Pa­seo en San Pa­blo

Una guía muy útil pa­ra una vi­si­ta rá­pi­da a la gran ur­be in­dus­trial de Bra­sil, que no da se­ña­les de de­te­ner­se

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada - SETH KUGEL © 2018 New York Ti­mes News Service

Caó­ti­ca­men­te re­fi­na­da, fron­do­sa­men­te con­cre­ta, ín­ti­ma­men­te co­lo­sal: la me­tró­po­lis más po­bla­da de Amé­ri­ca del Sur era una zo­na po­co ex­tra­or­di­na­ria has­ta me­dia­dos del si­glo XX, cuan­do una olea­da de mi­gran­tes pro­ve­nien­tes del no­res­te de­to­nó un gran cre­ci­mien­to que no da se­ña­les de de­te­ner­se.

Con ras­ca­cie­los al pa­re­cer in- fi­ni­tos que ca­si blo­quean el sol (si es que no lo ha­cen sus cie­los cé­le­bre­men­te nu­bla­dos), los vi­si­tan­tes no siem­pre co­mien­zan a dis­fru­tar la ciu­dad de in­me­dia­to, y es que sus te­so­ros es­tán más cer­ca de la su­per­fi­cie: res­tau­ran­tes de cla­se mun­dial, mú­si­ca bra­si­le­ña y un en­torno ar­tís­ti­co siem­pre exu­be­ran­te, des­de los tea­tros al­ter­na­ti­vos has­ta los nue­vos mu­seos res­plan­de­cien­tes. Aun­que los pau­lis­ta­nos a me­nu­do son es­te­reo­ti­pa­dos co­mo per­so­nas más ago­bia­das que los bra­si­le­ños de otras par­tes del país, en com­pa­ra­ción a los ha­bi­tan­tes de otras me­ga­ciu­da­des del mun­do en realidad son muy afa­bles.

Ho­ra 15:00. Pa­seo cén­tri­co

El vier­nes por la tar­de es el mo­men­to per­fec­to pa­ra ex­plo­rar el vie­jo cen­tro, cuan­do aún se es­cu­cha el rui­do de los ofi­ci­nis­tas que en­tran y sa­len de tien­das y res­tau­ran­tes. In­ten­ta tra­zar tus tra­yec­tos en un ma­pa de pa­pel con an­ti­ci­pa­ción, pues, co­mo su­ce­de en mu­chas me­tró­po­lis, los tu­ris­tas que se la pa­san vien­do su ce­lu­lar atraen a los há­bi­les car­te­ris­tas. Ya con eso, des­preocú­pa­te. Ve de las ga­le­rías gra­tui­tas del Cen­tro Cul­tu­ral Ban­co do Bra­sil al Mo­nas­te­rio de San Ben­to, y des­pués dis­fru­ta de un ex­pre­so y pas­te­li­llos por­tu­gue­ses en la ul­tra­tra­di­cio­nal Ca­sa Mat­hil­de. Di­rí­ge­te al muy pu­bli­ci­ta­do y nue­vo cen­tro cul­tu­ral Sesc 24 de Maio, en su ma­yor par­te pú­bli­co y de gran al­tu­ra, cu­yos pun­tos cul­mi­nan­tes in­clu­yen una galería de ar­te y una ca­fe­te­ría en el úl­ti­mo pi­so. (Los miem­bros pue­den dis­fru­tar de la pis­ci­na en la azo­tea). Pa­ra ir de com­pras y apro­ve­char ofer­tas, to­ma un ta­xi o un Uber has­ta la ca­lle Jo­sé Pau­lino en Bom Re­ti­ro, don­de las con­fec­cio­nes bra­si­le­ñas son ver­da­de­ras tien­das de fá­bri­ca don­de se ven­den pren­das que más

tar­de po­drían en­con­trar­se, con pre­cios más al­tos, en bou­ti­ques de to­do el país.

18:00. Co­me cual cer­do

Si la co­ci­na es un ar­te, en­ton­ces los pla­ti­llos alu­ci­nan­tes que Jef­fer­son Rueda crea a par­tir de cor­tes de cer­do son una sin­fo­nía por­ci­na. La Ca­sa del Puer­co es pro­ba­ble­men­te el res­tau­ran­te me­nos kos­her y me­nos ha­lal en Bra­sil, pe­ro a los que no tie­nen esas res­tric­cio­nes ali­men­ta­rias les en­can­ta. El pla­ti­llo má­xi­mo es el to­rres­mo com goia­ba­da, una en­tra­da que más que un ape­ri­ti­vo es una obra maes­tra: cu­bos de su­cu­len­to cer­do cru­jien­te unidos a una por­ción de car­ne sua­ve me­dian­te una ca­pa de gra­sa y acom­pa­ña­dos de un to­que de pas­ta de gua­ya­ba. Es una en­tra­da, un pos­tre y un pe­ca­do pa­ra rom­per la die­ta, to­do en uno: se­co, dul­ce y cremoso. El eco­nó­mi­co me­nú de­gus­ta­ción (ca­si 100 reales, o 30 dó­la­res) es por mu­cho la me­jor op­ción.

21:00. A la vuel­ta de la es­qui­na

Du­ran­te prin­ci­pios del si­glo XX, el pa­la­ce­te or­na­men­ta­do en el cen­tro de la ciu­dad en la es­qui­na de las ca­lles Di­rei­ta y Quin­tino Bo­caiu­va al­ber­gó una ama­da tien­da de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, a la ra­dio­di­fu­so­ra Re­cord y a Ir­mãos Vi­ta­le, una re­nom­bra­da editora mu­si­cal. La in­ter­sec­ción em­pe­dra­da fue apo­da­da es­qui­na mu­si­cal, aun­que por al­gu­nos años se per­dió un po­co la tra­di­ción mu­si­cal. Eso cam­bió en 2017, cuan­do Ca­sa de Fran­cis­ca se mu­dó del ele­gan­te ve­cin­da­rio Jar­dim Pau­lis­ta al se­gun­do pi­so de es­te pa­la­ce­te, tra­yen­do con­si­go un des­per­tar cul­tu­ral a una zo­na aún agi­ta­da y aba­ti­da. Re­ser­va una me­sa pa­ra es­cu­char la ecléc­ti­ca ali­nea­ción de ban­das bra­si­le­ñas, que to­can en un es­ce­na­rio cir­cu­lar en un es­pa­cio co­lor ver­de agua que re­cuer­da a La Ha­ba­na Vie­ja.

9:00. Fri­tu­ras fru­ta­les

No pue­des de­cir que vi­si­tas­te San Pa­blo si no te has con­sen­ti­do con un pas­tel de fei­ra: una em­pa­na­da rec­tan­gu­lar con el re­lleno que pre­fie­ras de di­ver­sas va­rie­da­des —des­de es­ca­ro­la, po­llo y que­so ca­tu­piry has­ta “piz­za”— que se fríe en el mo­men­to en pues­tos que se en­cuen­tran en prác­ti­ca­men­te to­dos los mer­ca­dos de la ciu­dad. ¿No crees que eso sea un desa­yuno? No les di­gas eso a los co­men­sa­les que lle­nan las me­sas y aña­den una “vi­na­gre­ta” es­ti­lo pi­co de ga­llo mien­tras be­ben ju­go de ca­ña re­cién he­cho y ma­ri­da­do con pi­ña o jen­gi­bre. Uno de los me­jo­res mer­ca­dos do­mi­ni­ca­les es­tá en la ca­lle Mou­ra­to Coel­ho en Vi­la Ma­da­le­na, un ve­cin­da­rio que era ji­pi, des­pués hips­ter y más tar­de de lu­jo. Des­pués del pas­tel, da un pa­seo por los pues­tos pa­ra ad­mi­rar las especias y los que­sos, ade­más de pro­bar el man­go, la pa­pa­ya y, si es­tá en tem­po­ra­da, la im­per­di­ble uva bra­si­le­ña.

12:30. Ar­te co­mes­ti­ble

Pa­ra un desa­yuno de lu­jo, pe­ro ase­qui­ble, ve a Pin­tar Ma­te­riais Ar­tís­ti­cos, una tien­da de artículos de ar­te en el ve­cin­da­rio Pom­peia. En un es­pa­cio ex­tra­ño con for­ma de ele, ca­si in­ser­ta­do con cal­za­dor en la tien­da, es­tá Pe­tí Gas­tro­no­mia, con me­nús de co­ci­na con­tem­po­rá­nea de pre­cio fi­jo que siem­pre cam­bian a ma­nos del ala­ba­do chef Vic­tor Di­mi­trow. Sin em­bar­go, pue­de que el ver­da­de­ro hé­roe de Pe­tí sea su con­ta­dor: por so­lo 47,50 reales (15 dó­la­res) po­drás dis­fru­tar de tres tiem­pos de, por ejem­plo, car­pa­cho de pul­po, cos­ti­llas de cer­do con mo­le po­blano y “ca­cao en cua­tro ver­sio­nes” co­mo pos­tre. Las be­bi­das crea­ti­vas traen poe­mas es­cri­tos a mano en los por­ta­va­sos, cor­te­sía de los me­se­ros. Si hay fi­la, ex­plo­ra los es­tan­tes de li­bros de ar­te o ar­tis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos en lo que es­pe­ras.

14:00. A ca­lle­jo­near

El ar­te ur­bano de San Pa­blo, re­nom­bra­do in­ter­na­cio­nal­men­te, es­tá en to­das par­tes, pe­ro la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes sim­ple­men­te se di­ri­gen al ca­lle­jón de Bat­man, un laberinto de pa­sa­jes li­bres de trán­si­to cu­bier­tos de obras im­pre­sio­nan­te­men­te crea­ti­vas y re­ple­tas de ca­fe­te­rías y de ga­le­rías de lu­jo, en Vi­la Ma­da­le­na. Un re­co­rri­do con el guía Re­na­to Goes te lle­va pri­me­ro ahí y des­pués al Mu­seo de Ar­te Ur­bano al Ai­re Li­bre —don­de las obras se pin­tan con ae­ro­sol en los pi­la­res ba­jo una lí­nea ele­va­da del me­tro— y al cen­tro de la ciu­dad, don­de las crea­cio­nes cu­bren cos­ta­dos en­te­ros de edi­fi­cios. No te sor­pren­das si hay una des­via­ción: Goes si­gue los me­jo­res tra­ba­jos pu­bli­ca­dos en Ins­ta­gram, así que nun­ca sa­bes si te de­ten­drás al la­do de una au­to­pis­ta pa­ra ad­mi­rar una obra rea­li­za­da la no­che an­te­rior. El re­co­rri­do de tres ho­ras cuesta apro­xi­ma­da­men­te 490 reales (150 dó­la­res) y los lu­ga­res se apar­tan a tra­vés de Around SP.

20:00. Del no­res­te

Cuan­do los mi­gran­tes del no­res­te lle­ga­ron a San Pa­blo el si­glo pa­sa­do, tra­je­ron con­si­go su co­ci­na ca­se­ra: car­nes se­cas, un pla­ti­llo de arroz y fri­jo­les lla­ma­do baião a dois y ta­pio­ca en to­das sus ver­sio­nes po­si­bles. Pue­des en­con­trar esas tres co­sas en el po­co pre­ten­cio­so pe­ro ele­gan­te Fi­tó, don­de se sir­ve co­mi­da ins­pi­ra­da en la co­ci­na del estado de Piauí. Lo que de ver­dad va­le la pe­na pro­bar es el paço­ca, una mez­cla de ha­ri­na de man­dio­ca con car­ne de sol des­he­bra­da (res cu­ra­da du­ran­te tres días, aun­que ya no ba­jo el sol co­mo lo di­ce su nom­bre). Una co­mi­da pa­ra dos con be­bi­das te cos­ta­rá cer­ca de 100 reales (30 dó­la­res).

22:00. Los re­fu­gia­dos

Las raí­ces ára­bes de Bra­sil son pro­fun­das —dos de los tres úl­ti­mos al­cal­des de São Pau­lo tie­nen as­cen­den­cia li­ba­ne­sa— pe­ro la ma­yo­ría de las fa­mi­lias lle­ga­ron ha­ce ge­ne­ra­cio­nes. Al Ja­niah es un ex­tra­or­di­na­rio lu­gar noc­turno y res­tau­ran­te don­de tra­ba­jan in­mi­gran­tes re­cien­tes, la ma­yo­ría re­fu­gia­dos si­rios. El pro­pie­ta­rio, Ha­san Za­rif, un bra­si­le­ño na­ti­vo hi­jo de re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos, bus­ca­ba que el lu­gar fue­ra un bar y res­tau­ran­te, aun­que tam­bién se ha trans­for­ma­do en un cen­tro co­mu­ni­ta­rio, con lan­za­mien­tos de li­bros y cla­ses de ára­be. Sin em­bar­go, los fi­nes de se­ma­na to­do gi­ra en torno a la vi­da noc­tur­na, con ban­das en vi­vo y una vi­bra es­tu­dian­til cla­ra­men­te al­ter­na­ti­va, ade­más de su hu­mus, de ver­dad in­creí­ble. El coc­tel Pa­les­ti­na Li­bre (25 reales o 7,5 dó­la­res) es una mez­cla de­li­cio­sa de arak con sa­bor de anís, za­tar, pi­mien­tos dul­ces bi­qui­ño, li­món, men­ta y ca­chaça. Si las po­lí­ti­cas de mes­co­lan­za del coc­tel (o del bar) te mo­les­tan, pues ahí es­tá un le­tre­ro en la pa­red que ad­vier­te: “A vi­da trans­tor­na” (la vi­da es per­tur­ba­do­ra, la vi­da des­con­cier­ta, la vi­da agi­ta).

10:00. A la pa­do­ca

Evi­ta los no­ve­do­sos lu­ga­res de brunch y op­ta por un au­tén­ti­co desa­yuno do­mi­ni­cal en una pa­do­ca, que en la jer­ga sig­ni­fi­ca pa­na­de­ría. Sin em­bar­go, una pa­do­ca no es pre­ci­sa­men­te eso: es un res­tau­ran­te de ser­vi­cio completo que tam­bién es par­te ca­fe­te­ría y par­te char­cu­te­ría; to­dos los ve­cin­da­rios tie­nen uno, so­lo pre­gun­ta por ahí. Pa­ra te­ner una ex­pe­rien­cia ver­da­de­ra­men­te lo­cal, or­de­na el pão na cha­pa, mi­ta­des de bo­llos con man­te­qui­lla y a la pa­rri­lla que los bra­si­le­ños lla­man pan fran­cés, jun­to con un pin­ga­do —ca­fé fuer­te con un po­co de le­che— y qui­zá un ju­go de na­ran­ja re­cién ex­pri­mi­do. No te­mas pro­bar los pas­te­les de­trás del mos­tra­dor u or­de­nar un ome­let. So­lo no di­gas que es un brunch.

12:00. Mul­ti­tu­des y cul­tu­ra

Los do­min­gos, la ave­ni­da Pau­lis­ta es­tá ce­rra­da al trán­si­to vehi­cu­lar y es ati­bo­rra­da por ci­clis­tas y pea­to­nes. Po­drías en­tre­te­ner­te pa­sean­do por don­de ha­ya una ma­ni­fes­ta­ción po­lí­ti­ca, un artista ca­lle­je­ro, un ven­de­dor de ar­te­sa­nías o una ban­da tri­bu­to de The Beatles, pe­ro aún me­jor es dar un re­co­rri­do cul­tu­ral por las ins­ti­tu­cio­nes que ro­dean la vía prin­ci­pal de la ciu­dad. Es­tán el Mu­seu de Ar­te de San Pa­blo, de ar­qui­tec­tu­ra bru­ta­lis­ta, y el nue­vo y bri­llan­te Ja­pan Hou­se, pe­ro el pun­to cul­mi­nan­te ac­tual­men­te es IMS Pau­lis­ta, una nue­va ra­ma del Ins­ti­tu­to Mo­rei­ra Sa­lles, don­de las ex­po­si­cio­nes in­no­va­do­ras y con una am­plia gama de te­mas les pa­re­ce­rán igual­men­te atrac­ti­vas tan­to a los afi­cio­na­dos al ar­te co­mo a quie­nes sim­ple­men­te les gus­ta ver imá­ge­nes.

Hay Epe­li­qua tiun­tius nus ma no­sa­mus es au­ta­tur itiunt

MAURICIO LI­MA - AFP

Mu­seo de Ar­te de San Pa­blo.

Ar­te ur­bano. Re­nom­bra­do in­ter­na­cio­nal­men­te, es­tá en to­das par­tes, pe­ro la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes sim­ple­men­te se di­ri­gen al ca­lle­jón de Bat­man, un laberinto de pa­sa­jes li­bres de trán­si­to cu­bier­tos de obras.

Ave­ni­da Pau­lis­ta. Los do­min­gos es­tá ce­rra­da al trán­si­to vehi­cu­lar y se ati­bo­rra de ci­clis­tas y pea­to­nes. Po­drías en­con­trar­te con una ma­ni­fes­ta­ción po­lí­ti­ca, ar­tis­tas ca­lle­je­ros, ven­de­do­res de ar­te­sa­nías o una ban­da tri­bu­to de The Beatles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.