Ja­que al rey Ortega

El pre­si­den­te y su vi­ce­pre­si­den­ta vi­ven sus mo­men­tos más ba­jos des­de que lle­ga­ron al po­der

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

El san­di­nis­mo pro­mul­ga­do y li­de­ra­do por el ex­gue­rri­lle­ro Da­niel Ortega se tam­ba­lea por pri­me­ra vez des­de que per­die­ra las elec­cio­nes en 1990 y re­cu­pe­ra­ra el po­der en 2006.

La mul­ti­tu­di­na­ria e his­tó­ri­ca ma­ni­fes­ta­ción con la par­ti­ci­pa­ción de más de 10 mil per­so­nas que sa­lie­ron a las ca­lles pa­ra pe­dir la paz y con­de­nar la re­pre­sión y la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos se con­vir­tió en un gri­to prác­ti­ca­men­te uná­ni­me pa­ra pe­dir la sa­li­da del po­der del pre­si­den­te Ortega y su mu­jer y vi­ce­pre­si­den­ta, Ro­sa­rio Mu­ri­llo.

La co­rrup­ción, los su­pues­tos frau­des elec­to­ra­les, las al­zas de los com­bus­ti­bles, la im­pu­ni­dad de la Po­li­cía, las muer­tes sin ex­pli­ca­ción de cam­pe­si­nos opo­si­to­res, uni­da a una re­for­ma de la se­gu­ri­dad so­cial, in­co­mo­da­ron al pue­blo.

La vio­len­cia uti­li­za­da por los an­ti­dis­tur­bios y las fuer­zas de cho­que del go­bierno, de­no­mi­na­das co­mo “tur­bas”, la muer­te de al me­nos 39 per­so­nas y los ca­si 500 he­ri­dos que reportan las or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias col­ma­ron el va­so de la pa­cien­cia de los ni­ca­ra­güen­ses.

Des­de el lu­nes pa­sa­do se han ce­le­bra­do va­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes en el país sin su­frir la re­pre­sión po­li­cial, co­mo ocu­rrió la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do es­tu­dian­tes to­ma­ron las ca­lles pa­ra pro­tes­tar con­tra la re­for­ma a la se­gu­ri­dad so­cial.

“Fa­llan las ideas”

El dis­cur­so ofi­cial de “paz y re­con­ci­lia­ción” ha­bía sal­ta­do por los ai­res.

“Pa­ra co­no­cer el pre­sen­te hay que com­pren­der el pa­sa­do”, de­cía el his­to­ria­dor Pie­rre Vi­lar.

El san­di­nis­mo, un mo­vi­mien­to de iz­quier­da so­cia­lis­ta, tie­ne su bau­tis­mo en la lu­cha an­ti­im­pe­ria­lis­ta de Augusto Cé­sar San­dino, su con­fir­ma­ción en 1961 con el na­ci­mien­to del Fren­te San­di­nis­ta de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (FSLN), y su cul­mi­na­ción en la lu­cha y de­rro­ca­mien­to de la dic­ta­du­ra de So­mo­za.

En­tre sus prin­ci­pios, se­gún re­co­no­ció el pro­pio Eje­cu­ti­vo en un do­cu­men­to an­te la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos en 2012, des­ta­ca la rea­li­za­ción de los se­res hu­ma­nos, la su­pera­ción de la po­bre­za, la in­clu­sión y el igua­li­ta­ris­mo.

Su re­pre­sen­ta­ción de am­plios sec­to­res de la so­cie­dad hi­zo que Ortega go­ber­na­ra de 1985 a 1990, pe­ro fue en­ton­ces cuan­do, de for­ma sor­pre­si­va, Vio­le­ta Chamorro ga­nó las elec­cio­nes y de­rro­có al FSLN, lo que pro­vo­có su pri­me­ra gran de­rro­ta.

“La re­vo­lu­ción no tra­jo la jus­ti­cia an­he­la­da pa­ra los opri­mi­dos, ni pu­do crear ri­que­zas y desa­rro­llo, pe­ro de­jó co­mo un me­jor fru­to la de­mo­cra­cia...”, se­ña­ló en 1999, el fla­man­te premio Cer­van­tes y ex­vi­ce­pre­si­den­te de Ni­ca­ra­gua, Ser­gio Ra­mí­rez, en la pre­sen­ta­ción del li­bro Adiós mu­cha­chos.

Ya en aquel mo­men­to, en una en­tre­vis­ta con Efe, el pro­pio Ra­mí­rez aler­tó que “tras el triun­fo de la re­vo­lu­ción fa­lla­ron las ba­ses ideo­ló­gi­cas, aho­ra el ca­so es más dra­má­ti­co por­que fa­llan las ideas”.

Sin em­bar­go, tras una tra­ve­sía por el de­sier­to de 16 años, Ortega lo­gró el po­der nue­va­men­te en 2006.

En es­tos años, pe­se a con­ti­nuar con un dis­cur­so re­vo­lu­cio­na­rio, apren­dió de los erro­res que le hi­cie­ron per­der las elec­cio­nes de 1990 y pu­so en mar­cha el de­no­mi­na­do “mo­de­lo de alian­zas, diá­lo­go y con­sen­so”, una es­pe­cie de ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia con la Igle­sia y con la em­pre­sa pri­va­da, los sec­to­res que le ha­bían cas­ti­ga­do en su de­rro­ta de 1990.

El re­sul­ta­do, una Ni­ca­ra­gua “cris­tia­na, so­cia­lis­ta y so­li­da­ria”, se­gún re­zan los es­ló­ga­nes del go­bierno, y una po­lí­ti­ca ca­pi­ta­lis­ta con los em­pre­sa­rios, lo que na­da tie­ne que ver con los prin­ci­pios e idea­les de la co­rrien­te san­di­nis­ta.

Tras las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2016, los re­sul­ta­dos fue­ron ca­li­fi­ca­dos de “far­sa elec­to­ral y frau­de cons­ti­tu­cio­nal” por par­te del Fren­te Am­plio De­mo­crá- ti­co ( FAD), prin­ci­pal coa­li­ción opo­si­to­ra de Ni­ca­ra­gua.

Su exas­pi­ran­te a la Pre­si­den­cia, Luis Ca­lle­jas, ad­vir­tió que “el pue­blo es­tá can­sa­do de far­sa, el pue­blo quie­re elec­cio­nes li­bres, trans­pa­ren­tes, com­pe­ti­ti­vas y ob­ser­va­das”, tras una par­ti­ci­pa­ción del 65% de la po­bla­ción se­gún los ofi­cia­lis­tas y de po­co más del 30% de acuer­do a los opo­si­to­res.

Cuan­do re­va­li­dó su po­der por ter­cer man­da­to con­se­cu­ti­vo, Ortega de­sig­nó a su mu­jer Ro­sa­rio Mu­ri­llo co­mo vi­ce­pre­si­den­ta, lo que se unía a la en­tre­ga a sus hi­jos de la di­rec­ción de los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción ofi­cia­lis­tas rea­li­za­da años an­tes.

La acu­mu­la­ción de ac­tos au­to­ri­ta­rios, el des­gas­te gu­ber­na­men­tal y es­te ne­po­tis­mo pro­du­je­ron im­por­tan­tes es­ci­sio­nes den­tro de las fi­las del san­di­nis­mo, lo que pro­vo­có que en am­plios sec­to­res de la so­cie­dad se em­pe­za­ra a di­fe­ren­ciar en­tre san­di­nis­tas y or­te­guis­tas.

“Cuan­do un go­bierno controla el po­der Le­gis­la­ti­vo, Ju­di­cial y Elec­to­ral, co­mo es el ca­so de Ni­ca­ra­gua, y cuan­do no hay opo­si­ción po­lí­ti­ca por­que el go­bierno la des­tru­yó, es muy evi­den­te que ese ré­gi­men po­lí­ti­co de­jó de ser una de­mo­cra­cia liberal pa­ra con­ver­tir­se en un go­bierno au­to­ri­ta­rio”, se­ña­ló el premio no­bel de la paz 1987, Ós­car Arias.

“Des­de el re­gre­so del san­di­nis­mo, en enero de 2007 has­ta hoy, la de­mo­cra­cia ni­ca­ra­güen­se se ha ido des­di­bu­jan­do pa­ra con­ver­tir­se en un ré­gi­men ca­da día más au­to­ri­ta­rio”, agre­gó el tam­bién ex­pre­si­den­te de Cos­ta Ri­ca.

Mien­tras tan­to, alia­dos co­mo Ni­co­lás Ma­du­ro, pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, alen­ta­ron la teo­ría de la cons­pi­ra­ción.

“Es­tán en­fren­tan­do una em­bos­ca­da vio­len­ta de gru­pos que la­men­ta­ble­men­te le han he­cho ya mu­cho da­ño, co­mo le hi­cie­ron da­ño a los ve­ne­zo­la­nos, le es­tán ha­cien­do da­ño a Ni­ca­ra­gua”, in­di­có.

Es­te cal­do de cul­ti­vo es­ta­ba la­ten­te, pe­ro el va­so re­bo­só tras unas pro­tes­tas que co­men­za­ron con­tra las re­for­mas de la se­gu­ri­dad so­cial y han aca­ba­do en una cla­ra mo­ción de cen­su­ra de la po­bla­ción con­tra Ortega.

El pre­si­den­te y su vi­ce­pre­si­den­ta vi­ven sus mo­men­tos más ba­jos.

La vio­len­cia mos­tra­da con­tra las ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­cí­fi­cas, la re­pre­sión su­fri­da prin­ci­pal­men­te por los jó­ve­nes, la pre­sión in­ter­na­cio­nal, la pér­di­da de alia­dos con los que pa­re­cía con­tar y no res­pon­die­ron, y so­bre to­do el di­vor­cio con la Igle­sia y los em­pre­sa­rios, pa­re­cen abo­car al go­bierno al prin­ci­pio del fin.

Las pró­xi­mos se­ma­nas, co­mo si fue­ra un ta­ble­ro de aje­drez, mar­ca­rán el triun­fo de es­ta re­vo­lu­ción po­pu­lar o la de­fen­sa nu­man­ti­na del or­te­guis­mo pa­ra aguan­tar en el po­der.

De mo­men­to, la si­tua­ción de la par­ti­da es cla­ra: el pue­blo ha pues­to en ja­que al rey, ha da­do su ja­que a Ortega.

“Des­de el re­gre­so del san­di­nis­mo, en enero de 2007 has­ta hoy, la de­mo­cra­cia ni­ca­ra­güen­se se ha ido des­di­bu­jan­do pa­ra con­ver­tir­se en un ré­gi­men ca­da día más au­to­ri­ta­rio” Ós­car Arias

PREMIO NO­BEL DE LA PAZ 1987

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de Ni­ca­ra­gua anun­ció ayer que “ha ini­cia­do in­ves­ti­ga­ción res­pon­sa­ble y for­mal so­bre las pér­di­das de la vi­da de es­tu­dian­tes, miem­bros de la Po­li­cía Na­cio­nal y ci­vi­les” en los en­fren­ta­mien­tos vio­len­tos acon­te­ci­dos des­de el pa­sa­do 18 de abril y tam­bién las le­sio­nes oca­sio­na­das a ca­da uno de es­tos gru­pos

J. TO­RRES - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.