La úl­ti­ma mo­da tu­rís­ti­ca

Nue­vo atrac­ti­vo de la costa fran­ce­sa: des­pla­zar­se por una pa­red ro­co­sa con­tra la que es­ta­llan olas, sal­tar des­de un sa­lien­te al agua y ex­plo­rar a na­do una gru­ta

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - SAN­DRA FE­RRER

Des­pla­zar­se por una pa­red ro­co­sa con­tra la que es­ta­llan las olas del mar, sal­tar des­de un sa­lien­te al agua y ex­plo­rar a na­do una gru­ta: el coas­tee­ring ga­na adep­tos en las ac­ci­den­ta­das cos­tas fran­ce­sas.

Es­ta ac­ti­vi­dad sur­gió en los años de 1990 en Ga­les con una fi­na­li­dad lú­di­ca, an­tes de ex­ten­der­se por el ro­co­so li­to­ral del Reino Uni­do e Ir­lan­da, pa­ra con­ver­tir­se en un pa­sa­tiem­po po­pu­lar.

Des­de ha­ce unos años su prác­ti­ca cre­ce en las cos­tas fran­ce­sas, es­pe­cial­men­te en la Costa Azul, en Bre­ta­ña y en Nor­man­día.

“Fun­cio­na bien”, ase­gu­ra Rei­nald Le Bres­ne, guía de coas­tee­ring de la Aso­cia­ción de Sal­va­men­to y Edu­ca­ción pa­ra la Se­gu­ri­dad en la re­gión nor­man­da de Co­ten­tin (oes­te de Fran­cia).

Aun­que es­tá au­to­ri­za­da en el país ga­lo, la ac­ti­vi­dad no es­tá re­co­no­ci­da ofi­cial­men­te. Lio­nel Ri­chard, que abo­ga por su ofi­cia­li­dad des­de Ni­za, la­men­ta el lim­bo ju­rí­di­co en que se ha­lla, lo que obli­ga a bau­ti­zar­la co­mo “es­pe­leo­lo­gía al bor­de del mar”.

“To­do es­tá aún por ha­cer­se en Fran­cia”, in­di­ca Maël Pa­cé, guía acompa­ñante que es otro de los pio­ne­ros de la ac­ti­vi­dad en es­te país.

“Por el mo­men­to, ca­da uno adap­ta la ac­ti­vi­dad a sus ca­pa­ci­da­des”, ex­pli­ca es­te po­li­fa­cé­ti­co na­da­dor y mo­ni­tor de pi­ra­güis­mo de 31 años.

Equi­pa­das con un cas­co, un tra­je de neo­preno y za­pa­ti­llas de­por­ti­vas, ocho per­so­nas tra­tan de des­cu­brir un día de fi­nal de ju­lio los im­po­nen­tes acan­ti­la­dos del par­que na­tu­ral de Ar­mó­ri­ca (Bre­ta­ña, oes­te).

Chi­me­nea del dia­blo

“Aquí es­ta­mos por en­ci­ma de la chi­me­nea del dia­blo”, ex­pli­ca du­ran­te una pa­ra­da el jo­ven guía.

Tras un pri­mer sal­to a un agua a 20 grados de tem­pe­ra­tu­ra, el gru­po pro­si­gue a na­do has­ta un mon­tícu­lo ro­co­so. “Aquí hay cua­tro me­tros de al­tu­ra, ahí cin­co y allí seis o sie­te me­tros. Ca­da uno eli­ge”, in­vi­ta el guía.

“Yo ten­go ga­nas de ir has­ta allí, de sal­tar des­de ahí arri­ba, nun­ca hi­ce es­to pe­ro ten­go ga­nas de ha­cer­lo”, ase­gu­ra San­dra Sa­ba­tier, de 48 años, ex­ta­sia­da por la be­lle­za del pa­ra­je a pe­sar de que la adre­na­li­na co­mien­za a co­rrer por sus ve­nas.

Al­gu­nos miem­bros del gru­po va­ci­lan, pe­ro to­dos aca­ban sal- tan­do, es­pe­cial­men­te los tres ado­les­cen­tes ávi­dos de sen­sa­cio­nes fuer­tes.

“¡Es mag­ní­fi­co! Re­co­mien­do es­ta ac­ti­vi­dad a to­dos, aun­que hay que ser há­bil en el agua y en las ro­cas”, re­co­no­ce Ni­na, de 16 años, con una am­plia son­ri­sa des­pués de lan­zar­se des­de cin­co me­tros.

“Nos di­ver­ti­mos co­mo ado­les­cen­tes, es ge­nial, me en­can­ta”, se en­tu­sias­ma Rudy Ver­dier, el ma­ri­do de San­dra. “Sal­tas al agua, sa­les, es­ca­las, ex­plo­ras una cue­va..., ¡so­mos co­mo ni­ños!”

To­dos se ma­ra­vi­llan al des­cu­brir la gru­ta del dia­blo, so­lo ac­ce­si­ble por mar, que ho­ra­dó la ro­ca de­jan­do una for­ma pa­re­ci­da al con­duc­to de una chi­me­nea, por el que sa­le la es­pu­ma pro­du­ci­da en las tor­men­tas in­ver­na­les.

“El lu­gar es mag­ní­fi­co, es real­men­te al­go di­fe­ren­te y fa­bu­lo­so des­cu­brir el me­dioam­bien­te de es­ta for­ma”, ex­pli­ca Ch­ris­tian Mas­sias, otro adep­to, de 50 años.

“Con es­ta ac­ti­vi­dad te­ne­mos ge­ne­ral­men­te un pun­to de vis­ta úni­co de lu­ga­res ex­cep­cio­na­les”, se­ña­la Rei­nald Le Bres­ne pen­san­do en el Nez de Jo­bourg y sus acan­ti­la­dos, los más al­tos de la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal.

Las tres ho­ras de re­co­rri­do, dos de ellas en el agua, de­pa­ran un re­gre­so en­tu­sias­ta al pun­to de par­ti­da en­tre el pe­que­ño gru­po, de­seo­so de re­pe­tir en cuan­to se pre­sen­te una opor­tu­ni­dad.

F. TANNEAU - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.