­me– Ruan­da se en­cuen­tra en la zo­na cen­tral de Áfri­ca, y li­mi­ta con Ugan­da, Bu­run­di, Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go y Tan­za­nia.

El país apun­ta sus ba­te­rías a sa­lir ade­lan­te pa­san­do la pá­gi­na de uno de los ge­no­ci­dios más san­grien­tos de la his­to­ria mun­dial; Ki­ga­li, su ca­pi­tal es hoy una ciu­dad se­gu­ra y be­lla, en la que va­le la pe­na in­ver­tir tiem­po an­tes (o des­pués) de lan­zar­se a la aven­tu­ra de los ma­ra­vi­llo­sos par­ques na­cio­na­les en las di­fe­ren­tes zo­nas del país.

Go­ri­las en el par­que

El Par­que Na­cio­nal de los Vol­ca­nes es, pa­ra muchos, el mo­ti­vo prin­ci­pal de vi­si­tar Ruan­da. Se en­cuen­tra al lí­mi­te de Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go (Par­que Na­cio­nal Vi­run­ga) y de Ugan­da (Par­que Na­cio­nal del Go­ri­la de Mgahin­ga). El mo­ti­vo prin­ci­pal de su fa­ma se de­be a que fun­cio­na co­mo re­fu­gio del go­ri­la de mon­ta­ña. El par­que al­ber­ga tam­bién cin­co de los ocho vol­ca­nes de las mon­ta­ñas Vi­run­ga: Ka­ri­sim­bi, Bi­los

so­ke, Muha­bu­ra, Gahin­ga y Sab­yin­yo, con un her­mo­so pai­sa­je de sel­va y bam­bú. El par­que se creó en 1925 pa­ra pro­te­ger a los go­ri­las de los ca­za­do­res fur­ti­vos. Es es­ta el área don­de Fos­sey reali­zó su tra­ba­jo de cam­po con los go­ri­las. En 1967 se fun­dó el Ka­ri­so­ke Re­search Cen­ter, pa­ra es­tu­diar es­ta es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción. En 1985 Fos­sey fue ase­si­na­da, se cree que por ca­za­do­res fur­ti­vos, pe­ro una fun­da­ción ha se­gui­do con sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Hoy el Ka­ri­so­ke tie­ne sus ins­ta­la­cio­nes en la lo­ca­li­dad de Mu­san­za, cer­ca del par­que; es un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción de al­ta ca­li­dad, con la­bo­ra­to­rios, in­for­ma­ción so­bre los go­ri­las y es­pa­cio de ex­hi­bi­ción.

Quie­nes desean avis­tar go­ri­las lo pue­den ha­cer con­tra­tan­do una tra­ve­sía de trek­king pa­ra re­co­rrer la sel­va. Es una ta­rea ar­dua de ras­treo, y se emi­ten po­cos per­mi­sos dia­rios, o sea que hay que pla­ni­fi­car­lo con tiem­po, y no se pue­de pa­sar más de una ho­ra en el lu­gar.

Pa­raí­so de sen­de­ris­tas

El Nyung­we Fo­rest Na­tio­nal Park es un pa­raí­so pa­ra los sen­de­ris­tas. Exis­ten 13 sen­de­ros con más de 130 ki­ló­me­tros a tra­vés de la sel­va. Se pue­den wcon­tra­tar des­de tours de cua­tro ho­ras has­ta pla­nes de va­rios días. Es­te par­que es tan es­pec­ta­cu­lar que mu­cha gente de­ci­de alo­jar­se en uno de sus lod­ge o re­sorts con unas vis­tas im­pre­sio­nan­tes. Esas las tra­ve­sías, si bien pue­den te­ner de me­dia­na a al­ta exi­gen­cia, es la ma­ne­ra de des­cu­brir la vi­da sal­va­je, la fau­na, la flo­ra y la enor­me be­lle­za de una na­tu­ra­le­za di­fí­cil de en­con­trar en otros lu­ga­res. Uno de los trek­kings más re­que­ri­dos es el de avis­ta­je de chim­pan­cés. Es una opor­tu­ni­dad de ani­mar­se y ha­cer ca­nopy en­tre los ár­bo­les, una in­creí­ble po­si­bi­li­dad de in­ter­ac­tuar con la na­tu­ra­le­za des­de la al­tu­ra.

“Cin­co ani­ma­les gran­des”

El Aka­ge­ra Na­tio­nal Park, que ha­bía si­do semi aban­do­na­do, fue re­cu­pe­ran­do su vi­gor lue­go de ha­ber fun­cio­na­do co­mo cam­po de los re­fu­gia­dos del ge­no­ci­dio. Y a par­tir del 2010, año en que el go­bierno co­men­zó a rea­li­zar acuerdos e in­ver­sio­nes pa­ra que vol­vie­ran los “cin­co ani­ma­les gran­des” (el león, el leo­par­do, el bú­fa­lo, el ele­fan­te y el ri­no­ce­ron­te) el éxi­to es­tu­vo ase­gu­ra­do. En 2015 co- men­za­ron a lle­gar los leo­nes, el ma­yor atrac­ti­vo del par­que, y la po­bla­ción de es­ta es­pe­cie ha cre­ci­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va. Pe­ro no so­lo los “cin­co gran­des” ha­cen de Aka­ge­ra un enor­me atrac­ti­vo, sino las cien­tos y cien­tos de es­pe­cies de la más va­ria­da fau­na que coha­bi­tan en es­ta enor­me área de 2500 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Se rea­li­zan en es­te par­que sa­fa­ris tan­to diur­nos co­mo noc­tur­nos. Son va­ria­das las op­cio­nes de alo­ja­mien­to que exis­ten en las cer­ca­nías del par­que.

El Lago Ki­vu

Otra de las zo­nas es­pec­ta­cu­la­res, cam­bian­do com­ple­ta­men­te el pai­sa­je y el ob­je­ti­vo, son las pla­yas ro­dea­das de exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción a ori­llas del lago Ki­vu. Gi­sen­yi es el lu­gar de ve­ra­neo en Ruan­da. En un her­mo­so en­torno es po­si­ble dis­fru­tar de pla­ya y sol, des­can­so, de­gus­tar un rico pla­to lo­cal y rea­li­zar di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des. Ki­vu Beach es el lu­gar don­de to­mar sol y dar­se un ba­ño de agua dul­ce, o ha­cer un pa­seo en barco. En los hoteles se pue­den con­tra­tar vi­si­tas a mi­nas de col­tán y wol­fra­mio.

Ki­ga­li

La ca­pi­tal de Ruan­da es el lu­gar don­de es pal­pa­ble la pu­jan­za del país. De gente ami­ga­ble, es una ciu­dad lim­pia y se­gu­ra, que mues­tra su his­to­ria y su pre­sen­te me­dian­te el ar­te, la gas­tro­no­mía y su pa­tri­mo­nio cul­tu­ral. La me­mo­ria ocu­pa un lu­gar im­por­tan­te en el país, me­dian­te me­mo­ria­les y mu­seos. El Mu­seo del Ge­no­ci­dio es un lu­gar obli­ga­to­rio si se vi­si­ta Ki­ga­li. Es don­de en­ten­der -den­tro de las li­mi­tan­tes que en­fren­ta un ex­tran­je­ro, aun­que las ex­pli­ca­cio­nes so­bre es­ta bar­ba­rie es­tá ex­pli­ca­do de ma­ne­ra com­ple­ta y sen­ci­lla- , lo que su­ce­dió en el país a prin­ci­pios de los años 90. Es­tá con­ce­bi­do en el con­cep­to mo­derno de mu­seís­mo, en el cual el vi­si­tan­te se va tras­la­dan­do por las di­fe­ren­tes áreas que, en di­ver­sos for­ma­tos si­gue la lí­nea de tiem­po y el de­ve­nir de los acon­te­ci­mien­tos. Es im­pac­tan­te y lo­gra la re­fle­xión de quien lo tran­si­te.

Co­lo­ri­do y don­de mez­clar­se con la po­bla­ción lo­cal, Ki­mi­ron­ko Mar­ket es el lu­gar don­de com­prar al­gu­nas fru­tas, ob­je­tos y ar­te­sa­nías, otro im­per­di­ble de Ki­ga­li. La ciu­dad es muy ani­ma­da y hay va­rie­dad de lu­ga­res don­de de­te­ner­se a de­gus­tar gas­tro­no­mía de las di­fe­ren­tes zo­nas de Áfri­ca, así co­mo pla­tos eu­ro­peos y co­mi­da chi­na. El ca­fé es otro de los atrac­ti­vos ruan­de­ses, en cu­yos cof­fee shops se pue­de apre­ciar el ar­te del ba­ris­ta y la mo­lien­da a la vis­ta de los clien­tes, con un ex­ce­len­te ca­fé de es­pe­cia­li­dad. El ar­te es­tá tam­bién pre­sen­te en cen­tros cul­tu­ra­les y ga­le­rías de ar­te, co­mo el Ine­ma Art Cen­ter y la Ni­yo Art Ga­llery, lu­ga­res don­de ver el tra­ba­jo de ar­tis­tas lo­ca­les y el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral ruan­dés. Y no hay que aban­do­nar el país sin co­no­cer el pa­la­cio del rey: el King’s Pa­la­ce Mu­seum, en Nyan­za, a 88 ki­ló­me­tros de Ki­ga­li es el lu­gar don­de re­si­día el rey Mu­ta­ra III. Es­te mu­seo ofre­ce una vi­sión de­ta­lla­da de lo que fue la mo­nar­quía ruan­de­sa, en un im­pre­sio­nan­te lu­gar res­tau­ra­do a la usan­za del si­glo XIX y rea­li­za­do por com­ple­to en ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les. En el ba­rrio ve­cino de Mwi­ma, se pue­den vi­si­tar las tum­bas del Rey Mu­ta­ra III y su es­po­sa la rei­na Ro­sa­lie Gi­can­da.

El Nyung­we Fo­rest Na­tio­nal Park, con 13 sen­de­ros en más de 130 km en me­dio de la sel­va, es un lu­gar so­ña­do pa­ra los sen­de­ris­tas

STE­FAN KRASOWSKI - FLICKR

Re­sort en el gran lago Ki­vu.

Mon­ta­ñas Vi­run­ga. Fa­mo­sas por ser há­bi­tat del go­ri­la de mon­ta­ña, es­tán for­ma­das por una ca­de­na de ocho vol­ca­nes que bor­dean una par­te de Ruan­da, la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go y Ugan­da. In­clu­ye el mon­te Ka­ri­sim­bi que, con 4.507 me­tros, es el más...

Bos­que de Nyung­we. Fa­vo­ri­to en­tre los tu­ris­tas, es uno de los me­jor pre­ser­va­dos en su es­pe­cie en to­da Áfri­ca y el de ma­yor di­ver­si­dad de Ruan­da. Es­tá co­mo es­con­di­do en me­dio de unas plan­ta­cio­nes de té.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.