Un des­tino obli­ga­to­rio

Car­ta­ge­na, la ciu­dad amu­ra­lla­da co­lom­bia­na que se re­mon­ta a la épo­ca de la co­lo­nia, des­lum­bra con sus pai­sa­jes y playas de aguas tur­que­sas

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Los atar­de­ce­res en Car­ta­ge­na son fa­mo­sos por el co­lor que brin­dan a las fa­cha­das de los edi­fi­cios, al­gu­nos de los cua­les se re­mon­tan a cua­tro si­glos. Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co de la Hu­ma­ni­dad, la ciu­dad fue fun­da­da en 1533 por Pedro de He­re­dia y aún con­ser­va y cui­da su ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial y for­ti­fi­ca­cio­nes. Es una de las ciu­da­des im­per­di­bles pa­ra y dis­fru­tar de sus ca­lles em­pe­dra­das, bal­co­nes y edi­fi­ca­cio­nes, y trans­por­tar­se al tiem­po de la con­quis­ta, cuan­do los es­pa­ño­les cons­tru­ye­ron sus 11 ki­ló­me­tros de mu­ra­lla. El cen­tro his­tó­ri­co es una jo­ya pa­tri­mo­nial pa­ra re­co­rrer con tran­qui­li­dad y dis­fru­tar ca­da pa­so.

Uno de los sím­bo­los más re­pre­sen­ta­ti­vos de la ciu­dad es la fa­mo­sa To­rre del Re­loj, con­si­de­ra­da una de las cin­co to­rres de re­loj más be­llas del mun­do. Fren­te a ella se en­cuen­tra un clá­si­co: el Por­tal de los Dul­ces, un mi­ni­mer­ca­do don­de pro­bar to­das las de­li­cias tí­pi­cas co­lom­bia­nas, y es­pe­cí­fi­cas de la zo­na de Car­ta­ge­na. Cru­zan­do esa ga­le­ría de ar­ca­das se en­cuen­tra la pla­za de Co­ches, don­de lo­ca­li­zar ca­rrua­jes pa­ra quie­nes quie­ran re­co­rrer el cen­tro his­tó­ri­co a la vie­ja usan­za co­lo­nial. Esta pla­za tie­ne un pa­sa­do muy tris­te: es don­de se rea­li­za­ba la com­pra y ven­ta de los es­cla­vos.

Otro de los lu­ga­res a co­no­cer en la zo­na his­tó­ri­ca es la pa­rro­quia San Pedro Cla­ver, cons­truc­ción del si­glo XVII don­de vi­vió es­te sa­cer­do­te je­sui­ta, cu­ya mi­sión fue pro­te­ger a los es­cla­vos y lu­char por su li­ber­tad. En él hay tam­bién un mu­seo ar­queo­ló­gi­co.

En cuan­to a ex­hi­bi­cio­nes cul­tu­ra­les, el que se lle­va la aten­ción es el Mu­seo de Oro Ze­nú, que po­see una gran co­lec­ción pre­co­lom­bi­na dig­na de co­no­cer. Las Bó­ve­das son unas an­ti­guas maz­mo­rras que hoy fun­cio­nan co­mo mer­ca­do ar­te­sa­nal, el lu­gar del cen­tro his­tó­ri­co don­de con­se­guir di­fe­ren­tes su­ve­ni­res, ar­te­sa­nías y ob­je­tos an­ti­guos.

Otros de los atrac­ti­vos tu­rís­ti­re­co­rrer

cos, don­de pa­sar un ra­to, des­can­sar y sen­tar­se en al­guno de sus bar­ci­tos a to­mar al­go y co­mer, es la pla­za Fer­nán­dez Ma­drid y la pe­que­ña pla­za San Die­go, un lu­gar muy pin­to­res­co pa­ra to­mar­se un café o un re­fri­ge­rio.

En la ca­lle de San­to Do­min­go se en­cuen­tra el con­ven­to de San­to Do­min­go (fren­te a la pla­za ho­mó­ni­ma); edi­fi­ca­ción del si­glo XVI, y don­de se le­van­ta una es­cul­tu­ra del ar­tis­ta co­lom­biano Fer­nan­do Bo­te­ro. La pla­za de Bo­lí­var tie­ne su in­tere­san­te his­to­ria, y es que en 1610 ini­ció fun­cio­nes en Car­ta­ge­na el San­to Tri­bu­nal de la In­qui­si­ción, y fue aquí don­de se lle­vó a ca­bo el pri­mer Au­to de Fe (ac­to en el que se sen­ten­cia­ba a acu­sa­dos y se los con­de­na­ba cuan­do se de­ci­día que rea­li­za­ban un de­li­to con­tra la fe), y fue re­bau­ti­za­da co­mo pla­za de la In­qui­si­ción. En el si­glo XIX se re­con­vir­tió en pla­za pa­ra co­rri­das de to­ros, y hoy lle­va el nom­bre del li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var. Pa­ra los in­tere­sa­dos en la his­to­ria, otro de los lu­ga­res a co­no­cer es el pa­la­cio de la In­qui­si­ción, aquí fun­cio­na­ba el Tri­bu­nal de Pe­nas del San­to Ofi­cio, y en su in­te­rior se en­cuen­tra el Mu­seo y Ar­chi­vo His­tó­ri­co, don­de se en­con­tra­ban las cár­ce­les y las cá­ma­ras de tor­tu­ra. La ca­te­dral de San­ta Ca­ta­li­na de Ale­jan­dría, en la pla­za de la Pro­cla­ma­ción, se con­si­de­ra una de las más an­ti­guas de Su­da­mé­ri­ca, da­ta del 1577. En la ac­tua­li­dad ofi­cia co­mo se­de epis­co­pal del ar­zo­bis­po de Car­ta­ge­na de In­dias.

Otro lu­gar atrac­ti­vo es el tea­tro He­re­dia, co­no­ci­do tam­bién co­mo Adolfo Me­jía, cons­trui­do so­bre una igle­sia al es­ti­lo de los tea­tros ópe­ra eu­ro­peos del si­glo XVIII y XIX, con pal­cos en for­ma de he­rra­du­ra y es­ca­le­ras y es­cul­tu­ras de már­mol ita­liano. Un lu­gar muy in­tere­san­te por su va­lor his­tó­ri­co y do­més­ti­co es la ca­sa del mar­qués de Val­deho­yos, el nom­bre del co­mer­cian­te de­di­ca­do a la im­por­ta­ción de es­cla­vos y ha­ri­na.

Un pa­seo im­pres­cin­di­ble es re­co­rrer la mu­ra­lla y des­de allí apre­ciar to­da la zo­na co­lo­nial. En las cer­ca­nías de la ciu­dad amu­ra­lla­da se en­cuen­tra otro de los gran­des atrac­ti­vos de Car­ta­ge­na: el castillo de San Fe­li­pe, la edi­fi­ca­ción mi­li­tar es­pa­ño­la más gran­de del Nue­vo Mun­do, un ma­ra­vi­llo­so lu­gar pa­ra re­co­rrer y en­con­trar tú­ne­les, tram­pas, ga­le­rías y su pla­za de ar­mas, en un pa­seo que lle­va por lo me­nos dos ho­ras, y la re­co­men­da­ción es ha­cer­lo con vi­si­ta guia­da pa­ra no per­der­se ni un de­ta­lle de su in­tere­san­te his­to­ria.

Al caer el sol

Car­ta­ge­na se ca­rac­te­ri­za por po­seer un enor­me acer­vo his­tó­ri­co, pe­ro tam­bién por la ale­gría de su gen­te y su pro­pues­ta de di­ver­sión pa­ra el tu­ris­ta. Tal vez es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der a bai­lar sal­sa en al­gún lo­cal; o es­cu­char una ban­da en vi­vo en el café Ha­va­na to­man­do un mo­ji­to pa­ra ter­mi­nar bai­lan­do; otro clá­si­co es Ba­zur­to So­cial Club, pe­ro pa­ra mo­ver­se al rit­mo de la cum­bia. La ca­lle del Ar­se­nal es una de las más di­ver­ti­das de Car­ta­ge­na, lle­na de ba­res, ca­fés, res­tau­ran­tes y dis­co­te­cas. Otro de los lu­ga­res don­de sa­lir de “rum­ba” es la pla­za de San­to Do­min­go, den­tro del cas­co an­ti­guo. Un lu­gar de gran mo­vi­mien­to don­de en­con­trar ar­tis­tas ca­lle­je­ros, mú­si­cos, y don- de pro­bar de­li­cias lo­ca­les.

El ba­rrio de Get­se­ma­ní, fue­ra del cas­co an­ti­guo pe­ro muy cer­ca, es el lu­gar don­de apre­ciar el ar­te ca­lle­je­ro (de he­cho se pue­den con­tra­tar wal­king tours guia­dos pa­ra co­no­cer esta tra­di­ción), uno de los dis­tin­ti­vos de Co­lom­bia hoy en día. Un lu­gar de mu­cha ju­ven­tud don­de sa­lir a di­ver­tir­se, y cu­yo co­ra­zón es la pla­za Tri­ni­dad. La zo­na mo­der­na, de al­tos edi­fi­cios, ba­res, res­tau­ran­tes y tien­das es Bo­ca­gran­de, una zo­na prác­ti­ca­men­te tu­rís­ti­ca y de mu­chos ho­te­les.

Na­tu­ra­le­za

Car­ta­ge­na po­see una enor­me ri­que­za his­tó­ri­ca, y de­bi­do a su pri­vi­le­gia­da ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca ofre­ce tam­bién un gran pa­tri­mo­nio na­tu­ral, de enor­me be­lle­za. La is­la Tie­rra Bom­ba, a 10 mi­nu­tos en lan­cha des­de Bo­ca­gran­de, es pa­ra dis­fru­tar de ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros de playas, muy cer­ca de la ciu­dad. Es­te es un buen plan pa­ra quie­nes tie­nen al­go de tiem­po adi­cio­nal, sa­lien­do del mue­lle de los Pe­ga­sos tem­prano por la ma­ña­na y se re­gre­sa a la ciu­dad por la tar­de. Y si no so­lo se tra­ta de pla­ya, en la is­la se pue­de vi­si­tar el fuer­te de San Fer­nan­do de Bo­ca­chi­ca, cons­trui­do en el si­glo XVII y que fun­cio­na­ba tam­bién co­mo pri­sión. Otra de las ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les, so­bre to­do pa­ra quie­nes gus­tan del eco­tu­ris­mo, es Bo­qui­lla; que ofre­ce un pa­seo en ca­noa por los man­gla­res y tú­ne­les don­de ex­plo­rar la in­men­sa ri­que­za de su eco­sis­te­ma, co­mo la cié­na­ga de Juan Polo. Si se bus­can playas ma­ra­vi­llo­sas, la otra gran op­ción son las is­las del Ro­sa­rio, un ar­chi­pié­la­go de 28 is­las a una ho­ra de Car­ta­ge­na en lan­cha. Un pa­raí­so pa­ra quie­nes gus­tan de ha­cer bu­ceo, ex­plo­ran­do sus arre­ci­fes de­ba­jo de las aguas del mar Ca­ri­be. Con ma­ra­vi­llo­sas are­nas blan­cas y aguas tur­que­sas, otra de las pre­fe­ri­das pa­ra un día de pla­ya es la pe­nín­su­la de Ba­rú.

Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co de la Hu­ma­ni­dad, la ciu­dad fue fun­da­da en 1533 por Pedro de He­re­dia y aún con­ser­va y cui­da su ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial y for­ti­fi­ca­cio­nes

Una de las tan­tas playas pa­ra­di­sía­cas de Car­ta­ge­na

Castillo San Fe­li­pe de Ba­ra­jas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.