Se­gu­ra re­elec­ción de Ma­du­ro

A pe­sar de las múl­ti­ples cri­sis y de su cre­cien­te im­po­pu­la­ri­dad, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro tie­ne ca­si ga­ran­ti­za­do el triun­fo elec­to­ral en Ve­ne­zue­la

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Los ve­ne­zo­la­nos ya no pue­den com­prar copos de maíz. Ke­llogg, la com­pa­ñía fa­bri­can­te de ce­rea­les, se con­vir­tió es­ta se­ma­na en la úl­ti­ma com­pa­ñía oc­ci­den­tal en aban­do­nar el país. La ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos tam­po­co pue­den ob­te­ner me­di­ca­men­tos, ali­men­tos bá­si­cos, a ve­ces ni si­quie­ra agua. Con el au­men­to de la des­nu­tri­ción, al­re­de­dor de 2 mi­llo­nes de per­so­nas han aban­do­na­do el país en dos años. La hi­per­in­fla­ción se es­tá ace­le­ran­do y la pro­duc­ción de pe­tró­leo, ca­si la úni­ca ex­por­ta­ción de Ve­ne­zue­la, es­tá ca­yen­do en pi­ca­da.

El go­bierno tam­bién en­fren­ta múl­ti­ples de­man­das y con­fis­ca­cio­nes de ac­ti­vos por par­te de com­pa­ñías pe­tro­le­ras y te­ne­do­res de bo­nos a quie­nes no se les ha pa­ga­do. La si­tua­ción es tan te­rri­ble que, sin du­das, el cam­bio es­tá pró­xi­mo.

Sin em­bar­go, co­mo siem­pre, la pre­gun­ta es có­mo po­dría ocu­rrir ese cam­bio — te­nien­do en cuen­ta có­mo el ré­gi­men so­cia­lis­ta se ha afian­za­do en su bún­ker— y cuán­do.

To­me­mos, por ejem­plo, las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pró­xi­mo do­min­go. A pe­sar de las múl­ti­ples cri­sis y de su cre­cien­te im­po­pu­la­ri­dad, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro tie­ne ca­si ga­ran­ti­za­do el triun­fo.

Por su­pues­to, la vo­ta­ción es una far­sa. El apo­yo se com­pra me­dian­te las tar­je­tas de ra­cio­na­mien­to que se les dan a los tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les ba­jo la ame­na­za im­plí­ci­ta de que tan­to el tra­ba­jo co­mo la tar­je­ta es­tán en pe­li­gro de des­apa­re­cer si vo­tan con­tra el go­bierno. Mien­tras tan­to, a los prin­ci­pa­les lí­de­res de opo­si­ción del país se les prohí­be pos­tu­lar­se, ya sea des­de el exi­lio o ba­jo arres­to.

Con la in­ten­ción de dar una sem­blan­za de de­mo­cra­cia, Ma­du­ro ha per­mi­ti­do que se pre­sen­ten dos fi­gu­ras in­de­pen­dien­tes: Hen­ri Fal­cón, un ex­go­ber­na­dor es­ta­tal, y Ja­vier Ber­tuc­ci, un pas­tor evan­gé­li­co. Al­gu­nas en­cues­tas su­gie­ren que po­drían ga­nar. Pe­ro in­clu­so si uno de los in­de­pen­dien­tes ob­tie­ne la ma­yo­ría de los vo­tos, Ma­du­ro pue­de arre­glar­lo fá­cil­men­te. En ju­lio pa­sa­do, en una elec­ción pa­ra ins­tau­rar un par­la­men­to fal­so, la com­pa­ñía que di­se­ñó las má­qui­nas de vo­ta­ción elec­tró­ni­cas de Ve­ne­zue­la de­cla­ró un frau­de ma­si­vo.

La ver­da­de­ra cri­sis ven­drá des­pués de las elec­cio­nes. Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Eu­ro­pa, Ja­pón y los paí­ses más gran­des de Amé­ri­ca La­ti­na ya han di­cho que no re­co­no­cen las elec­cio­nes. Las san­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les a al­tos fun­cio­na­rios pro­ba­ble­men­te ven­drán in­me­dia­ta­men­te des­pués. Es­tas san­cio­nes even­tual­men­te po­drían lle­gar a con­ver­tir­se en la men­cio­na­da ame­na­za de una prohi­bi­ción de la ven­ta de los 500 mil o más ba­rri­les de pe­tró­leo que Ve­ne­zue­la le ven­de a EEUU dia­ria­men­te. Es­ta lla­ma­da “op­ción nu­clear” cor­ta­ría de gol­pe la ma­yor fuen­te de in­gre­sos de Ve­ne­zue­la.

Pe­ro qui­zá ni si­quie­ra es­ta me­di­da drás­ti­ca con­duz­ca a la des­ti­tu­ción de Ma­du­ro. Ve­ne­zue­la se es­tá aho­rran­do apro­xi­ma­da­men­te US$ 8.000 mi­llo­nes al año al no pa­gar las deu­das in­cum­pli­das. Las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo tam­bién pue­den re­di­ri­gir­se a nue­vos mer­ca­dos. Ade­más, si las san­cio­nes so­bre el pe­tró­leo “fra­ca­san”, ¿en­ton­ces qué? Ha­brá una im­plo­sión so­cial, en lu­gar de una ex­plo­sión po­lí­ti­ca.

Más bien, la ma­yor ame­na­za pa­ra el Sr. Ma­du­ro vie­ne de aden­tro. Se le po­dría per­mi­tir ga­nar a Fal­cón. Eso plan­tea­ría la pre­gun­ta de qué de­be­ría ha­cer en­ton­ces la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal: ¿re­co­no­cer a un can­di­da­to in­de­pen­dien­te que ga­nó unas elec­cio­nes fal­sas? Al­ter­na­ti­va­men­te, po­dría ha­ber un gol­pe de pa­la­cio, apo­ya­do por los mi­li­ta­res, un “es­ce­na­rio ti­po Zim­ba­bue”.

Por úl­ti­mo, las cre­cien­tes pro­tes­tas so­cia­les y el caos po­drían con­du­cir al de­rro­ca­mien­to de Ma­du­ro y a un go­bierno in­te­ri­no, lo cual es esen­cial­men­te lo mis­mo.

En al­gún mo­men­to, y pa­re­ce que va a ser pron­to, ha­brá cam­bios. El objetivo no es el cam­bio de ré­gi­men en sí, sino una ad­mi­nis­tra­ción que res­pe­te la Cons­ti­tu­ción, es­ta­bi­li­ce la eco­no­mía, per­mi­ta elec­cio­nes li­bres y li­be­re a los pre­sos po­lí­ti­cos. Des­pués po­drían ve­nir el re­co­no­ci­mien­to mul­ti­la­te­ral y la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria. La tran­si­ción pos­te­rior pue­de re­que­rir ne­go­cia­cio­nes con los fun­cio­na­rios y los ofi­cia­les mi­li­ta­res ac­tua­les, en las que in­clu­so se in­clu­ya al­gún ti­po de am­nis­tía pa­ra ellos.

Aun­que es­ta pers­pec­ti­va pa­rez­ca po­co atrac­ti­va, no equi­va­le a un apa­ci­gua­mien­to. A pe­sar de la re­tó­ri­ca be­li­ge­ran­te de Was­hing­ton, es lo que Juan Cruz, el prin­ci­pal ase­sor de se­gu­ri­dad del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump pa­ra la re­gión, ha su­ge­ri­do pú­bli­ca­men­te. Tam­bién es una eva­lua­ción rea­lis­ta de una si­tua­ción de­ses­pe­ra­da y la me­jor ma­ne­ra de aca­bar con ella.

La ver­da­de­ra cri­sis ven­drá lue­go de las elec­cio­nes. Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Eu­ro­pa, Ja­pón y los paí­ses más gran­des de Amé­ri­ca La­ti­na ya han di­cho que no re­co­no­cen las elec­cio­nes. Las san­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les a al­tos fun­cio­na­rios pro­ba­ble­men­te ven­drán in­me­dia­ta­men­te des­pués

J.BARRETO - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.