Na­tu­ra­le­za des­co­no­ci­da

En­can­to de un Pa­cí­fi­co me­xi­cano po­co ex­plo­ta­do, de una an­ti­gua his­to­ria don­de la vi­da trans­cu­rre a pa­so len­to, en­tre pla­yas vír­ge­nes y una in­creí­ble fau­na ma­ri­na

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - ANA LÓPEZ

La Paz, ca­pi­tal del es­ta­do me­xi­cano de Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, ofre­ce la po­si­bi­li­dad de ha­cer un ti­po de tu­ris­mo en con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za de una de las zo­nas más be­llas y des­co­no­ci­das del li­to­ral del Pa­cí­fi­co me­xi­cano.

El 3 de ma­yo de 1535, el con­quis­ta­dor es­pa­ñol Hernán Cor­tés na­ve­gó por el gol­fo al que bau­ti­zó co­mo Mar de Cor­tés y des­em­bar­có en la Bahía de La Paz, hoy ca­pi­tal de Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, a la que nom­bró “Puer­to y Valle de la San­ta Cruz”.

Aun cuan­do no fue el primer eu­ro­peo en pi­sar tie­rras sur ca­li­for­nia­nas, Cor­tés es con­si­de­ra­do co­mo su “des­cu­bri­dor” y su lle­ga­da al lu­gar co­mo fe­cha de la fun­da­ción de La Paz.

En las ex­pe­di­cio­nes pro­mo­vi­das por Cor­tés en el Océano Pa­cí­fi­co sur­gió la le­yen­da de una su­pues­ta is­la ha­bi­ta­da so­lo por mujeres y lle­na de ri­que­zas que em­pu­jó más el nú­me­ro de ex­plo­ra­do­res por es­tas tie­rras.

Los ex­plo­ra­do­res no ha­lla­ron esa is­la de mujeres mi­to­ló­gi­cas, pe­ro sí se de­lei­ta­ron con la mis­ma flo­ra que per­vi­ve has­ta hoy y que, en­tre ris­cos de un agres­te pai­sa­je, cons­ti­tu­ye uno de los atrac­ti­vos de una zo­na que ha pues­to en mar­cha una cam­pa­ña de pro­mo­ción pa­ra atraer un tu­ris­mo di­fe­ren­te en con­tras­te con Ca­bo San Lu­cas, en el mis­mo es­ta­do, uno de los des­ti­nos más lu­jo­sos del país.

La pla­yas vír­ge­nes se su­ce­den a lo lar­go de la cos­ta del Mar de Cor­tés. La úni­ca for­ma de vi­si­tar­las es con lan­chas rá­pi­das que ma­ne­jan con pe­ri­cia los lu­ga­re­ños, que se en­car­gan de to­do el ser­vi­cio en tierra –co­mi­da, pes­ca­do fres­co, be­bi­das– en me­dio de una pas­mo­sa tran­qui­li­dad.

Ba­jo es­tric­to con­trol eco­ló­gi­co re­sul­ta obli­ga­do re­co­ger to­do lo que pue­da con­ta­mi­nar su pu­re­za y es­tá prohi­bi­do de­jar el mí­ni­mo ras­tro del pa­so hu­mano por sus arenas blancas.

La Paz no pa­re­ce una ciu­dad de más de 200 mil ha­bi­tan­tes sino más bien un pue­blo gran­de y ama­ble don­de la vi­da co­ti­dia­na se desa­rro­lla a rit­mo len­to. Cuan­do ba­ja el sol, el ma­le­cón se lle­na de fa­mi­lias de pa­seo mien­tras las te­rra­zas de sus res­tau­ran­tes, con vis­ta al mar, atraen co­mo imán por el aro­ma de pes­ca­do y ma­ris­co fres­co.

La ac­ti­vi­dad pes­que­ra de la zo­na cons­ti­tu­ye uno de sus ma­yo­res atrac­ti­vos con una am­plia ga­ma de su­cu­len­tos man­ja­res: lan­gos­ta, len­gua­do, ca­llos, ca­ma­ro­nes y al­me­jas pre­pa­ra­das en va­rias for­mas.

El ce­bi­che, las ma­ris­ca­das y los cortes de car­ne ro­ja com­ple­men­tan los me­nús, que in­clu­yen tam­bién pla­tos tra­di­cio­na­les co­mo la ma­cha­ca de car­ne de res y de pos­tre los dul­ces co­mo los ates de gua­ya­ba, man­go y pi­taha­ya.

La Is­la Es­pí­ri­tu San­to, jun­to a la Is­la Par­ti­da, en la Bahía de Mag­da­le­na, de­sig­na­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co, aco­ge la colonia de lo­bos ma­ri­nos más gran­de de Mé­xi­co.

Los afi­cio­na­dos al es­nór­quel pue­den ju­gue­tear con lo­bos ma­ri­nos ba­jo la aten­ta su­per­vi­sión de sus ma­dres mien­tras apren­den a vi­vir en el océano y a con­vi­vir con los hu­ma­nos. Eso sí, hay que evi­tar acer­car­se a los ma­chos por­que de­fien­den con ce­lo su te­rri­to­rio y su ha­rén.

El ocea­nó­gra­fo fran­cés Jac­ques Cous­teau bau­ti­zó a es­ta zo­na co­mo “El Acuario del Mun­do”, ya que se han ca­ta­lo­ga­do más de mil es­pe­cies ve­ge­ta­les y ani­ma­les, 64 de las cua­les cuen­tan con al­gún gra­do de pro­tec­ción ofi­cial. Las is­las al­ber­gan 11 es­pe­cies que so­lo exis­ten en ese lu­gar.

Den­tro de la ciu­dad, ade­más del ma­le­cón me­re­ce una vi­si­ta la Ca­te­dral de Nues­tra Se­ño­ra del Pi­lar de La Paz, cons­trui­da ha­ce cua­tro si­glos, lo que la con­vier­te en uno de los tem­plos más an­ti­guos de Mé­xi­co.

Otra de las vi­si­tas obli­ga­das es el Mu­seo de la Ba­lle­na pa­ra una in­mer­sión en la vi­da de es­te gran ce­tá­ceo que sur­ca las cos­tas ba­ja­ca­li­for­nia­nas en uno de los gran­des es­pec­tácu­los anua­les que atrae a cien­tos de miles de tu­ris­tas.

Jun­to al re­co­rri­do por la sin­gu­lar na­tu­ra­le­za del sur de la Pe­nín­su­la de Ba­ja Ca­li­for­nia re­sul­ta tam­bién obli­ga­da una vi­si­ta al pue­blo de To­dos los San­tos, en la cos­ta del Pa­cí­fi­co, muy po­pu­lar en­tre los ar­tis­tas y don­de se en­cuen­tra el mí­ti­co Ho­tel Ca­li­for­nia.

La fa­mo­sa can­ción del mis­mo nom­bre del con­jun­to “The Ea­gles” dio lu­gar en los años se­ten­ta a la le­yen­da ur­ba­na que ha sub­sis­ti­do has­ta hoy so­bre el ho­tel co­mo cen­tro de ins­pi­ra­ción pa­ra el com­po­si­tor, que re­la­ta un mun­do de hip­pies y dro­gas.

Cons­ti­tu­ye el con­tras­te equi­li­bra­do en­tre la es­plén­di­da na­tu­ra­le­za de la pe­nín­su­la y las nue­vas le­yen­das ur­ba­nas de los afa­ma­dos ar­tis­tas de Holly­wood que des­cu­brie­ron en los años se­sen­ta es­ta zo­na co­mo su re­fu­gio per­fec­to pa­ra el des­can­so y la ins­pi­ra­ción.

La ac­ti­vi­dad pes­que­ra cons­ti­tu­ye uno de sus ma­yo­res atrac­ti­vos: lan­gos­ta, len­gua­do, ca­llos, ca­ma­ro­nes y al­me­jas

Bahía de La Paz

Un lu­gar de gran ri­que­za bio­ló­gi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.