Is­rael, Irán, y Siria al bor­de de una gue­rra

Ex­per­tos advierten que el con­flic­to tien­de a em­peo­rar por­que pa­re­ce “un au­to que so­lo tie­ne ace­le­ra­dor y no fre­nos”

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - SEWELL CHAN

Un con­flic­to en ciernes en­tre Is­rael e Irán es­ca­ló esta se­ma­na des­pués de que avio­nes de ca­za is­rae­líes ata­ca­ran blan­cos del ré­gi­men ira­ní en la ve­ci­na Siria. Los ata­ques fue­ron lan­za­dos lue­go de que el ejér­ci­to de Is­rael acu­sa­ra a Irán de lan­zar cohe­tes contra sus tro­pas en los Al­tos del Go­lán.

Es­te ha si­do, se­gún los is­rae­líes, el pri­mer ata­que ira­ní directo con cohe­tes contra sus blan­cos. La ma­ña­na del jue­ves 10, la Fuer­za Aé­rea de Is­rael des­tro­zó “ca­si to­da” la in­fra­es­truc­tu­ra mi­li­tar de Irán en Siria, de acuer­do con el mi­nis­tro de De­fen­sa Avig­dor Lie­ber­man.

El ré­gi­men de Irán es uno de los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res del pre­si­den­te si­rio Bas­har al Asad. In­ter­vino por pri­me­ra vez en el con­flic­to si­rio pa­ra ayu­dar al go­bierno de Asad en contra de los re­bel­des y ha co­la­bo­ra­do con el ré­gi­men si­rio en contra del Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Irán se ha apro­ve­cha­do del caos del con­flic­to si­rio pa­ra es­ta­ble­cer en ese te­rri­to­rio una in­fra­es­truc­tu­ra mi­li­tar con­si­de­ra­ble. Ha cons­trui­do y en­tre­na­do a mi­li­cias chii­tas com­pues­tas por mi­les de com­ba­tien­tes y ha enviado a ase­so­res de su po­de­ro­sa Guar­dia Re­vo­lu­cio­na­ria a ba­ses mi­li­ta­res si­rias.

Is­rael e Irán lle­van unos vein­te años en gue­rra fría, pe­ro aho­ra esta sa­lió de en­tre las sombras.

Pe­se a que los re­bel­des si­rios han per­di­do te­rreno y ya no re­pre­sen­tan una amenaza tan con­cre­ta al man­da­to de Asad, Irán y sus alia­dos si­guen en Siria. Es­tos han for­ta­le­ci­do tam­bién sus víncu­los con alia­dos chii­tas en Irak y con el gru­po chii­ta li­ba­nés Hez­bo­lá, con la apa­ren­te ex­pec­ta­ti­va de cons­truir un fren­te unido en ca­so de una gue­rra en la zo­na.

“Gra­cias a la in­ter­ven­ción mi­li­tar ru­sa, Asad es­tá en te­rreno se­gu­ro, aun­que si­gue ha­bien­do zo­nas in­sur­gen­tes. En­ton­ces la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca pue­de dar­se el lu­jo de in­ver­tir me­nos contra los re­bel­des y de en­fo­car­se en Is­rael”, di­jo Amir Tou­maj, ana­lis­ta de in­ves­ti­ga­ción de la Fun­da­ción por la De­fen­sa de las De­mo­cra­cias, gru­po que tie­ne un en­fo­que du­ro ha­cia Irán.

La es­tra­te­gia ira­ní, de acuer­do con el ana­lis­ta, es “vol­ver a Siria un fren­te via­ble, co­mo ya es el sur de Líbano, pa­ra pro­pó­si­tos tan­to ofen­si­vos co­mo de­fen­si­vos en ca­so de que sur­ja una nue­va gran gue­rra en­tre Hez­bo­lá e Is­rael”.

Ha lan­za­do de­ce­nas de ata­ques aé­reos en Siria con el ar­gu­men­to de que in­ten­ta pre­ve­nir el mo­vi­mien­to de ar­mas avan­za­das de Irán a Hez­bo­lá, de acuer­do con Na­tan Sachs, director del Cen­tro pa­ra Po­lí­ti­ca de Me­dio Orien­te del Ins­ti­tu­to Broo­kings.

El go­bierno is­rae­lí no tien­de a con­fir­mar que reali­zó ata­ques in­di­vi­dua­les, mien­tras que el go­bierno si­rio y Hez­bo­lá no siem­pre re­co­no­cen que fue­ron ata­ca­dos. Sin em­bar­go, en agos­to, el general ma­yor Amir Es­hel, en­ton­ces co­man­dan­te de la Fuer­za Aé­rea Is­rae­lí, di­jo que Is­rael ha­bía lan­za­do cer­ca de cien ata­ques contra con­voys des­de 2012. No obs­tan­te, a di­fe­ren­cia de otros ac­to­res en Siria, Sachs di­jo que Is­rael no ha rea­li­za­do es­tos ata­ques pa­ra in­ci­dir en el re­sul­ta­do del con­flic­to.

“No le tie­ne ca­ri­ño al­guno a Asad, pe­ro te­me el caos que po­dría re­sul­tar de su caí­da”, di­jo el es­pe­cia­lis­ta. “Aho­ra, con la vic­to­ria del la­do de Asad jun­to con Irán, Irán pue­de con­se­guir una pre­sen­cia mi­li­tar a lar­go pla­zo en Siria pa­ra atrin­che­rar­se en el país y vin­cu­lar­lo más di­rec­ta­men­te con Líbano. Eso es al­go que Is­rael no va a acep­tar; aho­ra te­me la ten­den­cia ac­tual en Siria con una ma­yor pre­sen­cia ira­ní, y es por eso que tie­ne un im­pul­so de fre­nar esas cues­tio­nes aho­ra, an­tes de que Irán se es­ta­blez­ca más”.

El con­flic­to is­rae­lí-ira­ní cre­ció días des­pués de que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump anun­cia­ra el re­ti­ro de Es­ta­dos Uni­dos del acuer­do nu­clear con Tehe­rán, pac­ta­do en 2015 en­tre va­rias na­cio­nes. Is­rael ha cri­ti­ca­do ese acuer­do des­de an­tes de que fue­ra es­ta­ble­ci­do y Trump hi­zo campaña con la pro­me­sa de sa­lir­se.

La preo­cu­pa­ción es que esa ba­ta­lla que Irán e Is­rael han li­bra­do de ma­ne­ra in­di­rec­ta des­de ha­ce años pa­se a ser di­rec­ta.

“Ya no es gue­rra vía ter­ce­ros. Es di­rec­ta y eso es lo que la vuel­ve par­ti­cu­lar­men­te pe­li­gro­sa”, di­jo Mar­tin Indyk, exem­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se en Is­rael. “Is­rael e Irán lle­van unos vein­te años en gue­rra fría, pe­ro aho­ra esta sa­lió de en­tre las sombras: es un en­fren­ta­mien­to directo y en mo­vi­mien­to en­tre las fuer­zas, con ca­da vez más muer­tos ira­níes. El po­ten­cial pa­ra que eso es­ca­le es mu­cho ma­yor que an­tes”.

Indyk opi­nó que es po­si­ble que el anun­cio de Trump no ha­ya ayu­da­do, pe­ro que el con­flic­to ya es­ta­ba cer­ca del pun­to de ebu­lli­ción des­de an­tes. A prin­ci­pios de es­te año, por ejem­plo, Irán mo­vi­li­zó a las mi­li­cias chii­tas ha­cia los Al­tos del Go­lán y des­pla­zó a cohe­tes y he­rra­mien­tas pa­ra pro­du­cir más cohe­tes ha­cia Siria, con el fin de su­mi­nis­trar­los más fá­cil­men­te a Hez­bo­lá. Irán tam­bién ins­ta­ló sis­te­mas de de­fen­sa an­ti­aé­rea que al­can­zan a Is­rael.

Sachs di­jo que se­gu­ra­men­te con­ti­nua­rán los em­ba­tes en­tre Is­rael e Irán en te­rri­to­rio si­rio.

“Es­te ir y ve­nir del ata­que ira­ní contra si­tios is­rae­líes en el Go­lán y una res­pues­ta abar­ca­do­ra de Is­rael contra va­rios blan­cos ira­níes en Siria no fue cues­tión de una so­la vez, o de que pre­va­le­cie­ra un de­seo in­cen­dia­rio”, di­jo el es­pe­cia­lis­ta. “Es­to es par­te de un con­flic­to es­truc­tu­ral en­tre Is­rael e Irán en Siria”.

Aña­dió que am­bos ban­dos se­gui­rán “po­nien­do a prue­ba los lí­mi­tes del otro”. Sachs in­di­có que los lí­mi­tes es­tric­tos que quie­re im­po­ner Is­rael que­da­ron cla­ros con el ata­que y que “Irán aho­ra sen­ti­rá que de­be res­pon­der. No es pro­ba­ble que ce­da res­pec­to a sus me­tas en Siria des­pués de ha­ber­le de­di­ca­do tan­tos es­fuer­zos al con­flic­to ci­vil allí. Es po­si­ble in­clu­so que in­ten­ten in­vo­lu­crar a Hez­bo­lá de Líbano en al­gún mo­men­to. E Is­rael de­fi­ni­ti­va­men­te no se va a echar pa­ra atrás en cuan­to a de­te­ner una in­cur­sión ira­ní”.

Indyk di­jo que las ten­sio­nes son co­mo “un au­to que so­lo tie­ne ace­le­ra­dor y no fre­nos”. An­te la pre­gun­ta de a dón­de se di­ri­ge el con­flic­to, di­jo: “Ha­cia al­go ma­lo”.

Is­rael e Irán lle­van unos vein­te años en gue­rra fría, pe­ro aho­ra esta sa­lió de en­tre las sombras

El con­flic­to cre­ció días des­pués de que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump anun­cia­ra el re­ti­ro de Es­ta­dos Uni­dos del acuer­do nu­clear con Tehe­rán

JALAA MAREY - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.