Né­guev: de­sier­to de lu­jo

Is­rael bus­ca atraer más tu­ris­tas a su re­gión más des­po­bla­da con una pro­pues­ta que in­te­gra ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre y hos­pi­ta­li­dad be­dui­na

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

Los ideó­lo­gos sio­nis­tas y Da­vid Ben Gu­rión, el pri­mer di­ri­gen­te del Es­ta­do de Is­rael, que­rían que flo­re­cie­ra el de­sier­to. Pe­ro aho­ra Is­rael as­pi­ra a con­ver­tir sus ex­ten­sio­nes des­po­bla­das en una atrac­ción tu­rís­ti­ca.

El de­sier­to del Né­guev, que li­mi­ta al oes­te con el Si­naí egip­cio, al es­te con Jor­da­nia y al sur con el mar Ro­jo, ocu­pa más de la mi­tad de la su­per­fi­cie del país y ofre­ce am­plios es­pa­cios sin ape­nas po­bla­ción. Is­rael ha de­ci­di­do apro­ve­char es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pro­po­nien­do a los tu­ris­tas cam­pa­men­tos de lu­jo, hos­pi­ta­li­dad be­dui­na y ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre.

El tu­ris­mo es un sec­tor en ex­pan­sión en Is­rael. El año pa­sa­do fue ré­cord, con 3,8 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros que ge­ne­ra­ron US$ 5.800 mi­llo­nes, se­gún el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo. Se as­pi­ra a que el de­sier­to del Né­guev pa­se de ge­ne­rar el 5% de los in­gre­sos tu­rís­ti­cos del país al 20%, en es­pa­cio de dos o tres años.

Vi­nos del de­sier­to

“Cuan­do ha­ce mu­cho frío en Eu­ro­pa, por ejem­plo en di­ciem­bre, enero o fe­bre­ro, las tem­pe­ra­tu­ras son sua­ves en el Né­guev”, ex­pli­có Uri Sha­ron, del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo. El de­sier­to ofre­ce, ade­más, un lu­gar geo­ló­gi­co úni­co, el crá­ter de Ra­món, el ma­yor del mun­do cau­sa­do por la ero­sión.

Sa­laam El Wadj na­ció en es­ta re­gión, don­de abrió un cam­pa­men­to en el que vi­ve con su fa­mi­lia, sus hi­jos y sus ca­bras. Allí aco­ge a sus hués­pe­des en tien­das de cam­pa­ña y les en­se­ña la for­ma de vi­vir de los be­dui­nos. Se­gún él, el es­ti­lo de vi­da es­tá ame­na­za­do por la lle­ga­da de los bri­tá­ni­cos ha­ce un si­glo y por la crea­ción de Is­rael en 1948.

Re­ci­bir a los tu­ris­tas le per­mi­te pre­ser­var esa he­ren­cia. “No so­lo quie­ren dor­mir en un cam­pa­men­to be­duino, sino que quie­ren apren­der”, ase­gu­ró.

Pa­ra pa­sar de un cam­pa­men­to be­duino a otro, los sen­de­ris­tas re­co­rren unos 12 ki­ló­me­tros por ca­mi­nos acon­di­cio­na­dos, mien­tras sus per­te­nen­cias son trans­por­ta­das en co­che.

Cer­ca del cam­pa­men­to de Sa­laam El Wadj, Han­nah y Eyal Iz­rael plan­ta­ron viñas en te­rre­nos es­ca­lo­na­dos, don­de los na­ba­teos vi­vie­ron ha­ce 2.000 años. Ca­da año pro­du­cen 5.000 bo­te­llas de mer­lot, ca­ber­net sau­vi­gon, char­don­nay y otras va­rie­da­des de uva.

Pa­ra ga­nar más di­ne­ro, Eyal Iz­rael al­qui­la ha­bi­ta­cio­nes y pro­po­ne vi­si­tas en los al­re­de­do­res. Y quie­nes lo desean pue­den apren­der las ba­ses de la pro­duc­ción de vino en su bo­de­ga. Las viñas cre­cen en una cuen­ca na­tu­ral que re­ci­be el agua de las co­li­nas ve­ci­nas en in­vierno y go­za de un sistema de irri­ga­ción mo­derno que uti­li­za agua desa­li­ni­za­da del Me­di­te­rrá­neo.

Cer­ca del vi­ñe­do de Eyal Iz­rael, se al­za la ciu­dad de Mitz­pe Ra­món, que do­mi­na el crá­ter de Ra­món. Los tu­ris­tas en bus­ca de tran­qui­li­dad y de con­fort tie­nen la po­si­bi­li­dad de al­qui­lar allí tien­das de lu­jo equi­pa­das con du­chas de agua ca­lien­te, don­de cuen­tan con los ser­vi­cios de un chef per­so­nal.

Cuan­do cae la no­che, los vi­si­tan­tes pue­den ob­ser­var a tra­vés de un te­les­co­pio las es­tre­llas en un cie­lo muy os­cu­ro, li­bre de con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca.

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.