His­to­rias des­co­no­ci­das de los 70 años del Es­ta­do de Is­rael

Is­rael cum­plió 70 años de vi­da in­de­pen­dien­te y su his­to­ria no pue­de en­ten­der­se sin exa­mi­nar el rol de Reino Uni­do, Es­ta­dos Uni­dos y Unión So­vié­ti­ca

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - MARTÍN NATALEVICH twit­ter.com/mna­ta­lev

Is­rael es un es­ta­do jo­ven, de ape­nas 70 años, pe­ro con una mo­chi­la de his­to­rias inago­ta­bles. Hay al­gu­nos epi­so­dios po­co co­no­ci­dos que cues­tio­nan re­la­tos he­ge­mó­ni­cos so­bre los ins­ti­ga­do­res del con­flic­to, las alian­zas de oro y los enemi­gos acé­rri­mos. La in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca de­mos­tró que no to­do es lo que pa­re­ce.

1. Man­da­to pro­ble­má­ti­co

La me­mo­ria co­lec­ti­va tie­ne pre­sen­te lo que pa­só el 29 de no­viem­bre de 1947, cuan­do la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU) vo­tó la re­so­lu­ción 181 se­gún la cual se re­sol­vió la par­ti­ción de Pa­les­ti­na (en aquel en­ton­ces man­da­to bri­tá­ni­co) que im­pli­ca­ba la crea­ción de dos es­ta­dos: un ho­gar na­cio­nal ju­dío y otro pa­ra los ára­bes pa­les­ti­nos con Je­ru­sa­lén ba­jo con­trol in­ter­na­cio­nal.

La de­ci­sión que fue adop­ta­da no cons­ti­tuía, sin em­bar­go, nin­gu­na no­ve­dad. Los pro­pios bri­tá­ni­cos que en el 47 se abs­tu­vie­ron ha­bían ex­plo­ra­do 10 años an­tes la po­si­bi­li­dad de par­tir el te­rri­to­rio en dos.

En 1936, el en­via­do de la co­ro­na, Lord Peel, via­jó al te­rri­to­rio pa­ra ela­bo­rar un in­for­me so­bre la si­tua­ción de la co­lo­nia bri­tá­ni­ca y pa­ra ele­var­le re­co­men­da­cio­nes a su go­bierno. El via­je de Peel bus­ca­ba ha­cer un diag­nós­ti­co y ofre­cer so­lu­cio­nes so­bre los múl­ti­ples le­van­ta­mien­tos ára­bes que se ha­bían em­pe­za­do a su­ce­der ese año y que en­fren­ta­ban a ára­bes y ju­díos en el man­da­to bri­tá­ni­co. La re­vuel­ta, pre­via al es­ta­ble­ci­mien­to del es­ta­do de Is­rael, se ex­ten­de­ría du­ran­te tres años.

Peel vio una si­tua­ción in­sos­te­ni­ble allí. Los in­tere­ses de ára­bes y ju­díos res­pec­to a la cons­ti­tu­ción de un es­ta­do pro­pio en­tra­ban en co­li­sión. En las dé­ca­das an­te­rio­res se ha­bía da­do un mo­vi­mien­to in­mi­gra­to­rio de ju­díos eu­ro­peos ha­cia Pa­les­ti­na que eran re­sul­ta­do de las pro­me­sas in­cor­po­ra­das en la De­cla­ra­ción Bal­four (1917) y en la fle­xi­bi­li­za­ción de las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias de los bri­tá­ni­cos. Peel cre­yó que el de­te­rio­ro de la si­tua­ción po­lí­ti­ca ha­cía ne­ce­sa­ria la fi­na­li­za­ción del man­da­to y la di­vi­sión del te­rri­to­rio. Y eso fue lo que re­co­men­dó.

La pro­pues­ta ja­más se con­cre­tó. En 1939 los bri­tá­ni­cos ce­die­ron an­te la pre­sión ára­be y apli­ca­ron un con­jun­to de po­lí­ti­cas con­tra­rias a los com­pro­mi­sos que ha­bían asu­mi­do años an­tes. No fue la pri­me­ra ni se­ría la úl­ti­ma vez que la co­ro­na bri­tá­ni­ca asu­mi­ría com­pro­mi­sos con par­tes en con­flic­to. En­ten­der el ori­gen del con­flic­to en­tre is­rae­líes y ára­bes/pa­les­ti­nos sig­ni­fi­ca co­no­cer los ma­ne­jos del an­ti­guo im­pe­rio bri­tá­ni­co en esa zo­na. En­cen­die­ron la me­cha y se fue­ron.

2. Pre­sio­nes in­ter­nas

En la ca­sa de Gol­da Meir el te­lé­fono so­nó una so­la vez en la me­dia­no­che del 14 de ma­yo de 1948. Del otro la­do le ha­bla­ba Da­vid Ben-Gu­rión con un to­que de exal­ta­ción y ale­gría. Le anun­cia­ba que el pre­si­den­te Harry S. Tru­man ha­bía de­ci­di­do re­co­no­cer el nue­vo es­ta­do ju­dío, pe­se a la po­si­ción con­tra­ria del De­par­ta­men­to de Es­ta­do. Is­rael na­ció con el be­ne­plá­ci­to de las dos gran­des po­ten­cias de la épo­ca –Es­ta­dos Uni­dos y la Unión So­vié­ti­ca– y, en

efec­to, no se pue­de en­ten­der el desa­rro­llo his­tó­ri­co del Me­dio Orien­te sin con­si­de­rar la in­fluen­cia de los dos po­de­res en la re­gión.

Pe­ro Tru­man no la tu­vo fá­cil den­tro de su pro­pio go­bierno y adop­tar la de­ci­sión de re­co­no­cer la le­gi­ti­mi­dad de Is­rael lo lle­vó a en­fren­tar­se con su se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Geor­ge Mars­hall, un hé­roe de gue­rra re­co­no­ci­do por el fa­mo­so plan de ayu­da eco­nó­mi­ca que fa­ci­li­tó la re­cons­truc­ción de Eu­ro­pa.

Tru­man ha­bía he­re­da­do el car­go lue­go de la muer­te de Fran­klin Roo­se­velt que, tras ser re­elec­to pre­si­den­te es­tu­vo ape­nas 82 días en la Ca­sa Blan­ca. Tru­man no era un pre­si­den­te fuer­te ni te­nía una ba­se de apo­yo po­pu­lar que le per­mi­tie­ra so­ñar con la re­elec­ción. Apro­ve­chan­do esa si­tua­ción, Mars­hall – quien te­mía que el apo­yo es­ta­dou­ni­den­se a Is­rael per­ju­di­ca­ra las re­la­cio­nes con el mun­do mu­sul­mán– lo pre­sio­nó has­ta las úl­ti­mas cir­cuns­tan­cias. Dos días an­tes de la de­cla­ra­ción de la in­de­pen­den­cia, Mars­hall ame­na­zó a su pre­si­den­te. Le di­jo que vo­ta­ría con­tra él en las pró­xi­mas elec­cio­nes si ha­cía el re­co­no­ci­mien­to.

Mien­tras que al­gu­nos his­to­ria­dos afir­man que hu­bo un cálcu­lo elec­to­ral en la de­ci­sión de Tru­man y que es­tu­vo muy in­fluen­cia­do por los gru­pos de pre­sión ju­díos, otros sub­ra­yan que el pre- si­den­te es­ta­dou­ni­den­se sen­tía el de­ber his­tó­ri­co de ha­cer el re­co­no­ci­mien­to. Un año des­pués del epi­so­dio, Mars­hall ya no es­ta­ba en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do.

3. Sin pe­dir permiso

Aun­que la ima­gen ge­ne­ral po­ne a Es­ta­dos Uni­dos y a Is­rael co­mo alia­dos con víncu­los in­des­truc­ti­bles, lo cier­to es que no siem­pre fue­ron co­mo pan y man­te­ca, so­bre to­do du­ran­te los pri­me­ros 20 años de vi­da de Is­rael, cuan­do en Was­hing­ton aún no ha­bía un con­sen­so res­pec­to al tra­to que le da­rían al nue­vo país. Re­cién des­pués de 1967, se ins­ta­la­ría la vi­sión de que el es­ta­do ju­dío de­bía ser un alia­do de pri­me­ra li­nea.

Pe­ro du­ran­te esas pri­me­ras dé­ca­das Is­rael no so­lo no con­tó con el apo­yo mi­li­tar y eco­nó­mi­co es­ta­dou­ni­den­se –que lle­ga­ría re­cién en 1976–, sino que ade­más ig­no­ró el con­se­jo de Was­hing­ton en mo­men­tos cru­cia­les. Hay va­rios epi­so­dios que así lo de­mues­tran.

Es­ta­dos Uni­dos que­dó por fue­ra de la cons­pi­ra­ción is­rae­lí, fran­ce­sa y bri­tá­ni­ca pa­ra ata­car a Egip­to an­te la de­ci­sión de Ga­mal Ab­del Nas­ser de na­cio­na­li­zar el ca­nal de Suez y su de­ci­sión de años an­tes de blo­quear el es­tre­cho de Tirán.

Una dé­ca­da des­pués se vol­ve­ría a ten­sio­nar la re­la­ción bi­la­te­ral. Co­mo buen so­cio mi­no­ri­ta­rio, Is­rael pu­so ba­jo con­sul­ta es­ta­dou­ni­den­se la po­si­bi­li­dad de ha­cer un ata­que sor­pre­sa a Egip­to en los días an­te­rio­res a la gue­rra de ju­nio de 1967, co­no­ci­da co­mo gue­rra de los Seis Días. El go­bierno is­rae­lí te­nía in­for­ma­ción so­bre la po­si­bi­li­dad de que Egip­to –su acé­rri­mo enemi­go en esos días– ini­cia­ra la ofen­si­va.

An­te un nue­vo cie­rre del es­tre­cho de Tirán por par­te de Nas­ser –lo cual ha­cía im­po­si­ble la na­ve­ga­ción is­rae­lí en el gol­fo de Aqa­ba– y an­te el pe­di­do egip­cio de que se re­ti­ra­ran las tro­pas de paz de Na­cio­nes Uni­das del Si­naí, el pri­mer mi­nis­tro Le­vi Es­kol cre­yó que la gue­rra se­ría inevi­ta­ble. Y por eso en­vió a su mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Ab­ba Eban, a una gi­ra que in­clu­yó Pa­rís, Lon­dres y Was­hing­ton a fin de ob­te­ner una luz ver­de –o al me­nos ama­ri­lla– pa­ra el ca­so de que Is­rael ini­cia­ra un ata­que, lo cual ter­mi­nó ocu­rrien­do el 5 de ju­nio.

Eban re­ci­bió el mis­mo men­sa-

En­ten­der el ori­gen del con­flic­to en­tre is­rae­líes y ára­bes/pa­les­ti­nos sig­ni­fi­ca co­no­cer los ma­ne­jos del an­ti­guo im­pe­rio bri­tá­ni­co en esa zo­na. En­cen­die­ron la me­cha y se fue­ron

Du­ran­te las pri­me­ras dé­ca­das Is­rael no so­lo no con­tó con apo­yo es­ta­dou­ni­den­se, sino que ade­más ig­no­ró el con­se­jo de Was­hing­ton en mo­men­tos cru­cia­les

je de par­te de Char­les de Gau­lle, Ha­rold Wil­son y Lyn­don John­son: un lla­ma­do a la res­tric­ción pa­ra que una coa­li­ción in­ter­na­cio­nal in­ter­vi­nie­ra de for­ma pa­cí­fi­ca en el asun­to. Is­rael de­bía evi­tar las pro­vo­ca­cio­nes egip­cias.

“Es una ne­ce­si­dad que Is­rael nun­ca se ha­ga res­pon­sa­ble a los ojos de Es­ta­dos Uni­dos y del mun­do por ha­cer la gue­rra (...) Is­rael no es­ta­rá so­lo a me­nos que de­ci­da ir so­lo. No po­de­mos ima­gi­nar que to­ma­rá es­ta de­ci­sión”, le di­jo el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos al mi­nis­tro is­rae­lí en la Ca­sa Blan­ca el 27 de ma­yo.

Los is­rae­líes no es­cu­cha­ron un “sí” pe­ro tam­po­co in­ter­pre­ta­ron un “no” y eso les re­sul­tó su­fi­cien­te. Nue­ve días des­pués la Fuer­za Aé­rea Is­rae­lí eje­cu­ta­ría uno de los ata­ques sor­pre­sa más re­cor­da­dos de la his­to­ria mi­li­tar y des­tru­yó prác­ti­ca­men­te dos ter­cios de la fuer­za de ai­re egip­cia en los han­ga­res.

En esa gue­rra la Fuer­za Aé­rea Is­rae­lí de­jó sin po­der de ai­re a Egip­to en ape­nas po­cos mi­nu­tos. Pe­ro mis­te­rio­sa­men­te otro es­ta­do se vio da­ña­do por las bom­bas de los avio­nes is­rae­líes. El USS Li­berty, un bar­co de la Ar­ma­da es­ta­dou­ni­den­se que es­ta­ba en aguas in­ter­na­cio­na­les al nor­te de la Pe­nín­su­la del Si­naí, fue ata­ca­do por las fuer­zas is­rae­líes. Mu­rie­ron 34 per­so­nas en la em­bar­ca­ción. Si bien los dos paí­ses lle­ga­ron a la con­clu­sión de que el ata­que ha­bía si­do una equi­vo­ca­ción (Is­rael ar­gu­men­tó que pen­só que era una em­bar­ca­ción egip­cia), con el co­rrer de los años apa­re­cie­ron ele­men­tos que reavi­va­ron la hi­pó­te­sis de que fue un ata­que de­li­be­ra­do. Hay quie­nes han ar­gu­men­ta­do que ese bar­co es­ta­ba cum­plien­do una mi­sión de in­te­li­gen­cia y que los is­rae­líes que­rían evi­tar el es­pio­na­je es­ta­dou­ni­den­se. El epi­so­dio ter­mi­nó sin con­se­cuen­cias pa­ra el víncu­lo en­tre am­bos es­ta­dos pe­ro no de­jó de ser un hi­to cu­rio­so en la his­to­ria de amis­tad de am­bos paí­ses.

Si en 1967, Is­rael ma­lin­ter­pre­tó (o desoyó) a su alia­do, en 1981 ni si­quie­ra lo con­sul­tó. El go­bierno de Me­ná­jem Be­guín es­ta­ba de­ter­mi­na­do a man­te­ner su ven­ta­ja es­tra­té­gi­ca so­bre sus enemi­gos en Me­dio Orien­te (lo cual se vol­vió una po­lí­ti­ca de Es­ta­do en Is­rael). Y por eso pla­neó un ata­que sor­pre­sa al reac­tor de Osi­rak en el que Sad­dam Hus­sein te­nía de­po­si­ta­das sus es­pe­ran­zas nu­clea­res.

Ro­nald Rea­gan se des­per­tó un buen día y Osi­rak es­ta­ba ar­dien­do. Tras ese epi­so­dio los dos go­bier­nos pa­sa­ron una eta­pa de dis­tan­cia­mien­to que vol­vió a to­car un pun­to ba­jo du­ran­te la pri­me­ra gue­rra del Lí­bano en 1982.

4. El fal­so in­for­me so­vié­ti­co

Se sue­le de­cir que la gue­rra de los Seis Días de 1967 cam­bió a Me­dio Orien­te pa­ra siem­pre. Y ese no es un equí­vo­co: al tér­mino del con­flic­to Is­rael ha­bía cua­dru­pli­ca­do su te­rri­to­rio con la ane­xión del Si­naí, los al­tos del Go­lán y par­te de Je­ru­sa­lén.

Lo que se ig­no­ró du­ran­te dé­ca­das fue el dis­pa­ra­dor de esa gue­rra tan tras­cen­den­te. Hay cau­sas de fon­do y mo­ti­vos tan­gen­cia­les que dis­pa­ra­ron el con­flic­to pe­ro lo que se man­tu­vo en re­ser­va du­ran­te años fue el lu­gar que Ru­sia ju­gó co­mo ins­ti­ga­dor.

En el con­tex­to de la gue­rra fría y de una ver­ti­gi­no­sa com­pe­ten­cia con Es­ta­dos Uni­dos, Mos­cú hi­zo un mo­vi­mien­to pa­ra al­te­rar el ba­lan­ce de po­der.

En ma­yo de 1967 los so­vié­ti­cos le co­mu­ni­ca­ron a Egip­to que te­nían in­for­ma­ción de in­te­li­gen­cia so­bre la con­cen­tra­ción de 10 bri­ga­das is­rae­líes en la fron­te­ra con Si­ria. El men­sa­je lle­gó a tra­vés del em­ba­ja­dor so­vié­ti­co en El Cai­ro, quien se lo co­mu­ni­có de for­ma di­rec­ta a Nas­ser. Tam­bién lle­gó a tra­vés del vi­ce­can­ci­ller so­vié­ti­co, quien se lo di­jo a An­war Sa­dat, en aquel en­ton­ces el se­gun­do del pre­si­den­te egip­cio.

A par­tir de esa in­for­ma­ción, Nas­ser de­ci­dió mo­vi­li­zar dos di­vi­sio­nes que cru­za­ron el ca­nal de Suez y se co­mu­ni­có con sus alia­dos si­rios pa­ra que es­tu­vie­ran aler­tas.

Nas­ser, ade­más, en­vió a su je­fe de Es­ta­do Ma­yor a Da­mas­co pa­ra con­fir­mar la in­for­ma­ción so­vié­ti­ca y coor­di­nar ac­cio­nes. Pe­ro, pa­ra sor­pre­sa de to­dos, del otro la­do de la fron­te­ra no ha­bía mo­vi­mien­tos ni na­da que se pa­re­cie­ra a 10 bri­ga­das pron­tas pa­ra la ac­ción.

Los so­vié­ti­cos ha­bían ma­lin­for­ma­do de for­ma de­li­be­ra­da a los egip­cios pa­ra que la chis­pa al­can­za­ra el re­gue­ro de pól­vo­ra. Y así fue: pa­ra ese en­ton­ces el Me­dio Orien­te se es­ta­ba mo­vi­li­zan­do mi­li­tar­men­te so­bre la ba­se de una men­ti­ra.

5. No tan enemi­gos

La creen­cia es que los ára­bes son un blo­que mo­no­lí­ti­co con­tra Is­rael. Pe­ro la ge­ne­ra­ción de los nue­vos his­to­ria­do­res en Me­dio Orien­te de­mos­tró que esa vi­sión pue­de ser desafia­da.

Un epi­so­dio que así lo de­mues­tra fue el ocu­rri­do el día en que Hus­sein, el rey de Jor­da­nia, ba­jó en un he­li­cóp­te­ro en un re­fu­gio del Mos­sad en la ca­rre­te­ra ha­cia Tel Aviv pa­ra te­ner una reu­nión se­cre­ta con Gol­da Meir. Pa­ra sor­pre­sa del go­bierno is­rae­lí, el mo­nar­ca le con­tó que Si­ria y Egip­to es­ta­ban pre­pa­ran­do un ata­que.

La ofen­si­va se con­cre­tó el día sa­gra­do de Yom Ki­pur, en oc­tu­bre de 1973. Y aun­que el re­la­to po­pu­lar cuen­ta que Is­rael no es­ta­ba pre­pa­ra­do, en reali­dad la in­te­li­gen­cia is­rae­lí ya te­nía en su po­der los pla­nes de gue­rra. Los ha­bía con­se­gui­do me­ses an­tes de la mano de Ash­raf Marwn, el yerno de Nas­ser, quien es­pia­ba pa­ra los is­rae­líes.

M. KAHANA - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.