Por el Ca­mino de San­tia­go: al­deas que pa­re­cen de ju­gue­te

El tra­mo en­tre Na­va­rra y Ga­li­cia dis­cu­rre en­tre pue­blos don­de a la ho­ra de la sies­ta no se ve un al­ma y se pa­san ho­ras en el bar y en la so­bre­me­sa fa­mi­liar

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - MI­GUEL ARRE­GUI

El Ca­mino de San­tia­go fran­cés, en­tre Na­va­rra y Ga­li­cia, dis­cu­rre en­tre una cons­te­la­ción de pue­blos y al­deas que pa­re­cen de ju­gue­te, con sus in­elu­di­bles cam­pa­na­rios y ni­dos de ci­güe­ñas, en los que a la ho­ra de la sies­ta no se ve un al­ma. Tam­bién hay al­gu­nas ciu­da­des me­dia­nas, ca­si siem­pre her­mo­sas y dis­ten­di­das: Pam­plo­na, Lo­gro­ño, Bur­gos, León, As­tor­ga, Pon­fe­rra­da, Lu­go.

En to­das par­tes hay una gran can­ti­dad de ser­vi­cios pa­ra los pe­re­gri­nos: al­ber­gues, pen­sio­nes, res­tau­ran­tes, ba­res, tien­das. Los co­mer­cios sue­len ser aten­di­dos por hom­bres y mu­je­res rús­ti­cos, bru­tal­men­te ser­vi­cia­les, al mo­do es­pa­ñol; o bien por de­pen­dien­tes de Eu­ro­pa del Es­te o la­ti­noa­me­ri­ca­nas ro­bus­tas.

Mu­chos es­pa­ño­les pa­san lar­gas ho­ras en el bar, el ca­fé y la me­sa fa­mi­liar. Los co­mer­cios cie­rran en­tre el me­dio­día y las cin­co de la tar­de, un ho­ra­rio ab­sur­do pa­ra la modernidad, y pa­ra los ex­tran­je­ros.

Al ver­los, pa­re­ce que hay un abis­mo in­sal­va­ble en­tre su no­to­rio bie­nes­tar ma­te­rial y sus es­fuer­zos. Hay más em­pe­ño en Ca­ta­lu­ña, el País Vas­co o Na­va­rra, pe­ro has­ta por ahí no­más.

La eco­no­mía de Es­pa­ña le de­be mu­cho a la com­ple­men­ta­ción in­dus­trial con la Unión Eu­ro­pea, y al tu­ris­mo.

Es­pa­ña es pro­ba­ble­men­te la pri­me­ra po­ten­cia tu­rís­ti­ca del mun­do, con 47 mi­llo­nes de po­bla­do­res y 82 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes. Y el Ca­mino de San­tia­go, con sus 300.000 pe­re­gri­nos al año, es par­te de ello. Es­pa­ña es tam­bién una po­ten­cia agrí­co­la, a pe­sar de la se­que­dad de bue­na par­te del te­rri­to­rio: se cul­ti­van fru­tas y hor­ta­li­zas ba­jo plás­ti­co en el sur, so­bre el Me­di­te­rrá­neo; tri­go, ce­ba­da, gi­ra­sol, re­mo­la­cha y fo­rra­jes en el nor­te; vi­des y oli­vo aquí y allá.

La be­lle­za rús­ti­ca de los cam­pos de Cas­ti­lla y León, por los que ser­pen­tea el Ca­mino de San­tia­go fran­cés, es di­fí­cil de igua­lar. Los cam­pe­si­nos se mues­tran re­traí­dos aun­que siem­pre ser­vi­cia­les.

A prin­ci­pios de oto­ño los in­ter­mi­na­bles cam­pos de Cas­ti­lla y León, que pa­re­cen un mar, se siem­bran con tri­go y ce­ba­da. Se ven por to­das par­tes los gran­des far­dos rec­tan­gu­la­res de fo­rra­je pa­ra el ga­na­do. El gi­ra­sol es­tá a pun­ta pa­ra la co­se­cha, en tan­to el maíz se con­cen­tra más en la zo­na de Pa­len­cia y León.

El Ca­nal de Cas­ti­lla, una obra gi­gan­tes­ca de más de 200 ki­ló­me­tros de ex­ten­sión cavada en­tre los si­glos XVIII y XIX, pro­vee agua pa­ra los cul­ti­vos de las Pro­vin­cias de Pa­len­cia, Bur­gos y Va­lla­do­lid. El rie­go ar­ti­fi­cial sos­tie­ne las gran­des huer­tas y los cul­ti­vos de re­mo­la­cha.

En Pa­len­cia el te­rri­to­rio es llano y com­ple­ta­men­te agrí­co­la. Las al­deas hue­len me­nos a cria­de­ro de cer­dos y más a le­che­ría.

El ca­mino en Pa­len­cia, sin ma­yo­res pen­dien­tes, de pie­dra y pol­vo blan­cos, es una ben­di­ción pa­ra los pe­re­gri­nos, que sa­len an­tes que el sol. En lo al­to de una co­li­na agres­te un gringo gran­do­te, car­ga­do co­mo una mu­la, me ofre­ció to­do su equi­po a cam­bio de mi bi­ci­cle­ta. Se lla­ma Mi­ke, tie­ne 68 años, y es de Seattle, en el ex­tre­mo no­roes­te de Es­ta­dos Uni­dos.

—Whe­re are you from? —me pre­gun­tó tras con­ver­sar unos mi­nu­tos. —Mon­te­vi­deo, Uru­guay. Mi­ke abrió muy gran­de sus ojos:

—¡Oh, no! ¡Oh, no! ¡Uru­guay! Re­sul­ta que su hi­ja es­tá ca­sa­da con un uru­gua­yo y vi­ven en San Die­go, Ca­li­for­nia. En­con­trar otro uru­gua­yo, en la ci­ma de una co­li­na pe­dre­go­sa del tras­te del mun­do, le pro­vo­ca ex­tra­ñe­za.

Ha­bla­mos so­bre las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de ca­mi­nar o ir en bi­ci­cle­ta por el Ca­mino de San­tia­go.

Só­lo el 7,3% de los pe­re­gri­nos hi­cie­ron el Ca­mino de San­tia­go en bi­ci­cle­ta el año pa­sa­do.

Los ca­mi­nan­tes creen que el ver­da­de­ro Ca­mino se ha­ce a pie. Ha­cer­lo en bi­ci­cle­ta pue­de ser du­ro; ir a pie es in­des­crip­ti­ble­men­te du­ro. ●

FO­TOS: M. ARRE­GUI

Puen­te de Mo­li­na­se­ca (2). A pie o en bi­ci­cle­ta

Cam­pos de fo­rra­je en Pa­len­cia Los cam­pos del nor­te de Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.