Acorralado

Aumenta el cer­co contra el pre­si­den­te de Ni­ca­ra­gua, Da­niel Ortega, con más pro­tes­tas ca­lle­je­ras y el re­cla­mo in­ter­na­cio­nal, es­pe­cial­men­te de EEUU

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW

De na­da sir­vió que Da­niel Ortega die­ra un pa­so ha­cia atrás con la re­for­ma de se­gu­ri­dad so­cial que tan­to mo­les­tó a la gen­te. El pa­no­ra­ma si­gue com­pli­ca­do pa­ra un go­bierno afe­rra­do al poder y los ni­ca­ra­güen­ses es­tán en pie de lucha más allá del sis­te­ma pre­vi­sio­nal, que en to­do ca­so fue el des­en­ca­de­nan­te de reclamos de to­do ti­po de de­re­chos y li­ber­ta­des, in­clu­yen­do la re­nun­cia del pre­si­den­te.

El 88% de los ne­go­cios en ese país son in­for­ma­les, se­gún la Fun­da­ción Ni­ca­ra­güen­se pa­ra el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial (Fu­ni­des), por lo que a la in­men­sa ma­yo­ría po­co y na­da le afec­ta una re­for­ma en el sis­te­ma so­cial, la cual, además, no era ra­di­cal ni es­ta­ba le­jos de que han he­cho otros go­bier­nos de la re­gión.

Pe­ro el ma­les­tar general es gran­de y Ortega ha ido per­dien­do po­pu­la­ri­dad, tal vez sin sa­ber­lo (o sin que­rer sa­ber). Así es có­mo, apa­ren­te­men­te de gol­pe, hoy en día se ha­lla an­te el le­van­ta­mien­to más gran­de en el país des­de el fin de la gue­rra ci­vil en 1990, se­gún ana­lis­tas.

Su go­bierno tam­bién ha ido per-

“El mo­de­lo cu­bano-ve­ne­zo­lano-ni­ca­ra­güen­se de so­cia­lis­mo, dic­ta­du­ra, corrupción y gra­ves vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos ha de­mos­tra­do ser un com­ple­to y to­tal fra­ca­so” Nik­ki Ha­ley

EM­BA­JA­DO­RA DE EEUU EN LAS NA­CIO­NES UNI­DAS

dien­do alia­dos es­tra­té­gi­cos, co­mo cier­ta par­te del sin­di­ca­lis­mo du­ro que se fue ale­jan­do de la ideo­lo­gía del lí­der re­vo­lu­cio­na­rio a lo lar­go de los años, em­pre­sa­rios in­flu­yen­tes que lo se­guían y, en par­te, has­ta de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, que si bien lle­gó a ser un so­por­te im­por­tan­te del go­bierno, se mues­tra es­cép­ti­ca an­te los he­chos de vio­len­cia de es­tos días y no en­tró en­se­gui­da en el lla­ma­do al diá­lo­go que hi­zo Ortega pa­ra apla­car los áni­mos.

Lo cier­to es que la me­sa de diá­lo­go es­tá de­mo­ra­da, los es­tu­dian­tes no de­jan de gri­tar “¡Qué se va­ya Ortega!” y el res­to de la po­bla­ción tam­po­co ol­vi­da a sus muer­tos co­mo se re­fle­jó en una mul­ti­tu­di­na­ria mo­vi­li­za­ción del miér­co­les 9. Los ma­ni­fes­tan­tes iban a pie, en mo­to­ci­cle­tas y agi­tan­do ban­de­ras de Ni­ca­ra­gua, mien­tras gri­ta­ban “que se va­yan”, un men­sa­je pa­ra el pre­si­den­te, pe­ro tam­bién pa­ra su es­po­sa y vi­ce­pre­si­den­ta Rosario Murillo, a quie­nes til­da­ban de “la­dro­nes” y “ase­si­nos” en sus con­sig­nas.

Es­to sin con­tar que el De­par­ta­men­to de Es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos pu­so en la mi­ra a Ortega por los su­ce­sos, con­de­nan­do la vio­len­cia y los ex­ce­sos contra los ma­ni­fes­tan­tes. Es­ta­dos Uni­dos tam­bién pi­dió re­ti­rar a las fa­mi­lias del per­so­nal di­plo­má­ti­co de ese país.

En ese sen­ti­do, en un dis­cur­so an­te di­plo­má­ti­cos y em­pre­sa­rios de to­da Amé­ri­ca, la em­ba­ja­do­ra

de Es­ta­dos Uni­dos en las Na­cio­nes Uni­das, Nik­ki Ha­ley, re­pi­tió esta se­ma­na an­te em­pre­sa­rios en Washington el lla­ma­do de la Ca­sa Blan­ca a un “diá­lo­go na­cio­nal” am­plio en Ni­ca­ra­gua, y di­jo que “el mo­de­lo cu­bano-ve­ne­zo­lano-ni­ca­ra­güen­se de so­cia­lis­mo, dic­ta­du­ra, corrupción y gra­ves vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos ha de­mos­tra­do ser un com­ple­to y to­tal fra­ca­so”.

La re­gión no pue­de per­mi­tir que los “po­cos y úl­ti­mos au­to­ri­ta­rios que so­bre­vi­ven” arras­tren a to­dos por el ca­mino opues­to a la li­ber­tad, con­clu­yó.

Tam­bién or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, co­mo la ONU y la OEA, y di­ver­sos gru­pos de de­fen­sa de de­re­chos hu­ma­nos ex­pre­sa­ron su preo­cu­pa­ción y bo­gan por la in­ves­ti­ga­ción de las muer­tes.

Re­no­va­ción po­lí­ti­ca

En ese es­ce­na­rio, “hay que ver có­mo llega el san­di­nis­mo a las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del año 2021. Des­pués de es­te despertar de los ni­ca­ra­güen­ses, na­da se­rá co­mo an­tes. La po­bla­ción se­gui­rá re­cla­man­do jus­ti­cia y la vie­ja eli­te po­lí­ti­co-eco­nó­mi­ca de Ni­ca­ra­gua no re­pre­sen­ta nin­gu­na es­pe­ran­za pa­ra los jó­ve­nes que bus­can la re­no­va­ción del elen­co elec­to­ral”, di­jo a El Ob­ser

va­dor el po­li­tó­lo­go Mau­ro Ca­sa, pro­fe­sor e investigador so­bre Amé­ri­ca La­ti­na de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca, de Uru­guay.

El po­li­tó­lo­go se re­fie­re a que la eli­te po­lí­ti­ca ni­ca­ra­güen­se ac­tual pro­vie­ne fun­da­men­tal­men­te del go­bierno de Ar­nol­do Ale­mán (1997-2002) o de la fa­mi­lia Cha­mo­rro (1990-97). “No se la ve co­mo gen­te con cre­den­cia­les de­mo­crá­ti­cas”, di­jo.

A su en­ten­der, la ac­tual si­tua­ción cons­ti­tu­ye una opor­tu­ni­dad pa­ra que la opo­si­ción (en es­te mo­men­to sin lí­de­res cla­ros), se ar­ti­cu­le me­jor y ar­me una pro­pues­ta po­lí­ti­ca uni­fi­ca­da que le dis­pu­te ver­da­de­ra­men­te el poder a Ortega, cuan­do lle­gue el mo­men­to. Has­ta aho­ra, los par­ti­dos de opo­si­ción es­tán frag­men­ta­dos y con ba­ja le­gi­ti­mi­dad.

Por lo pron­to, la opo­si­ción ni­ca­ra­güen­se es­tá plan­tean­do an­ti­ci­par las elec­cio­nes pro­gra­ma­das pa­ra 2021 y pro­mo­ver la sa­li­da de Ortega cuan­to an­tes.

“Ré­gi­men de fa­mi­lia”

Cla­ve en la re­vo­lu­ción contra la dic­ta­du­ra de Anas­ta­sio So­mo­za, Ortega de­cla­ró su vic­to­ria en 1979 y, ba­jo la ban­de­ra del san­di­nis­mo, se man­tu­vo en el go­bierno has­ta per­der las elec­cio­nes contra Vio­le­ta Cha­mo­rro en 1990.

Des­de en­ton­ces, los san­di­nis­tas ejer­cie­ron enor­me in­fluen­cia so­bre el Ejér­ci­to, la Po­li­cía y el Poder Ju­di­cial, en­tre otras ins­ti- tu­cio­nes y gru­pos so­cia­les de Ni­ca­ra­gua. Un pac­to con el par­ti­do opo­si­tor lle­vó a re­for­mas en la ley elec­to­ral y es­to le per­mi­tió a Ortega asu­mir la pre­si­den­cia nue­va­men­te en 2007.

“Cuan­do Ortega vuel­ve al poder en 2007, lo ha­ce con un vi­ra­je ideo­ló­gi­co mar­ca­do, acer­cán­do­se a los in­tere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos y em­pre­sa­ria­les de Ni­ca­ra­gua. Bue­na par­te de la iz­quier­da se fue ale­jan­do de su go­bierno. Si bien el san­di­nis­mo co­mo par­ti­do res­pon­de a Ortega, se han ido for­man­do mo­vi­mien­tos de re­sis­ten­cia y fi­gu­ras im­por­tan­tes de la re­vo­lu­ción aban­do­na­ron su bar­co”, co­men­tó Ca­sa.

El go­bierno de Ortega pa­só a ser así un ré­gi­men de fa­mi­lia, con el prin­ci­pal apo­yo de su es­po­sa y vi­ce­pre­si­den­ta, y de sus hi­jos, “quie­nes es­tán al fren­te de ne­go­cios de pe­so en el país y con­tro­lan ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­dos y me­dios de co­mu­ni­ca­ción”, agre­gó .

En 2011 Ortega re­sul­tó re­elec­to, así co­mo en 2016 cuan­do ga­na la pre­si­den­cia de una for­ma con­tro­ver­ti­da debido a la des­ti­tu­ción de 16 dipu­tados opo­si­to­res en los me­ses pre­vios a la elec­ción; tam­po­co se per­mi­tió la ob­ser­va­ción in­ter­na­cio­nal y hu­bo de­nun­cias de frau­de elec­to­ral e in­ti­mi­da­ción de los vo­tan­tes en di­cha ocasión.

“El ré­gi­men es­ta­ba en­ga­ña­do con res­pec­to a su pro­pia po­pu­la­ri­dad. Si bien ga­na­ba las elec­cio­nes, la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral era ba­ja. Aho­ra se han ac­ti­va­do otros gru­pos que es­ta­ban pa­si­vos, so­bre to­do los es­tu­dian­tes”, opi­nó Ca­sa.

Di­ne­ro de PDV­SA

Uno de los as­pec­tos que ha ali­men­ta­do el man­te­ni­mien­to del go­bierno de Ortega en el poder es que la eco­no­mía de Ni­ca­ra­gua ha cre­ci­do y la po­bre­za se ha re­du­ci­do en los úl­ti­mos años.

Ortega pre­sen­tó dis­po­si­ción a en­tre­gar tí­tu­los de pro­pie­dad y be­ne­fi­cios so­cia­les a sec­to­res des­pro­te­gi­dos, en gran par­te con el di­ne­ro pro­ve­nien­te de Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la (PDV­SA), re­ci­bi­do por su afi­ni­dad con el cha­vis­mo. Hoy en día, debido a la cri­sis ve­ne­zo­la­na, esta en­tra­da fá­cil pa­ra Ni­ca­ra­gua ha mer­ma­do.

Es­to sin con­tar que el cer­co por par­te de la comunidad in­ter­na­cio­nal contra Ortega, se re­pi­te, sal­van­do di­fe­ren­cias, en re­la­ción al go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro.

“Pa­ra el go­bierno de Ortega, Chá­vez era una alia­do im­por­tan­te. Ac­ce­día a pe­tró­leo a ba­jo pre­cio, hi­cie­ron mejoras en in­fra­es­truc­tu­ra y desa­rro­lla­ron políticas a fa­vor de la se­gu­ri­dad”, co­men­tó Ca­sa.

Se­gún su aná­li­sis, en am­bos paí­ses se su­fre una re­pre­sión es- ta­tal, vio­len­cia po­lí­ti­ca y pa­ra la opo­si­ción le es di­fí­cil com­pe­tir en un plano de igual­dad en las ur­nas. “Sin em­bar­go, el go­bierno de Ve­ne­zue­la se ha en­fren­ta­do a las eli­tes eco­nó­mi­cas y a los in­tere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos, lo que Ortega no hi­zo. Más allá de que el san­di­nis­mo fue alia­do tác­ti­ca­men­te con el cha­vis­mo y con Cuba, no se pue­de po­ner a Ni­ca­ra­gua y Ve­ne­zue­la ba­jo el mis­mo pa­ra­guas ideo­ló­gi­co”, di­fe­ren­ció.

De­sen­can­to la­ti­noa­me­ri­cano

Amé­ri­ca La­ti­na pa­re­ce es­tar to­man­do un rum­bo in­cier­to y po­co ho­mo­gé­neo en cuan­to a sus go­bier­nos y lí­de­res. “Mu­chos go­bier­nos que ha­bían vi­ra­do a la iz­quier­da o se lla­man de iz­quier­da, co­mo Ni­ca­ra­gua o Ve­ne­zue­la, aho­ra vi­ven in­cer­ti­dum­bre y la gen­te es­tá de­sen­ga­ña­da de los po­lí­ti­cos. Sa­lie­ron de es­ce­na lí­de­res im­por­tan­tes de la re­gión, co­mo Chá­vez, o son al­ta­men­te cues­tio­na­dos, co­mo Lu­la, y no han ve­ni­do nue­vas fi­gu­ras con el mis­mo res­pal­do”, ob­ser­vó Ca­sa.

Es­to va de la mano con que la eco­no­mía re­gio­nal no cre­ce con las mis­mas ta­sas que en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XXI y que han sur­gi­do es­cán­da­los en­tre po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios, co­mo el ca­so de Ode­brecht.

En el ca­so de Ni­ca­ra­gua, “ha­brá que ver si to­da esta cri­sis ter­mi­na en al­gu­na for­ma­ción po­lí­ti­ca nue­va y si el ré­gi­men per­mi­te una for­ma­ción opo­si­to­ra de coa­li­ción, o si se sa­le o no del san­di­nis­mo de una ma­ne­ra pa­cí­fi­ca”, con­clu­yó en po­li­tó­lo­go.

IN­TI OCON - AFP

JOR­GE TORRES - EFE

IN­TI OCON - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.