El si­glo ru­so de Vla­dí­mir Pu­tin

Vladimir Pu­tin con­ti­núa su rei­na­do inin­te­rrum­pi­do so­bre la se­gun­da po­ten­cia nu­clear del pla­ne­ta, dispu­tan­do el poder mun­dial a Es­ta­dos Uni­dos

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA

Más allá de su “de­cre­to de ma­yo”, que pre­sen­tó el pa­sa­do mar­tes an­te la Du­ma con una se­rie de me­di­das eco­nó­mi­cas pa­ra co­lo­car a Ru­sia en­tre las pri­me­ras po­ten­cias del pla­ne­ta, la con­sa­gra­ción de la au­to­cra­cia de Pu­tin ha­ce pre­sa­giar la pro­fun­di­za­ción de un mun­do cre­cien­te­men­te bi­po­lar, don­de la in­fluen­cia ru­sa cho­ca per­ma­nen­te­men­te con el poder de Es­ta­dos Uni­dos y la OTAN en va­rias re­gio­nes del mun­do. Des­de el Me­dio Orien­te has­ta las Re­pú­bli­cas Bál­ti­cas, pa­san­do por Ucra­nia y otros paí­ses de la Eu­ro­pa Orien­tal, las fronteras de esos po­de­res en­fren­ta­dos se­gui­rán pre­sen­cian­do el ya pro­lon­ga­do ti­re y aflo­je en­tre Mos­cú por un la­do, y Washington y Londres por el otro.

La pi­ca en Flan­des que re­cien­te­men­te lo­gró in­ser­tar en el Le­van­te, al re­afir­mar a su alia­do Bas­har al As­sad en Damasco y com­ple­tar el tri­den­te con la teo­cra­cia de Irán, al tiem­po que acei­tó sus re­la­cio­nes con An­ka­ra y El Cairo, se­gui­rá sien­do un do­lor de ca­be­za pa­ra los in­tere­ses de Washington y sus alia­dos en la re­gión. Y por las mis­mas ra­zo­nes, su pre­sen­cia al fren­te del Krem­lin ga­ran­ti­za el pre­do­mi­nio de los hal­co­nes de lí­nea du­ra en la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos y sus paí­ses alia­dos.

La “gue­rra ti­bia”, co­mo la he­mos lla­ma­do en El Ob­ser­va­dor —por sus similitudes con el vie­jo es­que­ma geo­po­lí­ti­co que du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XX en­fren­tó a Es­ta­dos Uni­dos con la Unión So­vié­ti­ca—, po­dría aho­ra ca­len­tar­se pe­li­gro­sa­men­te. Y Me­dio Orien­te apa­re­ce co­mo su más in­me­dia­to tea­tro de ope­ra­cio­nes. La paz siem­pre ha pa­re­ci­do muy le­ja­na en Me­dio Orien­te; pe­ro hoy exis­ten aun me­nos ra­zo­nes pa­ra ser op­ti­mis­tas.

Más allá de la de­mo­ni­za­ción que a me­nu­do se ha­ce de Pu­tin en los me­dios oc­ci­den­ta­les, el au­to­ri­ta­ris­mo pa­re­ce un ras­go in­ne­ga­ble del lí­der ru­so: con­tro­la los me­dios, con­tro­la la jus­ti­cia; y el res­to lo pue­de com­prar me­dian­te una plé­ya­de de nue­vos mag­na­tes ru­sos, mu­chos de los cua­les le de- ben sus for­tu­nas al pro­pio Pu­tin.

Las enor­mes gi­gan­to­gra­fías de Pu­tin que ta­pi­zan los mu­ros pú­bli­cos de Mos­cú, San Pe­ters­bur­go y otras ciu­da­des, su om­ni­pre­sen­te ima­gen es­tam­pa­da en las ma­trios­kas, re­me­ras y otros sou­ve­nirs ru­sos ha­blan de un cul­to a la per­so­na­li­dad que evo­ca el de va­rios lí­de­res au­to­ri­ta­rios del úl­ti­mo si­glo. In­clu­so sus ex­ce­si­vos des­plie­gues de chau­vi­nis­mo y mas­cu­li­ni­dad, las nu­me­ro­sas fo­tos que lo mues­tran sin ca­mi­sa (que a mu­chos re­cuer­dan las de Mus­so­li­ni) y su atri­bui­da ho­mo­fo­bia re­sul­tan bas­tan­te cho­can­tes pa­ra el pa­la­dar más bien so­brio y co­me­di­do de las éli­tes oc­ci­den­ta­les.

Sin em­bar­go en Ru­sia esas mis­mas ac­ti­tu­des lo ha­cen enor­me­men­te po­pu­lar. Fue re­elec­to en mar­zo con el 77% de los vo­tos, en unas elec­cio­nes don­de na­die —ni sus más acé­rri­mos ad­ver­sa­rios— se que­jó de frau­de.

Es cier­to que en la Ru­sia cul­ta y doc­ta mu­chos tie­nen sus re­ser­vas; en la aca­de­mia exis­ten al­gu­nos sec­to­res crí­ti­cos que lo re­sis­ten con cier­ta vi­si­bi­li­dad.

Pe­ro la enor­me ma­yo­ría de la ma­sa ru­sa, den­tro y fue­ra de sus ac­tua­les fronteras, apo­ya a Pu­tin con gran en­tu­sias­mo.

Y es que Pu­tin les ha de­vuel­to el or­gu­llo, la dus­há, eso que Dos­to­yevs­ki des­cri­be co­mo “el al­ma ru­sa”, y que re­pre­sen­ta, además

Las enor­mes gi­gan­to­gra­fías de Pu­tin que ta­pi­zan los mu­ros pú­bli­cos de Mos­cú, San Pe­ters­bur­go y otras ciu­da­des, su om­ni­pre­sen­te ima­gen es­tam­pa­da en las ma­trios­kas, re­me­ras y otros sou­ve­nirs ru­sos ha­blan de un cul­to a la per­so­na­li­dad que evo­ca el de va­rios lí­de­res au­to­ri­ta­rios del úl­ti­mo si­glo

de un sen­ti­mien­to de iden­ti­dad na­cio­nal, los sue­ños de gran­de­za del pue­blo ru­so. Pu­tin en­car­na en bue­na me­di­da esos sue­ños de gran­de­za. Su vo­ca­ción ex­pan­sio­nis­ta re­tro­trae a sus com­pa­trio­tas a la glo­ria del Im­pe­rio Ru­so, la Ru­sia za­ris­ta, he­re­de­ra de Bi­zan­cio tan­to en el ima­gi­na­rio co­mo en el re­la­to his­tó­ri­co ru­so.

Es un sen­ti­mien­to que tras­cien­de por mu­cho la cor­te­dad de mi­ras de las in­ter­pre­ta­cio­nes que nor­mal­men­te se ha­cen des­de Oc­ci­den­te, don­de se sue­le glo­sar el fe­nó­meno co­mo una me­ra nos­tal­gia del poder so­vié­ti­co. No es así co­mo ope­ra en la con­cien­cia ru­sa. La iden­ti­dad ru­sa se fo­gueó en la vo­ca­ción im­pe­rial y la or­to­do­xia re­li­gio­sa de los si­glos XVIII y XIX. (Vo­ca­ción im­pe­rial, di­cho sea de pa­so, que sus pueblos ve­ci­nos su­frie­ron de for­ma atroz.) El so­cia­lis­mo de los so­viets, más allá de to­da su mís­ti­ca y na­rra­ti­va re­vo­lu­cio­na­rias, cam­bió la re­li­gión por un dog­ma ideo­ló­gi­co. Pe­ro el im­pe­rio se man­tu­vo in­tac­to, y de mo­do no me­nos cruel pa­ra con sus ve­ci­nos que du­ran­te la era za­ris­ta.

Por eso el im­pas­se his­tó­ri­co ini­cia­do por la Pe­res­troi­ka no es bien re­cor­da­do por el grue­so del pue­blo ru­so. Y por eso tam­bién, Gor­ba­chov es un hé­roe en Oc­ci­den­te mien­tras que en Ru­sia es con­si­de­ra­do un pu­si­lá­ni­me, ob­je­to además de nu­me­ro­sas bur­las en la cul­tu­ra po­pu­lar.

En el re­la­to ru­so, ellos son los ven­ce­do­res de Hitler y de Na­po­león, un pue­blo con un des­tino ma­ni­fies­to, lla­ma­do a do­mi­nar sus tie­rras ad­ya­cen­tes co­mo un poder he­ge­mó­ni­co que ha de ejer­cer de con­tra­pe­so a las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les, no ser su alia­do obe­dien­te co­mo lo fue ba­jo el man­da­to de Bo­ris Yel­tsin.

Y en ese dis­cur­so, la fi­gu­ra de Vladimir Pu­tin ha cal­za­do co­mo ani­llo al de­do.

ALE­XAN­DER ZEMLIANICHENKO - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.