Tem­plo en­tre mon­ta­ñas

Un lu­gar ex­cep­cio­nal en el sur de Egip­to por la ri­que­za ar­queo­ló­gi­ca de los mo­nu­men­tos ex­ca­va­dos en la pie­dra ha­ce más de 3.000 años

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - FRAN­CES­CA CICARDI

Me­dio si­glo des­pués de ha­ber so­bre­vi­vi­do a la subida de las aguas del la­go Na­ser gra­cias a su tras­la­do con una obra de in­ge­nie­ría que aún cau­sa asom­bro, el tem­plo de Abu Sim­bel aguar­da la vuel­ta de los tu­ris­tas tras va­rios años de cri­sis.

En el ho­tel Ne­fer­ta­ri, a tan so­lo

200 me­tros del re­cin­to ar­queo­ló­gi­co de Abu Sim­bel, po­cas ha­bi­ta­cio­nes es­tán re­ser­va­das y es evi­den­te que sus ins­ta­la­cio­nes han vi­vi­do tiem­pos me­jo­res.

El gerente del es­ta­ble­ci­mien­to, Ah­med Yu­sef, ex­pli­ca que los via­jes or­ga­ni­za­dos pa­san por Abu Sim­bel rá­pi­da­men­te y no per­noc­tan por­que tie­nen un pro­gra­ma muy apre­ta­do y “so­lo al­gún tu­ris­ta in­de­pen­dien­te de­ci­de que­dar­se y dis­fru­tar de la tran­qui­li­dad” de es­ta pe­que­ña po­bla­ción si­tua­da en el ex­tre­mo sur de Egip­to.

El Ne­fer­ta­ri fue fun­da­do en

1986, a par­tir de un edi­fi­cio don­de se hos­pe­da­ron los ex­per­tos ve­ni­dos de to­do el mun­do por ini­cia­ti­va de la Unes­co pa­ra los tra­ba­jos de tras­la­do del tem­plo en­tre 1964 y 1968.

Fue el pri­mer ho­tel de Abu Sim­bel, re­cuer­da Yu­sef con or­gu­llo. Se ex­pan­dió en los años de 1990 con el au­ge del tu­ris­mo ma­si­vo en Egip­to y an­tes de la pri­ma­ve­ra ára­be (2011) sus 119 ha­bi­ta­cio­nes so­lían lle­nar­se.

“An­tes ha­bía mu­chos más tu- ris­tas, ca­da día del año”, ase­gu­ra Hai­zam, un hom­bre en la trein­te­na que ven­de re­fres­cos y su­ve­ni­res a las puer­tas de Abu Sim­bel, que no ha con­se­gui­do atraer a un gran nú­me­ro de vi­si­tan­tes con el re­cla­mo de su quin­cua­gé­si­mo aniver­sa­rio.

Abu Sim­bel se ha vis­to es­pe­cial­men­te afec­ta­da por la cri­sis del tu­ris­mo tras la re­vo­lu­ción egip­cia de 2011 y la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y la vio­len­cia en los años si­guien­tes de­bi­do a su di­fí­cil ac­ce­so.

Ac­tual­men­te, la ma­yo­ría de los tu­ris­tas la vi­si­tan en fu­ga­ces ex­cur­sio­nes en au­to­bús des­de la ciu­dad de Asuán, a unos 300 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, ex­pli­ca el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Cá­ma­ras de Tu­ris­mo egip­cia, Ka­rim Moh­sen.

“La re­cu­pe­ra­ción lle­va tiem­po, aho­ra es me­jor que an­tes, pe­ro la ma­yor par­te del tu­ris­mo si­gue yen­do al mar Ro­jo”, ase­gu­ra, an­tes de aña­dir que las vi­si­tas cul­tu­ra­les y los cru­ce­ros por el río Ni­lo aún no han re­mon­ta­do fren­te al tu­ris­mo de pla­ya.

Se­gún Moh­sen, uno de los mo­ti­vos es que no se han reanu­da­do los vue­los chár­te­res a las lo­ca­li­da­des mo­nu­men­ta­les del sur de Egip­to, adon­de de­ja­ron de via­jar los ope­ra­do­res por fal­ta de clien­tes y tras un aten­ta­do con­tra un avión ru­so en 2015.

Aho­ra so­lo los más apa­sio­na­dos de la egip­to­lo­gía lle­gan has­ta Abu Sim­bel, co­mo Ig­na­cio, un jo­ven pro­ce­den­te de Es­pa­ña que ha rea­li­za­do el cru­ce­ro por el Ni­lo des­de Lu­xor has­ta Asuán, y lue­go ha via­ja­do por ca­rre­te­ra pa­ra ver el tem­plo de Ram­sés II y el de­di­ca­do a su es­po­sa, la rei­na Ne­fer­ta­ri.

“Nos ha­bían re­co­men­da­do en Es­pa­ña que lo te­nía­mos que ver, que era al­go im­pres­cin­di­ble y ha me­re­ci­do la pe­na”, ase­gu­ra.

“Es im­pre­sio­nan­te, son los úni­cos tem­plos que es­tán me­ti­dos en la mon­ta­ña y ya que vie­nes a Egip­to tie­nes que ver­lo”, di­ce en re­fe­ren­cia a los dos mo­nu­men­tos ex­ca­va­dos en la pie­dra ha­ce más de 3.000 años.

Cuan­do tu­vie­ron que ser tras­la­da­dos 60 me­tros más arri­ba de su ubi­ca­ción ori­gi­nal pa­ra evi­tar las aguas, los ex­per­tos re­crea­ron su en­torno na­tu­ral cons­tru­yen­do una mon­ta­ña ar­ti­fi­cial pa­ra al­ber­gar los dos tem­plos de características si­mi­la­res y cons­trui­dos en ho­nor a la pa­re­ja real de la di­nas­tía XIX

(1295-1186 a.C.).

Ade­más de los de Abu Sim­bel, otros 10 tem­plos o par­tes de es­tos fue­ros res­ca­ta­dos en los años de

1960 y 1970 por la Unes­co, y re­co­lo­ca­dos en lo­ca­li­da­des cer­ca­nas o en Asuán, mien­tras que cin­co fue­ron do­na­dos a los paí­ses que par­ti­ci­pa­ron en la ope­ra­ción y es­tán aho­ra en Ma­drid, Nue­va York, Ber­lín, Tu­rín y Lei­den.

“Los tem­plos es­tán a sal­vo de las aguas del la­go, pe­ro tie­nen que es­tar cons­tan­te­men­te vi­gi­la­dos por el des­gas­te aso­cia­do a las vi­si­tas tu­rís­ti­cas”, ad­vier­te Ni­gel Flet­cher Jo­nes, un ex­per­to en los tem­plos de la Nu­bia, tal y co­mo se de­no­mi­na­ba la re­gión que abar­ca­ba el sur de Egip­to y el nor­te de Su­dán.

Sin em­bar­go, Jo­nes aña­de que “el tu­ris­mo es esen­cial en pro­veer fon­dos pa­ra man­te­ner y con­ti­nuar a res­tau­rar los tem­plos nu­bios”, los me­nos co­no­ci­dos y vi­si­ta­dos de Egip­to. ●

FO­TOS: STRINGER - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.