Un re­fu­gio se­duc­tor

Co­yoa­cán, en la bu­lli­cio­sa Ciu­dad de Mé­xi­co, un lu­gar en­can­ta­dor pe­ro sub­es­ti­ma­do por los via­je­ros, re­pre­sen­ta un es­ca­pe del tu­ris­mo ma­si­vo de es­ta gran ur­be la­ti­noa­me­ri­ca­na

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada - LU­CAS PE­TER­SON

Al pa­re­cer, to­dos mis co­no­ci­dos iban a Ciu­dad de Mé­xi­co a di­ver­tir­se de lo lin­do, así que yo tam­bién que­ría ir.

No obs­tan­te, me ha­bía pro­pues­to no re­co­rrer (al me­nos no por com­ple­to) los mis­mos par­ques y ave­ni­das flan­quea­das por ár­bo­les y sal­pi­ca­das de res­tau­ran­tes y ca­fe­te­rías dig­nas de Ins­ta­gram que ha­bían vi­si­ta­do mis pa­res. Du­ran­te el via­je, yo que­ría ale­jar­me de las co­lo­nias co­mo la Condesa y Roma nor­te, y pre­fe­rí en­fo­car­me en un lu­gar a 9 ki­ló­me­tros al sur, en el apacible ba­rrio de Co­yoa­cán. Co­no­ci­do por ser don­de se ubi­ca la Ca­sa Azul de Fri­da Kah­lo, es­ta “tie­rra de co­yo­tes”, un si­tio tan se­reno co­mo re­vi­ta­li­zan­te, de­mos­tró ser la sub­es­ti­ma­da al­ma cul­tu­ral de la ca­pi­tal y, en mu­chos sen­ti­dos, un es­ca­pe sin sa­lir de la ciu­dad. Ade­más, a pe­sar de lo res­trin­gi­do de mi pre­su­pues­to, no tu­ve que li­mi­tar la di­ver­sión du­ran­te el via­je de cua­tro días y tres no­ches.

Jo­sé An­to­nio Al­ba­nés, mi vi­vaz guía de tu­ris­tas y a quien en­con­tré a tra­vés de Airbnb (por 895 pe­sos o 52 dó­la­res, con una mon­ta­ña de co­mi­da in­clui­da), na­ció y cre­ció en Co­yoa­cán (que es al mis­mo tiem­po un ba­rrio y una de las die­ci­séis de­mar­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les que con­for­man la ciu­dad) y te­nía una lis­ta in­ter­mi­na­ble de ra­zo­nes por las que es­ta es la me­jor zo­na de la ciu­dad. “To­do es me­jor”, di­jo. “El agua, el cli­ma, la cul­tu­ra”. ¿El cli­ma? Fue fir­me. “Es me­jor. Es más fres­co”, afir­mó.

Tam­bién ase­ve­ró que era más se­gu­ro. “¿Ves es­to?”, pre­gun­tó, se­ña­lan­do el trán­si­to que avan­za­ba a pa­so len­to ha­cia el nor­te por una ca­lle em­pe­dra­da cer­ca del Jar­dín Hi­dal­go. “Es fá­cil ve­nir a CoNo

yoa­cán, pe­ro es di­fí­cil sa­lir”. Di­jo que ha­bía mu­chos lu­ga­res don­de se ge­ne­ran embotellamientos en las po­cas ave­ni­das del ba­rrio. “A los de­lin­cuen­tes no les gus­ta ve­nir”.

Co­yoa­cán es bu­lli­cio­so pe­ro se­duc­tor, ca­si su­bur­bano y bas­tan­te tran­qui­lo a di­fe­ren­cia de las hor­das de tu­ris­tas que ati­bo­rran zo­nas co­mo la del Cen­tro His­tó­ri­co. La cau­sa prin­ci­pal po­dría ser que no hay gran­des ca­de­nas ho­te­le­ras en el área.

Eso me pro­por­cio­nó un pu­ña­do de op­cio­nes que se re­du­je­ron a pe­que­ñas po­sa­das y hos­pe­da­jes de Airbnb. En mi pri­me­ra no­che, me hos­pe­dé a unas cuan­tas cua­dras de la Ca­sa Azul, en el aco­ge­dor Cha­let del Car­men Co­yoa­cán, don­de en­con­tré una ha­bi­ta­ción con un cos­to de 1330 pe­sos, po­co más de 70 dó­la­res. Las si­guien­tes dos no­ches me hos­pe­dé en una ha­bi­ta­ción pri­va­da con ba­ño, en una ubi­ca­ción ex­cep­cio­nal cer­ca de la Pla­za de la Con­chi­ta, que al­qui­lé a tra­vés de Airbnb por 30 dó­la­res la no­che.

Mi pri­me­ra tar­de en la ciu­dad se ale­gró cuan­do hi­ce una pa­ra­da en La Ca­sa del Pan Pa­pa­lotl, don­de or­de­né un li­cua­do de plá­tano por 32 pe­sos. El lin­do res­tau­ran­te ve­ge­ta­riano se ubi­ca en una pla­za en la ca­lle Xi­co­tén­catl, la cual re­co­rrí ad­mi­ran­do la jo­ye­ría y vien­do los DVD pi­ra­tas ofre­ci­dos por ven­de­do­res ca­lle­je­ros. Tam­po­co pu­de re­sis­tir­me a una enor­me canasta re­ple­ta de chu­rros. Com­pré una bol­sa de cua­tro pie­zas fri­tas y cu­bier­tas de azú­car por 15 pe­sos.

Las de­li­cias dul­ces he­chas con ha­ri­na abun­dan y co­me­te­rías un pe­ca­do si no prue­bas las con­chas —pan dul­ce— du­ran­te tu vi­si­ta a Mé­xi­co. La pa­na­de­ría Ra­fae­lla ha­ce una de­li­cio­sa ver­sión en cho­co­la­te (por 18 pe­sos) que jus­ti­fi­ca la ca­mi­na­ta has­ta el ex­tre­mo no­roes­te del ba­rrio. A unas cuan­tas cua­dras de la ave­ni­da Di­vi­sión del Nor­te, se en­cuen­tra El Rey del Ta­co, don­de se ofre­cen bue­nos ta­cos al pas­tor (a 12 pe­sos), pe­ro en reali­dad va­le la pe­na vi­si­tar el lu­gar por la se­lec­ción de ri­cos chi­les y ce­bo­llas en es­ca­be­che que los acom­pa­ñan.

Pe­ro no to­dos los pla­ti­llos son tan in­for­ma­les. Ja­ke Lin­de­man, un ami­go y fo­tó­gra­fo es­ta­dou­ni­den­se que re­si­de en Ciu­dad de Mé­xi­co, me re­co­men­dó dar una vuel­ta por La Ba­rra­ca Va­len­cia­na. Ahí de­gus­té una tor­ta ga­lle­ga (por 135 pe­sos), un pan cru­jien­te re­lleno de sua­ve ba­ca­lao y una cer­ve­za lla­ma­da Es­pan­ta­pá­ja­ros (65 pe­sos). Otra bue­na op­ción pa­ra co­mer ma­ris­cos es Tu Ce­vi­che, ubi­ca­do cer­ca de ahí, don­de los pro­duc­tos de ca­li­dad com­pen­sa­ron lo que al prin­ci­pio fue una ex­pe­rien­cia ás­pe­ra: una tar­de lle­gué con bas­tan­te an­ti­ci­pa­ción a su ho­ra­rio de cie­rre y me di­je­ron que ese día ce­rra­rían tem­prano.

Por suer­te, me die­ron la op­ción de or­de­nar pa­ra lle­var —una ge­ne­ro­sa por­ción de ce­vi­che negro (170 pe­sos)—.

Por su­pues­to, es­tán los mer­ca­dos. Va­le la pe­na de­di­car­le unas cuan­tas ho­ras al mer­ca­do de co­mi­da de Co­yoa­cán y al Mer­ca­do de Co­yoa­cán, que es más gran­de: abar­ca ca­si la cua­dra com­ple­ta y ven­de to­do lo que te pue­das ima­gi­nar. En es­te mer­ca­do más gran­de, ade­más de pro­duc­tos agrí­co­las fres­cos, es­pe­cias, blo­ques de que­so fres­co y con­te­ne­do­res de miel or­gá­ni­ca (80 pe­sos por un fras­co pe­que­ño), tam­bién en­con­tra­rás ro­pa, ju­gue­tes y bas­tan­tes lo­ca­les de co­mi­da don­de po­drás dis­fru­tar unas en­chi­la­das o tos­ta­das re­cién he­chas.

Ade­más, es­tá a unos pa­sos del Mu­seo de Fri­da Kah­lo, tam­bién co­no­ci­do co­mo la Ca­sa Azul, una vi­si­ta obli­ga­to­ria si te en­cuen­tras en Co­yoa­cán. A con­ti­nua­ción, te da­mos al­gu­nos con­se­jos: ad­quie­re tus en­tra­das por ho­ra­rio y lle­ga muy tem­prano, pues las fi­las pa­ra en­trar son lar­gas (el cos­to es de 200 pe­sos en­tre se­ma­na y 220 en fin de se­ma­na). Tam­bién va­le la pe­na pa­gar los 30 pe­sos adi­cio­na­les del per­mi­so pa­ra lle­var cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca, así po­drás to­mar fo­to­gra­fías del mu­seo (los em­plea­dos se to­man muy en se­rio su pa­pel de vi­gi­lar que so­lo las per­so­nas que com­pra­ron el per­mi­so to­men fo­tos).

Una vez aden­tro po­drás echar un fas­ci­nan­te vis­ta­zo a la vi­da de los dos ar­tis­tas me­xi­ca­nos de más re­nom­bre (Kah­lo y su pa­re­ja, Die­go Ri­ve­ra). El re­co­rri­do del mu­seo ini­cia con los re­tra­tos fa­mi­lia­res co­mo Mi fa­mi­lia y Re­tra­to de mi pa­dre, Gui­ller­mo Kah­lo, y de ahí pa­sa­mos a la mues­tra de di­bu­jos a lá­piz, fo­to­gra­fías ín­ti­mas y una co­lec­ción de ex­vo­tos: pe­que­ños pa­ne­les que mues­tran la vi­da en Mé­xi­co en­tre los si­glos XIX y XX.

A unas cuan­tas cua­dras de dis­tan­cia se en­cuen­tra el Ta­ller Ex­pe­ri­men­tal de Ce­rá­mi­ca, una vi­si­ta obli­ga­da pa­ra cual­quier in­tere­sa­do en ese ar­te. Es un po­co di­fí­cil de en­con­trar: de­bes en­trar por ave­ni­da Cen­te­na­rio, no Agua­yo, co­mo po­drías pen­sar al ver el ma­pa. No es­pe­res que na­die te ha­ga pa­sar o te sa­lu­de.

En el sa­lón prin­ci­pa pu­de apre­ciar la ma­ra­vi­llo­sa co­lec­ción de pla­to­nes, ta­zas, sal­se­ros y otras pie­zas de­co­ra­ti­vas, an­tes de fi­jar mi aten­ción en un ar­tícu­lo: un pe­que­ño ex­pri­mi­dor de 216 pe­sos. El ta­ller tam­bién tie­ne al­gu­nas re­pi­sas con pie­zas ro­tas o con de­fec­tos que se ven­den de­pen­dien­do de su pe­so.

Co­yoa­cán tie­ne un co­ra­zón ar­tís­ti­co, co­mo lo de­mues­tra la gran can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les que pu­de en­con­trar en un bre­ve tiem­po. Ha­cia el sur de los Vi­ve­ros de Co­yoa­cán, un enor­me par­que pú­bli­co, asis­tí a una obra de tea­tro ex­pe­ri­men­tal lla­ma­da To­do, de Jan­ne Te­ller, en el Tea­tro San­ta Ca­ta­ri­na (150 pe­sos, con des­cuen­to del 50 por cien­to pa­ra es­tu­dian­tes y maes­tros).

Tam­bién dis­fru­té del Cen­tro Cul­tu­ral Ele­na Ga­rro, que se des­ta­ca por su enor­me y be­llí­si­ma li­bre­ría. De­bo de­cir que que­dé par­ti­cu­lar­men­te em­be­le­sa­do con la Ci­ne­te­ca Na­cio­nal, un ex­ten­so y mul­ti­fa­cé­ti­co cine y com­ple­jo ar­tís­ti­co. Tie­ne li­bre­rías, ca­fe­te­rías, una tien­da de re­cuer­dos ci­né­fi­los lla­ma­da Be­lahu­goz­zi (adi­vi­na por qué) y, ob­via­men­te, sa­las de cine.

Al­ba­nés, mi guía, me con­tó la his­to­ria de la ciu­dad mien­tras re­co­rría­mos Co­yoa­cán ba­jo la som­bra de los ár­bo­les de par­ques pú­bli­cos lle­nos de ven­de­do­res, pa­re­jas jó­ve­nes y ta­ro­tis­tas. Ca­mi­na­mos y con­ver­sa­mos du­ran­te la me­jor par­te del día, co­mien­do tos­ta­das en el Mer­ca­do de Co­yoa­cán y mas­ti­can­do chapulines mien­tras be­bía­mos mez­cal en el res­tau­ran­te Mez­ca­le­ro.

Va­le la pe­na de­di­car­le unas cuan­tas ho­ras al mer­ca­do de co­mi­da y al Mer­ca­do de Co­yoa­cán que ven­de to­do lo que uno se pue­da ima­gi­nar

SA­RAH - FLICKR

Par­que Vi­ve­ros de Co­yoa­cán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.