Bri­llan­te Bei­rut

Di­ver­si­dad, di­se­ño y di­ver­sión son al­gu­nos de los atri­bu­tos de la ca­pi­tal li­ba­ne­sa, aje­nos a mu­chas de las ciu­da­des de Me­dio Orien­te; ade­más, es un des­tino me­di­te­rrá­neo im­pres­cin­di­ble

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Lí­bano es un país pe­que­ño, abar­ca­ble (to­do es­tá co­mo mu­cho a dos ho­ras en au­to) y lleno de lu­ga­res in­tere­san­tes pa­ra co­no­cer. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que lo di­fe­ren­cian de sus ve­ci­nos de Me­dio Orien­te es que por su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca po­see las cua­tro es­ta­cio­nes di­fe­ren­cia­das y es per­fec­ta­men­te vi­si­ta­ble en to­das. En bre­ve co­mien­za el ve­rano y de ju­nio a se­tiem­bre el país en­te­ro, y la ciu­dad de Bei­rut en par­ti­cu­lar, se lle­nan de fes­ti­va­les, tu­ris­tas, y sus roof­top bars y te­rra­zas res­plan­de­cen de gen­te y buen am­bien­te.

Los li­ba­ne­ses, a su vez, son co­no­ci­dos co­mo gran­des an­fi­trio­nes, apa­sio­na­dos, crea­ti­vos y a quie­nes les gus­ta dis­fru­tar de los pla­ce­res de la vi­da; es­to trans­for­ma a su ca- pi­tal en un epi­cen­tro de la mo­da, el ar­te, la in­clu­si­vi­dad y la di­ver­sión, lo que mar­ca una di­fe­ren­cia gran­de con mu­chos de sus ve­ci­nos de la zo­na. Pai­sa­jís­ti­ca­men­te es ma­ra­vi­llo­sa tam­bién, ya que, al en­trar a Bei­rut, de un la­do es­tá el Me­di­te­rrá­neo y del otro las mon­ta­ñas, y en el me­dio la ciu­dad.

Pa­ra mu­chos, Bei­rut es co­no­ci­da de una ma­ne­ra triste, por una gue­rra ci­vil que se ex­ten­dió du­ran­te 15 años. Sin em­bar­go, hoy la ciu­dad se des­ta­ca por su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y di­fe­ren­tes creencias re­li­gio­sas con­vi­ven en paz. Ca­mi­nan­do por sus ca­lles impacta el con­tras­te de ver edi­fi­cios lu­jo­sos y mo­der­nos con otros que to­da­vía con­ser­van las mar­cas de la gue­rra.

Ham­ra es uno de los ba­rrios más po­pu­la­res de afluen­cia tu­rís­ti­ca, co­mer­cial y ho­te­le­ra. Lo- lla­man “el ba­rrio mu­sul­mán” y hoy es una de las zo­nas más mul­ti­cul­tu­ra­les, ca­rac­te­rís­ti­ca da­da por la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na de Bei­rut y por el gran mo­vi­mien­to co­mer­cial. Su ar­te­ria prin­ci­pal es la rue Ham­ra (en Lí­bano uno de los idio­mas prin­ci­pa­les es el fran­cés, ya que el país fue co­lo­nia fran­ce­sa du­ran­te dos dé­ca­das del

si­glo XX, y por eso tam­bién se lla­ma­ba a Bei­rut, el Pa­rís de Me­dio Orien­te), que atra­vie­sa la zo­na de West Bei­rut de es­te a oes­te y es­tá re­ple­ta de tien­das, ca­fés, res­tau­ran­tes y ba­res y alo­ja mu­chas de las op­cio­nes ho­te­le­ras dis­po­ni­bles en la ciu­dad.

La Cor­ni­che es la ram­bla de Bei­rut, de unos cin­co ki­ló­me­tros y ro­dea­da de pal­me­ras, que va des­de West Bei­rut has­ta el cen­tro. Es­ta cos­ta­ne­ra es uti­li­za­da por los lo­ca­les pa­ra ha­cer de­por­te, pa­sear y sa­lir de pes­ca.

El Down­town Bei­rut es el epi­cen­tro: des­de rui­nas ro­ma­nas has­ta tien­das pré­mium, aquí se con­cen­tra to­do. En cuan­to a com­pras, un clá­si­co es el Bei­rut Souks, un shop­ping out­door don­de se en­cuen­tran to­das las mar­cas in­ter­na­cio­na­les.

En el cen­tro del Down­town es­tá la Pla­ce de l’Étoi­le (las ca­lles que la atra­vie­san for­man una es­tre­lla) don­de se en­cuen­tra la fa­mo­sa To­rre del Re­loj. El re­loj Rolex de la to­rre es­ti­lo art dé­co se en­cuen­tra en ese lu­gar des­de 1930. Una gran par­ti­cu­la­ri­dad es que en la zo­na exis­ten dos ca­te­dra­les de San Jor­ge, una or­to­do­xa (la le­yen­da di­ce que en es­te pre­ci­so lu­gar fue que San Jor­ge ma­tó al dra­gón) y otra ma­ro­ni­ta, ade­más de otras mez­qui­tas; pe­ro la más im­por­tan­te y des­ta­ca­da es la de Al-Amin, con sus cú­pu­las azu­les. Los lo­ca­les afir­man que es­tá ins­pi­ra­da en la Mez­qui­ta Azul de Es­tam­bul. Co­mo sue­le su­ce­der en mu­chos de es­tos tem­plos, se pue­de vi­si­tar pe­ro con al­gu­nos re­que­ri­mien­tos: las mu­je­res de­ben co­lo­car­se un cha­dor (es la te­la que re­cu­bre el cuer­po des­de la ca­be­za, sin que se vea el ca­be­llo, has­ta ca­si lle­gar al pi­so) que, si no se tie­ne, lo pro­veen en la en­tra­da en ca­li­dad de prés­ta­mo. Al igual que la Mez­qui­ta Azul, el tra­ba­jo de azu­le­jos en el in­te­rior del tem­plo es de una enor­me be­lle­za.

Jun­to a ella se en­cuen­tra el mau­so­leo de quien im­pul­só su cons­truc­ción y la re­cons­truc­ción de Bei­rut pos gue­rra ci­vil, el pre­si­den­te Ra­fiq Ha­ri­ri, ase­si­na­do du­ran­te un aten­ta­do en el año 2005. Aquí tam­bién se en­cuen­tra una zo­na de rui­nas ro­ma­nas pa­ra vi­si­tar. Muy cer­ca se en­cuen­tra la Pla­za de los Már­ti­res. La es­ta­tua ho­me­na­jea a los na­cio­na­lis­tas li­ba­ne­ses que fue­ron ase­si­na­dos du­ran­te la pri­me­ra gue­rra mundial por los oto­ma­nos. Y co­mo to­do mo­nu­men­to po­see va­rios sím­bo­los: si bien se con­me­mo­ra un acon­te­ci­mien­to su­ce­di­do en ese con­flic­to bé­li­co, las fi­gu­ras es­tán ba­lea­das, pro­duc­to de la gue­rra ci­vil que su­ce­dió unos 60 años des­pués. Per­ma­ne­cen de es­ta ma­ne­ra co­mo una es­pe­cie de me­mo­rial de esos tris­tes acon­te­ci­mien­tos que aún pro­ce­sa y en­fren­tó al pue­blo li­ba­nés por 15 años. La Pla­za de los Már­ti­res es un lu­gar ha­bi­tual pa­ra las pro­tes­tas y ma­ni­fes­ta­cio­nes.

El Mu­seo Na­cio­nal de Bei­rut es otra de las atrac­cio­nes his­tó­ri­cas im­por­tan­tes. Aquí se pue­de ob­ser­var un gran acer­vo pro­ve­nien­te de las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes que ha­bi­ta­ron el te­rri­to­rio. Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta el Sur­sock Mu­seum, un mu­seo de ar­te mo­derno, con­tem­po­rá­neo y ex­pe­ri­men­tal muy in­tere­san­te y que pro­mue­ve a los ar­tis­tas lo­ca­les.

Zay­tu­na Bay es otro pa­seo ma- rí­ti­mo pa­ra vi­si­tar, con puer­to de- por­ti­vo, res­tau­ran­tes de ca­te­go­ría y unas ma­ra­vi­llo­sas vis­tas des­de sus te­rra­zas. Aquí es tam­bién una zo­na de ho­te­les pré­mium y don­de el am­bien­te es de gran ca­te­go­ría; muy in­tere­san­te pa­ra sen­tar­se a ver pa­sar la gen­te del lu­gar y sus co­ches de al­tí­si­ma ga­ma, al me­jor es­ti­lo de la Cos­ta Azul fran­ce­sa.

Un clá­si­co a co­no­cer en la cos­ta es don­de se en­cuen­tran las enor­mes for­ma­cio­nes ro­co­sas que emer­gen del mar lla­ma­das Pi­geon Rocks pa­ra ir a ver la pues­ta del sol. Aquí los lo­ca­les, cuan­do el cli­ma es agra­da­ble, sue­len dar­se un ba­ño, ha­cer un píc­nic y re­la­jar­se co­mien­do, to­man­do y mu­chos fu­man­do pi­pa de agua (shis­ha o nar­gui­le).

Achra­fieh es otro de los ba­rrios des­ta­ca­dos, co­no­ci­do co­mo el ba­rrio cris­tiano. Allí se ven edi­fi­cios de­rrui­dos por la gue­rra ci­vil, pe­ro tam­bién ha te­ni­do un cre­ci­mien­to muy gran­de por sus al­tas to­rres cons­trui­das so­bre las que fue­ron man­sio­nes en otra épo­ca. In­tere­san­te es el Bourj Ham­moud, tam­bién co­no­ci­do co­mo el ba­rrio ar­me­nio, ya que fue fun­da­do por so­bre­vi­vien­tes emi­gra­dos por el ge­no­ci­dio ar­me­nio en 1915. Po­see una gran zo­na co­mer­cial de bue­nas ofer­tas y es “el” lu­gar don­de pro­bar au­tén­ti­ca co­mi­da ar­me­nia.

Bei­rut es co­no­ci­da de una ma­ne­ra triste, por una gue­rra ci­vil que se ex­ten­dió du­ran­te 15 años. Sin em­bar­go, hoy se des­ta­ca por su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y di­fe­ren­tes creencias re­li­gio­sas con­vi­ven en paz

FLICKR

Mez­qui­ta Al-Amin, en Bei­rut

Mu­seo Na­cio­nal de Bei­rut. Se tra­ta de un edi­fi­co de tres pi­sos, con­trui­do en pie­dra ca­li­za ocre, de seis mil me­tros cua­dra­dos de ex­hi­bi­ción de obras ar­queo­ló­gi­cas an­ti­quí­si­mas, al­gu­nas de la prehis­to­ria del Lí­bano.

Achra­fieh es uno de los más an­ti­guos ba­rrios cris­tia­nos del es­te de Bei­rut

Gem­may­zeh. Un ba­rrio con un en­can­to es­pe­cial por su di­ver­sa ar­qui­tec­tu­ra y to­do ti­po de co­mer­cios que se des­pa­rra­man en sus ar­te­rias. En la no­che se res­pi­ra un ai­re ju­ve­nil en sus res­tau­ran­tes y ba­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.