Em­ble­ma de Pa­rís

El ho­tel Lu­te­tia, tes­ti­go de la his­to­ria del si­glo XX, re­abrió su puer­ta con­ver­ti­do en cin­co es­tre­llas, pe­ro res­pe­tan­do su an­ti­guo va­lor pa­tri­mo­nial

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

El Lu­te­tia, em­ble­má­ti­co ho­tel art dé­co de la pa­ri­si­na Ri­ve Gau­che (ori­lla iz­quier­da), re­abrió su puer­ta la se­ma­na pa­sa­da con­ver­ti­do en cin­co es­tre­llas y en bus­ca de la eti­que­ta Pa­la­ce pa­ra en­sal­zar los orí­ge­nes de un edi­fi­cio cen­te­na­rio, tes­ti­go de los mo­vi­mien­tos li­te­ra­rios y de los des­tro­zos de la se­gun­da gue­rra mun­dial.

Tras cua­tro años ce­rra­do por obras, la ha­bi­ta­ción en la que Char­les de Gau­lle pa­só su no­che de bo­das en 1921 ya no exis­te; tam­po­co es el mis­mo el ves­tí­bu­lo don­de los fa­mi­lia­res de los de­por­ta­dos a cam­pos de ex­ter­mi­nio na­zi bus­ca­ban a los so­bre­vi­vien­tes, ni lo es el bar don­de Al­bert Cohen es­cri­bió par­te de Be­lle du Seig­neur.

Aun así, re­cu­pe­rar el es­pí­ri­tu de uno de los lu­ga­res más significativos de la ori­lla iz­quier­da de Pa­rís, pro­ta­go­nis­ta de una no­ve­la de Pie­rre As­sou­li­ne en 2005, es uno de los ob­je­ti­vos del gru­po is­rae­lí Al­rov, que com­pró el ho­tel en 2010 por el equi­va­len­te a US$ 169,7 mi­llo­nes y ha in­ver­ti­do otro tan­to en su res­tau­ra­ción.

La es­tan­cia cues­ta unos US$ 1.000 y de ahí sube has­ta los US$ 23.400 que la clien­te­la más ex­qui­si­ta de­be­rá pa­gar pa­ra dis­fru­tar de una de las sui­tes más ca­ras.

De sus 184 ha­bi­ta­cio­nes, 40 son sui­tes y 7 de ellas te­má­ti­cas, re­to­man­do el nom­bre de los per­so­na­jes que mar­ca­ron su his­to­ria, co­mo la can­tan­te es­ta- dou­ni­den­se Jo­sép­hi­ne Ba­ker, o el eco li­te­ra­rio que de­ja­ron Jea­nPaul Sar­tre, Ja­mes Joy­ce o An­dré Gi­de, al­gu­nos de sus es­cri­to­res ha­bi­tua­les.

Co­mo to­dos los gran­des ho­te­les de la ciu­dad, el Lu­te­tia sir­vió de se­de pa­ra los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de la Ale­ma­nia na­zi, y se re­di­mió des­pués aco­gien­do a los sol­da­dos de la Re­sis­ten­cia, a su re­gre­so a Pa­rís, y alo­jan­do a los so­bre­vi­vien­tes del Ho­lo­caus­to, otro de los mo­ti­vos que lo ha con­ver­ti­do en un es­ce­na­rio de ci­ne.

Cons­trui­do en 1910 por los he­re­de­ros de la fa­mi­lia Bou­ci­caut, fun­da­do­ra de los al­ma­ce­nes de lujo Bon Mar­ché que bus­ca­ban alo­jar a los pro­vee­do­res de la pro­vin­cia, a su cie­rre, en 2014, el Lu­te­tia su­fría el pa­so de los años por su ma­la so­no­ri­za­ción y su fal­ta de luz, sub­sa­na­da aho­ra con vi­drie­ras y pa­tios in­te­rio­res.

En cam­bio, la me­mo­ria de la Be­lle Épo­que per­vi­ve en crea­cio- nes de bron­ce o en los fres­cos de la en­tra­da y el bar Jo­sép­hi­ne, ori­gi­na­les de su aper­tu­ra, que han si­do res­tau­ra­dos en el es­ti­lo na­tu­ra­lis­ta del mo­men­to, a jue­go con una fa­cha­da que no ha bo­rra­do su for­ma de olas del mar.

Tras me­jo­rar las ins­ta­la­cio­nes, ha­cer ha­bi­ta­cio­nes más am­plias e in­cluir un spa y pis­ci­na, Lu­te­tia (nom­bre con el que los ro­ma­nos bau­ti­za­ron la ciu­dad que pre­ce­dió Pa­rís) re­abre con la ca­te­go­ría de cin­co es­tre­llas pe­ro de­be­rá man­te­ner una ca­li­dad in­me­jo­ra­ble du­ran­te los pró­xi­mos seis me­ses pa­ra ob­te­ner el tí­tu­lo de Pa­la­ce.

El ho­tel pre­vé ofre­cer con­cier­tos de jazz los vier­nes y sá­ba­do por la no­che y abri­rá en no­viem­bre un res­tau­ran­te di­ri­gi­do por Gé­rald Pas­se­dat, chef del Petit Ni­ce de Mar­sei­lle (tres es­tre­llas Mi­che­lin), ade­más de su bar, ac­ce­si­ble a los pa­ri­si­nos, que los due­ños es­pe­ran que si­gan sien­do los clien­tes más fre­cuen­tes.

WIKIPEDIA

Ho­tel Lu­te­tia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.