En­can­to al­pino

La ca­pi­tal fi­nan­cie­ra y cul­tu­ral de Sui­za, muy sen­ci­lla de re­co­rrer, des­lum­bra por su be­lle­za sim­ple y per­fec­ta

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Co­mo en la ma­yo­ría de las ciu­da­des eu­ro­peas, es bueno co­men­zar el re­co­rri­do por el cas­co his­tó­ri­co. En el ca­so de Zú­rich, es pe­que­ño y per­fec­ta­men­te abar­ca­ble pa­ra ha­cer­lo a pie, de he­cho es ideal pa­ra per­der­se en sus ca­lle­ci­tas y des­lum­brar­se con su es­té­ti­ca, su ar­qui­tec­tu­ra y la de­co­ra­ción de co­mer­cios y edi­fi­cios. Con el río Lim­mat siem­pre pre­sen­te, cru- zan­do la ciu­dad, so­bre su la­do iz­quier­do se en­cuen­tra el Lin­den­hof, un si­tio his­tó­ri­co con su pla­za y cas­ti­llo en la co­li­na; pe­ro la ma­yor afluen­cia de pú­bli­co es de­bi­do a su ca­rác­ter de mi­ra­dor, des­de don­de se pue­de ob­te­ner una de las me­jo­res vis­tas de es­ta en­can­ta­do­ra ciu­dad.

Por la ca­lle Nie­del­dorf, una de las prin­ci­pa­les del cas­co an­ti­guo, se lle­ga has­ta la igle­sia Gross­müns­ter. Las to­rres ge­me­las del cam­pa­na­rio de Gross­müns­ter son, sin du­da, el sím­bo­lo de la ciu­dad. Di­ce la le­yen­da que fue­ron cons­trui­das por Car­lo­magno, y que las le­van­tó pre­ci­sa­men­te en ese lu­gar por­que fue don­de se en­con­tra­ron las tum­bas de Fé­lix y Re­gu­la, los san­tos cop­tos, or­to­do­xos y ca­tó­li­cos ro­ma­nos, pa­tro­nos de la ciu­dad. La Zen­tral Bi­blio­tek (Bi­blio­te­ca Cen­tral) es la bi­blio­te­ca mu­ni­ci­pal, y a la vez de la Uni­ver­si­dad, fun­da­da en 1914. Po­see más de 5 mi­llo­nes de ejem­pla­res en­tre li­bros im­pre­sos, ma­nus­cri­tos y ma­pas.

La neu­tra­li­dad de Sui­za du­ran­te las dos gran­des gue­rras mun­dia­les hi­zo que Zú­rich se trans­for­ma­ra en lu­gar de aco­gi­da de mu­chas per­so­na­li­da­des del ar­te, la cien­cia, la cul­tu­ra y la po­lí­ti­ca. Fi­gu­ras co­mo Al­bert Eins­tein, León Trotsky, Ro­sa Lu­xem­bur­go, Ja­mes Joy­ce y Le­nin vi­vie­ron en es­ta ciu­dad. Hoy exis­ten tours de re­co­rri­da de las ca­sas don­de vi­vie­ron y los lu­ga­res que fre­cuen­ta­ron, co­mo el fa­mo­so Ca­fé Odeón en la Be­lle­vue­platz.

Tam­bién en Zú­rich na­ció el Da­daís­mo en el Ca­ba­ret Vol­tai­re, abier­to en 1916, don­de se ex­pe­ri­men­ta­ban nue­vas ten­den­cias en lo ar­tís­ti­co y son fre­cuen­tes las dis­cu­sio­nes po­lí­ti­cas. Por mu­chos

años ce­rra­do, es­te em­ble­má­ti­co lu­gar se re­abrió ha­ce ya más de una dé­ca­da y allí tie­nen lu­gar ter­tu­lias li­te­ra­rias, per­for­man­ces y una ex­ce­len­te op­ción don­de res­pi­rar la at­mós­fe­ra rup­tu­ris­ta de prin­ci­pio de si­glo XX en su ca­fé en la plan­ta al­ta.

Otro de los mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos a co­no­cer es la igle­sia de St. Pe­ter (St. Pe­ter Kir­che), del año 900 y el re­loj de su to­rre –con cin­co enor­mes cam­pa­nas– es el más gran­de de Eu­ro­pa

La otra obra im­pres­cin­di­ble en es­ta zo­na es la igle­sia de la aba­día de Frau­müns­ter, con su ele­gan­te cú­pu­la ver­de agua, cu­ya ma­yor atrac­ción son las cin­co ven­ta­nas de cris­tal crea­das por el ar­tis­ta bie­lo­rru­so fran­cés Marc Cha­gall. Un des­ta­que ar­tís­ti­co den­tro de la igle­sia es la ven­ta­na Das himm­lis­che Pa­ra­dies (El pa­raí­so ce­les­te), del sui­zo Au­gus­to Gia­co­met­ti. Fren­te a Frau­müns­ter se en­cuen­tra la pla­za Muns­ter­hof, pun­to de par­ti­da pa­ra la vi­si­ta de mu­chos de los edi­fi­cios his­tó­ri­cos, co­mo el mu­seo de ar­te Zun­ft­haus zur Mei­sen, que al­ber­ga la co­lec­ción de por­ce­la­na y lo­za del Swiss Na­tio­nal Mu­seum.

Uno de los ba­rrios más an­ti­guos de Zú­rich es Schip­fe, el lu­gar de los artesanos. En la Edad Me­dia es­te ba­rrio es­ta­ba de­di­ca­do al co­mer­cio, y lue­go en el si­glo XVI se con­vir­tió en el lu­gar de la in­dus­tria de la se­da. Hoy sus lo­ca­les ex­hi­ben y ven­den pro­duc­tos de ca­li­dad en sus pe­que­ños y ro­mán­ti­cos ne­go­cios a lo lar­go del Lim­mat. Es un ba­rrio ideal don­de pa­sear y dis­fru­tar de bue­na gas­tro­no­mía y, por su­pues­to, ¡cho­co­la­te!

La ver­sión mo­der­na

Si bien Zú­rich es­tá ro­dea­da de his­to­ria, tam­bién tie­ne sus zo­nas don­de ex­pe­ri­men­tar la mo­der­ni­dad eu­ro­pea, y su ar­te­ria prin­ci­pal es la Bahn­hofs­tras­se, don­de es­tán las tien­das de lu­jo, los ban­cos, res­tau­ran­tes y to­do ti­po de co­mer­cios. Bahn­hofs­tras­se co­mien­za en Bahn­hof­platz, fren­te a la Es­ta­ción Cen­tral de tren, y atra­vie­sa, en­tre otros, Pa­ra­de­platz, una de las zo­nas más ca­ras en cuan­to a bienes raí­ces y, por en­de, zo­na ban­ca­ria. La Bahn­hof­platz tie­ne una por­ción pea­to­nal y otra por la que cir­cu­lan los tran­vías, me­dio de trans­por­te que de­fi­ni­ti­va­men­te hay que pro­bar en la ciu­dad. En es­te pa­seo de lu­jo no hay que des­apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de to­mar­se un ca­fé y de­gus­tar al­gu­na de las ma­ra­vi­llo­sas va­rian­tes de cho­co­la­te sui­zo, co­mo en la Con­fi­se­rie Sprün­gli, un clásico con tien­da in­clui­da de don­de lle­var­se to­dos los man­ja­res de la fa­mo­sa mar­ca Lindt & Sprün­gli.

Lle­gan­do a la Bür­kli­platz, el río Lim­mat desem­bo­ca en el Zü­ri­see o la­go de Zú­rich, se­gún in­di­can los lu­ga­re­ños, uno de los más lim­pios de Sui­za. El La­go de Zú­rich es otro de los lu­ga­res don­de ob­te­ner pa­no­rá­mi­cas in­creí­bles. Allí se pue­de rea­li­zar un pa­seo en bo­te y pa­sar un buen ra­to to­man­do fo­tos es­pec­ta­cu­la­res, e in­clu­so en ve­rano se rea­li­zan di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des y se pue­de dis­fru­tar de ba­ños de in­mer­sión. Los bar­cos se to­man en Bür­kli­platz y van rea­li­zan­do pa­ra­das, una de las más fa­mo­sas es la del Zü­rich­horn, don­de se pue­de dar una ca­mi­na­ta pa­ra des­cu­brir lu­ga­res en­can­ta­do­res co­mo los jar­di­nes bo­tá­ni­co y chino.

Y no se pue­de ha­blar de Sui­za sin men­cio­nar a uno de los pa­dres de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na: Le Cor­bu­sier. Por es­ta zo­na se pue­de vi­si­tar la fa­mo­sa ca­sa de Hei­di We­ber de Le Cor­bu­sier, una obra en­car­ga­da por la co­lec­cio­nis­ta de ar­te y don­de hoy fun­cio­na el mu­seo Hei­di We­ber que do­cu­men­ta la vi­da y la obra de Le Cor­bu­sier.

Por tie­rra, atra­ve­san­do el puen­te Quai­brüc­ke, se lle­ga a la Opern­haus (la Ópe­ra), un her­mo­so edi­fi­cio del si­glo XIX que es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo la más pe­que­ña de las ópe­ras in­ter­na­cio­na­les.

Otra de las atrac­cio­nes más bus­ca­das es el Mu­seo de la FIFA. La se­de prin­ci­pal de la ins­ti­tu­ción se en­cuen­tra en Zú­rich des­de prin­ci­pios del si­glo XX; pe­ro pa­ra los fa­ná­ti­cos del fút­bol hoy se en­cuen­tra tam­bién el FIFA World Foot­ball Mu­seum, don­de se pue­de ver más de 1.000 ob­je­tos per­te­ne­cien­tes a las 209 fe­de­ra­cio­nes miem­bros de la FIFA. Aquí se en­cuen­tran do­cu­men­tos his­tó­ri­cos, li­bros, vi­deos e imá­ge­nes en un re­co­rri­do por el de­por­te más po­pu­lar del mun­do. El mu­seo es in­ter­ac­ti­vo y en él se pue­den vi­vir in­tere­san­tes ex­pe­rien­cias acer­cán­do­se a los ído­los de es­te de­por­te de to­dos los tiem­pos.

Zú­rich tam­bién tie­ne op­cio­nes pa­ra di­ver­tir­se por la no­che, y la zo­na de Langs­tras­se es el lu­gar don­de ha­cer­lo. Un dis­tri­to mul­ti­cul­tu­ral y co­lo­ri­do don­de de­gus­tar de­li­cias de to­das par­tes del mun­do, to­mar al­go en sus ba­res e in­clu­so bai­lar en sus dis­co­te­cas. Di­cen que Langs­tras­se “nun­ca duer­me”, y es una zo­na que se trans­for­mó de “zo­na ro­ja” a una de las más po­pu­la­res en la ciu­dad, gra­cias a ar­tis­tas, di­se­ña­do­res y due­ños de res­tau­ran­tes que fue­ron apos­tan­do a cam­biar la ma­la fa­ma de la zo­na.

Ima­gen pa­no­rá­mi­ca del río Lim­mat

F.HALITLI - FLICKRMu­seo Hei­di We­ber. Obra de Le Cor­bu­sier, a ori­llas del La­go de Zu­rich, uno de los más im­por­tan­tes ar­qui­tec­tos del si­glo XX. Hoy aco­ge el Mu­seo Hei­di We­ber en el que se do­cu­men­ta la vi­da y obra del afa­ma­do ar­qui­tec­to.

Igle­sia St. Pe­ter. Es el úni­co tem­plo ba­rro­co de la ciu­dad. El re­loj en la to­rre de la igle­sia es el más gran­de de Eu­ro­pa. Su es­fe­ra tie­ne un diá­me­tro de 8,7 me­tros. En la to­rre se en­cuen­tran ade­más cin­co enor­mes cam­pa­nas de 1880. FLICKR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.