La is­la que no quie­re ol­vi­dar

Je­ju, en Co­rea del sur, es mun­dial­men­te re­co­no­ci­da por su inocul­ta­ble be­lle­za y por­que guar­da una trá­gi­ca his­to­ria de la que se re­cu­pe­ra ca­da día

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Lugares | En Tránsito - PAU­LA SCORZA twit­ter.com/ps­cor­za

Des­de el cie­lo se apre­cia lo mag­ní­fi­co del lu­gar. Pla­yas, cas­ca­das, mon­tes, un vol­cán. Je­ju es una de las ma­ra­vi­llas co­rea­nas que es im­pres­cin­di­ble vi­si­tar. Pe­ro de­trás de to­da esa be­lle­za hay una his­to­ria dra­má­ti­ca que los ha­bi­tan­tes de la is­la no quie­ren que que­de en el ol­vi­do.

Se­ten­ta años atrás la is­la era otra. El epi­so­dio co­no­ci­do co­mo “la ma­sa­cre del 3 de abril”, un he­cho que se desa­rro­lló en­tre el 1º de mar­zo de 1947 y el 21 de se­tiem­bre de 1954, cam­bió la vi­da del lu­gar y sus ha­bi­tan­tes pa­ra siem­pre. En el pe­río­do pos­te­rior a la independencia de Ja­pón, y cuan­do el mun­do se pre­pa­ra­ba pa­ra la Guerra Fría, mi­les de is­le­ños se opo­nían a la di­vi­sión de la pe­nín­su­la co­rea­na y se ma­ni­fes­ta­ban en con­tra de las elec­cio­nes que for­ma­ron la re­pú­bli­ca de Co­rea en el sur, en el año 1948.

En me­dio de un cli­ma de cre­cien­te ten­sión, mi­li­ta­res y po­li­cías en­fren­ta­ron a los po­bla­do­res y 30 mil per­so­nas mu­rie­ron du­ran­te ese pe­río­do.

El con­flic­to co­men­zó el 1º de mar­zo de 1947, du­ran­te el aniver­sa­rio del mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta de 1919. Se­gún re­la­ta el ma­te­rial ela­bo­ra­do por el co­mi­té con­me­mo­ra­ti­vo de los 70 años de la ma­sa­cre, que se en­tre­ga en las vi­si­tas a los me­mo­ria­les en la is­la, en aque­llos años no ha­bía di­vi­sión en­tre iz­quier­da y de­re­cha en Je­ju. Las per­so­nas sa­lie­ron uni­das a re­cla­mar “una independencia real y una so­cie­dad me­jor”.

Sin em­bar­go, lue­go de la ce­re­mo­nia, cuan­do la gen­te mar­cha­ba, un niño fue gol­pea­do por un po­li­cía mon­ta­do. Eso ge­ne­ró la fu­ria de los ma­ni­fes­tan­tes, que co­men­za­ron a se­guir a los uni­for­ma­dos y a ti­rar­les pie­dras. Y la Po­li­cía res­pon­dió con ba­las. Ese día mu­rie­ron seis per­so­nas, pe­ro –re­la­ta el co­mi­té– en ese mo­men­to na­die ima­gi­nó que eso des­en­ca­de­na­ría el le­van­ta­mien­to y la ma­sa­cre del 3 de abril. Ti­ros por la es­pal­da a per­so­nas des­ar­ma­das, un dis­pa­ro a una mu­jer con un be­bé en bra­zos, a es­tu­dian­tes y a quie­nes pa­sa­ban por el lu­gar. Lue­go si­guió el le­van­ta­mien­to pa­ra pro­te­ger­se con­tra la opre­sión po­li­cial. Y lue­go arres­tos y de­ten­cio­nes. Esa si­tua­ción, que dio lu­gar a opre­sión, di­vi­so­nes, una pos­te­rior guerra y la im­po­si­bi­li­dad de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas en for­ma pa­cí­fi­ca, ter­mi­nó con la muer­te de de­ce­nas de mi­les de per­so­nas, en el epi­so­dio más dramático de la his­to­ria de la is­la.

Pa­ra no re­pe­tir el pa­sa­do

Con el ob­je­ti­vo fir­me de no ol­vi­dar, y pa­ra que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y ca­da vi­si­tan­te que lle­gue al lu­gar se­pan a con­cien­cia qué sue­lo pi­san sus pies, en Je­ju exis­ten me­mo­ria­les que aco­gen a quien quie­ra co­no­cer ese pa­sa­do y en­ten­der có­mo su gen­te lo­gró so­bre­po­ner­se. Uno es el Mu­seo de la Paz: un enor­me pre­dio en el que las es­cul­tu­ras re­cuer­dan a los ase­si­na­dos, y en el in­te­rior, una ima­gen im­pac­tan­te. En uno de los la­be­rin­tos apa­re­cen dos pa­re­des com­ple­ta­men­te cu­bier­tas con las fo­tos de las víc­ti­mas de los ata­ques. Ni­ños, be­bés, an­cia­nos, jó­ve­nes. Ca­da una de esas ca­ras es un gol­pe de his­to­ria y de me­mo­ria.

A po­cos mi­nu­tos de allí se le­van­ta el lu­gar qui­zá más so­bre­co­ge­dor. Allí es­tán las tum­bas de los ni­ños que fue­ron en­te­rra­dos en los lu­ga­res de la ma­sa­cre.

La so­cie­dad de Je­ju cuen­ta su his­to­ria. La dis­cu­te, la ex­pli­ci­ta a to­dos quie­nes vi­si­tan ese lu­gar pa­ra­di­sía­co, en el que es fá­cil que la na­tu­ra­le­za ta­pe la his­to­ria. Los so­bre­vi­vien­tes dan tes­ti­mo­nios y tam­bién mues­tran có­mo des­pués del dra­ma hu­ma­ni­ta­rio, con el pa­so del tiem­po, lo­gra­ron re­cu­pe­rar­se. Pe­ro no quie­ren ol­vi­dar y por eso se em­pe­ñan en que su his­to­ria se co­noz­ca. Pa­ra que ese pa­sa­do nun­ca vuel­va.

La is­la de ori­gen vol­cá­ni­co, al sur de Co­rea, se dis­tin­gue por su ex­tra­or­di­na­ria be­lle­za

GO­BIERNO DE KOREA

La is­la for­ma par­te de la lis­ta de la Unes­co por sus pai­sa­jes vol­cá­ni­cos y tú­ne­les de la­va.

P. SCORZA

Uno de los me­mo­ria­les que con­me­mo­ran la tra­ge­dia que ocu­rrió en la is­la, en 1948.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.