El ar­te de los de­seos

El Ale­ro Tau­ra, una zo­na con un vol­cán y un ce­rro con are­nas de dos co­lo­res, en el de­sier­to de Ata­ca­ma, es­con­de pic­to­gra­mas de ha­ce unos 3.000 años

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Lugares | Viajero Frecuente… -

La Lla­ma Ce­les­te que se con­tem­pla en la Vía Lác­tea des­de el de­sier­to de Ata­ca­ma fue re­pre­sen­ta­da ha­ce cer­ca de 3.000 años por los ha­bi­tan­tes de la zo­na so­bre las pie­dras del Ale­ro Tai­ra, un ca­ñón ro­co­so que es­con­de una se­rie de pic­to­gra­ba­dos en los que co­mul­gan as­tro­no­mía, ma­gia y na­tu­ra­le­za.

Ubi­ca­do unos 75 ki­ló­me­tros al no­res­te de la ciu­dad chi­le­na de Ca­la­ma, en el ca­ñón del río Loa, los gra­ba­dos y pin­tu­ras ru­pes­tres del Ale­ro Tai­ra dan tes­ti­mo­nio del diá­lo­go mís­ti­co de los pas­to­res ata­ca­me­ños con las dei­da­des, a las que pe­dían fer­ti­li­dad para su re­ba­ño de lla­mas re­pre­sen­tan­do en las pie­dras lo que veían en el cie­lo.

Es el lla­ma­do “ar­te de los de­seos” de la zo­na an­di­na, una for­ma de co­mu­ni­ca­ción con los dio­ses en la que se con­fi­gu­ra so­bre las pie­dras aque­llo que se quie­re te­ner en abun­dan­cia, ex­pli­có el ar­queó­lo­go chi­leno Jo­sé Be­ren­guer, que ha es­tu­dia­do es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes an­te­di­lu­via­nas du­ran­te los úl­ti­mos 35 años.

Es­te con­jun­to ar­tís­ti­co fue di­vul­ga­do cien­tí­fi­ca­men­te por el ar­queó­lo­go sue­co Stig Ry­dén en 1944, quien des­cri­bió dos si­tios de ar­te ru­pes­tre, am­bos ubi­ca­dos a 3.150 me­tros so­bre el ni­vel del mar, en las pa­re­des ro­co­sas del ca­ñón que for­ma el río Loa en pleno de­sier­to.

El si­tio prin­ci­pal es el Ale­ro Tai- ra, que se en­cuen­tra a unos 30 me- tros so­bre el Loa, en unas pa­re­des de pie­dra en las que lu­cen fi­gu­ras de lla­mas, aves y otros ani­ma­les, ade­más de hu­ma­nos, vul­vas, fa­los y una se­rie de símbolos que fue­ron gra­ba­dos y pin­ta­dos, ma­yor­men­te de co­lor ro­jo, en­tre los años 800 y 400 an­tes de Cris­to.

La lla­ma, cu­ya crian­za los lu­ga­re­ños ha­bían in­cor­po­ra­do a sus me­dios de vi­da, jun­to a la ca­za y el cul­ti­vo, es el ani­mal más pre­sen­te en las com­po­si­cio­nes de ar­te ru­pes­tre de la zo­na.

La ins­pi­ra­ción la en­con­tra­ban en la cons­te­la­ción os­cu­ra de la Ya­ka­na, que or­bi­ta en la Vía Lác- tea, y en la que los ata­ca­me­ños veían a la Lla­ma Ce­les­te, la “crea­triz” de las lla­mas.

En me­nor nú­me­ro apa­re­cen pic­to­gra­fia­das aves con for­ma de aves­truz, fla­men­co o per­diz, zo­rros y al­gún fe­lino, ani­ma­les pre­sen­tes en las cons­te­la­cio­nes os­cu­ras que or­bi­tan jun­to a la Ya­ka­na, co­mo Yu­tu (per­diz), Atoq (zo­rro), Hanp’atu (sa­po) y Mach’acuay (ser­pien­te), aun­que la vi­sua­li­za­ción de es­tas dos úl­ti­mas so­bre los pa­ne­les de pie­dra se pres­ta a una in­ter­pre­ta­ción más am­plia.

“Es un ar­te ru­pes­tre con una fi- na­li­dad prag­má­ti­ca. Es­tán in­ten­tan­do con­se­guir mul­ti­pli­car los ga­na­dos de lla­mas y lo que ha­cen es un gran diá­lo­go con la as­tro­no­mía, con la Vía Lác­tea”, agre­gó Be­ren­guer, cu­ra­dor je­fe del Mu­seo Chi­leno de Ar­te Pre­co­lom­bino.

Ahí ven “no so­lo las cons­te­la­cio­nes de es­tre­llas sino tam­bién las cons­te­la­cio­nes de nu­bes os­cu­ras” en las que per­ci­ben “re­pre­sen­ta­cio­nes de ani­ma­les co­mo la lla­ma, la per­diz o el zo­rro”, de­ta­lló el ar­queó­lo­go.

La idea de la fer­ti­li­dad de las lla­mas im­preg­na ca­da una de las com­po­si­cio­nes pic­tó­ri­cas, si bien la in­ter­pre­ta­ción de que su na­ci­mien­to en tie­rra de­pen­de de su “crea­triz” en el fir­ma­men­to, a la que li­son­jean plas­mán­do­la en las ro­cas, es so­lo una de las po­si­bles.

La otra más ex­ten­di­da en el mun­do an­dino es que la ma­ter­ni­dad de es­tos ca­mé­li­dos pro­vie­ne de los ma­nan­tia­les, de los 16 “ojos de agua” que, a mo­do de vul­vas, sur­gen en la ori­lla iz­quier­da del río Loa a su pa­so por Tai­ra, cir­cuns­tan­cia sin­gu­lar en me­dio del de­sier­to más ári­do del pla­ne­ta.

Las re­pre­sen­ta­cio­nes de fi­gu­ras hu­ma­nas, vul­vas y fa­los que, en me­nor me­di­da, apa­re­cen en es­tas pie­dras jun­to a las lla­mas y de­más ani­ma­les, in­di­can, se­gún Be­ren­guer, que tras es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes de ar­te ru­pes­tre sub­ya­ce no so­lo la idea de la fer­ti­li­dad de las lla­mas, sino tam­bién la de la pro­pia re­pro­duc­ción de la so­cie­dad ata­ca­me­ña del mo­men­to.

El en­torno pai­sa­jís­ti­co de Tai­ra, que nun­ca pier­de en el ho­ri­zon­te la im­po­nen­te pre­sen­cia del vol­cán San Pe­dro, in­clu­ye otros pun­tos de atrac­ción, co­mo el Si­ra­we, un ce­rro de are­nas de dos co­lo­res, ma­rrón cla­ro y ne­gro –a mo­do de ojo– que se mue­ven con el vien­to emi­tien­do ex­tra­ños bra­mi­dos.

La ma­gia, una vez más, se ma­ni­fies­ta en el lu­gar, don­de con­vi­ve con la na­tu­ra­le­za y la as­tro­no­mía para se­llar el en­can­to di­fe­ren­cial de Tai­ra fren­te a otros pun­tos tu­rís­ti­cos más co­no­ci­dos del de­sier­to de Ata­ca­ma.

EFE

EFE

Ob­ser­va­to­rio en el de­sier­to de Ata­ca­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.