La úl­ti­ma ma­ra­vi­lla

Un nue­vo par­que na­cio­nal en la Ama­zo­nia pe­rua­na es con­si­de­ra­do uno de los úl­ti­mos gran­des bos­ques in­tac­tos del mun­do y con un ori­gi­nal eco­sis­te­ma acuá­ti­co

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada - JOANNA KLEIN

Los re­mo­tos bos­ques tro­pi­ca­les del no­res­te de Pe­rú son tan vas­tos que las nu­bes que se for­man so­bre ellos lle­gan a in­fluir so­bre la plu­vio­si­dad del oes­te de Es­ta­dos Uni­dos. En la re­gión hay es­pe­cies —en par­ti­cu­lar, pe­ces— que no son igua­les a nin­gu­na otra en la Tie­rra. Los cien­tí­fi­cos que es­tu­dian la flo­ra y la fau­na de la zo­na ob­ten­drían co­no­ci­mien­tos so­bre los pro­ce­sos evo­lu­ti­vos, así co­mo la sa­lud eco­ló­gi­ca y la his­to­ria geo­ló­gi­ca del Ama­zo­nas.

Aho­ra el área es el ho­gar de uno de los parques na­cio­na­les más nue­vos del he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal. El par­que na­cio­nal Ya­guas pro­te­ge­rá cien­tos de mi­les de hec­tá­reas de un si­tio na­tu­ral —y a los pue­blos in­dí­ge­nas que de­pen­den de él— de la de­fo­res­ta­ción y la cons­truc­ción.

“Hay un lu­gar don­de el bos­que se ex­tien­de has­ta el ho­ri­zon­te”, di­jo Co­ri­ne Vrie­sen­dorp, ecó­lo­ga con­ser­va­cio­nis­ta del Museo Field de His­to­ria Na­tu­ral en Chi- ca­go, una de las mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes que tra­ba­ja­ron pa­ra con­se­guir la de­sig­na­ción de par­que na­cio­nal, el ma­yor ni­vel de pro­tec­ción en Pe­rú. “Es­te es uno de los úl­ti­mos gran­des bos­ques in­tac­tos del mun­do”.

El nue­vo par­que de Pe­rú se une a un gru­po de parques y re­ser­vas crea­dos re­cien­te­men­te en va­rios paí­ses sud­ame­ri­ca­nos, in­clu­yen­do Ecua­dor, Chi­le y Colombia.

“Aho­ra es­tán tra­tan­do de pen­sar en gran­de”, di­jo Ave­ci­ta Chic­chón, quien di­ri­ge la Ini­cia­ti­va An­des-Ama­zo­nía de la Fun­da­ción Gor­don y Betty Moo­re. “Es ne­ce­sa­rio que es­tas gran­des áreas es­tén co­nec­ta­das”.

En Pe­rú y otras par­tes, los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, res­pal­da­dos por só­li­das ini­cia­ti­vas de la so­cie­dad

La unión de va­rios ti­pos de ríos pro­du­ce una gran bio­di­ver­si­dad en la vi­da acuá­ti­ca

ci­vil, es­tán re­co­no­cien­do los efec­tos ac­tua­les del cam­bio cli­má­ti­co y el pa­pel que de­ben cum­plir en su mi­ti­ga­ción en el fu­tu­ro. Es­tán re­ser­van­do gran­des ex­ten­sio­nes de tie­rra pa­ra cum­plir con com­pro­mi­sos he­chos co­mo par­te del Acuer­do de París. Ade­más, los gru­pos lo­ca­les e in­dí­ge­nas que fi­nal­men­te es­tán te­nien­do voz le­gal en el proceso tam­bién han brin­da­do un apo­yo cru­cial.

Más de 1.000 per­so­nas, que per­te­ne­cen a por lo me­nos seis gru­pos in­dí­ge­nas, vi­ven a lo lar­go de una ex­ten­sión de 200 ki­ló­me­tros de los ríos Ya­guas y Pu­tu­ma­yo. Pa­ra ellos, es­te lu­gar es la Sa­cha­ma­ma —una pa­la­bra que en que­chua sig­ni­fi­ca, a gran­des ras­gos, ‘ma­dre sel­va’ o ‘ma­dre Tie­rra’ y que tam­bién ha­ce re­fe­ren­cia a un ser mi­to­ló­gi­co de la Ama­zo­nia—, el co­ra­zón sa­gra­do de la zo­na que pro­du­ce la flo­ra y la fau­na de las que de­pen­den esos gru­pos.

Es­tos pue­blos in­dí­ge­nas son par­te de una co­mu­ni­dad ma­yor que se dis­per­só por la zo­na du­ran­te el au­ge de ex­trac­ción del cau­cho a prin­ci­pios del si­glo XX. Son des­cen­dien­tes de los po­cos que so­bre­vi­vie­ron a la es­cla­vi­tud, la tor­tu­ra y el ge­no­ci­dio que co­bra­ron de­ce­nas de mi­les de vi­das.

En las dos dé­ca­das an­te­rio­res, las fe­de­ra­cio­nes in­dí­ge­nas que vi­ven por el Ya­guas han estado tra­ba­jan­do pa­ra pro­te­ger la tie­rra. Edu­ca­ron a los cien­tí­fi­cos y los con­ser­va­cio­nis­tas so­bre su geo­gra­fía y bio­lo­gía, y con­ven­cie­ron al go­bierno de que va­lía la pe­na con­ser­var­la.

En las tie­rras ba­jas ama­zó­ni­cas del par­que na­cio­nal Ya­guas se mez­clan va­rios ti­pos de ríos que con­tie­nen for­mas ca­rac­te­rís­ti­cas de vi­da acuá­ti­ca du­ran­te la tem­po­ra­da de llu­vias, cuan­do los bos­ques se inun­dan. Es­te cóc­tel inusual de aguas flu­via­les pro­du­ce una gran bio­di­ver­si­dad; más de 300 es­pe­cies de pe­ces se han adap­ta­do a la vi­da del bos­que.

“Ima­gi­na que fue­ras un pez y es­tu­vie­ras en un río y pu­die­ras pa­sar­te a otro, no por la co­rrien­te ni na­dan­do, sino cru­zan­do el bos­que”, di­jo Max Hi­dal­go, un ic­tió­lo­go del Museo de His­to­ria Na­tu­ral de Li­ma.

Los pe­ces se ali­men­tan de fru­tas, pro­pa­gan se­mi­llas y en­cuen­tran su ho­gar en las ra­mas. Pa­ra ver­los, es más fá­cil abrir un le­ño que usar un se­dal, di­jo Hi­dal­go, quien ha es­tu­dia­do los pe­ces del área du­ran­te años.

Una es­pe­cie aún sin nom­bre no cre­ce más que el ta­ma­ño de un pul­gar y so­lo ha sido ha­lla­da en tú­ne­les sub­te­rrá­neos. Hi­dal­go es­pe­ra re­gre­sar pron­to al par­que pa­ra con­fir­mar si en efec­to es al­go nue­vo pa­ra la cien­cia.

Sin em­bar­go, con las 3.000 plan­tas, 600 aves y más de 150 es­pe­cies de ma­mí­fe­ros, hay mu­cho más que so­lo pe­ces en Ya­guas.

A me­nu­do elu­si­vos en las zo­nas de mu­cha ca­za, aquí los ta­pi­res de Ya­guas pa­re­cen más vi­si­bles. “Nun­ca ha­bía vis­to tan­tos ta­pi­res en un so­lo lu­gar”, di­jo Vrie­sen­dorp. A ve­ces es po­si­ble en­con­trar­los en el bos­que mien­tras co­men lo­do sa­la­do pa­ra ex­traer sus mi­ne­ra­les.

Tam­bién se ha in­for­ma­do que en el par­que hay nu­trias gi­gan­tes, que pue­den cre­cer has­ta al­can­zar 1,8 metros y las cua­les es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción. Con­for­me sus há­bi­tats se frag­men­tan de­bi­do a la de­fo­res­ta­ción y la cons­truc­ción, es­tos enor­mes ma­mí­fe­ros en­fren­tan la ex­tin­ción en va­rios si­tios.

El que ten­gan pre­sen­cia en Ya­guas su­gie­re que el eco­sis­te­ma acuá­ti­co aún es sa­lu­da­ble, lo cual es im­por­tan­te, da­do que el par­que con­tie­ne la ca­be­ce­ra de un afluen­te ha­cia el Ama­zo­nas.

Un equi­po di­ri­gi­do por la So­cie­dad Zoo­ló­gi­ca de Fránc­fort es­pe­ra ob­te­ner un es­ti­ma­do de la po­bla- ción de las nu­trias, de­ter­mi­nar si hay con­flic­tos en­tre ellas y los hu­ma­nos y, fi­nal­men­te, eva­luar si el mer­cu­rio de las pe­que­ñas e ile­ga­les ope­ra­cio­nes de mi­ne­ría ha in­gre­sa­do en la cadena ali­men­ti­cia.

Si las pro­pues­tas a fu­tu­ro tie­nen éxi­to, tres cuartos del río Pu­tu­ma­yo se con­ver­ti­rán en un vas­to co­rre­dor sin se­pa­ra­cio­nes pa­ra la vi­da sil­ves­tre a lo lar­go del no­res­te de Pe­rú. Y es­to tam­bién po­dría ser im­por­tan­te en cuan­to al ob­je­ti­vo mun­dial de re­du­cir las emi­sio­nes de car­bono.

Si se ve el bos­que tro­pi­cal des­de arri­ba, sur­gen pre­de­ci­bles pa­tro­nes li­nea­les de otra jo­ya del Ya­guas: tur­be­ras o hu­me­da­les de des­cu­bri­mien­to re­cien­te. Son par­te de una red de tur­be­ras a lo lar­go del no­res­te de Pe­rú, que jun­tas guar­dan can­ti­da­des ma­si­vas de car­bón. Man­te­ner el car­bón en el sue­lo es cru­cial, aun­que se­rá to­do un desafío en el re­mo­to Ya­guas y las zo­nas cir­cun­dan­tes con me­nos res­tric­cio­nes.

“Por aho­ra, Ya­guas es­tá a sal­vo, pe­ro en los 20 años que lle­vo tra­ba­jan­do en el Ama­zo­nas, he apren­di­do a la ma­la que ma­ña­na se­rá ac­ce­si­ble lo que hoy es re­mo­to”, di­jo Gre­gory As­ner, eco­lo­gis­ta del Ins­ti­tu­to Car­ne­gie pa­ra la Cien­cia.

Por aho­ra el am­bien­te es más de ce­le­bra­ción.

“La gen­te no crea parques na­cio­na­les to­dos los días”, di­jo Vrie­sen­dorp. “Real­men­te es al­go im­por­tan­te”.

FABIEN M - FLICKR

Por la abundancia de ár­bo­les y ma­tas, pa­re­ce­ría que el bos­que lle­ga “has­ta el ho­ri­zon­te”, di­cen ex­per­tos.

Po­bla­ción au­tóc­to­na. Unas 29 co­mu­ni­da­des re­si­den en los al­re­de­do­res del par­que na­cio­nal Ya­guas, un lu­gar de una gran ri­que­za acuí­fe­ra y que in­clu­ye cien­tos de mi­les de hec­tá­reas de una na­tu­ra­le­za vi­va. Se es­pe­ra que los cien­tí­fi­cos que es­tu­dian la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.