El turismo ex­ce­si­vo

Los pro­fe­sio­na­les del sec­tor es­tán preo­cu­pa­dos por el im­pac­to del cre­ci­mien­to de los via­jes, lo que ge­ne­ra “con­flic­tos vi­si­bles”

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - DAPHNE ROUSSEAU

Ve­ne­cia se des­ha­ce de los bar­cos de cru­ce­ro, Bar­ce­lo­na con­tro­la los al­qui­le­res y Du­brov­nik im­po­ne cuo­tas de vi­si­tan­tes. Fren­te a la pla­ga del “turismo ex­ce­si­vo”, los pro­fe­sio­na­les del sec­tor ana­li­za­ron so­lu­cio­nes ur­gen­tes du­ran­te la Fe­ria de Turismo de Ber­lín (ITB).

“En 2030, ha­brá 1.800 mi­llo­nes de tu­ris­tas en el mun­do. Al­go es se­gu­ro: es­te cre­ci­mien­to in­fi­ni­to es im­po­si­ble en un es­pa­cio que es li­mi­ta­do, lo que ge­ne­ra ca­da vez más con­flic­tos vi­si­bles”, cons­ta­ta Ro­land Con­rady, director cien­tí­fi­co del ITB, cón­cla­ve anual de los pro­fe­sio­na­les del turismo.

De 1995 a 2016, el nú­me­ro de via­je­ros in­ter­na­cio­na­les ha pa­sa­do de 525 mi­llo­nes a más de 1.200 mi­llo­nes gra­cias a las com­pa­ñías aé­reas de ba­jo cos­to, y a los tu­ris­tas de mer­ca­dos emer­gen­tes co­mo Chi­na, In­dia o los paí­ses del Gol­fo.

El año 2017 ha estado mar­ca­do por un al­za ré­cord del 7% del nú­me­ro de tu­ris­tas en el mun­do, y por iné­di­tos mo­vi­mien­tos de re­cha­zo al turismo de ma­sa, que des­fi­gu­ra o ex­pul­sa a las po­bla­cio- nes lo­ca­les de sus lu­ga­res de vi­da.

Y las pri­me­ras con­se­cuen­cias o me­di­das no han tar­da­do en caer: en Tai­lan­dia, los co­ra­les de la cé­le­bre Ma­ya Bay no han so­bre­vi­vi­do a los ba­ñis­tas y el lu­gar es­tá ame­na­za­do de cie­rre. En Bu­tán el go­bierno im­po­ne cuo­tas y en Du­brov­nik el al­cal­de im­pi­de que in­gre­sen al re­cin­to de la ciu­dad his­tó­ri­ca más de 8.000 per­so­nas por día.

“Se habla mu­cho hoy de ‘turismo ex­ce­si­vo’, pues ha au­men­ta­do en va­rios des­ti­nos, prin­ci­pal­men­te de­bi­do a los cru­ce­ros”, ex­pli­ca a la AFP el pro­fe­sor de eco­no­mía del turismo Tors­ten Kirst­ges, que ci­ta el ca­so de Ma­llor­ca, don­de pue­den des­em­bar­car “cin­co bar­cos de 4.000 pa­sa­je­ros que acos­tan al mis­mo tiem­po pa­ra vi­si­tar la ca­te­dral”.

El sec­tor vis­lum­bra al me­nos cua­tro pis­tas pa­ra ase­gu­rar­se de que el turismo no se au­to­des trui­rá: la más evi­den­te, y la más po­si­ti­va pa­ra las eco­no­mías lo­ca­les, es re­par­tir me­jor el flu­jo de vi­si­tan­tes.

Por ejem­plo, Ve­ne­cia –con 265 mil ha­bi­tan­tes fren­te a 24 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes anua­les– li­mi­ta el ac­ce­so de su la­gu­na a los in­men­sos bar­cos de cru­ce­ro.

“Siem­pre son los mis­mos tours, siem­pre los mis­mos lu­ga­res... En Mé­xi­co, la gen­te so­lo pen­sa­ba en Cancún, pe­ro fi­nal­men­te con­se­gui­mos lle­var­los a la ru­ta de los ma­yas”, ex­pli­ca en el ITB Glo­ria Gue­va­ra, pre­si­den­ta de la fe­de­ra­ción in­ter­na­cio­nal del turismo (WTTC).

Otra so­lu­ción es in­ci­dir en los pre­cios pa­ra di­sua­dir. La to­rre Eif­fel fi­nan­ció sus obras de re­no­va­ción au­men­tan­do 50% su bi­lle­te de en­tra­da. Su ge­me­la de Du­bái, la in­men­sa to­rre Burj Ja­li­fa, pro­po­ne cua­tro ta­ri­fas di­fe­ren­tes se­gún la ho­ra de la jor­na­da. La más ca­ra es al caer el sol.

En 2030 ha­brá 1.800 mi­llo­nes de tu­ris­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.