Acuer­do de paz, en su peor mo­men­to

Di­fi­cul­ta­des en la im­ple­men­ta­ción de lo pac­ta­do, agra­va­do por de­nun­cias de co­rrup­ción y nar­co­trá­fi­co

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO -

Año y me­dio des­pués de fir­ma­do, el acuer­do de paz con las FARC co­mien­za a ha­cer agua por el in­cum­pli­mien­to de lo pac­ta­do tan­to por par­te del go­bierno co­lom­biano co­mo de la an­ti­gua gue­rri­lla, he­cho agra­va­do por es­cán­da­los de co­rrup­ción y nar­co­trá­fi­co.

Co­mo un bar­co que avan­za­ba ha­cia el puer­to se­gu­ro de la paz de­fi­nió mu­chas ve­ces el pre­si­den­te co­lom­biano, Juan Ma­nuel San­tos, su pro­gra­ma ban­de­ra, que, si bien atra­có el 24 de no­viem­bre de 2016 con la fir­ma del acuer­do de­fi­ni­ti­vo con las FARC, so­por­ta ya en tie­rra fir­me nu­me­ro­sas tor­men­tas.

Ha­ce una se­ma­na, el ex­je­fe ne­go­cia­dor con las FARC y ac­tual can­di­da­to a la Pre­si­den­cia Hum­ber­to de la Ca­lle di­jo: “Se es­tán ti­ran­do la paz. Así, en cas­te­llano. Sin hi­po­cre­sía. Se es­tán ti­ran­do la paz”, y cri­ti­có a la ya des­mo­vi­li­za­da gue­rri­lla por no mos­trar em­pa­tía su­fi­cien­te con los co­lom­bia­nos, al go­bierno por ha­ber­le “que­da­do gran­de la im­ple­men­ta­ción” y a la opo­si­ción por ge­ne­rar una “nos­tal­gia de la gue­rra”.

La frac­tu­ra se hi­zo más do­lo­ro­sa en el abril que aca­ba de ter­mi­nar cuan­do aflo­ra­ron his­to­rias de nar­co­trá­fi­co y co­rrup­ción en el ma­ne­jo de los di­ne­ros del pos­con­flic­to que han lle­va­do tan­to al go­bierno co­mo al par­ti­do FARC y a ana­lis­tas po­lí­ti­cos a ad­mi­tir que el acuer­do es­tá en su más gra­ve cri­sis.

El pa­sa­do 9 de abril Je­sús San­trich, uno de los je­fes de la an­ti­gua gue­rri­lla y de­sig­na­do co­mo uno de los cin­co fu­tu­ros re­pre­sen­tan­tes a la Cá­ma­ra por la FARC, fue cap­tu­ra­do con fi­nes de ex­tra­di­ción a Es­ta­dos Uni­dos a so­li­ci­tud de ese país por el de­li­to de nar­co­trá­fi­co por he­chos ocu­rri­dos lue­go de la fir­ma del Acuer­do de Paz.

“Con la cap­tu­ra de nues­tro ca­ma­ra­da Je­sús San­trich el pro­ce­so de paz se en­cuen­tra en su pun­to más crí­ti­co y ame­na­za ser un ver­da­de­ro fra­ca­so”, ase­gu­ró en­ton­ces Iván Már­quez, nú­me­ro dos del par­ti­do Fuer­za Al­ter­na­ti­va Re­vo­lu­cio­na­ria de Co­lom­bia (FARC) en el que se trans­for­mó la gue­rri­lla.

La cri­sis se agu­di­zó por la de­ci­sión de Már­quez, que se­rá se­na­dor a par­tir del pró­xi­mo 20 de ju­lio, de tras­la­dar­se “tem­po­ral­men­te” a una zo­na ru­ral del sur de Co­lom­bia pa­ra po­ner­se al fren­te de la re­in­te­gra- ción de los ex­com­ba­tien­tes, de­ci­sión que ha ali­men­ta­do sus­pi­ca­cias, ya que él mis­mo di­jo que en las con­di­cio­nes ac­tua­les no asu­mi­rá su es­ca­ño le­gis­la­ti­vo.

Már­quez, que pi­dió es­ta se­ma­na a San­tos ac­tuar pa­ra “sal­var la paz” de los “montajes ju­di­cia­les y la in­ter­ven­ción fo­rá­nea”, es­tá en me­dio de la tur­bu­len­cia lue­go de que The Wall Street Jour­nal ase­gu­ra­ra que tam­bién es­tá in­ves­ti­ga­do por agen­tes de la DEA por su­pues­ta cons­pi­ra­ción pa­ra el trá­fi­co de co­caí­na ha­cia EEUU. Esa ver­sión pue­de ex­pli­car su sa­li­da de la es­ce­na bo­go­ta­na pa­ra ins­ta­lar­se en la zo­na ru­ral de Mi­ra­va­lle con gue­rri­lle­ros des­mo­vi­li­za­dos.

La tor­men­ta se veía ve­nir a co­mien­zos de abril cuan­do es­ta­lló el es­cán­da­lo por su­pues­tos ma­los ma­ne­jos del di­ne­ro do­na­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pa­ra la im­ple­men­ta­ción de la paz, lue­go de que los embajadores de Sue­cia, Sui­za y No­rue­ga pi­die­ran al­gu­nas ex­pli­ca­cio­nes al go­bierno.

A raíz de ello, la fun­cio­na­ria Glo­ria Os­pi­na fue des­ti­tui­da co­mo di­rec­to­ra del Fon­do Co­lom­bia en Paz, en­ti­dad crea­da por San­tos en abril de 2017. Los su­pues­tos ma­los ma­ne­jos se ex­tien­den a la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz (JEP),

Aun­que San­tos in­sis­te en que pe­se a “las di­fi­cul­ta­des y re­tra­sos” en la im­ple­men­ta­ción del acuer­do el “ba­lan­ce es po­si­ti­vo”, la sen­sa­ción ge­ne­ral es que al bar­co de la paz se le abrió una vía de agua.

Un ex­gue­rri­le­ro anun­ció que no asu­mi­rá co­mo se­na­dor y se tras­la­dó a una zo­na ru­ral

Iván Már­quez, del Par­ti­do Fuer­za Al­ter­na­ti­va Re­vo­lu­cio­na­ria de Co­lom­bia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.