Un pa­so atrás

Po­lí­ti­cas de Trump ha­cen tri­zas las po­cas chan­ces de acuer­do en Me­dio Orien­te, pe­ro el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se in­sis­te en su po­der de ne­go­cia­ción.

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GALARZA

Do­nald Trump ha pro­me­ti­do des­de que es­ta­ba en cam­pa­ña, y sigue pro­me­tien­do, que lo­gra­rá la paz en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos. En su pro­cla­ma­do es­ti­lo “art of the deal” (el ar­te de la ne­go­cia­ción) de go­ber­nar, el man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano siem­pre ha creí­do que al­go tan com­ple­jo co­mo el con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí se pue­de re­sol­ver co­mo quien re­suel­ve un due di- li­gen­ce en la ad­qui­si­ción de una em­pre­sa.

“Si tú no pue­des ha­cer la paz en Me­dio Orien­te, na­die po­drá”, le di­jo en la ce­na de ga­la la no­che de su asun­ción a su yerno Ja­red Kush­ner, ca­sa­do con Ivan­ka Trump y prin­ci­pal ase­sor del pre­si­den­te en la cues­tión is­rae­lo-pa­les­ti­na. “To­da la vi­da he es­cu­cha­do que esa es la ne­go­cia­ción más di­fí­cil que pue­de ha­ber, pe­ro con­fío en que Ja­red lo con­se­gui­rá”, re­ma­tó Trump aque­lla no­che de eu­fo­ria en Was­hing­ton.

Quin­ce me­ses más tar­de, la lla­ma­da “solución de los dos es­ta­dos” en Is­rael pa­re­ce bas­tan­te más le­ja­na y el pro­ce­so de paz,

La po­lé­mi­ca de­ci­sión de tras­la­dar la Em­ba­ja­da a Je­ru­sa­lén ha echa­do más le­ña al fue­go en un con­flic­to que, aun­que siem­pre la­ten­te, ha­bía man­te­ni­do una re­la­ti­va ba­ja in­ten­si­dad en sus hos­ti­li­da­des des­de ha­cía cua­tro años

he­ri­do de muer­te. La de­ci­sión de Trump de tras­la­dar la Em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos en Is­rael a Je­ru­sa­lén desató las pro­tes­tas ma­si­vas en Ga­za que el lu­nes ter­mi­na­ron en tra­ge­dia, con la muer­te de 60 ma­ni­fes­tan­tes pa­les­ti­nos y millares de he­ri­dos por dis­pa­ros de las fuer­zas is­rae­líes.

El he­cho cau­só gran cons­ter­na­ción a ni­vel mun­dial. El Mi­nis­te­rio de De­fen­sa de Is­rael sos­tie­ne que los ma­ni­fes­tan­tes es­ta­ban arro­jan­do bom­bas in­cen­dia­rias y ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos en va­rios pun­tos de la va­lla fron­te­ri­za en­tre Ga­za e Is­rael.

Sin em­bar­go B’Tse­lem, una or­ga­ni­za­ción pro de­re­chos hu­ma­nos is­rae­lí, Hu­mans Rights Watch y Re­por­te­ros Sin Fron­te­ras han acu­sa­do al go­bierno de Is­rael de uti­li­zar mu­ni­ción real con­tra ci­vi­les des­ar­ma­dos.

La cues­tión se sal­dó el miér­co­les pa­sa­do en las Na­cio­nes Uni­das, cuan­do la em­ba­ja­do­ra de Es­ta­dos Uni­dos an­te el or­ga­nis­mo, Nik­ki Ha­ley, ve­tó una re­so­lu­ción del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad pa­ra in­ves­ti­gar las muer­tes de Ga­za. Ho­ras an­tes, el re­cien­te­men­te in­ves­ti­do se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo, ya ha­bía de­ja­do cla­ra la po­si­ción de la ad­mi­nis­tra­ción Trump al res­pec­to: “Es­ta­dos Uni­dos es­tá fir­me­men­te con Is­rael en es­ta lu­cha”, di­jo el tam­bién ex­di­rec­tor de la CIA, quien po­cos días an­tes en rue­da

El go­bierno de Is­rael ase­gu­ra que la solución de los dos es­ta­dos se po­dría ha­ber al­can­za­do hace mu­cho tiem­po si Ha­mas no hubiera echa­do por tie­rra to­da po­si­bi­li­dad de paz con Is­rael al ne­gar­se in­sis­ten­te­men­te a re­co­no­cer el es­ta­do ju­dío

de pren­sa ya ha­bía rehui­do dar su to­tal res­pal­do a la solución de los dos es­ta­dos.

Cues­ta tra­ba­jo des­ci­frar la es­tra­te­gia del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra lle­gar a un acuer­do de paz por este ca­mino. Sin du­da ha me­jo­ra­do sus­tan­ti­va­men­te las re­la­cio­nes de Was­hing­ton con el pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Ben­ja­mín Ne­tan­yahu, que se ha­bían agria­do de un mo­do di­sol­ven­te du­ran­te el go­bierno de Ba­rack Oba­ma. Pe­ro por el otro la­do con­ti­núa aliean­do a las au­to­ri­da­des pa­les­ti­nas, que ya han cor­ta­do los con­tac­tos di­plo­má­ti­cos con su go­bierno. Y des­pués de los su­ce­sos de es­ta se­ma­na, no se ve có­mo pue­da ha­cer pa­ra al­gún día traer­los a la me­sa de ne­go­cia­cio­nes.

La idea de Oba­ma pa­ra la re­so­lu­ción del con­flic­to era la crea­ción de dos es­ta­dos con­vi­vien­do en paz de acuer­do a las fron­te­ras pre­vias a 1967, des­de que Is­rael ha man­te­ni­do te­rri­to­rios ocu­pa­dos. Es­to fue lo que ene­mis­tó al ex­pre­si­den­te con Ne­tan­yahu y con bue­na par­te de la co­lec­ti­vi­dad ju­día, que en­tien­den que vol­ver a las fron­te­ras del ar­mis­ti­cio del 49 se­ría con­do­nar las agre­sio­nes ára­bes; agre­sio­nes que el es­ta­do de Is­rael re­pe­lió en dos oca­sio­nes, y en las que des­de lue­go se im­pu­so.

El mis­mo re­cla­mo se le hace aho­ra a Trump de la otra par­te. Pe­ro Trump fue bas­tan­te más le­jos que su an­te­ce­sor en la di­rec­ción opues­ta: la po­lé­mi­ca de­ci­sión de tras­la­dar la Em­ba­ja­da a Je­ru­sa­lén ha echa­do más le­ña al fue­go de un con­flic­to que, si bien siem­pre la­ten­te, ha­bía man­te­ni­do una re­la­ti­va ba­ja in­ten­si­dad en sus hos­ti­li­da­des des­de ha­cía cua­tro años.

Is­rael ha te­ni­do el con­trol so­bre to­do Je­ru­sa­lén tam­bién des­de 1967, cuan­do tras la gue­rra de los Seis Días, pa­só a ocu­par Je­ru­sa­lén Este, don­de es­tá la Ciu­dad Vie­ja y los san­tos lu­ga­res de las tres re­li­gio­nes mo­no­teís­tas ( ju­daís­mo, cris­tia­nis­mo e is­lam): El Mu­ro de los La­men­tos, El San­to Se­pul­cro y el Mon­te del Tem­plo. Pe­ro la ane­xión no ha si­do re­co­no­ci­da por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y fue de­cla­ra­da una “vio­la­ción del de­re­cho in­ter­na­cio­nal” por dos re­so­lu­cio­nes de Na­cio­nes Uni­das, que con­si­de­ra a Je­ru­sa­lén Este “te­rri­to­rio ocu­pa­do”. Por eso nin­gún país tie­ne em­ba­ja­da allí sino en Tel Aviv. Y to­dos los go­bier­nos an­te­rio­res a Trump se ha­bían cui­da­do mu­cho de no ha­cer­lo.

La idea de las au­to­ri­da­des pa­les­ti­nas era re­cu­pe­rar Je­ru­sa­lén Este co­mo la ca­pi­tal del es­ta­do que sur­gie­ra de los diá­lo­gos de paz que Oba­ma im­pul­só en vano. Así pues, la de­ci­sión de Trump pa­re­ce ha­ber en­cen­di­do un pe­li­gro­so me­che­ro cu­yo fue­go no se ve cla­ro cuán­do ni có­mo ha­brá de ex­tin­guir­se.

Me­nos cla­ro aun se ve có­mo su esperado plan de paz lo­gra­rá con­ven­cer a los pa­les­ti­nos de otra solución que no sea la plan­tea­da de los dos es­ta­dos, o pa­ra con­ven­cer al go­bierno de Ne­tan­yahu de la pro­pia solución de los dos es­ta­dos.

El go­bierno de Is­rael siem­pre ha es­gri­mi­do no te­ner un in­ter­lo­cu­tor vá­li­do del la­do pa­les­tino. Ase­gu­ran que la solución de los dos es­ta­dos se po­dría ha­ber al­can­za­do hace mu­cho tiem­po si Ha­mas no hubiera echa­do por tie­rra to­da po­si­bi­li­dad de paz con Is­rael al ne­gar­se in­sis­ten­te­men­te a re­co­no­cer el es­ta­do ju­dío. Tam­po­co han ayu­da­do las ac­ti­vi­da­des te­rro­ris­tas de Ha­mas — que con­tro­la la fran­ja de Ga­za— y su re­tó­ri­ca in­cen­dia­ria con­tra la pro­pia exis­ten­cia de Is­rael.

Sin em­bar­go la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na (AP), que go­bier­na en Cis­jor­da­nia, re­co­no­ce ofi­cial­men­te la le­gi­ti­mi­dad del es­ta­do de Is­rael, coopera con las fuer­zas is­rae­líes pa­ra evi­tar las in­cur­sio­nes de Ha­mas en Cis­jor­da­nia, y nun­ca lan­za mi­si­les con­tra Is­rael ni ha cons­trui­do tú­ne­les ha­cia su te­rri­to­rio. Y así, des­de es­ta otra cam­pa­na, tam­po­co ayu­da en­ton­ces que Is­rael ha­ya de­ci­di­do ex­pan­dir sus asen­ta­mien­tos pre­ci­sa­men­te ha­cia Cis­jor­da­nia. Aun­que, to­do sea di­cho, si de con­tri­buir a la re­so­lu­ción del con­flic­to se tra­ta, las re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes an­ti­se­mi­tas del pre­si­den­te de la AP, Mah­mud Ab­bas, en Ra­ma­la tam­po­co pue­den ser to­ma­das co­mo una ofren­da de paz.

Có­mo se le ocu­rrió a Trump que el tras­la­do de la Em­ba­ja­da po­dría con­tri­buir a la paz en Me­dio Orien­te es di­fí­cil de ima­gi­nar. Ha­bía si­do una pro­me­sa que le ha­bía he­cho en cam­pa­ña no so­lo a la co­lec­ti­vi­dad ju­día de Es­ta­dos Uni­dos, sino tam­bién al pro­pio Ne­tan­yahu, y aun­que sue­ne ex­tra­ño, a la nu­me­ro­sa co­mu­ni­dad evan­gé­li­ca, que lo vo­tó ma­si­va­men­te, y a la que per­te­ne­ce su vi­ce­pre­si­den­te, Mi­ke Pen­ce.

Los evan­gé­li­cos — co­no­ci­dos en el es­pec­tro po­lí­ti­co nor­te­ame­ri­cano co­mo la de­re­cha cris­tia­na— son un sec­tor ul­tra­con­ser­va­dor y elec­to­ral­men­te de­ci­si­vo en el lla­ma­do “cin­tu­rón bí­bli­co” de los es­ta­dos del sur; y creen en la per­te­nen­cia de Je­ru­sa­lén al pue­blo ju­dío por ra­zo­nes bí­bli­cas, y al­gu­nos, has­ta mi­le­na­ris­tas.

Va­rios ana­lis­tas en Es­ta­dos Uni­dos han in­ter­pre­ta­do la de­ci­sión de Trump co­mo una con­ce­sión a ese elec­to­ra­do. In­clu­so al­gu­nos sos­tie­nen que Pen­ce tu­vo una gran in­fluen­cia en ello. Es di­fí­cil sa­ber­lo, ya que las ver­sio­nes no tie­nen sus­ten­to en fuen­tes cer­ca­nas. Pe­ro la co­mu­ni­dad evan­gé­li­ca se mos­tró fe­liz con la de­ci­sión de mu­dar la Em­ba­ja­da, cu­yo anun­cio ade­más lo hi­zo el pro­pio Pen­ce en enero pa­sa­do an­te el Knes­set, don­de sos­tu­vo que se es­ta­ba sub­sa­nan­do “una in­jus­ti­cia que ya tie­ne 70 años”.

Ha­ya si­do idea de Pen­ce o de su yerno Ja­red, si Trump real­men­te quie­re al­can­zar un acuer­do de paz en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos, cual­quie­ra di­ría que es­tá mal ase­so­ra­do. El man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano se jac­ta que ha­ber lo­gra­do que Kim Jong- un acep­ta­se ini­ciar un pro­ce­so de paz con Co­rea del Sur, y sos­tie­ne que fue su lí­nea du­ra con­tra Pion­yang lo que for­zó al dic­ta­dor nor­co­reano a sen­tar­se a la me­sa. Lo mis­mo ase­gu­ra que su­ce­de­rá con Irán, tras ha­ber aban­do­na­do el acuer­do nu­clear que Oba­ma ha­bía fir­ma­do en 2015 con ese país, y con­tra la pre­sión com­bi­na­da de sus alia­dos Fran­cia, Ale­ma­nia y el Reino Uni­do.

¿Ten­drá Trump en el con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí un as en la man­ga? ¿ Po­drá su “ar­te de la ne­go­cia­ción” pro­du­cir el mi­la­gro? Des­pués de to­do, el úni­co país del mun­do ca­paz de ha­cer que Is­rael acep­te la solución de los dos es­ta­dos es Es­ta­dos Uni­dos. Que Trump es­té real­men­te dis­pues­to a ha­cer­lo es otro bo­le­to.

I. AKENGYN - AFP

M.SA­BER - EFE

Y. AKGUL - AFP

Lí­de­res en su ma­yo­ría musulmanes hi­cie­ron un lla­ma­do a la uni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.