El tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za

El avis­ta­mien­to de aves es un nue­vo atrac­ti­vo en zo­nas de Co­lom­bia; la ac­ti­vi­dad, ade­más, con­tri­bu­ye a la con­ser­va­ción de los eco­sis­te­mas

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

El tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za se es­tá con­vir­tien­do en uno de los nue­vos mo­to­res del sec­tor en Co­lom­bia y en el de­par­ta­men­to de Cal­das (cen­tro), que tie­ne el 42% de las es­pe­cies de aves del país, el “avi­tu­ris­mo” se abre pa­so co­mo gran atrac­ti­vo pa­ra quie­nes vi­si­tan esa re­gión.

En la fin­ca Ti­na­mú, en la al­dea de San Pe­re­grino, que es par­te de Ma­ni­za­les, la ca­pi­tal de­par­ta­men­tal, pa­sa­ron de re­ci­bir 172 hués­pe­des en 2016 a más de 1.000 en lo que va del año y Mau­ri­cio Lon­do­ño, el pro­pie­ta­rio, es­tá or­gu­llo­so de ello.

La fa­mi­lia de Lon­do­ño ad­qui­rió la fin­ca ha­ce más de 50 años y plan­tó ca­fé en ella, has­ta que su her­mano de­ci­dió de­jar de aten­der las ma­tas y plan­tar ár­bo­les pa­ra atraer aves, y a par­tir de en­ton­ces, Ti­na­mú se con­vir­tió en un ver­gel.

Es­te em­pre­sa­rio y dipu­tado de la asam­blea de­par­ta­men­tal quie­re que su fin­ca sir­va de ejem­plo “de lo que se pue­de ha­cer en Cal­das”, y di­ce que no lo mo­ti­van las ga­nan­cias sino la ge­ne­ra­ción de em­pleo.

Lon­do­ño se­ña­la que el 82% de los vi­si­tan­tes de Ti­na­mú son ex­tran­je­ros, prin­ci­pal­men­te ho­lan- deses e in­gle­ses, aun­que re­co­no­ce que en los úl­ti­mos tiem­pos ha au­men­ta­do el nú­me­ro de asiá­ti­cos.

Lo que ha­ce es­pe­cial al de­par­ta­men­to de Cal­das es su oro­gra­fía, que va des­de los 150 me­tros so­bre el ni­vel del mar has­ta los 5.200 y per­mi­te en­con­trar des­de fron­do­sos bos­ques has­ta yer­mos pá­ra­mos y ne­va­dos.

El se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo del de­par­ta­men­to de Cal­das, Mi­guel Tru­ji­llo, ex­pli­có que el go­bierno re­gio­nal pre­vé que el tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za apor­te has­ta el 5% del PIB re­gio­nal en un fu­tu­ro. Pa­ra Tru­ji­llo, es un sec­tor cla­ve pa­ra con­ser­var los eco­sis­te­mas de la zo­na, así co­mo pa­ra re­du­cir las de­sigual­da­des so­cia­les.

Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción de Ti­na­mú es la na­tu­ra­li­dad con la que las aves se acer­can has­ta la ha­cien­da.

Pa­ra lo­grar­lo, se re­lle­nan pe­que­ños abre­va­de­ros con agua y azú­car, el ali­men­to fa­vo­ri­to de los co­li­bríes, que se cuen­tan por cen­te­na­res.

La fin­ca cuen­ta con cua­tro sen­de­ros que re­co­rren las más de 15 hec­tá­reas de te­rreno pa­ra fa­ci­li­tar el avis­ta­mien­to de pá­ja­ros.

Allí ha­bi­tan un to­tal de 257 es- pe­cies dis­tin­tas de aves, lo que la con­vier­te en la que más tipos al­ber­ga de to­do Co­lom­bia.

El 20% de las aves que ha­bi­tan en Ti­na­mú son pa­sa­je­ras, es de­cir, que so­lo se pue­den en­con­trar en de­ter­mi­na­das épo­cas del año, co­mo el co­li­brí, au­sen­te en mar­zo y agos­to.

Es ha­bi­tual que los avis­ta­do­res va­yan a Ti­na­mú en bus­ca de un ave en par­ti­cu­lar.

La más bus­ca­da es el ti­na­mú, que le da el nom­bre a la fin­ca, se­gui­da de la pa­lo­ma co­mún, que re­sul­ta muy di­fí­cil de ob­ser­var de­bi­do a su na­tu­ra­le­za es­qui­va.

El avis­ta­mien­to de aves re­quie­re pa­cien­cia por­que en­con­trar pá­ja­ros es cues­tión de suer­te y no es ex­tra­ño que mu­chas de las sa­li­das sean in­fruc­tuo­sas: así se ge­ne­ra un círcu­lo vi­cio­so que ali­men­ta la es­pe­ran­za de los pa­ja­re­ros, siem­pre de­seo­sos de en­con­trar la es­pe­cie que les fal­ta pa­ra com­ple­tar su co­lec­ción. ●

MAU­RI­CIO DUE­ÑAS - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.