Los desafíos del fin de ETA

Se cie­rra un ca­pí­tu­lo his­tó­ri­co al ter­mi­nar la cam­pa­ña te­rro­ris­ta más lon­ge­va de la Eu­ro­pa mo­der­na

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RAP­HAEL MINDER

ETA, el gru­po se­pa­ra­tis­ta vas­co, anun­ció su di­so­lu­ción for­mal en una car­ta pu­bli­ca­da el miér­co­les pa­sa­do, con lo que se cie­rra un ca­pí­tu­lo de la his­to­ria al ter­mi­nar la cam­pa­ña te­rro­ris­ta más lon­ge­va de la Eu­ro­pa mo­der­na, que de­jó más de 800 muer­tos en Es­pa­ña.

Se es­pe­ra­ba que los mi­li­tan­tes de ETA die­ran un anun­cio for­mal es­ta se­ma­na des­pués de seis dé­ca­das de re­sis­ten­cia vio­len­ta al go­bierno es­pa­ñol, que no rin­dió fru­tos.

Me­dios es­pa­ño­les re­por­ta­ron que en una car­ta di­ri­gi­da a or­ga­ni­za­cio­nes y ofi­cia­les, con fe­cha del 16 de abril, el gru­po es­cri­bió: “ETA ha di­suel­to com­ple­ta­men­te to­das sus es­truc­tu­ras y ha da­do por ter­mi­na­da su ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca”.

Aun­que aña­dió que el con­flic­to vas­co con Es­pa­ña y, en me­nor me­di­da, con Francia, “no co­men­zó con ETA y no ter­mi­na con el fi­nal del re­co­rri­do de ETA”.

El anun­cio for­ma­li­za lo que ha que­da­do evi­den­cia­do des­de ha­ce años: ETA ya no tie­ne fuer­zas, da­do que sus fi­las han que­da­do diez­ma­das por va­rios arres­tos y su po­pu­la­ri­dad ha de­caí­do en la re­gión vas­ca.

Fun­da­do en 1959, el gru­po –su nom­bre for­mal es Eus­ka­di Ta As­ka­ta­su­na, en es­pa­ñol: País Vas­co y Li­ber­tad– co­men­zó co­mo un mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta de iz­quier­da, en­ca­be­za­do por es­tu­dian­tes, du­ran­te la dic­ta­du­ra de Fran­cis­co Fran­co.

Su opo­si­ción al fran­quis­mo, que re­pri­mía a los opo­si­to­res y bus­có ve­tar las cul­tu­ras e idio­mas de mi­no­rías, de­ri­vó en la vio­len­cia. Los métodos en un ini­cio fue­ron res­pal­da­dos por mu­chos de los di­si­den­tes fran­quis­tas. Pe­ro ETA si­guió de­pen­dien­do del te­rro­ris­mo tras la muer­te de Fran­co, el re­torno a la de­mo­cra­cia en Es­pa­ña y pe­se a que el go­bierno cen­tral otor­gó una au­to­no­mía con­si­de­ra­ble tan­to al País Vas­co co­mo a otras re­gio­nes.

El uso de la vio­len­cia ter­mi­nó por ase­gu­rar que: “El pro­yec­to se­ce­sio­nis­ta vas­co no ten­drá nin­gún pro­gre­so sus­tan­cial has­ta que el le­ga­do de las muer­tes y pér­di­das eco­nó­mi­cas sea un re­cuer­do le­jano”, di­jo Die­go Mu­ro, ca­te­drá­ti­co es­pa­ñol de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en el Cen­tro Han­da pa­ra el Es­tu­dio del Te­rro­ris­mo y la Vio­len­cia Po­lí­ti­ca, en la Uni­ver­si­dad de St An­drews, en Es­co­cia.

Di­jo que la di­so­lu­ción del gru­po “trae el fin de una ola et­no­na­cio­na­lis­ta de te­rro­ris­mo que em­pe­zó con la vio­len­cia an­ti­co­lo­nia­lis­ta en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX”.

En su car­ta, ETA es­cri­bió que “la fal­ta de vo­lun­tad pa­ra so­lu­cio­nar el con­flic­to” ter­mi­nó por alar­gar­lo “y ha mul­ti­pli­ca­do el su­fri­mien­to de las di­fe­ren­tes par­tes”. En la mi­si­va, el gru­po re­co­no­ció que par­te de la cul­pa es “con­se­cuen­cia de su lu­cha”.

En ju­nio de 1968, dos mi­li­tan­tes de ETA ma­ta­ron a un policía que los de­tu­vo pa­ra re­vi­sar sus do­cu­men­tos e ins­pec­cio­nar el au­to; esa se con­si­de­ra la pri­me­ra muer­te atri­bui­da al gru­po. Dos me­ses des­pués, el gru­po lle­vó a ca­bo su pri­mer ase­si­na­to pla­nea­do al em­bos­car a un ins­pec­tor de policía, Me­li­tón Man­za­nas (quien se sos­pe­cha­ba tor­tu­ra­ba a co­mu­nis­tas opo­si­to­res a Fran­co), fue­ra de su ho­gar en Irún, en la fron­te­ra con Francia.

En 1973, ETA gol­peó la cú­pu­la del go­bierno fran­quis­ta con el ase­si­na­to del pri­mer mi­nis­tro Luis Ca­rre­ro Blan­co; fue con una bom­ba tan po­de­ro­sa que la li­mo­si­na blin­da­da vo­ló por en­ci­ma de un edi­fi­cio. El ase­si­na­to de­jó sin un su­ce­sor ob­vio a Fran­co, quien so­lo vi­vió dos años más.

Con la tran­si­ción ha­cia la de­mo­cra­cia tras la muer­te del dic­ta­dor, una ley de 1977 otor­gó am­nis­tía por los de­li­tos co­me­ti­dos du­ran­te la gue­rra ci­vil de los trein­ta y du­ran­te el fran­quis­mo. Es­pa­ña tam­bién ini­ció un pro­ce­so de des­cen­tra­li­za­ción po­lí­ti­ca que sig­ni­fi­có que ca­da re­gión ten­dría su par­la­men­to y po­der so­bre te­mas co­mo edu­ca­ción y sa­lud. La re­gión vas­ca y la zo­na ve­ci­na de Na­va­rra tam­bién ob­tu­vie­ron po­de­res pa­ra la re­co­lec­ción ha­cen­da­ria.

Pe­ro ETA re­cha­zó esas con­ce­sio­nes po­lí­ti­cas y re­for­zó su cam­pa­ña, con la de­man­da de un Es­ta­do in­de­pen­dien­te que lla­mó Eus­kal He­rria. El gru­po veía la po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer una na­ción que fue­ra más allá de las fron­te­ras ac­tua­les de la re­gión vas­ca en Es­pa­ña pa­ra in­cluir Na­va­rra y la zo­na vas­ca del su­r­oes­te fran­cés.

En 1980, el año más san­grien­to del gru­po, ase­si­nó a ca­si 100 per­so­nas en ata­ques que co­bra­ban ca­da vez más víc­ti­mas ci­vi­les. En 1987 una bom­ba de ETA ma­tó a 21 per­so­nas en un su­per­mer­ca­do en Bar­ce­lo­na, el ata­que más mor­tí­fe­ro del gru­po.

Pa­ra en­ton­ces ca­da ac­ción de ETA era du­ra­men­te cri­ti­ca­da en el país. Seis mi­llo­nes de per­so­nas sa­lie­ron a las ca­lles en ju­lio de 1997 pa­ra pro­tes­tar con­tra el ase­si­na­to de Miguel Án­gel Blan­co, un po­lí­ti­co con­ser­va­dor local que fue se­cues­tra­do y ase­si­na­do por ETA.

A fi­na­les de los años de 1980, ETA anun­ció va­rios ce­ses al fue­go y en oca­sio­nes sos­tu­vo diálogos con el go­bierno es­pa­ñol, pri­me­ro con José Ma­ría Az­nar, del Par­ti­do Po­pu­lar, y des­pués con José Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, del Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol. Es­tas ne­go­cia­cio­nes y los al­tos al fue­go fue­ron ro­tos; el go­bierno, a su vez, prohi­bió que po­lí­ti­cos apa­ren­te­men­te vin­cu­la­dos a ETA pu­die­ran pos­tu­lar­se en elec­cio­nes.

La vio­len­cia ter­mi­nó des­pués de los arres­tos de mu­chos lí­de­res y ope­ra­ti­vos del gru­po. La úl­ti­ma vez que ETA ma­tó a al­guien en te­rri­to­rio es­pa­ñol fue en 2009, y su úl­ti­ma víc­ti­ma fue un policía fran­cés ase­si­na­do en 2010 du­ran­te un ro­bo frus­tra­do en Pa­rís.

El gru­po anun­ció un nue­vo ce­se al fue­go en oc­tu­bre de 2011, el cual se man­tu­vo. El año pa­sa­do ofre­ció des­ar­mar­se y dio a co­no­cer las ubi­ca­cio­nes de sus es­con­di­tes de ar­mas.

Mien­tras el go­bierno es­pa­ñol ba­ta­lla­ba con otro mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta —el ca­ta­lán—, las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las, en coope­ra­ción con las fran­ce­sas y otras, si­guie­ron arres­tan­do a in­te­gran­tes de ETA y con­ti­nua­ron con­fis­can­do los ar­ma­men­tos es­con­di­dos. Los ex­per­tos en se­gu­ri­dad di­cen que el gru­po es­tá des­ar­ti­cu­la­do a tal pun­to que ya no pue­de rea­li­zar ope­ra­ti­vos.

Des­de el ce­se de 2011, el go­bierno con­ser­va­dor de Ma­riano Ra­joy ha re­cha­za­do ten­ta­ti­vas in­ter­na­cio­na­les de me­dia­ción, al dar a en­ten­der que no quie­re al­can­zar un acuer­do co­mo el que pu­so fin a las hos­ti­li­da­des en Ir­lan­da del Nor­te en­tre el Ejér­ci­to Re­pu­bli­cano Ir­lan­dés y el go­bierno bri­tá­ni­co. El go­bierno es­pa­ñol te­me que con un pac­to así, de ren­di­ción ne­go­cia­da, los in­te­gran­tes y sim­pa­ti­zan­tes de ETA pu­die­ran

“El pro­yec­to se­ce­sio­nis­ta vas­co no ten­drá nin­gún pro­gre­so sus­tan­cial has­ta que el le­ga­do de las muer­tes y pér­di­das eco­nó­mi­cas sea un re­cuer­do le­jano” Die­go Mu­ro

CA­TE­DRÁ­TI­CO ES­PA­ÑOL DE RE­LA­CIO­NES IN­TER­NA­CIO­NA­LES EN LA UNI­VER­SI­DAD DE ST AN­DREWS

En­tre 1968 y 1975, ETA ma­tó a 43 per­so­nas. A par­tir de ahí y has­ta 2010 ma­tó al me­nos a otras 786, en el País Vas­co, el res­to de Es­pa­ña y tam­bién en Francia. En­tre 1981 y 1991, la me­dia fue de ca­si un muer­to ca­da 10 días. A los ata­ques de ETA vi­nie­ron a res­pon­der es­truc­tu­ras pa­ra­po­li­cia­les, co­mo los GAL (Gru­pos An­ti­te­rro­ris­tas de Li­be­ra­ción), que co­me­tie­ron 27 ase­si­na­tos

Un to­tal de 914 per­so­nas per­die­ron la vi­da, el 92% de ellas en ac­cio­nes de ETA y gru­púscu­los afi­nes, 7% víc­ti­mas de los GAL y pe­que­ños gru­pos de ul­tra­de­re­cha y 1% sin es­cla­re­cer, se­gún cons­ta en el in­for­me Fo­ron­da, de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co

ob­te­ner be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos.

En mar­zo, el mi­nis­tro del In­te­rior es­pa­ñol, Juan Ig­na­cio Zoi­do, ad­vir­tió de que ETA no con­se­gui­ría con­ce­sión al­gu­na a cam­bio de su di­so­lu­ción. Uno de los gran­des te­mas pen­dien­tes era si el go­bierno trans­fe­ri­ría a in­te­gran­tes de­te­ni­dos de ETA, que es­tán arres­ta­dos en va­rias par­tes de Es­pa­ña, a cár­ce­les en la re­gión vas­ca.

“No ha­brá im­pu­ni­dad por­que no pue­de ni de­be ha­ber­la”, di­jo Zoi­do. ETA “no ha con­se­gui­do sus ob­je­ti­vos ni los va a con­se­guir nun­ca” y por eso, agre­gó, “no han te­ni­do otra op­ción que anun­ciar su di­so­lu­ción”.

Al­fon­so Alonso, el lí­der del go­ber­nan­te Par­ti­do Po­pu­lar en la re­gión vas­ca, tam­bién desai­ró el anun­cio for­mal. “No va­mos a per­do­nar ja­más”.

AN­DER GILLENEA - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.