Tu­ris­mo del de­sier­to

En una ciu­dad de oa­sis, en el de­sier­to del Saha­ra, en Ma­rrue­cos, se or­ga­ni­za un desafío ecues­tre pa­ra atraer más via­je­ros al país

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Lugares | Viajero Frecuente… - SOPHIE PONS

Con la ca­be­za ga­cha fren­te a las ra­chas de vien­to y are­na, los ji­ne­tes in­ten­tan con­tro­lar los im­pul­sos de los se­men­ta­les que com­pi­ten en la ca­rre­ra ecues­tre Ga­llops of Mo­roc­co, en pleno de­sier­to ma­rro­quí.

“Ha­ce fal­ta una cier­ta re­sis­ten­cia fí­si­ca, no es al­go muy téc­ni­co pe­ro mon­ta­mos se­men­ta­les, ver­da­de­ros ma­chos al­fa”, re­su­me, bra­vu­co­na, Dé­bo­rah Am­se­llem, de 30 años, y ve­ni­da jun­to a cua­tro ami­gas ji­ne­tes de Tou­lou­se, en el sur de Fran­cia, pa­ra es­te acon­te­ci­mien­to ecues­tre or­ga­ni­za­do por pri­me­ra vez en Ma­rrue­cos, a fi­na­les de febrero.

El pro­gra­ma se com­po­ne de seis eta­pas de 20 km a 35 km que hay que com­ple­tar en un tiem­po de­ter­mi­na­do, con un cro­nó­me­tro pa­ra ges­tio­nar su ve­lo­ci­dad y un GPS pa­ra orien­tar­se en un te­rreno des­co­no­ci­do que in­clu­ye lla­nu­ras de are­na, du­nas pro­fun­das, co­li­nas mi­ne­ra­les y des­fi­la­de­ros ro­co­sos. Sin ol­vi­dar los ca­pri­chos de la me­teo­ro­lo­gía y el tem­pe­ra­men­to de los ca­ba­llos ára­bo-be­re­be­res.

Quin­ce equi­pos par­ti­ci­pan en es­ta aven­tu­ra de al­ta ga­ma, con 80 ji­ne­tes de per­fi­les va­ria­dos, des­de afi­cio­na­dos a la equi­ta­ción a ju­ga­do­res de po­lo.

El fo­lle­to de la ca­rre­ra ya da­ba una idea: “En vis­ta de la du­ra­ción y de la in­ten­si­dad de la ca­rre­ra, así co­mo de la vi­va­ci­dad de los ca­ba­llos, se exi­ge un ni­vel de equi­ta­ción con­fir­ma­do pa­ra par­ti­ci­par”.

Sen­sa­ción de es­pa­cio

“Hay que ha­cer ki­ló­me­tros de mon­ta­ña y de de­sier­to, los ca­ba­llos tie­nen que atra­ve­sar gran­des du­nas, el tiem­po no es muy bueno, con mu­cho vien­to: es di­fí­cil pa­ra los ji­ne­tes y pa­ra los ca­ba­llos”, ex­pli­ca Saif Ali Al Ra­wahi, acom­pa­ñan­te del equi­po del sul­ta­na­to de Omán.

Su gru­po, for­ma­do por cin­co mi­li­ta­res de la ca­ba­lle­ría real de Omán, tie­ne ex­pe­rien­cia en ca­rre­ras lar­gas pe­ro ten­drá que con­ten­tar­se con un quin­to pues­to fi­nal, lo que ilus­tra el cre­do de los or­ga­ni­za­do­res: “La ca­rre­ra no es una prue­ba re­ser­va­da a los pro­fe­sio­na­les”, co­mo se­ña­la Be­noît Pe­rrier, uno de los res­pon­sa­bles del even­to.

El pri­mer día vio al­gu­nas caí­das, al­gu­nos ins­cri­tos aban­do­na­ron a mi­tad de ca­mino, y los ca­ba­lle­ros, lle­ga­dos des­de di­fe­ren­tes paí­ses, afir­ma­ban es­tar ex­haus­tos pe­ro en­can­ta­dos.

“Si qui­sié­ra­mos re­co­rrer la mis­ma dis­tan­cia en la re­gión de Li­lle (nor­te de Fran­cia), ha­bría au­to­pis­tas y alam­bra­das, aquí te­ne­mos una ver­da­de­ra sen­sa­ción de es­pa­cio”, sub­ra­ya Gré­goi­re Ver­haeg­he.

Es­te em­pre­sa­rio fran­cés ha rea­li­za­do cua­tro ve­ces el rally Pa­rí­sDa­kar, le gus­ta el de­sier­to y “sa­bo­rea es­te pa­seo ex­cep­cio­nal” sin que­jar­se del mal tiem­po. Y, en­ci­ma, el equi­po for­ma­do por la fa­mi­lia Ver­haeg­he que­da­rá pri­me­ro.

Mon­tar ca­ba­llos des­co­no­ci­dos –se­men­ta­les be­re­be­res es­pe­cial­men­te traí­dos pa­ra la oca­sión– for­ma par­te de la ex­pe­rien­cia.

Com­pa­ñe­ro de los nó­ma­das del Atlas y de los al­ti­pla­nos, el be­re­ber “es un ca­ba­llo de gran co­ra­zón, es ro­bus­to, dó­cil, re­sis­ten­te y pue­de cu­brir lar­gas dis­tan­cias”, ex­pli­ca Omar Be­naz­zou, un res­pon­sa­ble de la Sociedad Real de Ani­ma­ción del Ca­ba­llo (So­rec), ve­ni­do “por cu­rio­si­dad” a es­ta pri­me­ra edi­ción ma­rro­quí.

Un tu­ris­mo di­fe­ren­te

Ma­rrue­cos quie­re im­pul­sar su tu­ris­mo ecues­tre pa­ra po­ner en va­lor sus ca­ba­llos be­re­be­res y abrir­se a nue­vos vi­si­tan­tes.

El país, que se pro­mo­cio­na des­ta­can­do su es­ta­bi­li­dad y su se­gu­ri­dad, re­gis­tró el año pa­sa­do un nú­me­ro ré­cord de tu­ris­tas (11,35 mi­llo­nes).

El de­sér­ti­co sur, en pleno desa­rro­llo, aco­ge di­ver­sas ac­ti­vi­da­des, co­mo “el sen­de­ris­mo, los ra­llies de co­ches, de bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña, más los via­jes de ex­pe­rien­cias”, enu­me­ra Sa­doq Ab­de­daim, di­rec­tor de la ca­de­na ho­te­le­ra de lu­jo Xa­lu­ca.

“He­mos vis­to un mon­tón de pai­sa­jes di­fe­ren­tes, a ve­ces co­sas muy ne­gras, muy mi­ne­ra­les, a ve­ces du­nas, a ve­ces oa­sis... Es mag­ní­fi­co”, ex­cla­ma Clai­re Bi­ya­che, una fran­ce­sa de 36 años que mon­ta des­de ha­ce ocho. Fanny Pe­rrier ape­nas lo­gra cal­mar a su ca­ba­llo tras la eta­pa del día, aun­que es­tá con­ten­ta con él. “Lo úni­co com­pli­ca­do de ges­tio­nar es que to­dos sean del mis­mo se­xo y que es­tén en­te­ros”, bro­mea.

La aven­tu­ra, no obs­tan­te, tie­ne un pre­cio. Pa­ra Dé­bo­rah, que to­da­vía

Tam­bién hay ac­ti­vi­da­des co­mo sen­de­ris­mo, ra­llies de co­ches y de bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña

no ha aca­ba­do sus es­tu­dios, el cos­to de la ca­rre­ra, “4.200 eu­ros, es un pe­lliz­co”.

Da­to Beh Shun Shuan, un em­pre­sa­rio ma­la­sio ve­ni­do es­pe­cial­men­te pa­ra la oca­sión, cree que es “bas­tan­te ba­ra­to, so­lo unos cuan­tos mi­les de eu­ros”.

“Lo más im­por­tan­te es di­ver­tir­se y te­ner ami­gos (...) ga­nar no es el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de mi vi­da”, afir­ma es­te mi­llo­na­rio de 62 años, que po­see su pro­pio club de po­lo: 54 ca­ba­llos y cua­tro ji­ne­tes ar­gen­ti­nos pa­ra ju­gar con él.

Su equi­po in­clu­ye ban­que­ros y em­pre­sa­rios “con me­dios” co­mo él. Su úni­ca que­ja: el vi­vac no es lo bas­tan­te có­mo­do y no se pue­de al­qui­lar un he­li­cóp­te­ro pa­ra vol­ver al ho­tel por la no­che.

PIEFKE LA BE­LLE - FLICKR

El de­sier­to, un pe­cu­liar des­tino tu­rís­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.