Los cru­ce­ros en Ve­ne­cia

Las em­pre­sas que ofre­cen un pa­seo en bar­co por la rei­na del Adriá­ti­co pro­yec­tan nue­vas in­ver­sio­nes en zo­na ma­rí­ti­ma pa­ra atraer más via­je­ros

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

La aso­cia­ción de cru­ce­ros de­fen­dió en Ro­ma el pa­so de sus barcos por Ve­ne­cia, que se­gún ellos re­pre­sen­tan una ben­di­ción eco­nó­mi­ca y so­cial, pe­se a las crí­ti­cas de los eco­lo­gis­tas y de los de­fen­so­res de la es­té­ti­ca de la ciu­dad de los ca­na­les arrui­na­da por esos mas­to­don­tes acuá­ti­cos.

“Se nos acu­sa de to­do ti­po de co­sas, pe­ro no­so­tros so­mos los más in­tere­sa­dos en pro­te­ger el me­dioam­bien­te, por nues­tros clien­tes”, sos­tu­vo la se­ma­na pa­sa­da Ro­ber­to Mar­ti­no­li, pre­si­den­te de CLIA (Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Lí­neas de Cru­ce­ros), que reúne a 62 com­pa­ñías con más de 450 barcos.

Se­gún los da­tos de la agen­cia am­bien­tal re­gio­nal de Ve­ne­to, ci­ta­dos por Mar­ti­no­li, la pro­por­ción de con­ta­mi­na­ción atri­bui­ble a los cru­ce­ros es del 8% en ve­rano y del 2% en in­vierno, muy li­mi­ta- da, sub­ra­ya.

El vo­lu­men de ne­go­cios de la in­dus­tria de cru­ce­ros re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 3% del PIB de Ve­ne­cia, se­gún un es­tu­dio de Ris­pos­ta Tu­ris­mo, una com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da del sec­tor.

“Los gas­tos por pa­sa­je­ro, tri­pu­la­cio­nes y barcos al­can­za­ron los € 155 mi­llo­nes en 2017 en Ve­ne­cia”, re­cal­ca el es­tu­dio.

La in­dus­tria de cru­ce­ros, cu­ya fac­tu­ra­ción ha dis­mi­nui­do en los úl­ti­mos años en Ve­ne­cia, quie­re reac­ti­var­se y crear nue­vos em­pleos a tra­vés de la cons­truc­ción de una nue­va ter­mi­nal ma­rí­ti­ma en el an­ti­guo puer­to in­dus­trial de Marg­he­ra.

Ita­lia adop­tó en no­viem­bre de 2017 un plan de desa­rro­llo pa­ra la la­gu­na que con­tem­pla esa ac­ti­vi­dad lu­cra­ti­va pe­ro cam­bian­do el re­co­rri­do de los barcos, pa­ra que no pa­sen fren­te a la his­tó­ri­ca pla­za de San Mar­cos, una jo­ya de la ar­qui­tec­tu­ra bi­zan­ti­na.

Ve­ne­cia in­ten­ta re­gla­men­tar el flu­jo de tu­ris­tas, que es de 30 mi­llo­nes al año, de­bi­do a la ame­na­za que cons­ti­tu­ye pa­ra su de­li­ca­do pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co.

En ese sen­ti­do, es­te año, el Ayun­ta­mien­to ins­ta­ló un sis­te­ma de mo­li­ne­tes pa­ra co­men­zar a re­gu­lar la en­tra­da de vi­si­tan­tes.

Las au­to­ri­da­des han apro­ba­do tam­bién un con­jun­to de me­di­das re­es­tric­ti­vas que in­clu­yen mul­tas por acos­tar­se en un ban­co; co­mer en zo­nas prohi­bi­das o ba­ñar­se en zo­nas prohi­bi­das.

Ade­más, se han es­ta­ble­ci­do dis­po­si­cio­nes muy es­tric­tas so­bre la cir­cu­la­ción de vehícu­los du­ran­te la tem­po­ra­da al­ta y el uso de em­bar­ca­cio­nes ti­po ka­yak, ca­noas, patines y si­mi­la­res en el Gran Ca­nal.

En la lla­ma­da rei­na del Adriá­ti­co hay ca­da vez más tu­ris­tas y me­nos re­si­den­tes –la his­tó­ri­ca ciu­dad per­dió la mi­tad de su po­bla­ción en los úl­ti­mos 50 años–.

“No son el mi­llón y me­dio de pa­sa­je­ros de los cru­ce­ros que la ame­na­zan, ya que de ellos se co­no­ce el día y la ho­ra de lle­ga­da. El pro­ble­ma son los mi­llo­nes de tu­ris­tas que vie­nen por el día con el al­muer­zo en el sa­co”, sos­tie­ne Pino Mu­so­lino, pre­si­den­te de la Au­to­ri­dad Por­tua­ria de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.