La ciu­dad del Sol

Na­tal es uno de los si­tios tu­rís­ti­cos más des­ta­ca­dos de Bra­sil: sus pla­yas de are­nas blan­cas y aguas cris­ta­li­nas atraen en pro­me­dio a más de 2 mi­llo­nes de via­je­ros por año

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Ubi­ca­da en el ex­tre- mo no­ro­rien­tal de Bra­sil, Na­tal (‘Na­vi­dad’ en es­pa­ñol) es la ca­pi­tal del es­ta­do de Río Gran­de del Nor­te. Es re­co­no­ci­da por su es­te­la de pla­yas y sus gran­des du­nas, su exó­ti­ca ve­ge­ta­ción, ade­más de otras be­lle­zas na­tu­ra­les y un muy pre­sen­te le­ga­do his­tó­ri­co. De­be su nom­bre a que fue fun­da­da por los por­tu­gue­ses el 25 de di­ciem­bre de 1599.

Na­tal lu­ce mo­der­na, lim­pia y or­de­na­da. Más de 2 mi­llo­nes de tu­ris­tas lle­gan en pro­me­dio to­dos los años, atraí­dos por la “ciu­dad del Sol”. Sue­le te­ner cli­ma tro­pi­cal hú­me­do, con tem­pe­ra­tu­ras al­tas –su­pe­ran en pro­me­dio los 30 gra­dos– y tam­bién llu­vias fre­cuen­tes, es­pe­cial­men­te en la tar­de. El pe­río­do con más llu­via es en­tre mar­zo y ju­lio.

La gas­tro­no­mía de Na­tal se sus­ten­ta, na­tu­ral­men­te, en ma­ris­cos y pes­ca­dos. Pe­ro tam­bién la car­ne tie­ne un si­tio. Por ejem­plo, la muy po­pu­lar car­ne de sol, com­pues­ta de car­ne se­ca de buey. Si nos va­mos a los pla­tos del mar, ca­ma­rão na man­tei­ga es un clá­si­co de la car­ta re­gio­nal. Se pre­pa­ra con acei­te de oli­va, man­te­qui­lla, ca­ma­ro­nes, ce­bo­lla, brandy, sal y pi­mien­ta. A es­to se agre­ga que los pla­tos sue­len ser acom­pa­ña­dos de dis­tin­tas so­pas (por ejem­plo, de can­gre­jos) o la le­gen­da­ria fei­joa­da.

A la ho­ra de bus­car qué ha­cer en Na­tal, se im­po­nen las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre. Mien­tras unos op­tan por re­co­rrer las pla­yas del li­to­ral sur, o com­prar ar­te­sa­nías en el Cen­tro de Tu­ris­mo, otros pre­fie­ren rea­li­zar un city tour, que por lo ge­ne­ral in­clu­ye una pa­ra­da obli­ga­to­ria en el ca­juei­ro (el ár­bol de don­de pro­vie­ne la cas­ta­ña de ca­jú) más gran­de del mun­do, que se ubi­ca en Pi­ran­gi.

Uno de los si­tios ele­gi­dos son las du­nas de Ge­ni­pa­bu, que cu­rio­sa­men­te van cam­bian­do de for­ma y ubi­ca­ción de acuer­do a los vien­tos. Una prác­ti­ca ha­bi­tual es prac­ti­car la lla­ma­da es­qui­bun­da, don­de quie­nes se ani­man a

vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia se sien­tan en un ta­blón de ma­de­ra y se des­li­zan por la la­de­ra de las du­nas has­ta zam­bu­llir­se di­rec­ta­men­te en la la­gu­na de Ge­ni­pa­bu, de aguas co­lor tur­que­sa. Hay otras ac­ti­vi­da­des igual­men­te di­ver­ti­das, co­mo ti­rar­se en ti­ro­le­sa o na­dar en la la­gu­na Ja­cu­má, en cu­yo en­torno abun­dan los ár­bo­les de co­co. La pla­ya es­tá ro­dea­da por una ba­rre­ra de ro­cas, lo que ex­pli­ca que el agua sea de una tran­qui­li­dad per­ma­nen­te. En la ori­lla de la la­gu­na hay pues­tos de be­bi­das y ta­pas.

Otra de las pre­fe­ri­das por los vi­si­tan­tes es Pon­ta Ne­gra, una pla­ya de cua­tro ki­ló­me­tros de lar­go y ubi­ca­da do­ce ki­ló­me­tros al sur. Es la pla­ya ur­ba­na más po­pu­lar de Na­tal. Ade­más de sus are­nas de en­sue­ño, tie­ne una gran in­fra­es­truc­tu­ra en res­tau­ran­tes, ho­te­les y po­sa­das. Es ideal pa­ra la prác­ti­ca de de­por­tes acuá­ti­cos. Al re­co­rrer­la se pue­de ha­cer pa­ra­das en los pues­tos don­de hay ven­ta de ma­ris­cos, ju­gos, cre­pes, fru­tas y gra­no­la. Tam­bién es ha­bi­tual cru­zar­se con ven­de­do­res de a pie que ofre­cen des­de ar­te­sa­nías has­ta ro­pa.

Pe­ro Na­tal tam­bién ofre­ce un en­cuen­tro con la cul­tu­ra y la his­to­ria. Por ejem­plo, pue­de vi­si­tar­se el ba­rrio Ri­bei­ra, el más an­ti­guo de la ciu­dad, que con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de edi­fi­cios his­tó­ri­cos y neo­clá­si­cos. En­tre otros tan­tos, se des­ta­can el tea­tro Al­ber­to Ma­ran­hão –ins­ti­tu­ción his­tó­ri­ca ubi­ca­da en el cen­tro de la ciu­dad, que se ca­rac­te­ri­za por su fa­cha­da de co­lor pas­tel con de­ta­lles blan­cos–, la Ca­pi­ta­nía das Ar­tes –or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble de la ges­tión de la cul­tu­ra de la ciu­dad, un im­por­tan­te cen­tro cul­tu­ral don­de hay tien­das de ar­te­sa­nía, es­ce­na­rio pa­ra shows y au­di­to­rios pa­ra even­tos y con­ven­cio­nes–, o la an­ti­gua Ca­sa do Go­verno del es­ta­do de Río Gran­de del Nor­te.

En cuan­to a la vi­da noc­tur­na de la ciu­dad, en­tre los des­ta­ca­dos de la no­che es­tá el Com­ple­jo Cha­plin (ver re­cua­dro).

Es un gran edi­fi­cio de tres pi­sos con un só­tano, lo que lo trans­for ma en cua­tro cen­tros noc­tur­nos en uno. Ofre­ce en­tre­te­ni­mien­tos pa­ra to­dos los gus­tos. Tie­ne es­pa­cios pa­rea la mú­si­ca elec­tró­ni­ca y ba­res con ba­rras. Tam­bién hay mú­si­ca en vi­vo y una enor­me pis­ta de sam­ba. Se en­cuen­tra so­bre la ave­ni­da Ca­fé Fil­ho 27, en el ba­rrio Praia dos Ar­tis­tas.

Una de las me­jo­res pla­yas

Con una tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio de 27 gra­dos, Pi­pa es una de las zo­nas más cau­ti­van­tes de Na­tal. Y de to­do Bra­sil. Ele­gi­da co­mo una de las 10 pla­yas más be­llas del país, ofre­ce in­creí­bles du­nas, de are­nas blan­cas y ex­ten­sas, y ár­bo­les de co­co que ro­dean la cos­ta. Ori­gi­nal­men­te fue –y en gran me­di­da si­gue sien­do– una vi­lla de pes­ca­do­res a la que, en épo­cas re­mo­tas, los pi­ra­tas lle­ga­ban pa­ra bus­car el ár­bol na­cio­nal de Bra­sil (el pau), uti­li­za­do pa­ra ha­cer mue­bles de ca­li­dad. A par­tir de los años de 1980, Pi­pa co­men­zó a po­si­cio­nar­se co­mo gran cen­tro tu­rís­ti­co, so­bre to­do por la po­si­bi­li­dad de prac­ti­car surf.

Po­see in­nu­me­ra­bles pla­yas: Praia do Ma­dei­ro, Bahia dos Gol­pin­hos, Praia Cen­tral o Praia das Mi­nas. La Praia do Amor es la pre­fe­ri­da de los sur­fis­tas por el con­si­de­ra­ble ta­ma­ño de sus olas. Y es el am­bien­te ideal pa­ra prac­ti­car de­por­tes al ai­re li­bre, co­mo ka­yak, equi­ta­ción, ha­cer ca­mi­na­tas o ra­llies. Las aguas son cla­ras y ti­bias y los tu­ris­tas sue­len pa­rar en los mi­ra­do­res pa­ra con­tem­plar la be­lle­za na­tu­ral, so­bre to­do los acan­ti­la­dos, las en­se­na­das y los pe­ñas­cos. Y las clá­si­cas aguas re­po­sa­das que le dan la apa­rien­cia de es­tar an­te piscinas na­tu­ra­les úni­cas.

En­tre las ac­ti­vi­da­des más clá­si­cas, se en­cuen­tra el pa­seo Ca­min­ho Pau de Ara­ra, una ex­cur­sión que se desa­rro­lla en­tre va­rios bal­nea­rios y que por lo ge­ne­ral lle­va to­do el día. In­clu­ye no so­lo la pla­ya de Pi­pa sino tam­bién Si­baú­ma, Mi­nas, Ca­cim­bin­has, Ba­rra do Cun­haú y Ti­bau do Sul. Hay pa­seos en bar­co y el via­je­ro tie­ne po­si­bi­li­dad de na­dar en piscinas na­tu­ra­les.

Las du­nas de Ca­cim­bin­has y la bahía de los Del­fi­nes son otras dos pla­yas es­pec­ta­cu­la­res de Na­tal. ●

VICTOR CAMILO - FLICKR

Pla­ya Na­tal.

Pla­ya del Amor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.