Lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo, prin­ci­pal re­to del pre­si­den­te re­elec­to Al Si­si

El go­bierno de Al Si­si de­be so­lu­cio­nar pro­ble­mas de de­re­chos hu­ma­nos, en par­ti­cu­lar, en ma­te­ria de pre­sos po­lí­ti­cos, de­re­chos de la mu­jer y tra­ba­jo in­fan­til

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW especial pa­ra El Ob­ser­va­dor

AAb­dul­fa­tah Al Si­si, re­ele­gi­do en mar­zo pre­si­den­te de Egip­to, uno de los paí­ses ára­bes más im­por­tan­te de Me­dio Orien­te y un fac­tor cla­ve pa­ra la es­ta­bi­li­dad de la re­gión, en­fren­ta múl­ti­ples desafíos co­mo el com­ba­te al te­rro­ris­mo yiha­dis­ta y lo­grar la re­cu­pe­ra­ción de una eco­no­mía “ex­tre­me­da­men­te de­bi­li­ta­da”, di­jo el di­plo­má­ti­co re­ti­ra­do Agus­tín Espinosa, que es­tu­vo al fren­te de la em­ba­ja­da de Uru­guay en ese país.

“Egip­to tam­bién de­be­ría me­jo­rar su po­lí­ti­ca de de­re­chos hu­ma­nos, so­bre to­do en ma­te­ria de pre­sos po­lí­ti­cos, de­re­chos de la mu­jer y tra­ba­jo in­fan­til”, afir­mó Espinosa pa­ra quien des­de que Al Si­si lle­gó al po­der en 2014 “ha ha­bi­do una in­vo­lu­ción po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal” en el país.

A con­ti­nua­ción, un re­su­men de la en­tre­vis­ta con El Ob­ser­va­dor.

¿Qué opi­na de la re­elec­ción de Al Si­si en Egip­to?

Al Si­si ga­nó las elec­cio­nes con el 92% de los vo­tos, prác­ti­ca­men­te con la mis­ma ma­yo­ría con que ga­nó en la pri­me­ra opor­tu­ni­dad. Es­to ocu­rrió por­que no te­nía con­trin­can­tes de pe­so, quie­nes fue­ron eli­mi­na­dos an­tes del pro­ce­so. Se tra­tó de una elec­ción de al­can­ce li­mi­ta­do en tér­mi­nos de li­ber­ta­des.

¿Cuál es la si­tua­ción de la opo­si­ción?

Los lí­de­res y mi­li­tan­tes de la opo­si­ción es­tán pre­sos, muer­tos o perseguidos. Los pe­que­ños par­ti­dos que han so­bre­vi­vi­do son ob­se­cuen­tes al go­bierno mi­li­tar, o no tie­nen ex­pre­sión po­pu­lar.

Lue­go de la pri­me­ra asun­ción de Al Si­si, en 2014, ha ha­bi­do una in­vo­lu­ción po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal en Egip­to. El go­bierno de Mu­ba­rak no era mo­de­lo de na­da, pe­ro se cal­cu­la que des­de el gol­pe de Es­ta­do de 2013, en el que las fuer­zas de Al Si­si de­rro­ca­ron a Moha­med Mor­si y asu­mió él, hay más de 60 mil pre­sos po­lí­ti­cos y 1.700 per­so­nas re­ci­bie­ron sen­ten­cia de pe­na de muer­te, la ma­yo­ría de ellos de la Her­man­dad Mu­sul­ma­na.

El go­bierno no to­le­ra nin­gún ti­po de opo­si­ción po­lí­ti­ca y era vis­to que en la elec­ción pre­si­den­cial de fi­nes de mar­zo Al Si­si se ra­ti­fi­ca­ría en el po­der.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les desafíos que en­fren­ta el go­bierno?

El prin­ci­pal re­to es la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo. El go­bierno ha ve­ni­do ma­ne­jan­do con “mano de hie­rro” a la Her­man­dad Mu­sul- ma­na y a los mo­vi­mien­tos te­rro­ris­tas que pu­lu­lan so­bre to­do en la pe­nín­su­la del Si­naí (ver recuadro).

En ma­te­ria eco­nó­mi­ca, las prio­ri­da­des del país son el en­deu­da­mien­to ex­terno, la fal­ta de in­ver­sio­nes, re­cu­pe­rar sec­to­res per­di­dos en una eco­no­mía ex­tre­ma­da­men­te de­bi­li­ta­da y sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des bá­si­cas de una po­bla­ción em­po­bre­ci­da.

A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, Egip­to man­tie­ne bue­nas re­la­cio­nes con los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, ha re­ci­bi­do re­fi­nan­cia­mien­tos im­por­tan­tes y, ade­más de Ru­sia y Chi­na, al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos tie­nen re­la­cio­nes de pri­vi­le­gio con ese país.

El go­bierno ne­ce­si­ta se­guir con­tan­do con el apo­yo de Ara­bia Sau­di­ta, tra­tar de con­quis­tar la sim­pa­tía de los or­ga­nis­mos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les –aun­que es­tos nun­ca le die­ron la es­pal­da– y ar­mo­ni­zar más sus víncu­los con la Unión Eu­ro­pea y Es­ta­dos Uni­dos.

Pa­ra me­jo­rar la re­la­ción con las gran­des po­ten­cias, Egip­to tam­bién de­be­ría me­jo­rar su po­lí­ti­ca de de­re­chos hu­ma­nos, so­bre to­do en ma­te­ria de pre­sos po­lí­ti­cos, de­re­chos de la mu­jer y tra­ba­jo in­fan­til.

Los in­gre­sos más im­por­tan­tes pro­vie­nen del ca­nal de Suez, el tu­ris­mo y las re­me­sas, y las tres fuen­tes de in­gre­so es­tán de­bi­li­ta­das. Egip­to vi­ve de re­fi­nan­ciar su deu­da ex­ter­na y emi­te bo­nos, pa­gan­do in­tere­ses muy al­tos pa­ra ate­nuar esa deu­da.

¿Egip­to si­gue ju­gan­do un pa­pel cla­ve en Me­dio Orien­te pe­se al de­te­rio­ro pro­gre­si­vo del res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos??

Den­tro de to­das las vi­ci­si­tu­des que se han vi­vi­do des­de la caí­da de ( Hos­ni) Mu­ba­rak, pa­san­do por (Moha­med) Mor­si y el ad­ve­ni­mien­to nue­va­men­te de los mi­li­ta­res, Egip­to nun­ca ha de­ja­do de ju­gar un rol de me­dia­ción im­por­tan­te en el con­flic­to de Is­rael y Pa­les­ti­na.

Los con­flic­tos en la fron­te­ra con Is­rael, en Ga­za y en el Si­naí, ge­ne­ran per­tur­ba­cio­nes, pe­ro am­bas par­tes tra­tan de sub­sa­nar­los in­me­dia­ta­men­te. Du­ran­te mi es­ta­día en Egip­to, por ejem­plo, una mul­ti­tud asal­tó e in­cen­dió la em­ba­ja­da de Is­rael en El Cai­ro en 2011, a cau­sa de la muer­te de seis po­li­cías egip­cios en ma­nos de las fuer­zas is­rae­líes du­ran­te ope­ra­cio­nes tras­fron­te­ri­zas en la pe­nín­su­la del Si­naí, pe­ro en 2015 vol­vió a ope­rar en otra se­de y el víncu­lo en­tre Je­ru­sa­lén y El Cai­ro se man­tu­vo. Egip­to no es­ca­ti­ma es­fuer­zos en ese te­ma.

L. CA­RRE­ÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.