Es­ce­na­rio pe­li­gro­so con la sa­li­da de EEUU del acuer­do nu­clear con Tehe­rán

“Hal­co­nes” con­ser­va­do­res convencieron a Trump de un cam­bio drás­ti­co con Tehe­rán

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

La de­ci­sión del pre­si­den­te Do­nald Trump de re­ti­rar a Es­ta­dos Uni­dos del acuer­do nu­clear con Irán mar­ca el fi­nal de años de di­plo­ma­cia cui­da­do­sa y lle­va el en­fren­ta­mien­to con Tehe­rán a un nuevo te­rri­to­rio pe­li­gro­so.

El anun­cio, di­fun­di­do el mar­tes 8, cau­só cons­ter­na­ción en los paí­ses eu­ro­peos alia­dos y se dio en mo­men­tos en que Londres, París y Ber­lín ne­go­cia­ban un acuer­do más du­ro pa­ra apa­ci­guar a Trump.

El gi­ro de Trump pi­so­tea más de una dé­ca­da y me­dia de es­fuer­zos di­plo­má­ti­cos en­tre Reino Unido, Chi­na, Fran­cia, Ale­ma­nia, Irán, Ru­sia y las ad­mi­nis­tra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses pa­sa­das.

En Washington has­ta los crí­ti­cos más se­ve­ros del acuer­do de 2015 se que­da­ron sin res­pi­ra­ción mien­tras di­ge­rían la no­ti­cia y se pre­gun­ta­ban qué nue­va es­ca­la­da ven­dría des­pués.

Al­tos fun­cio­na­rios in­sis­tían en que Washington es­tá to­da­vía con­ven­ci­do de trabajar jun­to a sus hu­mi­lla­dos alia­dos pa­ra evi­tar que Irán desa­rro­lle una bom­ba ató­mi­ca.

Pe­ro es di­fí­cil de en­ca­jar la bús­que­da de Trump de un “nuevo acuer­do du­ra­de­ro” con su re­cha­zo al “de­ca­den­te y po­dri­do” acuer­do ori­gi­nal.

El lí­der es­ta­dou­ni­den­se es­tá ca­da vez más ro­dea­do por vo­ces de “hal­co­nes’” co­mo la de su nuevo con­se­je­ro de se­gu­ri­dad na­cio­nal John Bol­ton y su se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pompeo, cu­ya po­si­ción pú­bli­ca es que con la pre­sión eco­nó­mi­ca Irán pue­de ha­cer más con­ce­sio­nes que las que acep­tó a re­ga­ña­dien­tes en el acuer­do de 2015.

La de­ci­sión de Trump abrió una bre­cha con sus alia­dos eu­ro­peos que de­bi­li­ta el fren­te co­mún contra Irán, y tam­po­co que­da cla­ro si Tehe­rán acep­ta­ría un acuer­do más du­ro.

Los eu­ro­peos pro­me­tie­ron que ha­rán “to­do lo po­si­ble pa­ra pro­te­ger los in­tere­ses de sus empresas en Irán”, mien­tras que Chi­na di­jo que man­ten­drá “in­ter­cam­bios eco­nó­mi­cos y co­mer­cia­les nor­ma­les” con Irán a pe­sar de la de­ci­sión de Trump.

Hay vo­ces que ase­gu­ran que la táctica de “má­xi­ma pre­sión” de Trump no tie­ne co­mo fin un acuer­do más du­ro sino aplas­tar la dé­bil eco­no­mía de Irán pa­ra de­rri­bar a su ré­gi­men.

“Te­ne­mos un pre­si­den­te que es du­ro”, afir­mó el abo­ga­do per­so­nal de Trump, Rudy Giu­lia­ni, a un gru­po de exi­lia­dos ira­níes, y aña­dió: “te­ne­mos un pre­si­den­te que es­tá tan com­pro­me­ti­do con un cam­bio de ré­gi­men co­mo lo es­ta­mos no­so­tros”.

Pe­ro la re­vo­lu­ción ira­ní co­men­za­da ha­ce 38 años no se ven­drá aba­jo sin lu­char, y el ries­go de una gue­rra re­gio­nal o de una nue­va carrera ar­ma­men­tis­ta nu­clear, au­men­tan jun­to a las pa­la­bras otro­ra ta­bú: cam­bio de ré­gi­men.

Ba­ta­llas di­plo­má­ti­cas

Ce­lia Be­lin, ex­con­se­je­ra de po­lí­ti­ca pa­ra el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Fran­cia y pro­fe­so­ra vi­si­tan­te en la Broo­kings Ins­ti­tu­tion de Washington, di­jo que Eu­ro­pa no vol­ve­rá a im­po­ner sus pro­pias san­cio­nes contra Irán.

“Los eu­ro­peos des­cu­bren po­co a po­co la doc­tri­na de Trump de la ‘pa­ta­ta (pa­pa) ca­lien­te’”, ex­pli­có, des­cri­bien­do el há­bi­to del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se de pro­vo­car in­ne­ce­sa­rias ba­ta­llas di­plo­má­ti­cas pa­ra ha­cer que las re­suel­van otros.

“Sin em­bar­go, no es­tá cla­ro si la ad­mi­nis­tra­ción Trump bus­ca real­men­te un ‘acuer­do real’ o si él y su ad­mi­nis­tra­ción apun­tan a un cam­bio de ré­gi­men”, ad­vir­tió.

“Es­toy se­gu­ro de que lo quie­re” (un cam­bio de ré­gi­men en Irán), afir­mó, alu­dien­do a Trump, Rob Ma­lley, exa­se­sor del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, uno de los ar­qui- tec­tos del acuer­do de 2015.

“No pre­ten­do ser un ex­per­to en Trump”, ex­pli­có Ma­lley, je­fe de re­so­lu­ción de con­flic­tos del think tank In­ter­na­tio­nal Cri­sis Group, “pe­ro es­toy se­gu­ro de que la gen­te que es­tá a su la­do, co­mo las dos per­so­nas que aca­ba de con­tra­tar o pro­mo­cio­nar, Bol­ton y Pompeo, nun­ca han es­con­di­do que, se­gún ellos, la úni­ca ma­ne­ra de ce­rrar es­te asun­to es con un cam­bio de ré­gi­men y con una acción mi­li­tar”.

Esa sentencia tie­ne una fuer­te car­ga his­tó­ri­ca en Washington, don­de la campaña de 2003 pa­ra ex­pul­sar al en­ton­ces dic­ta­dor de Irak Sa­dam Hus­sein y cam­biar el ré­gi­men del país es­tá con­si­de­ra­da am­plia­men­te co­mo un error.

Se cree que la caí­da de Sa­dam y los pos­te­rio­res mo­vi­mien­tos in­sur­gen­tes en Irak han fa­vo­re­ci­do la pro­pa­ga­ción de los gru­pos yiha­dis­tas y han de­ja­do una puer­ta abier­ta pa­ra una ma­yor in­fluen­cia de Irán en ese país.

El mis­mo Trump di­jo es­tar en contra de la gue­rra, pe­ro ve­te­ra­nos de la ad­mi­nis­tra­ción de Geor­ge Bush, prin­ci­pal­men­te el re­cién pro­mo­cio­na­do Bol­ton, la de­fen­die­ron, y en sus ata­ques contra Irán al­gu­nos ven un in­ten­to de re­es­cri­bir la his­to­ria.

Pa­ra es­tos “hal­co­nes” con­ser­va­do­res, la cre­cien­te in­fluen­cia de Tehe­rán en la re­gión es una con­se­cuen­cia de la de­ci­sión de Oba­ma de re­ba­jar las san­cio­nes, y no de la des­truc­ción de su enemi­go en Bag­dad, li­de­ra­da por Bush. Con Bol­ton en el Des­pa­cho Oval, es­tas vo­ces son ca­da vez más fuer­tes, y con ellas au­men­tan las po­si­bi­li­da­des de un nuevo y mor­tí­fe­ro con­flic­to.

La de­ci­sión de Trump pi­so­tea más de una dé­ca­da y me­dia de es­fuer­zos di­plo­má­ti­cos de po­ten­cias eu­ro­peas, Chi­na, Ru­sia y ad­mi­nis­tra­cio­nes de EEUU pa­sa­das

Ma­ni­fes­tan­tes que­man ban­de­ras de Es­ta­dos Uni­dos lue­go de la de­ci­sión so­bre el acuer­do nu­clear con Irán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.