Una jo­ya tu­rís­ti­ca

El pri­mer tem­plo de la fe bahá’í, si­tua­do en una mon­ta­ña, se ha con­ver­ti­do en un lu­gar de in­te­rés pa­ra via­je­ros atraí­dos por su be­lle­za ar­qui­tec­tó­ni­ca

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente - ALBERTO VAL­DÉS GÓ­MEZ EFE

El pri­mer tem­plo de la fe bahá’í en Su­ra­mé­ri­ca, si­tua­do en lo al­to de las mon­ta­ñas que bor­dean la ca­pi­tal chi­le­na, cer­ca de la cor­di­lle­ra de los An­des, se ha con­sa­gra­do en los úl­ti­mos años co­mo un lu­gar de pe­re­gri­na­ción obli­ga­to­rio tan­to pa­ra tu­ris­tas co­mo pa­ra vi­si­tan­tes na­cio­na­les.

Así lo cer­ti­fi­can las cer­ca de 50 mil per­so­nas que acu­den a sus ins­ta­la­cio­nes ca­da mes, se­gún in­di­có el di­rec­tor del re­cin­to, Eduar­do Rio­se­co.

El tem­plo fue inau­gu­ra­do en 2016 y des­de en­ton­ces no ha pa­ra­do de atraer con su sin­gu­lar be­lle­za e idó­nea lo­ca­li­za­ción a mi­les de vi­si­tan­tes que lle­gan has­ta sus puer­tas con el ob­je­ti­vo de com­pren­der los fun­da­men­tos de una fe que as­pi­ra a ser uni­ver­sal y a aglu­ti­nar a per­so­nas de cual­quier ten­den­cia re­li­gio­sa.

La fe bahá’í na­ció a me­dia­dos del si­glo XIX en Per­sia, ac­tual Irán, de la mano de Bahá’u’lláh, un re­li­gio­so con un pro­yec­to que bien po­dría de­cir­se que se ade­lan­tó al pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción en el que es­tá in­mer­sa la so­cie­dad mo­der­na.

“Las en­se­ñan­zas de Bahá’u’lláh plan­tean que la hu­ma­ni­dad, in­de­pen­dien­te­men­te de cua­les sean sus creen­cias, his­to­ria, orí­ge­nes ét­ni­cos o ideo­lo­gías, com­par­te una mis­ma esen­cia es­pi­ri­tual que tie­ne un ori­gen di­vino”, in­di­có Rio­se­co.

Por es­te mo­ti­vo, con­ti­nuó, la cons­truc­ción, que es­tá va­cía de sím­bo­los o imá­ge­nes pa­ra evi­tar dis­trac­cio­nes, sir­ve co­mo es­pa­cio de “ora­ción abier­to a to­dos”, un lu­gar en el que cual­quier per­so­na que desee “orar, me­di­tar o sim­ple­men­te es­tar en si­len­cio”, pue­da ha­cer­lo “con tran­qui­li­dad”.

Sin em­bar­go, le­jos de con­ver­tir­se en un lu­gar de pe­re­gri­na­ción es­pi­ri­tual, el tem­plo ha al­can­za­do una inusi­ta­da fa­ma por su be­lle­za ar­qui­tec­tó­ni­ca, obra de la fir­ma ca­na­dien­se Ha­ri­ri Pon­ta­ri­ni Ar­chi­tects, así co­mo por su en­vi­dia­ble lo­ca­li­za­ción, ba­jo la cual des­can­sa la siem­pre di­ná­mi­ca y rui­do­sa ciu­dad de San­tia­go.

En es­te sen­ti­do, pro­si­guió el di­rec­tor, los acó­li­tos de la fe bahá’í no ven con ma­los ojos la con­di­ción de lu­gar de vi­si­ta obli­ga­to­rio pa­ra los tu­ris­tas, sino que aplau­den es­ta ten­den­cia, ya que pa­ra ellos lo im­por­tan­te es “ser­vir de lu­gar de en­cuen­tro pa­ra per­so­nas de muy dis­tin­ta ín­do­le”.

“Más allá de cuál sea el mo­ti­vo que los tra­jo, nos in­tere­sa que la gen­te se sien­ta atraí­da, por­que in­clu­so aque­llos que vie­nen con un in­te­rés pu­ra­men­te re­crea­ti­vo pue­den lle­var­se de su vi­si­ta al­go más pro­fun­do que sim­ple­men­te un pa­seo”, de­ta­lló Rio­se­co.

En to­tal, el bahaís­mo tie­ne cer­ca de seis mi­llo­nes de fie­les re­par­ti­dos por to­do el glo­bo, don­de Co­lom­bia y Bra­sil des­ta­can por ser los paí­ses con más se­gui­do­res en la re­gión, mien­tras que en Chi­le se en­cuen­tran 6.000 de ellos, se­gún es­ti­ma­cio­nes de la pro­pia or­ga­ni­za­ción.

La cons­truc­ción, que sur­ge por en­ci­ma de las nu­bes que co­ro­nan el cie­lo san­tia­guino, es­tá for­ma­da por nue­ve pa­re­des en for­ma de pé­ta­los for­ma­dos por vi­drio, már­mol y bron­ce, y es la oc­ta­va de es­te ti­po en el mun­do, tras las de Aus­tra­lia, Sa­moa, Ugan­da, Es­ta­dos Uni­dos, In­dia y Ale­ma­nia.

La re­li­gión lle­gó a Su­da­mé­ri­ca a fi­na­les de 1930, prin­ci­pal­men­te de Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca, a tra­vés de un gru­po de re­li­gio­sos que re­ca­ló en San­tia­go, don­de fue­ron acep­ta­dos por la so­cie­dad chi­le­na, ra­zón por la cual de­ci­die­ron que el pri­mer tem­plo de es­te dog­ma se eri­gi­ría en la ca­pi­tal del país aus­tral.

A día de hoy es­te si­gue sien­do el úni­co lu­gar sa­gra­do de los bahá’í en Su­da­mé­ri­ca, pe­ro, co­mo bien in­di­có Rio­se­co, es­ta “dis­tin­ción aca­ba­rá pron­to” ya que a fi­na­les de es­te mes es­tá pre­vis­to que se inau­gu­re el se­gun­do en Co­lom­bia.

Aun así, pro­si­guió, los se­gui­do­res de la pa­la­bras de Bahá’u’lláh “siem­pre ten­drán un es­pe­cial ca­ri­ño por Chi­le”, ya que el país los aco­gió y les brin­dó la opor­tu­ni­dad de ex­ten­der su cre­do.

“Nues­tro ob­je­ti­vo es de­vol­ver ese ca­ri­ño al pue­blo chi­leno con un men­sa­je de uni­dad que sir­ve pa­ra cual­quier per­so­na, don­de lo que nos une es más im­por­tan­te que los que nos se­pa­ra”, con­clu­yó Rio­se­co.

FO­TOS: ALBERTO VALDES - EFE

Tem­plo de la fe Bahá’í en Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.