Gue­rra de in­for­ma­ción

A una se­ma­na de que más de 100 mi­si­les ca­ye­ran so­bre Si­ria, aún no hay prue­bas de un ata­que con ar­mas quí­mi­cas del ré­gi­men de As­sad

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RICARDO GALARZA

La con­tro­ver­sia se ha ins­ta­la­do en la opi­nión pú­bli­ca de las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les: ¿ fue el ata­que del pa­sa­do vier­nes 13 a Si­ria jus­ti­fi­ca­do, o hay otras ra­zo­nes que di­ri­gen los mi­si­les ha­cia Damasco?

El mo­ti­vo es­gri­mi­do en­ton­ces por Was­hing­ton, y se­cun­da­do in­me­dia­ta­men­te por Pa­rís y Lon­dres, fue un su­pues­to ata­que con ar­mas quí­mi­cas que el ré­gi­men de Ba­char Al Asad ha­bría lan­za­do el do­min­go 7 en Du­ma, un su­bur­bio de Damasco con­tro­la­do por Jaish al Is­lam (el Ejér­ci­to del Is­lam), un gru­po ex­tre­mis­ta su­ni­ta fi­nan­cia­do por Ara­bia Sau­di­ta. El pre­si­den­te de Fran­cia, Ema­nuel Ma­cron, lle­gó a afir­mar el jue­ves 12 que él te­nía las prue­bas del ata­que quí­mi­co y de la au­to­ría del ré­gi­men si­rio. Aun­que has­ta aho­ra no las ha pre­sen­ta­do, ni nin­gún me­dio fran­cés tie­ne no­ti­cias de di­chas prue­bas.

La po­lé­mi­ca emer­gió el lu­nes 16 por la tar­de, dos días des­pués de que más de 100 mi­si­les ca­ye­ran so­bre lo que vo­ce­ros del Pen­tá­gono des­cri­bie­ron co­mo “el co­ra­zón del pro­gra­ma de ar­mas quí­mi­cas del go­bierno si­rio”. Ese día va­rios pe­rio­dis­tas de me­dios oc­ci­den­ta­les pu­die­ron in­gre­sar a Du­ma pa­ra in­ves­ti­gar el su­pues­to ata­que quí­mi­co. Nin­guno de los in­for­mes de prensa pu­do con­cluir que el ré­gi­men de Asad ha­bía si­do res­pon­sa­ble del ata­que, ni si­quie­ra que en efec­to ha­bía ocu­rri­do allí un ata­que con ar­mas quí­mi­cas. Pe­ro el que más lla­mó la aten­ción fue el in­for­me del dia­rio bri­tá­ni­co The In­de­pen­dent, a car­go del re­co­no­ci­do pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción Ro­bert Fisk.

Fisk en­tre­vis­tó a va­rios lu­ga­re­ños, in­clui­do un mé­di­co si­rio que atien­de en la mis­ma clí­ni­ca sub­te­rrá­nea de don­de sa­lie­ron las imá­ge­nes de las víc­ti­mas que días an­tes ha­bían da­do la vuel­ta al mun­do. Y aun­que el doc­tor ase­gu­ró que los vi­deos eran au­tén­ti­cos, acla­ró que los pa­cien­tes no ha­bían si­do víc­ti­mas de un ata­que con ga­ses quí­mi­cos, sino de as­fi­xia, de­bi­do a una fal­ta de oxí­geno en los tú­ne­les pro­vo­ca­da la no­che an­te­rior por una gran tor­men­ta de pol­vo. Se­gún el ga­leno, miem­bros de los Cas­cos Blan­cos apa­re­cie­ron en­ton­ces en el lu­gar y em­pe­za­ron a gri­tar “¡Gas!, ¡gas!”; lo que hi­zo que las per­so­nas se alar­ma­ran y em­pe­za­ran a ti­rar­se agua en­tre ellas con man­gue­ras.

El go­bierno de Ru­sia acu­só a Lon­dres y a Was­hing­ton en las Na­cio­nes Uni­das de ha­ber usa­do a los Cas­cos Blan­cos (or­ga­ni­za­ción fi­nan­cia­da por los go­bier­nos

El De­par­ta­men­to de Es­ta­do y el go­bierno de Fran­cia acu­sa­ron a la Ru­sia de Pu­tin de “ha­ber te­ni­do tiem­po” pa­ra ayu­dar al ré­gi­men de Asad a “es­te­ri­li­zar” la zo­na en la que su­pues­ta­men­te ha­bía ar­mas quí­mi­cas

Trump pre­ten­día re­ti­rar las tro­pas de Si­ria y de­jár­se­la a la in­fluen­cia ru­sa. Pe­ro los hal­co­nes neo­con­ser­va­do­res de Was­hing­ton y la lla­ma­da co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia re­ce­lan de un eje tan po­ten­te en­tre Damasco y Tehe­rán con ma­triz en Mos­cú que pue­da afec­tar los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos en la re­gión

del Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos) pa­ra ha­cer un mon­ta­je del ata­que quí­mi­co y así jus­ti­fi­car el bom­bar­deo con­tra Si­ria en re­pre­sa­lia. Pe­ro una de las co­sas más lla­ma­ti­vas del re­por­ta­je de The In­de­pen­dent es có­mo se re­fe­rían los ha­bi­tan­tes de Du­ma a lo que los me­dios oc­ci­den­ta­les lla­man in­dis­tin­ta­men­te “re­bel­des si­rios”. El mé­di­co de la clí­ni­ca ci­ta­do los lla­ma­ba di­rec­ta­men­te “te­rro­ris­tas”; y va­rias per­so­nas que Fisk en­tre­vis­tó, mien­tras ca­mi­na­ba en­tre las rui­nas del pue­blo, pe­da­zos de mi­si­les ru­sos y au­tos car­bo­ni­za­dos, se re­fe­rían a ellos co­mo “gru­pos is­la­mis­tas ar­ma­dos”. Ade­más, le di­je­ron al re­por­te­ro que eran los yiha­dis­tas quie­nes in­ven­ta­ban las his­to­rias de los ata­ques quí­mi­cos, en las que ellos “nun­ca cre­ye­ron”.

Sin em­bar­go, la As­so­cia­ted Press in­for­mó de víc­ti­mas en Du­ma que ase­gu­ra­ron que el ata­que de la se­ma­na pa­sa­da ha­bía si­do con gas de clo­ro; aun­que cul­pa­ron de ello a los re­bel­des del Jaish al Is­lam. La ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se CBS tam­bién re­por­tó la exis­ten­cia de tes­ti­gos de un ata­que con gas de clo­ro. Y dos días an­tes del bom­bar­deo de los alia­dos, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ha­bía afir­ma­do en un co­mu­ni­ca­do que sus aso­cia­dos en Si­ria tra­ta­ron a 500 pa­cien­tes “que mos­tra­ban sig­nos y sín­to­mas con­se­cuen­tes con la ex­po­si­ción a tó­xi­cos quí­mi­cos”.

El mar­tes 17, la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Prohi­bi­ción de Ar­mas Quí­mi­cas (co­no­ci­da co­mo OPCW, por sus si­glas en in­glés) pu­do tam­bién in­gre­sar a Du­ma pa­ra ins­pec­cio­nar el lu­gar y fi­nal­men­te di­lu­ci­dar si ha­bía ha­bi­do allí un ata­que con ar­mas quí­mi­cas. La ins­pec­ción aún no ha arro­ja­do re­sul­ta­dos; pe­ro el De­par­ta­men­to de Es­ta­do y el go­bierno de Fran­cia acu­sa­ron a Ru­sia de “ha­ber te­ni­do tiem­po” pa­ra ayu­dar al ré­gi­men de Asad a “es­te­ri­li­zar” la zo­na. Aun cuan­do Ma­cron, se­gún ha­bía de­cla­ra­do, ya te­nía las prue­bas del ata­que en su po­der des­de ha­cía va­rios días.

The New York Ti­mes, The Was­hing­ton Post y The Wall Street Jour­nal, pue­de de­cir­se los tres prin­ci­pa­les ma­tu­ti­nos de Es­ta­dos Uni­dos, han cam­bia­do la for­ma de re­fe­rir­se al ata­que con ar­mas quí­mi­cas en Si­ria. Has­ta ha­ce unos días se po­día leer en las pá­gi­nas de los tres pe­rió­di­cos so­bre “el pre­sun­to ata­que”; aho­ra los tres se re­fie­ren al he­cho co­mo el “sos­pe­cha­do ata­que”. En in­glés el ma­tiz es me­nos su­til: an­tes era “the alle­ged at­tack”; aho­ra, “the sus­pec­ted at­tack”; y los tres dia­rios han adop­ta­do la va­rian­te lin­güís­ti­ca prác­ti­ca­men­te al mis­mo tiem­po.

Has­ta aho­ra los me­dios y el go­bierno ru­so si­guen pre­sen­tan­do su­pues­tas prue­bas y vi­deos que de­mos­tra­rían que el ata­que quí- mi­co del 7 de abril fue un mon­ta­je. Pe­ro es di­fí­cil sa­ber a quién creer­le en to­do es­to. Y co­mo re­za el vie­jo ada­gio, la pri­me­ra ba­ja de la gue­rra es siem­pre la ver­dad.

Cual­quie­ra sea el ca­so, no de­ja de lla­mar la aten­ción que los me­dios oc­ci­den­ta­les si­gan sin ha­cer las pre­gun­tas. El go­bierno se lan­za a un gran ata­que con mi­si­les por cau­sa de otro ata­que con ar­mas quí­mi­cas del que na­da se sa­be; y na­die pi­de ex­pli­ca­cio­nes ni prue­bas; se li­mi­tan a re­por­tar el bom­bar­deo en re­pre­sa­lia por el “pre­sun­to ata­que” de Asad. La úl­ti­ma vez que no se hi­cie­ron las pre­gun­tas so­bre la su­pues­ta exis­ten­cia de unas ar­mas de des­truc­ción ma­si­va, to­do ter­mi­nó en una gran in­va­sión en la que mu­rie­ron más de 200 mil per­so­nas y se su­mió a Irak en el caos y la des­truc­ción.

En el ca­so de Si­ria, des­pués de que en 2011 es­ta­lló la gue­rra ci­vil y el go­bierno de Ba­rack Oba­ma cons­ta­tó que de­rro­car a Asad no era tan sen­ci­llo co­mo ha­bía pen­sa­do, de­jó la in­ter­ven­ción en ma­nos de la CIA, que se ha de­di­ca­do a fi­nan­ciar y a ar­mar gru­pos su­pues­ta­men­te re­bel­des pa­ra lo­grar un “cam­bio de ré­gi­men”. Es­tos re­bel­des sim­ple­men­te han pa­sa­do a en­gro­sar las fi­las de los yiha­dis­tas; en un es­que­ma que in­clu­so pro­pi­ció el cre­ci­mien­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co y la con­ti­nui­dad de un con­flic­to san­grien­to que se ha co­bra­do la vi­da de me­dio mi­llón de per­so­nas y cau­sa­do una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria sin pre­ce­den­tes, con va­rios mi­llo­nes de des­pla­za­dos y re­fu­gia­dos.

La Ru­sia de Vla­di­mir Pu­tin, alia­do de Asad, se pro­pu­so en­ton­ces no de­jar que pa­sa­ra en Si­ria lo mis­mo que ha­bía su­ce­di­do en Li­bia en 2010; y en ese ti­re y aflo­je en­tre Was­hing­ton y Mos­cú se pa­sa­ron has­ta el fin del go­bierno Oba­ma.

Trump pre­ten­día, en cam­bio, re­ti­rar las tro­pas de Si­ria y de­jár­se­la a la in­fluen­cia ru­sa. Pe­ro los hal­co­nes neo­con­ser­va­do­res de Was­hing­ton y la lla­ma­da co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia re­ce­lan de un eje tan po­ten­te en­tre Damasco y Tehe­rán con ma­triz en Mos­cú que pue­da afec­tar los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos en la re­gión.

De ese mo­do han ori­lla­do a un pre­si­den­te que ge­ne­ra fuer­tes re­cha­zos —con se­rios pro­ble­mas de ima­gen y en­vuel­to en nu­me­ro­sos e in­ter­mi­na­bles es­cán­da­los— a dos ata­ques mi­si­lís­ti­cos so­bre Si­ria.

Aho­ra, des­pués del úl­ti­mo, Trump di­jo “mi­sión cum­pli­da”; lo­gro apa­ci­guar con ello to­da la ba­rahún­da de líos que se cer­nían so­bre su ca­be­za, y pre­ten­de ha­ber­se sa­ca­do de en­ci­ma a los hal­co­nes pa­ra re­ti­rar­se de Si­ria cuan­to an­tes.

No creo que lo de­jen.

LOUAI BESHARA - AFP

ANDY RAIN - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.