El de­ber de re­cor­dar el ho­lo­caus­to

Muer­te de so­bre­vi­vien­tes y as­cen­so de ul­tra­de­re­cha re­pre­sen­ta un re­to pa­ra la en­se­ñan­za del arre­pen­ti­mien­to

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Des­pués de de­ce­nas de años de un tra­ba­jo ejem­plar por la me­mo­ria his­tó­ri­ca, Ale­ma­nia se in­te­rro­ga so­bre có­mo se­guir en­se­ñan­do es­ta po­lí­ti­ca de arre­pen­ti­mien­to a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes cuan­do los úl­ti­mos so­bre­vi­vien­tes del na­zis­mo es­tán mu­rien­do y la ex­tre­ma de­re­cha vi­ve un re­sur­gi­mien­to.

En la bi­blio­te­ca del li­ceo Lie­big de Fránc­fort, los ado­les­cen­tes se aglu­ti­nan en torno a Ralph Dann­heis­ser, quien en 1940 pu­do es­ca­par in ex­tre­mis a la per­se­cu­ción an­ti­se­mi­ta con sus pa­dres, con­tra­ria­men­te al des­tino del res­to de su fa­mi­lia.

En­tre el pú­bli­co, la emo­ción por su tes­ti­mo­nio es pal­pa­ble.

Dann­heis­ser tam­bién re­co­no­ció es­tar “im­pre­sio­na­do” y des­ta­có que los alumnos te­nían “pre­gun­tas in­te­li­gen­tes”. Este ti­po de en­cuen­tros son or­ga­ni­za­dos por las es­cue­las ale­ma­nas des­de hace mu­chos años co­mo una for­ma de sen­si­bi­li­za­ción ha­cia la his­to­ria, fren­te al si­len­cio, la com­pli­ci­dad o el en­tu­sias­mo de los an­te­pa­sa­dos ha­cia el ré­gi­men de Adolf Hitler, que du­ran­te mu­cho tiem­po fue un ta­bú.

Pe­ro con la muer­te ex­po­nen­cial de los tes­ti­gos de la épo­ca, sur­ge la pre­gun­ta de có­mo con­ti­nuar este tra­ba­jo con los ado­les­cen­tes.

“En la me­di­da que más nos ale­ja­mos del ho­lo­caus­to, de la se­gun­da gue­rra mun­dial, más se vuel­ve al­go ur­gen­te en­con­trar nue­vos me­dios de co­mu­ni­car to­do es­to”, es­ti­mó Step­han Peters, pro­fe­sor de his­to­ria en un co­le­gio des­de 1992.

“La cues­tión es sa­ber si po­de­mos man­te­ner con vi­da este sen­ti­mien­to de aflic­ción y el sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad que es­to des­pren­de”, agre­gó.

Este desafío se anun­cia más com­pli­ca­do de lo que mu­chos ha­bían pen­sa­do des­pués de de­ce­nios cons­tru­yen­do una iden­ti­dad na­cio­nal ba­sa­da en el arre­pen­ti­mien­to, pa­ra cons­truir una so­cie­dad cen­tra­da en los de­re­chos fun­da­men­ta­les y pa­ra la cons­ti­tu­ción de un sis­te­ma po­lí­ti­co que res­trin­ja la ar­bi­tra­rie­dad del po­der.

El par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia, que ha sa­ca­do pro­ve­cho elec­to­ral de las in­quie­tu­des ge­ne­ra­das por la lle­ga­da de cien­tos de mi­les de re­fu­gia­dos –y lo­gró ha­cer­se con una cen­te­na de dipu­tados, al­go iné­di­to des­de 1949–, ha cues­tio­nan­do la po­lí­ti­ca de me­mo­ria en el país, afir­man­do que lle­gó la ho­ra de no se­guir­se de­fi­nien­do con res­pec­to a los crí­me­nes pa­sa­dos.

Una de sus fi­gu­ras, Björn Höc­ke, ca­li­fi­có el año pa­sa­do el me­mo­rial en Ber­lín pa­ra re­cor­dar el ho­lo­caus­to co­mo “un mo­nu­men­to de la ver­güen­za”, re­cla­man­do “un vi­ra­je de 180º de la po­lí­ti­ca de me­mo­ria” y de­nun­cian­do que se en­se­ña la his- to­ria ale­ma­na de una for­ma de­ma­sia­do ne­ga­ti­va.

Otro desafío re­cien­te es la apa­ri­ción de un nue­vo an­ti­se­mi­tis­mo con la lle­ga­da de cien­tos de mi­les de de­man­dan­tes de asi­lo pro­ve­nien­tes de paí­ses don­de el odio a los ju­díos ha si­do ali­men­ta­do por de­ce­nios de con­flic­to is­rae­lo-pa­les­tino.

Una solución pa­ra in­cul­car la cultura de “nun­ca más” pa­sa por vi­si­tar los lu­ga­res de es­tos crí­me­nes, y al­gu­nos lí­de­res po­lí­ti­cos pi­den que es­tos via­jes edu­ca­ti­vos sean obli­ga­to­rios.

Step­ha­nie Bi­llib, re­pre­sen­tan­te del me­mo­rial del cam­po de con­cen­tra­ción de Ber­gen-Bel­sen, di­jo que con la des­apa­ri­ción de los tes­ti­gos, se impone la res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da uno.

“De­be­mos ex­pre­sar­nos de una for­ma más fir­me” so­bre los crí­me­nes co­me­ti­dos por la ge­ne­ra­ción de los bi­sa­bue­los de los ado­les­cen­tes de hoy. Tam­bién se tra­ta de con­tra­rres­tar to­das las for­mas de ne­ga­cio­nis­mo o de re­la­ti­vis­mo.

Dos ra­pe­ros, Fa­rid Bang y Ko­lle­gah, ade­más de los or­ga­ni­za­do­res del prin­ci­pal pre­mio mu­si­cal ale­mán co­no­ci­do co­mo ECHO, cons­ti­tu­yen un ejem­plo re­cien­te.

Des­pués de ser acu­sa­dos de can­tar ver­sos an­ti­se­mi­tas o ina­pro­pia­dos en el ál­bum de rap más ven­di­do del año en Ale­ma­nia, los ar­tis­tas fue­ron re­pu­dia­dos y per­die­ron mu­chos contratos. Ch­ris­toph Heub­ner, vi­ce­pre­si­den­te del Co­mi­té Ausch­witz, in­vi­tó, se­gún la re­vis­ta Der Spie­gel, a los dos ra­pe­ros a vi­si­tar el cam­po de ex­ter­mi­nio don­de mu­rie­ron 1,1 mi­llo­nes de ju­díos.

“La visita se­ría una es­pe­cie de curso de per­fec­cio­na­mien­to en hu­ma­ni­dad”, di­jo. ( AFP)

J. MACDOUGALL - AFP

Ale­ma­nia bus­ca in­cul­car la cultura del “nun­ca más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.