Una cum­bre his­tó­ri­ca de fi­nal in­cier­to

Un en­cuen­tro his­tó­ri­co que ha pues­to fin al si­len­cio im­pe­ran­te en los úl­ti­mos años, aun­que si­gue sien­do pro­ce­den­te el ex­cep­ti­sis­mo so­bre un even­tual acuer­do

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - ALE­XAN­DER FREUND DEUTS­CHE WELLE

Vie­nen de mun­dos com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes: del sur, Moon Jae- in, el dis­cre­to abo­ga­do de de­re­chos hu­ma­nos; del nor­te, Kim Jong-un, el ni­ño te­rri­ble de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal. Moon, el prag­má­ti­co con­ci­lia­dor; Kim, el pro­vo­ca­dor “hom­bre- cohe­te”. Un pre­si­den­te sur­co­reano que tu­vo que huir del nor­te y ha lu­cha­do to­da su vi­da por la de­mo­cra­cia, se en­cuen­tra con un ti­rano de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, ve­ne­ra­do co­mo una di­vi­ni­dad, al que le preo­cu­pa en pri­mer lu­gar la so­bre­vi­ven­cia de su di­nas­tía.

Pe­se a to­das las di­fe­ren­cias, el hie­lo se rom­pió rá­pi­da­men­te. Am­bos co­rea­nos se sa­lu­da­ron de for­ma ma­ni­fies­ta­men­te cor­dial en tie­rra de na­die y por pri­me­ra vez un go­ber­nan­te nor­co­reano pi­só sue­lo sur­co­reano. Jun­tos cru­za­ron es­pon­tá­nea­men­te otra vez la lí­nea de de­mar­ca­ción que en el fu­tu­ro ya no ha de ser sím­bo­lo de di­vi­sión, sino de paz, se­gún Moon. Y tam­bién el inac­ce­si­ble hom­bre fuer­te de Pion­yang se mos­tró vi­si­ble­men­te dis­ten­di­do, son­rió am­plia­men­te a las cá­ma­ras de to­do el mun­do, aca­ri­ció a ni­ños que por­ta­ban flo­res y bro­meó con su ra­dian­te her­ma­na so­bre el me­nú pre­pa­ra­do con es­pe­cia­li­da­des de am­bas Co­reas.

El fin del si­len­cio

Es­te en­cuen­tro es, en efec­to, un mo­men­to his­tó­ri­co. In­clu­so en­tre los cer­ca de 3.000 pe­rio­dis­tas lle­ga­dos de to­das par­tes del mun­do es­ta­lló un aplau­so es­pon­tá­neo cuan­do am­bos es­ta­dis­tas se sa­lu­da­ron de ma­ne­ra sor­pre­si­va­men­te afec­tuo­sa. Gran­des, qui­zá de­ma­sia­do gran­des, son las ex­pec­ta­ti­vas que ha des­per­ta­do es­ta cum­bre, que por lo pron­to ha pues­to fin al si­len­cio im­pe­ran­te en los úl­ti­mos años. Co­rea del Sur tie­ne la es­pe­ran­za de que se lle­gue a fir­mar un tra­ta­do de paz que re­em­pla­ce al ar­mis­ti­cio aún vi­gen­te, as­pi­ra –tal co­mo Es­ta­dos Uni­dos– a lo­grar la des­nu­clea­ri­za­ción de Co­rea del Nor­te y quie­re es­ta­ble­cer bue­nas re­la­cio­nes du­ra­de­ras en­tre am­bos Es­ta­dos her­ma­nos. Co­rea del Nor­te, por su par­te, quie­re ser re­co­no­ci­da co­mo po­ten­cia y re­ci­bir ayu­da eco­nó­mi- ca, ya que las en­du­re­ci­das san­cio­nes tie­nen un se­ve­ro efec­to en ese pau­pé­rri­mo país. Am­bas par­tes acor­da­ron desis­tir de pro­vo­ca­cio­nes re­cí­pro­cas, se pro­pu­sie­ron sos­te­ner en­cuen­tros re­gu­la­res y, por ejem­plo, res­ta­ble­cer las in­te­rrum­pi­das co­ne­xio­nes fe­rro­via­rias, al igual que otras me­di­das di­ri­gi­das a ge­ne­rar con­fian­za. In­clu­so se ma­ni­fes­tó el pro­pó­si­to com­par­ti­do de bus­car la des­nu­clea­ri­za­ción de la pe­nín­su­la.

Na­tu­ral­men­te, pe­se to­da la cordialidad, si­gue sien­do pro­ce­den­te el es­cep­ti­cis­mo, por­que tam­bién las pri­me­ras cum­bres in­ter­co­rea­nas de 2000 y 2007 des­per­ta­ron en su día mu­chas es­pe­ran­zas. Tam­bién en­ton­ces se acor­da­ron me- di­das pa­ra res­ta­ble­cer la con­fian­za. Las fa­mi­lias se­pa­ra­das por la di­vi­sión de los Es­ta­dos enemi­gos pu­die­ron vol­ver a ver a sus pa­rien­tes. Ade­más, se fun­dó el com­ple­jo eco­nó­mi­co es­pe­cial de Kae­song. Pe­ro la eu­fo­ria ini­cial se des­va­ne­ció con ra­pi­dez y, cuan­do Co­rea del Nor­te avan­zó con sus am­bi­cio­nes nu­clea­res, el hi­lo del diá­lo­go se cor­tó por com­ple­to.

Más éxi­to que los an­te­ce­so­res

Tan­to más sor­pren­den­te re­sul­ta pues que es­ta cum­bre no so­lo se ha­ya rea­li­za­do, sino que ha­ya trans­cu­rri­do en una at­mós­fe­ra tan cor­dial. Con ape­nas un año en el car­go, el so­cial-liberal Moon ha lo­gra­do con su po­lí­ti­ca de dis­ten­sión mu­cho más que sus dos an­te­ce­so­res con­ser­va­do­res. Tam­bién Kim ha con­se­gui­do con su arries­ga­da po­lí­ti­ca ató­mi­ca mu­cho más que su pa­dre y su abue­lo: que Co­rea del Nor­te sea vis­ta co­mo una ame­na­za que hay que to­mar en se­rio. Kim pue­de por fin ne­go­ciar de igual a igual con su ar­chi­ene­mi­go, Es­ta­dos Uni­dos. Den­tro de cer­ca de un mes es­tá pre­vis­to que se reúna con el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump. Tam­bién eso re­sul­ta­ba inima­gi­na­ble ha­ce po­co tiem­po.

Con la cum­bre in­ter­co­rea­na se ha re­to­ma­do el diá­lo­go y se ha de­te­ni­do la es­pi­ral de los pa­sa­dos me­ses. El pre­si­den­te Trump ha­ría bien en con­ti­nuar el ca­mino de las con­ver­sa­cio­nes. El diá­lo­go di­rec­to es, de se­gu­ro, más útil que los tui­teos fu­ri­bun­dos. Pa­so a pa­so, to­das las par­tes pue­den tra­tar de re­cu­pe­rar la con­fian­za per­di­da y en­con­trar una so­lu­ción pa­ra ase­gu­rar la paz. Si eso se lo­gra, tam­bién Trump ten­dría más éxi­to que sus an­te­ce­so­res.

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.