El país de los vas­cos y la emi­gra­ción

Los vas­cos, una na­ción his­tó­ri­ca, pue­blan una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma del nor­te de Es­pa­ña, una par­te de Na­va­rra, y el sud­oes­te de Fran­cia

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - MI­GUEL ARREGUI mi­gue­la­rre­[email protected]

En el País Vas­co el cam­po da la im­pre­sión de ser ri­co y fruc­tí­fe­ro, y las ca­sas y las al­deas es­tán lim­pias y pa­re­cen prós­pe­ras, es­cri­bió Er­nest He­ming­way en su no­ve­la Fies­ta (The Sun Al­so Ri­ses), de 1926, que trans­cu­rre en­tre Pa­rís y los San­fer­mi­nes de Pam­plo­na. Ca­si un si­glo des­pués, las co­sas en el País Vas­co pa­re­cen igual.

Los vas­cos, una na­ción his­tó­ri­ca, pue­blan una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma del nor­te de Es­pa­ña, una par­te de Na­va­rra, y el sud­oes­te de Fran­cia, en el de­par­ta­men­to de los Pi­ri­neos Atlán­ti­cos.

Los cam­pe­si­nos vas­cos, que tie­nen ros­tros an­gu­lo­sos, co­mo cor­ta­dos a ha­cha­zos, pro­du­cen ali­men­tos en te­rre­nos que cuel­gan ca­si ver­ti­ca­les de los Mon­tes Vas­cos y de los Pi­ri­neos.

Los pe­re­gri­nos que ha­cen el Ca­mino de San­tia­go su­fren los in­de­ci­ble pa­ra re­mon­tar los 26 ki­ló­me­tros que lle­van des­de Saint Jean Pied de Port, en Fran­cia, has­ta Ron­ces­va­lles, en la ci­ma de los Pi­ri­neos, ya en te­rri­to­rio es­pa­ñol. En esa zo­na el ca­mino es ver­de y em­pi­na­do.

Las vi­vien­das ru­ra­les de los vas­cos son siem­pre gran­des, blan­cas, con te­chos de te­ja y puer­tas y pos­ti­gos pin­ta­dos in­va­ria­ble­men­te de ro­jo sang du boeuf (san­gre de buey).

Vien­do se­me­jan­te be­lle­za, uno se pre­gun­ta cuán mal de­bie­ron es­tar las co­sas en el si­glo XIX pa­ra que una bue­na par­te de los vas­cos de los dos la­dos de la cor­di­lle­ra pi­re­nai­ca, en Fran­cia y Es­pa­ña, lo de­ja­ran to­do y na­ve­ga­ra has­ta 10.000 ki­ló­me­tros, ha­cia tie­rras des­co­no­ci­das en el fin del mun­do (1).

Har­to de es­ta suer­te

Du­ran­te el si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, Eu­ro­pa ex­pul­só de­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas. Los vas­cos, co­mo tan­tos otros po­bla­do­res de Eu­ro­pa —des­de ru­sos a ir­lan­de­ses, pa­san­do por ju­díos del Bál­ti­co, sue- cos o pai­sa­nos de Ita­lia— hu­ye­ron por la fal­ta de opor­tu­ni­da­des, las ten­sio­nes na­cio­na­lis­tas y re­li­gio­sas y la discriminación, cuan­do no del ham­bre li­so y llano. Ha­lla­ron paz, ali­men­to y una nue­va pa­tria en las co­lo­nias o ex co­lo­nias eu­ro­peas de Amé­ri­ca, Áfri­ca del Sur y Ocea­nía. Ese gi­gan­tes­co éxo­do ali­vió en par­te las ten­sio­nes en Eu­ro­pa y ex­pan­dió su cul­tu­ra has­ta los con­fi­nes.

En un mu­seo de Bil­bao se ex­hi­ben unas co­plas po­pu­la­res que ha­blan por to­dos los vas­cos emi­gran­tes:

• Me mar­cho a Amé­ri­ca por vo­lun­tad pro­pia

• con la es­pe­ran­za de vi­vir me­jor que aquí.

• Es que es­toy tan har­to de es­ta suer­te...

• Adiós pa­dre y ma­dre, que vi­váis bien.

• Ya ten­go un hi­jo allá en Amé­ri­ca

• que par­tió ha­ce seis años;

• si aca­so te en­cuen­tras con él,

• di­le que aún el pa­dre vi­ve.

• to­mo ca­fé dos ve­ces al día;

• pa­seo a ca­ba­llo cuan­do me pla­ce;

• no me fal­ta co­mi­da ni be­bi­da, ni qué de­cir sa­lud.

• Pa­dre, ¡si to­do eso fue­ra en Do­nos­tia!

La emi­gra­ción vas­ca se di­ri­gió a Amé­ri­ca La­ti­na, en es­pe­cial al cono sur, aun­que tam­bién lle­gó has­ta Ca­li­for­nia y Alas­ka, en Amé­ri­ca del Nor­te.

Los vas­cos en Uru­guay y Ar­gen­ti­na

Pas­to­res de los va­lles pi­re­nai­cos y de Viz­ca­ya co­men­za­ron a emi­grar al Río de la Pla­ta en­tre 1820 y 1830. Tam­bién ha­bía pi­ca­pe­dre­ros, he­rre­ros y pes­ca­do­res.

Va­rios mi­les de vas­cos lle­ga­ron a Mon­te­vi­deo du­ran­te la Gue­rra Gran­de y com­ba­tie­ron en los dos ban­dos en­fren­ta­dos.

En­tre las fuer­zas si­tia­do­ras de Mon­te­vi­deo, los blan­cos y fe­de­ra­les li­de­ra­dos por Ma­nuel Ori­be, se con­tó un ba­ta­llón de vas­cos. Y en­tre los de­fen­so­res de la ca­pi­tal uru­gua­ya, que per­ma­ne­ció cer­ca­da por más de ocho años, se ha­lla­ban co­lo­ra­dos orien­ta­les, uni­ta­rios ar­gen­ti­nos, y fuer­zas mul­ti­na­cio­na­les co­mo la Le­gión Ita­lia­na de Giu­sep­pe Ga­ri­bal­di, o la Le­gión Fran­ce­sa, que in­clu­yó mu­chos vas­cos.

El ar­tis­ta in­glés Ro­bert El­wes, que pa­só por la ciu­dad du­ran­te la gue­rra, es­cri­bió en 1853: “(Mon­te­vi­deo) se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de re­fu­gio pa­ra to­dos los vagabundos des­con­ten­tos de to­dos los paí­ses de Eu­ro­pa. In­gle­ses, fran­ce­ses, ita­lia­nos, ale­ma­nes, vas­cos, van allí co­mo mer­ce­na­rios, se lla­man a sí mis­mos pa­trio­tas y con­si­de­ran que es­tán lu­chan­do por la li­ber­tad del país”.

El flu­jo des­de Vas­co­nia o Eus­kal He­rria se re­do­bló en­tre el fin de la Gue­rra Gran­de, en 1851, y el Mi­li­ta­ris­mo (1876-1890).

Tan­to el go­bierno uru­gua­yo co­mo em­pre­sas pri­va­das pu­sie­ron en prác­ti­ca pro­gra­mas pa­ra atraer in­mi­gran­tes eu­ro­peos y ra­di­car­los en la tie­rra.

En la dé­ca­da de 1860, aún an­tes de la era del alam­bra­do y del fe­rro­ca­rril, en con­di­cio­nes muy di­fí­ci­les, se ini­ció en Uru­guay el apo­geo de los pas­to­res y de los la­na­res. Los pas­to­res de ori­gen vas­co, ade­más de al­gu­nos ale­ma­nes, ir­lan­de­ses e in­gle­ses, ma­ne­ja­ron enor­mes re­ba­ños. Ellos co­bra­ban con un por­cen­ta­je de los cor­de­ros so­bre­vi­vien­tes, un sis­te­ma que aho­ra se de­no­mi­na de “ca­pi­ta­li­za­ción”.

En las dé­ca­das fi­na­les del si­glo XIX, du­ran­te bue­na par­te del si­glo XX, el prin­ci­pal bien ex­por­ta­do por Uru­guay fue la la­na ovi­na, muy por de­lan­te de los cue­ros y de las car­nes sa­la­das (char­qui o ta­sa­jo), o las car­nes con­ge­la­das y en­fria­das.

Los pas­to­res vas­cos, jun­to a los agri­cul­to­res pia­mon­te­ses, sui­zos e ita­lia­nos, fue­ron de­ci­si­vos pa­ra la gran pros­pe­ri­dad que al­can­zó Uru­guay des­pués de la Gue­rra Gran­de, que im­pli­có un am­plio pro­ce­so de arrai­go y as­cen­so so­cial pa­ra le­gio­nes de in­mi­gran­tes.

Los vas­cos, con fa­ma de du­ros y rec­tos, pron­to fue­ron pro­pie­ta­rios de ga­na­dos y tie­rras en las in­ter­mi­na­bles y de­sier­tas lla­nu­ras del Río de la Pla­ta. Se es­ti­ma que ca­si el 10% de la po­bla­ción uru­gua­ya con­tem­po­rá­nea tie­ne an­ces­tros vas­cos.

Las pro­vin­cias vas­cas del la­do fran­cés de los Pi­ri­neos que­da­ron ca­si des­po­bla­das por la emi­gra­ción. Los vas­co­nes de­ser­ta­ban en ma­sa del ejér­ci­to de Fran­cia, que no sen­tían co­mo su pa­tria, de­ja­ban su pe­da­zo de tie­rra a los her­ma­nos ma­yo­res, se­gún las re­glas del ma­yo­raz­go, y se em­bar­ca­ban en Bor­deaux, Bil­bao o San Se­bas­tián (Do­nos­tia).

En la cho­co­la­te­ría Laia, en Saint Étien­ne de Baï­gorry, cuen­tan que to­dos los po­bla­do­res de la cer­ca­na re­gión de Al­du­des, una la­de­ra de pie­dra cer­ca de la ci­ma de los Pi­ri­neos, emi­gra­ron a Amé­ri­ca del Sur an­tes del 900. Pri­me­ro se mar­cha­ron dos o tres, los pio­ne­ros y ex­plo­ra­do­res, y lue­go lla­ma­ron a los de­más.

Pam­plo­na

Pam­plo­na, ca­pi­tal de la Co­mu­ni­dad de Na­va­rra, es una ur­be me­dia­na, de unos 250.000 ha­bi­tan­tes, ele­gan­te y prós­pe­ra. La ciu­dad es cé­le­bre por su fies­ta de San Fer­mín, una or­gía de vino, to­ros y co­rri­das que se ex­tien­de en­tre el 6 y el 14 de ju­lio. Mu­chos de sus po­bla­do­res son vas­cos, que en fa­mi­lia ha­blan eus­ke­ra, una len­gua en­de­mo­nia­da, sin co­ne­xión con nin­gún otro idio­ma co­no­ci­do.

Hay mu­chos ca­tó­li­cos prác­ti­cos en Na­va­rra, co­mo se­ña de iden­ti­dad cul­tu­ral.

Un mar­tes de no­che, en un res­tau­ran­te del Cen­tro His­tó­ri­co, una mu­jer que be­be una ja­rra de vino con sus ami­gas, gri­ta al te­lé­fono: “¡Fui­mos a mi­sa y aho­ra co­me­mos al­go!”.

(1) La pri­me­ra par­te de es­ta no­ta fue pu­bli­ca­da en es­te blog en la web de El Ob­ser­va­dor el 27 de sep­tiem­bre de 2017.

(*) Es­ta cró­ni­ca in­te­gra una se­rie de ar­tícu­los de Mi­guel Arregui que re­co­gen su ex­pe­rien­cia por el Ca­mino de San­tia­go.

M. ARREGUI

Saint Étien­ne de Baï­gorry, en el País Vas­co fran­cés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.