Ró­ter­dam es­tá de mo­da

La ciu­dad con el puer­to más gran­de del mun­do vi­ve su pro­pia trans­for­ma­ción. Hoy es una be­lla y mo­der­na me­tró­po­li lle­na de ar­qui­tec­tu­ra y ar­te ex­pe­ri­men­tal, di­se­ño y gas­tro­no­mía

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Ró­ter­dam ya es ciu­dad de mo­da en­tre los ho­lan­de­ses, cu­rio­sos y ávi­dos por en­con­trar nue­vos es­tí­mu­los. Es­ta ola se va ex­pan­dien­do al pú­bli­co eu­ro­peo, tam­bién de­seo­so de des­cu­brir lu­ga­res con un de­jo de nos­tal­gia y de­ca­den­cia que se re­ci­clan y trans­for­man. Uno de los dis­tin­ti­vos de la trans­for­ma­ción que vie­ne ex­pe­ri­men­tan­do des­de que fue bom­bar­dea­da en 1940 en la se­gun­da gue­rra mun­dial es­tá da­do por su ar­qui­tec­tu­ra. Ex­pe­ri­men­tal, atre­vi­da y ori­gi­nal son al­gu­nos de los ca­li­fi­ca­ti­vos que se lle­van los hi­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos des­per­di­ga­dos por la ciu­dad. Es mu­cho lo que hay pa­ra ver y muy in­tere­san­te, aun­que uno no sea ar­qui­tec­to ni se es­pe­cia­li­ce en ese ru­bro. Hay tours a pie, otros en bi­ci­cle­ta, y es una gran op­ción pa­ra des­ti­nar unas ho­ras de la es­ta­día en la ciu­dad.

Uno de los lu­ga­res a co­no­cer es el edi­fi­cio em­ble­má­ti­co que se re­cons­tru­yó por com­ple­to en 2014: la Cen­traal Sta­tion (la es­ta­ción prin­ci­pal de tre­nes), adon­de pro­ba­ble­men­te se lle­gue si se vie­ne des­de Áms­ter­dam (otro de los dis­tin­ti­vos de Ró­ter­dam es su ex­ce­len­te co­nec­ti­vi­dad con el res­to de Eu­ro­pa en tren).

Des­de la Es­ta­ción Cen­tral has­ta la Blaak Sta­tion, co­mo otro pun­to de re­fe­ren­cia, se ex­tien­de el Cen­trum, la zo­na don­de se en­cuen­tran va­rios lu­ga­res a co­no­cer, y además don­de es­tá ubi­ca­do el dis­tri­to Cool (así se lla­ma), y la ar­te­ria Cool­sin­gel, la zo­na co­mer­cial por ex­ce­len­cia de la ciu­dad; en las in­me­dia­cio­nes se en­cuen­tra Meent, otra de las áreas co­mer­cia­les y de in­te­rés, don­de es­tá el im­po­nen­te edi­fi­cio Tim­mer­huis, una de las gran­des obras ar­qui­tec­tó­ni­cas, con­ce­bi­do pa­ra ser el edi­fi­cio más sus­ten­ta­ble de los Paí­ses Ba­jos. Es­te se uti­li­za pa­ra vi­vien­da, ofi­ci­nas y al­ber­ga el Mu­seo de Ró­ter­dam, que po­see una ex­po­si­ción per­ma­nen­te e in­ter­ac­ti­va que re­crea la con­sig­na “¿Qué sig­ni­fi­ca que tu ciu­dad sea bom­bar­dea­da?”.

Uno de los lu­ga­res a co­no­cer es el edi­fi­cio em­ble­má­ti­co: la Cen­traal Sta­tion

Una de las re­co­men­da­cio­nes en Ró­ter­dam mien­tras uno re­co­rre sus ca­lles es ir mi­ran­do ha­cia arri­ba, por­que más allá de los edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos hay sor­pre­sas edi­li­cias por to­das par­tes. El gran con­tras­te lo ha­ce la igle­sia de St Lau­rens­kerk, uno de los po­cos edi­fi­cios me­die­va­les (se ter­mi­nó de cons­truir en el si­glo XVI) que que­da­ron en pie en la zo­na Cen­trum tras el bom­bar­deo de 1940.

Muy cer­ca se en­cuen­tran otros dos edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos, la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal, con una pe­cu­liar for­ma de cas­ca­da, y una to­rre de vi­vien­das co­no­ci­da co­mo “Lá­piz”, jus­ta­men­te por su for­ma.

A con­ti­nua­ción se en­cuen­tra uno de los lu­ga­res que dis­tin­guen a Ró­ter­dam hoy en día, el Markt­hal, no so­lo por ser el mer­ca­do más gran­de del país sino por sus enor­mes par­ti­cu­la­ri­da­des edi­li­cias. En pleno cen­tro, es­te es el pri­mer mer­ca­do cu­bier­to de los Paí­ses Ba­jos, un edi­fi­cio con for­ma de se­mi­círcu­lo gi­gan­te ubi­ca­do jun­to a la pla­za del mer­ca­do Bin­nen­rot­te. El Markt­hal es un mul­ti­es­pa­cio que al­ber­ga unos 100 pues­tos de co­mi­da, tien­das y res­tau­ran­tes, un su­per­mer­ca­do y tam­bién vi­vien­das. Es un lu­gar ideal pa­ra su­mer­gir­se en las de­li­cias gas­tro­nó­mi­cas lo­ca­les y del mun­do. Y a no per­der­se World of Drinks, don­de exis­te una pa­red en­te­ra de di­fe­ren­tes cer­ve­zas de to­do el país.

Sin em­bar­go, to­das las mi­ra­das de es­te mer­ca­do, que de­ja bo­quia­bier­tos a los vi­si­tan­tes es, en la par­te in­te­rior de la bó­ve­da, el lla­ma­do “cuerno de la abun­dan­cia”. Del ar­tis­ta ho­lan­dés Arno Coe­nen, con­sis­te en un puz­le gi­gan­te de 11 mil me­tros cua­dra­dos que ya es­tá sien­do lla­ma­do “la ca­pi­lla Six­ti­na de Ró­ter­dam”.

Y en es­ta se­gui­di­lla de hi­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos que no ter­mi­nan de sor­pren­der­nos, muy cer­ca­nas al mer­ca­do se en­cuen­tran las Ca­sas Cu­bo, una idea in­creí­ble en la que se pen­sa­ron las ca­sas co­mo ár­bo­les. Pa­ra eso, el ar­qui­tec­to Piet Blom gi­ró el cu­bo de una vi­vien­da 45 gra­dos y lo co­lo­có so­bre pi­la­res he­xa­go­na­les. Son 32 ca­sas y una de ellas es­tá abier­ta al pú­bli­co pa­ra que se pue­da ver có­mo se vi­ve en di­chas vi­vien­das.

En la zo­na se pue­de ha­cer un des­can­so en Ou­de Ha­ven (Vie­jo Puer­to), pa­ra sen­tar­se en una de sus te­rra­ci­tas con vis­ta al pe­que­ño puer­to y de­gus­tar al­gu­na ex­qui­si­tez de mar o to­mar­se un ca­fé. Aquí se en­cuen­tra la Wit­te Huis (Ca­sa Blan­ca), el edi­fi­cio más al­to de Eu­ro­pa en el mo­men­to de su cons­truc­ción, en 1898.

En una lin­da ca­mi­na­ta se pue­de lle­gar a la ca­lle Wit­te de Withs­gran traat, una de las más ani­ma­das, y un muy buen plan pa­ra la tar­de­ci­ta y la no­che: art bou­ti­ques co­mo la Ga­le­rie Ec­ce y la Van Eijck Ga­le­rie, mar­can el tono de la zo­na.

Muy cer­ca es­tá el río Mo­sa, don­de se en­cuen­tra el Eras­mus­brug (puen­te de Eras­mus o de Eras­mo), otra de las cons­truc­cio­nes em­ble­má­ti­cas de Ró­ter­dam, colgante y con una for­ma por la que le lla­man “el cis­ne”. Des­de el puen­te se pue­den ob­ser­var al­gu­nas cons­truc­cio­nes lla­ma­ti­vas, co­mo el pe­cu­liar ras­ca­cie­los que lle­va el fa­mi­liar nom­bre de Mon­te­vi­deo; o las tres to­rres de la mo­le De Rot­ter­dam, con­si­de­ra­do el ma­yor edi­fi­cio de Eu­ro­pa. Una re­co­men­da­ción es to­mar un pa­seo en bar­co, des­de don­de se ve la ciu­dad, el puer­to y sus edi­fi­cios con otra pers­pec­ti­va.

Ver­de

Ró­ter­dam te­nía fa­ma de ciu­dad por­tua­ria gris; sin em­bar­go, hoy sus ha­bi­tan­tes se enor­gu­lle­cen de sus cui­da­das áreas ver­des, co­mo el Het Park, cer­cano al puen­te de Eras­mus, don­de se pue­de vi­si­tar la to­rre de ob­ser­va­ción Eu­ro­mast, y dis­fru­tar de ma­ra­vi­llo­sas vis­tas de la ciu­dad.

A unos 15 mi­nu­tos de las Ca­sas Cu­bo se en­cuen­tra Kra­lin­gen, una tran­qui­la y be­lla zo­na re­si­den­cial don­de es­tá si­tua­do el par­que Kra­lin­gen, un her­mo­so lu­gar con un la­go ar­ti­fi­cial don­de in­clu­so se rea­li­zan de­por­tes acuá­ti­cos. Y den­tro del par­que se ha­cen pa­seos a ca­ba­llo y sen­de­ris­mo, ideal pa­ra los días de ca­lor en la ciu­dad. El par­que es ap­to pa­ra píc­nics, prác­ti­ca que sue­len dis­fru­tar los lo­ca­les, pe­ro tam­bién po­see in­fra­es­truc­tu­ra de res­tau­ran­tes y ba­res con vis­ta al la­go.

Ar­te por to­das par­tes

Su ar­qui­tec­tu­ra ex­pe­ri­men­tal mar­ca un es­ti­lo, pe­ro además Ró­ter­dam se ca­rac­te­ri­za por la pre­do­mi­nan­cia que brin­da al ar­te. Gran can­ti­dad de mu­seos, ga­le­rías y ar­te ca­lle­je­ro sig­nan el es­ti­lo de la ciu­dad. El ar­te y el di­se­ño se en­cuen­tra por to­das par­tes en Ró­ter­dam.

El Mu­seum­park es uno de los lu­ga­res don­de in­ver­tir un buen ra­to. Un con­cep­to que in­te­gra na­tu­ra­le­za, zo­na pa­ra even­tos, pa­seos y mu­seos, tam­bién mer­ca­dos de pro­duc­tos na­tu­ra­les y ar­te­sa­nías; así es una de las op­cio­nes al ai­re li­bre más fa­mo­sas y po­pu­la­res de la ciu­dad.

Son va­rios los mu­seos que se en­cuen­tran en es­ta zo­na; en­tre los más des­ta­ca­dos fi­gu­ran el Dutch Ar­chi­tec­tu­ral Ins­ti­tu­te, el Na­tu­ral His­tory Mu­seum, el Boij­mans Van Beu­nin­gen, el Cha­bot y el Kunst­hal. A des­ta­car, el Boij­mans es uno de los más an­ti­guos de Ho­lan­da y po­see una ma­ra­vi­llo­sa co­lec­ción de gran­des maes­tros, co­mo Rem­brandt, Brueg­hel y Van Gogh; o ex­po­nen­tes co­mo Ma­grit­te, Mon­drian y Mo­net, en­tre otros gi­gan­tes del si­glo XIX y XX de la pin­tu­ra. En un es­ti­lo com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te pe­ro im­per­di­ble es­tá el Kunst­hal Mo­dern Art Mu­seum, di­se­ña­do por el fa­mo­so ar­qui­tec­to Rem Kool­haas. En la es­ce­na del ar­te ur­bano, Ró­ter­dam lle­va una gran de­lan­te­ra: es im­per­di­ble el Lucht­sin­gel, un puen­te ur­bano pin­ta­do por ar­tis­tas lo­ca­les y fi­nan­cia­do me­dian­te el mé­to­do de crowd­fun­ding. La idea de es­te puen­te es unir la bre­cha en­tre las per­so­nas, li­te­ral y me­ta­fó­ri­ca­men­te.

TOM ROELEVELD - FLICKR

El Wit­te Huis (a la de­re­cha), de 45 me­tros de al­tu­ra, fue el edi­fi­cio más al­to de Eu­ro­pa cuan­do fue cons­trui­do, en 1898.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.