Tra­di­ción y cam­bio

Su­dá­fri­ca tie­ne un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co in­ne­ga­ble y Ciu­dad del Ca­bo es una pa­ra­da obli­ga­to­ria pa­ra los vi­si­tan­tes que lle­gan a un país mo­derno, pe­ro que no re­nun­cia a su pa­sa­do

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Ala ho­ra de vi­si­tar Su­dá­fri­ca, na­tu­ral­men­te que Johan­nes­bur­go –la ciu­dad más gran­de y po­bla­da del país– es­tá entre los des­ti­nos pre­fe­ri­dos de los tu­ris­tas. Pe­ro la ofer­ta es mu­cho más am­plia. Ciu­dad del Ca­bo, la se­gun­da ciu­dad del país en po­bla­ción, es otro de los lu­ga­res ele­gi­dos por vi­si­tan­tes de to­do el mun­do. Es un lu­gar vi­bran­te. Fue fun­da­da en el si­glo muy buen ni­vel de ser­vi­cios. XVII y no so­lo cau­ti­va por mez­clar Uno de sus lu­ga­res na­tu­ra­les las me­jo­res tra­di­cio­nes afri­ca­nas pre­fe­ri­dos es la muy fo­to­gé­ni­ca y por la his­to­ria que ate­so­ra, sino Ta­ble Moun­tain, que hoy es un tam­bién por sus des­te­llos de mo­der­ni­dad. ícono y mo­nu­men­to de Ciu­dad del A eso se agre­ga una Ca­bo. Es una ma­ra­vi­lla na­tu­ral na­tu­ra­le­za es­plen­do­ro­sa y una que abra­za a la ciu­dad y, aun­que gas­tro­no­mía ex­cep­cio­nal. Es una sue­le es­tar ro­dea­da de nu­bes, hay mez­cla per­fec­ta de his­to­rias, cul­tu­ras, gran­des po­si­bi­li­da­des de en­con­trar­la to­do com­bi­na­do con be­llos li­bre y des­pe­ja­da por la ma­ña­na. pai­sa­jes. Y con una ar­qui­tec­tu­ra Si ha­bla­mos de na­tu­ra­le­za úni­ca, un cli­ma tem­pla­do y un que se mez­cla con his­to­ria de­be- mos men­cio­nar Rob­ben Is­land, la is­la de Ta­ble Bay ubicada a 12 ki­ló­me­tros de Ca­pe Town y don­de Nel­son Man­de­la es­tu­vo re­clui­do. En la década de 1840 la is­la re­ci­bió pa­cien­tes con le­pra y en­fer­mos psi­quiá­tri­cos. Du­ran­te la se­gun­da gue­rra mun­dial fue uti­li­za­da por los bri­tá­ni­cos co­mo una es­ta­ción de en­tre­na­mien­to y de­fen­sa.

Ha­cia el in­te­rior de Ciu­dad del Ca­bo, una bue­na for­ma de em­pe- zar a co­no­cer­la y re­co­rrer­la es su par­que cen­tral. Aquí se ubi­ca el Par­la­men­to, la re­si­den­cia del go­bierno y una cu­rio­si­dad re­li­gio­sa: la ca­te­dral de San Jor­ge. Si se lle­ga has­ta la al­cal­día pue­de dis­fru­tar­se del Mu­seo del Ar­te, con una am­plia mues­tra de pin­to­res mo­der­nos.

Se pa­sa en­ton­ces por Long

Street, la ca­lle más vi­va de la ciu­dad. Hay quie­nes afir­man que mien­tras Lon­dres tie­ne el SoHo y Nue­va Or­leans el ba­rrio fran­cés, Ciu­dad del Ca­bo cuen­ta con Long Street. Es una ca­lle en per­ma­nen­te ebu­lli­ción. Es­tá ro­dea­da de res­tau­ran­tes y ba­res, ade­más de lo­ca­les de ar­te­sa­nías, li­bre­rías y al­ber­gues. Los edi­fi­cios de Long Street con­ser­van en su ar­qui­tec­tu­ra y sus fa­cha­das sus des­fa­sa­jes vic­to­ria­nos. Aún pue­den ver­se sus he­rra­jes y cons­truc­cio­nes, que va­rios ar­qui­tec­tos y mo­vi­mien­tos vin­cu­la­dos al pa­tri­mo­nio han pro­te­gi­do y han evi­ta­do que fue­ran de­mo­li­dos. Por ejem­plo, se en­cuen­tra el edi­fi­cio Car­ni­val Court, de in­ne­ga­ble es­ti­lo vic­to­riano, el lu­gar pre­fe­ri­do de los aris­tó­cra­tas jó­ve­nes de Ciu­dad del Ca­bo.

Sol y arenas inol­vi­da­bles

Ade­más de la co­ne­xión con el pa­sa­do, Ciu­dad del Ca­bo ofre­ce una se­rie de pla­yas que hay que vi­si­tar. Clif­ton Beach es una de las más ele­gi­das por los tu­ris­tas. Ubicada en una zo­na re­si­den­cial ex­clu­si­va, es el epi­cen­tro de los bie­nes in­mue­bles más ca­ros de Su­dá­fri­ca. Cuen­ta con vi­vien­das en­cla­va­das en los acan­ti­la­dos que dis­fru­tan de en­vi­dia­bles vis­tas pa­no­rá­mi­cas ha­cia el océano Atlán­ti­co. Clif­ton fue ca­ta­lo­ga­da co­mo una de las 10 me­jo­res pla­yas de Su­dá­fri­ca por me­dios y or­ga­ni­za­cio­nes vin­cu­la­das al tu­ris­mo. Reúne en sí a cua­tro pla­yas que se se­pa­ran por barreras de ro­cas de gra­ni­to con arenas e un blan­co pu­ro y deslumbrante.

En la mis­ma lí­nea es­tá Camps Bay, una de las pla­yas más bo­ni­tas y po­pu­la­res, a 15 mi­nu­tos en au­to des­de el cen­tro de la ciu­dad que se pue­de lle­gar a tra­vés de mi­ni­bús. Ofre­ce tam­bién arenas blan­cas y aguas cris­ta­li­nas, con el agre­ga­do de te­ner de fon­do Ta­ble Moun­tain y los 12 Após­to­les, for­ma­cio­nes ro­co­sas que im­pac- tan. Camps Bay es una dis­fru­ta- ble co­mu­ni­dad, que re­ga­la vi­da, con nu­me­ro­sos res­tau­ran­tes y ba­res don­de dis­fru­tar de tra­gos tí­pi­cos y de­gus­tar chi­pi­ro­nes a la plan­cha, qui­zá los más ri­cos de to­da la cos­ta. El agua es al­go fría y de­be es­tar­se aten­to a la pre­sen­cia de ti­bu­ro­nes que a ve­ces se acer­can a la cos­ta.

A unos 30 ki­ló­me­tros de Ciu­dad del Ca­bo se en­cuen­tra Pla­ya de Boul­ders, ho­gar de una co­lo­nia de más de 3.000 pin­güi­nos de una par­ti­cu­lar es­pe­cie afri­ca­na que son ce­lo­sa­men­te cui­da­dos.

Se pue­de op­tar tam­bién por la pla­ya St Ja­mes, que se en­cuen­tra en Fal­se Bay, la enor­me bahía de Ciu­dad del Ca­bo. Se tra­ta de una pe­que­ña po­bla­ción cos­te­ra, que se ca­rac­te­ri­za por sus re­co­no­ci­das ca­sas de co­lo­res ubi­ca­das jus­to en la pla­ya. A es­to se agre­ga su pis­ci­na na­tu­ral, cu­yos orí­ge­nes se re­mon­tan a la épo­ca vic­to­ria­na de Su­dá­fri­ca. Por los bor­des de la lí­nea de la pla­ya pa­sa el le­gen­da­rio fe­rro­ca­rril cu­yo des­tino es la ve­ci­na po­bla­ción de Si­mon’s Town.

Una vi­si­ta im­pres­cin­di­ble en Su­dá­fri­ca es el Ca­bo de la Bue­na Es­pe­ran­za. Allí se tie­ne la sen­sa­ción de es­tar, efec­ti­va­men­te, en el fin del mun­do. So­bre to­do por­que al sa­lir de Ciu­dad del Ca­bo y por la ruta pue­den ha­cer­se va­rias y dis­fru­ta­bles pa­ra­das. Por ejem­plo, en Kirs­ten­bosch Bo­ta­ni­cal Gar­den, un in­men­so es­pa­cio de 36 hec­tá­reas y uno de los jar­di­nes bo­tá­ni­cos más gran­des del mun­do. Si si­guen via­je, los aman­tes del buen vino es­ta­rán de pa­ra­bie­nes. La ci­ta in­elu­di­ble es el Mu­seo del Vino y Groot Cons­tan­tia, en uno de los barrios más an­ti­guos de Ciu­dad del Ca­bo y una cul­tu­ra vi­ti­vi­ní­co­la que se pue­de ras­trear has­ta el año 1659, cuan­do se em­pe­za­ron a pren­sar las pri­me­ras uvas au­tóc­to­nas.

En Hout Bay, una bahía ro­dea­da de mon­ta­ñas, se pue­de dis­fru­tar de un pai­sa­je úni­co, ade­más de po­der su­bir­se a una de las tan­tas em­bar­ca­cio­nes y ver de cer­ca la co­lo­nia de lo­bos ma­ri­nos de la is­la Dui­ker. Ha­cia el sur se en­cuen­tran las pa­nó­ra­mi­cas de Chap­man’s Peak, o la pla­ya de Mui­zen­berg, ideal pa­ra la prác­ti­ca de surf. Es una gran pla­ya de are­na don­de los sur­fis­tas se ha­bi­tua­ron a con­vi­vir con los ti­bu­ro­nes.

Ade­más de la co­ne­xión con el pa­sa­do, Ciu­dad del Ca­bo ofre­ce un con­jun­to de be­llas pla­yas

Ac­cum re­riaes adi co­nec­tur?

Una vis­ta pa­no­rá­mi­ca del ca­bo de Bue­na Es­pe­ran­za

Clif­ton. Una zo­na re­si­den­cial ex­clu­si­va que in­clu­ye una de las me­jo­res pla­yas del pais y del mun­do. Es muy im­pre­sio­nan­te ver las ca­sas en­cla­va­das en acan­ti­la­dos con una es­pec­ta­cu­lar vis­ta al océano Atlán­ti­co.

Long Street. Equi­va­len­te al Soho de Lon­dres, es una ca­lle ani­ma­da lle­na de ba­res, res­tau­ran­tes exó­ti­cos, le­gen­da­rias li­bre­rías, mer­ca­dos de ar­te­sa­nía afri­ca­na y al­ber­gues pa­ra via­je­ros jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.