De­sola­dor

Ve­ne­zue­la re­gis­tra una po­bre­za alar­man­te y un de­te­rio­ro eco­nó­mi­co y so­cial iné­di­to a me­nos de un mes de unas cues­tio­na­das elec­cio­nes pre­si­den­cia­les

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW

Ve­ne­zue­la vi­ve una si­tua­ción de­ses­pe­ran­te que se agra­va día a día: po­bre­za ge­ne­ra­li­za­da, gra­ve es­ca­sez de co­mi­da y hos­pi­ta­les sin me­di­ca­men­tos

Pa­blo Hurtado se le­van­tó con los ra­yos del sol. Des­de ha­ce va­rias se­ma­nas no pue­de po­ner la alar­ma de su des­per­ta­dor por no te­ner elec­tri­ci­dad en su ca­sa. De he­cho, la cor­ta­ron en to­da la zo­na. Y el agua lle­ga en for­ma ra­cio­na­da. “Es­pe­ro en­con­trar al­go en el río hoy”, se di­jo mien­tras se ves­tía.

Me­dia ho­ra des­pués y sin desa­yu­nar, se re­co­gió los pan­ta­lo­nes has­ta la ro­di­lla y con un gru­po de tres com­pa­ñe­ros se me­tió en el Guai­re, el río an­gos­to –ti­po ca­nal– que atra­vie­sa Ca­ra­cas; al­ta­men­te con­ta­mi­na­do, por cier­to.

Hurtado es uno de los mu­chos hom­bres que, a fal­ta de tra­ba­jo y pan, for­man par­te de lo que se ha da­do en lla­mar “los mi­ne­ros del Guai­re”. Son per­so­nas co­mu­nes de cla­se me­dia y ba­ja, que de mi­ne­ros no tie­nen na­da pe­ro que los lla­man así por­que ras­trean en­se­res en­tre las aguas pa­ra cam­biar­los por di­ne­ro o ali­men­tos. Tra­tar de en­con­trar ani­llos de oro o pla­ta que se ha­yan ido por las ca­ñe­rías ha­cia el río, u otros me­ta­les, la­tas o bo­te­llas, se ha con­ver­ti­do en una for­ma de su­per­vi­ven­cia en una Ve­ne­zue­la so­me­ti­da a una pro- fun­da re­ce­sión y a una hi­per­in­fla­ción del 16.000%, se­gún el FMI.

El or­ga­nis­mo cal­cu­la que la caí­da del PIB es del 15% en el úl­ti­mo año, y afir­ma que Ve­ne­zue­la cons­ti­tu­ye “uno de los ma­yo­res co­lap­sos eco­nó­mi­cos de los úl­ti­mos 50 años”.

Cuan­do la mi­se­ria lla­ma, es di­fí­cil es­ca­par­se. En ese in­ten­to es­tán fa­mi­lias ve­ne­zo­la­nas en­te­ras mien­tras el go­bierno nie­ga la cri­sis, o que se de­be al aco­rra­la­mien­to de la “de­re­cha im­pe­ria­lis­ta” que aten­ta con­tra su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

Es co­mún ver en Ve­ne­zue­la a la gen­te bus­can­do co­mi­da en­tre los ta­chos de ba­su­ra en las ca­lles, a las ma­dres yen­do a los res­tau­ran­tes a las ho­ras que desechan los res­tos de ali­men­tos pa­ra res­ca­tar al­go, o a jó­ve­nes en­vian­do men­sa­jes de tex­to en ca­de­na a co­no­ci­dos pa­ra ras­trear al­gu­na me­di­ci­na que no apa­re­ce en las far­ma­cias.

Con el al­ma por el sue­lo, Hurtado re­gre­sa a su ca­sa ca­da día con ca­ra de ham­bre y can­san­cio. Desean­do no ha­ber con­traí­do al­gu­na en­fer­me­dad en las tur­bias aguas, no pier­de la es­pe­ran­za y re­gre­sa al otro día. Así lo ha­cen to­dos. Sien­ten que no tie­nen otra op­ción.

Se­gún la En­cues­ta Na­cio­nal de Con­di­cio­nes de Vi­da (En­co­vi) 2018, rea­li­za­da por la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca An­drés Be­llo (UCAB), la po­bre­za en Ve­ne­zue­la subió a 87% en el úl­ti­mo año. Y un dato más alar­men­te aún es que seis de ca­da

“Los co­mi­cios so­lo em­peo­ra­rán la si­tua­ción po­lí­ti­ca, hu­ma­ni­ta­ria y de de­re­chos hu­ma­nos” Es­te­ban Gon­zá­lez-Pons

EU­RO­DIPU­TADO DEL PAR­TI­DO PO­PU­LAR

10 su­frie­ron una pér­di­da de pe­so de 11,4 kg en el úl­ti­mo año, y los sec­to­res más des­pro­te­gi­dos han re­sul­ta­do par­ti­cu­lar­men­te afec­ta­dos.

El 63% de la po­bla­ción ha efec­tua­do al­gún re­cor­te en las co­mi­das dia­rias, o mi­ni­mi­za­do las ra­cio­nes. Más de 8 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos in­gie­ren dos – o me­nos– pla­tos de co­mi­da al día.

Asi­mis­mo han au­men­ta­do los ca­sos de des­nu­tri­ción y las en­fer­me­da­des aso­cia­das a la fal­ta de ali­men­ta­ción, es­pe­cial­men­te de pro­teí­nas, vi­ta­mi­nas, cal­cio (exis­te una es­ca­sez alar­man­te de le­che) y hie­rro.

El avan­ce de la po­bre­za

Del 87% de la po­bre­za de­tec­ta­da por la UCAB, 26% co­rres­pon­de a po­bre­za pro­pia­men­te di­cha y 61 % a po­bre­za ex­tre­ma, mien­tras que en el año 2014 esos va­lo­res es­ta­ban en 25% y 24% res­pec­ti­va­men­te, con un to­tal del 49%.

El es­tu­dio arro­ja que 56% del to­tal de la po­bre­za es re­cien­te y 30% es cró­ni­ca. Es­to se re­fle­ja en el gran nú­me­ro de ho­ga­res con vi­vien­das de ma­te­ria­les pre­ca­rios, ocu­pa­das ile­gal­men­te o cedidas o pres­ta­das, con abas­te­ci­mien­to de agua di­fe­ren­tes del acue­duc­to, con ser­vi­cio eléc­tri­co in­te­rrum­pi­do con fre­cuen­cia, in­gre­sos per cá­pi­ta in­su­fi­cien­tes pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des bá­si­cas, au­sen­cias de se­gu­ro, ju­bi­la­ción o sis­te­ma de pre­vi­sión so­cial.

El im­pul­so del em­po­bre­ci­mien­to ge­ne­ra­li­za­do tie­ne su ra­zón fun­da­men­tal­men­te en la hi­per­in­fla­ción (con la con­se­cuen­te pér­di­da con­ti­nua del po­der ad­qui­si­ti­vo), los sa­la­rios pre­ca­rios y la es­ca­sez de pro­duc­tos y ser­vi­cios. Los au­men­tos de suel­do de­cre­ta­dos por el go­bierno no son su­fi­cien­tes y ade­más im­pac­tan so­lo a los tra­ba­ja­do­res del sec­tor for­mal, cuan­do la in­for­ma­li­dad es la cons­tan­te en el país ca­ri­be­ño, y va en aumento.

“En­tre 2015 y 2017, el em­peo­ra­mien­to de la ca­li­dad de vi­da no so­lo se re­la­cio­na con la pér­di­da del po­der de com­pra, sino que afec­ta las di­men­sio­nes más es­truc­tu­ra­les de los ho­ga­res”, se­ña­la el in­for­me.

Dá­di­vas errá­ti­cas

El go­bierno desa­rro­lla “mi­sio­nes so­cia­les” con el ob­je­ti­vo de su­plir de­fi­cien­cias. Unos 13,4 mi­llo­nes de per­so­nas (la po­bla­ción to­tal es de 31 mi­llo­nes) han si­do be­ne­fi­cia­rias de al­gún ti­po de sub­si­dio (ali­men­ta­ción, vivienda, edu­ca­ción, etc.), pe­ro es­tos se han re­du­ci­do a los ali­men­tos en­tre­ga­dos por los CLAP (Co­mi­tés Lo­ca­les de Abas­te­ci­mien­to y Pro­duc­ción).

Hoy los sub­si­dios se re­du­cen a bol­sas de co­mi­da, ra­cio­na­das y es­po­rá­di­cas. Y las en­tre­gas es­tán con­di­cio­na­das a te­ner el “car­net de la Pa­tria”, otor­ga­do a quie­nes se ma­ni­fies­tan afi­nes a la ideo­lo­gía gu­ber­na­men­tal.

Una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes del es­tu­dio de la UCAB es que 80% de los ho­ga­res pre­sen­tan in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, es­to sig- ni­fi­ca que es­tán en ries­go des­de el pun­to de vis­ta de la sa­lud.

Asi­mis­mo se acen­túa la de­sigual­dad e inequi­dad en la ali­men­ta­ción, se­gún las zo­nas del país. Lo cier­to es que la cons­tan­te, en dis­tin­to gra­do, es el ham­bre prác­ti­ca­men­te ge­ne­ra­li­za­da.

Ser­vi­cios bá­si­cos

Se cal­cu­la que más del 68% de los ve­ne­zo­la­nos ca­re­cen de se­gu­ros de aten­ción mé­di­ca, cin­co pun­tos por­cen­tua­les más que en 2016.

Las clí­ni­cas y hos­pi­ta­les es­tán des­abas­te­ci­dos, por lo que no es po­si­ble la aten­ción a pa­cien­tes en tiem­po y for­ma. In­clu­so fal­tan bis­tu­ríes, hi­los pa­ra su­tu­ras y otros su­mi­nis­tros qui­rúr­gi­cos bá­si­cos. La fal­ta de me­di­ci­nas, es­pe­cial­men­te pa­ra car­día­cos e hi­per­ten­sión, ha des­en­ca­de­na­do muer­tes. Tam­bién se de­nun­cian muer­tes de neo­na­tos en los hos­pi­ta­les y de ac­ci­den­ta­dos gra­ves en las emer­gen­cias.

En cuan­to a la edu­ca­ción, de un to­tal de 13 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos en­tre 3 y 24 años, 10 mi­llo­nes es­tu­dian, pe­ro es­pe­cial­men­te en 2016 y 2017 se han pro­du­ci­do gran­des au­sen­tis­mos de­bi­do a la cri­sis ge­ne­ra­li­za­da. Más de 1 mi­llón de ni­ños y ado­les­cen­tes –de en­tre 3 y 17 años de edad– re­sul­ta­ron deses­co­la­ri­za­dos en el úl­ti­mo año.

Se cal­cu­la que 475 mil ado­les­cen­tes es­co­la­ri­za­dos arras­tran un re­tra­so de gra­do se­ve­ro, cu­yo ries­go de ex­clu­sión edu­ca­ti­va pue­de po­ten­ciar­se si el en­torno so­cio­fa­mi­liar se man­tie­ne ad­ver­so y si no me­jo­ran las po­lí­ti­cas que apun­tan a la re­ten­ción es­co­lar.

En los es­tra­tos más po­bres, más de la mi­tad de los ni­ños asis­te con irre­gu­la­ri­dad a los cen­tros de en­se­ñan­za de­bi­do a la fal­ta de co­mi­da en el ho­gar o en las ins­ti­tu­cio­nes, y por fa­llas en el ser­vi­cio de agua y trans­por­te.

Así co­mo el “mi­ne­ro del Guai­re” Pa­blo Hurtado, son mu­chos los ni­ños y jó­ve­nes que de­jan sus es­tu­dios pa­ra unir­se a la cru­za­da de con­se­guir ali­men­tos o in­ten­tar tra­ba­jar en lo que sea. De al­gu­na u otra for­ma, se su­man al círcu­lo de vio­len­cia que se vi­ve en el país, ya sea co­mo víc­ti­mas o vic­ti­ma­rios, o am­bos.

El In­for­me del Ob­ser­va­to­rio Ve­ne­zo­lano de Vio­len­cia de 2017 se­ña­la que una de ca­da cin­co per­so­nas fue víc­ti­ma de al­gún de­li­to en el país (ro­bo de au­to o ce­lu­lar, hur­to, ven­gan­za de pe­que­ñas ma­fias).

Las con­di­cio­nes des­fa­vo­ra­bles y so­bre to­do la fal­ta de es­pe­ran­za de que el pa­no­ra­ma del país cam­bie han ele­va­do el de­seo de emi­gra­ción. El go­bierno ve­ne­zo­lano no da a co­no­cer esas ci­fras, pe­ro di­ver­sas ONG es­ti­man que des­de el año 2015 al cie­rre de es­te año ha­brán emi­gra­do más de 3 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos.

Se­gún cálcu­los de la ONU, en 2015 los emi­gran­tes as­cen­dían a ca­si 606 mil y ac­tual­men­te se vi­ve un nue­vo “boom” de fu­ga de gen­te... To­do su­ce­de has­ta que el cuer­po aguan­te, o las aguas del Guai­re y otras cui­tas de­fi­nan los des­ti­nos.

Ve­ne­zue­la cons­ti­tu­ye “uno de los ma­yo­res co­lap­sos eco­nó­mi­cos de los úl­ti­mos 50 años”, se­gún el FMI

El 80% de los ho­ga­res pre­sen­ta pro­ble­mas de in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, afir­ma un es­tu­dio uni­ver­si­ta­rio

El 68% ca­re­ce de se­gu­ro de aten­ción mé­di­ca, y las clí­ni­cas y hos­pi­ta­les es­tán des­abas­te­ci­dos

LUIS ROBAYO - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.