El au­ge de La Paz

Al cos­ta­do his­tó­ri­co de la ca­pi­tal de Bo­li­via se le agre­gó la re­no­va­ción cos­mo­po­li­ta y hoy se des­ta­ca por su gas­tro­no­mía y por un bu­lli­cio­so cir­cui­to noc­turno

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

La Paz es la se­de de go­bierno y la ca­pi­tal ad­mi­nis­tra­ti­va y po­lí­ti­ca de Bo­li­via. Y es, a la vez, una ciu­dad que mez­cla una mi­ra­da cos­mo­po­li­ta de la vi­da con el le­ga­do in­dí­ge­na de la co­mu­ni­dad. Su nom­bre ofi­cial es Nues­tra Se­ño­ra de La Paz y tie­ne una po­bla­ción es­ti­ma­da de unos 800 mil ha­bi­tan­tes; una de las ciu­da­des más al­tas del mun­do. Su fi­so­no­mía se ve in­fluen­cia­da por la mul­ti­pli­ci­dad de co­rrien­tes cul­tu­ra­les y ex­pre­sio­nes ét­ni­cas. Los tu­ris­tas sue­len coin­ci­dir en que de no­che la ciu­dad brin­da una ex­pe­rien­cia úni­ca, con un cie­lo car­ga­do de es­tre­llas. Pe­ro tie­ne mu­cho más pa­ra ofre­cer.

Re­cien­te­men­te, la pres­ti­gio­sa re­vis­ta Lo­nely Pla­net ubi­có a La Paz en­tre los 10 me­jo­res des­ti­nos tu­rís­ti­cos se­gún el pa­rá­me- tro “ca­li­dad-pre­cio”. Y a fi­nes de 2017 la re­vis­ta For­bes la ha­bía re­co­men­da­do co­mo uno de los si­tios a vi­si­tar du­ran­te el año si­guien­te. Se­gún la pu­bli­ca­ción, es uno de los 15 si­tios más co­ols pa­ra co­no­cer. En la mis­ma lí­nea, el pe­rió­di­co bri­tá­ni­co The Guar­dian pu­bli­có un ar­tícu­lo don­de des­ta­có los ín­di­ces de ca­li­dad y ser­vi­cio de la ciu­dad, sus­ten­ta­dos prin­ci­pal­men­te por los em­pren- de­do­res, chefs, ar­tis­tas y due­ños de res­tau­ran­tes, ca­fés y ho­te­les, que con su tra­ba­jo han im­pul­sa­do el mo­vi­mien­to tu­rís­ti­co de la ciu­dad.

Uno de los ejes a tra­vés del cual La Paz se ha po­si­cio­na­do en el ho­ri­zon­te del tu­ris­mo mun­dial es la gas­tro­no­mía. A me­dia­dos del año pa­sa­do se or­ga­ni­zó una se­rie de ac­ti­vi­da­des pa­ra im­pul­sar la co­mi­da tí­pi­ca de la ciu­dad y de va­rias re- gio­nes del país. Hu­bo en­cuen­tros don­de no fal­tó la yu­ca co­ci­da, la le­che de al­men­dras y las sal­sas de al­ca­pa­rras, cham­pi­ñón y ama­ran­to traídos del al­ti­plano bo­li­viano. Se apun­tó a re­va­lo­ri­zar los in­gre­dien­tes lo­ca­les y re­gio­na­les de la mano de la ten­den­cia del slow food.

Es­te re­no­va­do pres­ti­gio se ba­sa

tam­bién en que la ciu­dad ofre­ce una dia­gra­ma­ción sim­ple, que ayu­da a re­co­rrer­la y orien­tar­se con fa­ci­li­dad. Por es­to mis­mo mu­chos vi­si­tan­tes op­tan por con­tra­tar tours a pie –con guía acom­pa­ñan­te–, que tie­nen una du­ra­ción pro­me­dio de tres ho­ras, y es un gran acer­ca­mien­to a la his­to­ria, la cul­tu­ra, las tra­di­cio­nes y la gen­te. Ade­más, per­mi­te eva­dir las ca­lles y si­tios más tran­si­ta­dos y ac­ce­der a lu­ga­res más es­con­di­dos.

Sue­le vi­si­tar­se el Mer­ca­do de las Bru­jas, un lu­gar que po­ne en re­lie­ve los mi­tos y le­yen­das que so­bre­vi­ven en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de la ciu­dad, so­bre to­do los vin­cu­la­dos a la cos­mo­vi­sión ai­ma­ra. Allí se ofre­cen ob­je­tos tra­di­cio­na­les y amu­le­tos, a los que se agre­gan plan­tas cu­ra­ti­vas, ob­je­tos pa­ra ale­jar a los ma­los es­pí­ri­tus y has­ta ar­tícu­los pa­ra pro­te­ger los ho­ga­res.

Otra de las pa­ra­das obli­ga­to­rias es la Pla­za Mu­ri­llo. Des­de la épo­ca co­lo­nial, es­ta pla­za es el cen­tro de la ciu­dad y eje cen­tral de la vi­da po­lí­ti­ca del país. A su al­re­de­dor se con­cen­tran al­gu­nas de las me­jo­res cons­truc­cio­nes de ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial y pue­de dis­fru­tar­se de una va­ria­da y am­plia co­lec­ción de ar­te mo­derno y co­lo­nial. Ha­cia el sur se ubi­can dos ma­jes­tuo­sos edi­fi­cios, sím­bo­los de la in­fluen­cia re­li­gio­sa y po­lí­ti­ca

de Bo­li­via. Por un la­do, la ca­te­dral de Nues­tra Se­ño­ra de La Paz, con sus vi­drie­ras y su im­pre­sio­nan­te fa­cha­da neo­clá­si­ca. Por otro, el ele­gan­te Pa­la­cio Pre­si­den­cial, per­ma­nen­te­men­te cus­to­dia­do por sol­da­dos ves­ti­dos con uni­for­mes mi­li­ta­res del siglo XIX. A es­tos se agre­gan el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo (ha­cia el es­te) y el Pa­la­cio de los Con­des de Ara­na, del siglo XVIII, que al­ber­ga el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te. En es­ta pla­za es­tá la es­ta­tua de Gual­ber­to Vi­lla­rroel, pre­si­den­te ase­si­na­do y col­ga­do de una fa­ro­la –ahí mis­mo en 1946– , y la de Pe­dro Do­min­go Mu­ri­llo, que tu­vo igual fi­nal en 1810.

Los museos

Si la op­ción es se­guir la mi­ra­da his­tó­ri­ca, la ciu­dad ofre­ce una gran va­rie­dad de museos. El men­cio­na­do Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te es uno de los más im­por­tan­tes. Fue crea­do en 1960 y des­de el 2003 es­tá apos­tan­do a la re­no­va­ción. Le­van­ta­do con la­dri­llo y cal, tie­ne en su in­te­rior un pa­tio rec­tan­gu­lar ro­dea­do por tres plan­tas. El edi­fi­co tu­vo di­fe­ren­tes usos: des­de ho­tel has­ta ca­sino y vivienda, pa­ra lue­go con­ver­tir­se en mu­seo.

El Mu­seo de Me­ta­les Pre­cio­sos, por su par­te, tie­ne ma­nu­fac­tu­ras de or­fe­bre­ría y ce­rá­mi­ca de la épo­ca pre­co­lom­bi­na. La sa­la de oro –de las más con­cu­rri­das– da ca- bi­da a va­lio­sos ob­je­tos rea­li­za­dos en oro, co­mo pec­to­ra­les, ador­nos, ore­je­ras y ves­ti­dos, que se atri­bu­yen a la cul­tu­ra in­cai­ca. Uno de sus prin­ci­pa­les atrac­ti­vos es una to­rre fu­ne­ra­ria, con mo­mias y ofren­das, y la lla­ma­da Fuen­te Mag­na, que tie­ne en­tre 3.000 y 3.500 años de an­ti­güe­dad.

El Mu­seo Cos­tum­bris­ta Juan de Var­gas mues­tra, de una for­ma lú­di­ca, las cos­tum­bres e his­to­ria de la ciu­dad. Re­pre­sen­ta­dos por mi­nia­tu­ras y ma­que­tas, se ven per­so­na­jes y he­chos des­ta­ca­dos de la his­to­ria, in­clu­so vin­cu­la­dos al fútbol o el tran­vía.

En el mu­seo de tex­ti­les an­di­nos se mues­tran el pro­ce­so de te­ji­do, es­ti­los y tex­ti­les de di­fe­ren­tes cul­tu­ras y re­gio­nes del país. Tie­nen di­se­ños ico­no­grá­fi­cos y una mues­tra am­plia de tra­ba­jos he­chos a pu­ra rue­ca y te­lar. Y en el Mu­seo de Ins­tru­men­tos Mu­si­ca­les de Bo­li­via se ex­hi­ben pie­zas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, de muy dis­tin­tas épo­cas; al­gu­nas in­clu­so de la épo­ca prehis­pá­ni­ca. Reúne más de 2.000 ob­je­tos e in­clu­ye los le­gen­da­rios cha­ran­gos, que­nas y tambores.

Mas vi­si­tas

Con La Paz co­mo ori­gen, otra ci­ta in­elu­di­ble es ir has­ta el Ti­tica­ca. Es el la­go na­ve­ga­ble más al­to del mun­do, ubi­ca­do a 3.856 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Sus cos­tas y sus pe­que­ñas is­las son el ho­gar de que­chuas y ai­ma­ras, he­re­de­ros de an­ti­guas cul­tu­ras que lle­ga­ron a es­ta re­gión in­clu­so an­tes que los in­cas. El via­je­ro sue­le lle­gar en gru­pos, con guías, e in­clu­so se pue­de via­jar en los le­gen­da­rios bo­tes de jun­cos. Tam­bién se de­be ir has­ta las rui­nas me­ga­lí­ti­cas de Ti­wa­na­ku, una de las ma­ra­vi­llas ar­queo­ló­gi­cas de to­da Su­da­mé­ri­ca. Es una ciu­dad prein­cai­ca, cons­trui­da al­re­de­dor del siglo III aC, por los tihua­na­co­tas, que en su mo­men­to se con­vir­tió en una de las lo­ca­li­da­des más im­por­tan­tes de la re­gión. La ci­vi­li­za­ción des­apa­re­ció, pe­ro de­jó una se­rie de ves­ti­gios que so­bre­vi­ven has­ta nues­tros días y son ele­gi­dos por los tu­ris­tas que lle­gan a La Paz des­de to­do el mun­do. ●

Una pa­ra­da obli­ga­to­ria es la Pla­za Mu­ri­llo, cen­tro de la ciu­dad y eje de la vi­da po­lí­ti­ca del país

El Ti­tica­ca es el la­go na­ve­ga­ble más al­to del mun­do, ubi­ca­do a 3.856 me­tros so­bre el ni­vel del mar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.