Iwa­te: tie­rra pu­ra

La pre­fec­tu­ra de Iwa­te, al no­res­te de Ja­pón, no es tan co­no­ci­da ni pro­mo­cio­na­da pe­ro sor­pren­de por sus pai­sa­jes y la ama­bi­li­dad de su gen­te

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Pe­ro Iwa­te tie­ne mu­chos más atrac­ti­vos pa­ra in­cluir­la en un via­je a Ja­pón.

Por em­pe­zar ofre­ce una gran va­rie­dad de spa na­tu­ra­les. Al ser zo­na vol­cá­ni­ca, en Ja­pón sur­gen cer­ca de 3.000 ma­nan­tia­les de aguas ter­ma­les. La ma­yo­ría de ellos es­tán den­tro de ho­te­les o po­sa­das de dis­tin­tas ca­te­go­rías y pre­cios. Hay un cir­cui­to de ellas en la ciu­dad de Ha­na­ma­ki. Des­de la es­ta­ción del tren sa­le un óm­ni­bus que va de­jan­do a los tu­ris­tas en las po­sa­das.

Ca­da es­ta­ble­ci­mien­to tie­ne pis­ci­nas ce­rra­das y abier­tas. Las que es­tán al ai­re li­bre sue­len es­tar en un en­torno na­tu­ral, de ve­ge­ta­ción y ríos, en­tre mon­ta­ñas, que les dan un par­ti­cu­lar en­can­to y que lle­va a los ja­po­ne­ses a de­cir que ba­ñar­se en esas aguas trae beneficios no so­lo pa­ra el cuer­po sino tam­bién pa­ra el es­pí­ri­tu.

La tem­pe­ra­tu­ra del agua os­ci­la en­tre los 38 y 42 gra­dos, por lo que un ba­ño de unos 10 mi­nu­tos es su­fi­cien­te pa­ra sen­tir sus efec­tos. le lla­man a la prác­ti­ca de ba­ñar­se en aguas ter­ma­les ri­cas en mi­ne­ra­les co­mo una for­ma de bal­neo­te­ra­pia, ya que es es­pe­cial­men­te re­co­men­da­ble pa­ra tra­tar y pre­ve­nir en­fer­me­da­des. En­tre los beneficios que trae al cuer­po se cuen­ta me­jo­rar la cir­cu­la­ción, au­men­tar la in­mu­ni- dad, tra­tar los múscu­los, me­jo­rar la piel. Si el ba­ño se pue­de re­pe­tir dos ve­ces al día y du­ran­te dos o tres días, que es lo que sue­le du­rar la es­ta­día en es­tas (ter­mas), mu­cho mejor.

Las ter­mas tie­nen otra par­ti­cu­la­ri­dad y es que se en­tra al agua sin ro­pa. La idea es que nin­gu­na pren­da de ba­ño dis­mi­nu­ya el efec­to de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.